Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Harry Potter y ¿qué pasó después? » Vuelta a La Madriguera
Harry Potter y ¿qué pasó después? (ATP)
Por Kike Potter Abril
Escrita el Lunes 7 de Enero de 2019, 09:37
Actualizada el Domingo 17 de Febrero de 2019, 15:50
[ Más información ]

Vuelta a La Madriguera

La vuelta a La Madriguera había sido las más triste que Harry recordaba. Sin Fred, George estaba muy triste y apenas salía de la habitación. Bill y Fleur solo pasarían unos días con ellos, y después regresarían a El Refugio. Hermione también tenía planes de salir porque deseaba anular el encantamiento Obliviate que había realizado sobre sus padres en verano y Ron estaba decidido a acompañarla. Ginny debía presentarse el siguiente curso en Hogwarts con Hermione, que también volvería para terminar sus estudios. Harry pensaba en ir a buscar a sus tíos y a Dudley. Sabía que seguían ocultos, pero nadie podía detener su idea. 

Harry pensó como sería el reencuentro con aquellas personas que nunca lo habían tratado bien. Sabía que sería lo mismo que cuando él regresaba de Hogwarts cada verano, pues ellos ya sabían que volvería a casa cada verano. No, esta vez sería diferente, pues ellos no esperaban que Harry fuera en su búsqueda.

Pero la señora Weasley apenas les daba opciones para que se fueran, cargándoles de varias tareas domésticas que hacer. Desde que abandonaron La Madriguera en las vacaciones de Pascua pasadas, la casa había estado vacía y necesitaba una limpieza a fondo. La señora Weasley intentaba ser todo lo amable posible con Hermione, pero tenía planes de retrasar su partida a Australia en búsqueda de los Granger. Hermione lo aceptaba, consciente de que se preocupaba por ella, pero cada día sus ganas de volver a ver a sus padres y contarles que todo había ido bien crecían cada vez más. Ron siempre callaba cuando el tema salía a la luz, pues no quería darle más motivos a su madre para que retrasase la partida de Hermione. 

Harry y Ginny tampoco dieron rienda suelta a su afecto. Se mantenían distanciados, prudentemente, pues no querían dar motivos a la señora Weasley- ni Harry a Ron- para que hubiera algún malentendido o algo similar. Se veían de vez en cuando de noche, a escondidas. Hasta que a Harry se le ocurrió una idea espantosa, pero a la vez llena de esperanza

  • Oye, Ginny- dijo Harry con voz queda una noche en el huerto de árboles frutales donde solían jugar al quidditch­- he pensado algo que me gustaría mucho que me ayudases a hacer.

Ginny le miró fijamente, seria, esperando a la proposición de Harry, que se hizo esperar unos instantes que se hicieron largos. 

  • Verás, Ginny, sabes desde hace tiempo que Hermione y Ron van a salir a buscar a los padres de ella a Australia. Y yo también quiero ir a buscar a mis tíos muggles
  • Pero, Harry, - contestó ella- ellos siempre te han tratado mal, de hecho, cuando venias a casa le dabas a mi madre la oportunidad de lamentarse de lo desnutrido que estabas. 
  • Lo sé, Ginny, pero hay algo que me empuja a buscarlos. Puede que haya pasado una infancia horrorosa, algo que jamás olvidaré, pero, al fin y al cabo, ellos me acogieron en su casa cuando podrían no haberlo hecho, me dieron un techo y la protección de mi madre- respondió Harry. 
  • ¿La protección de tu madre? - preguntó Ginny extrañada.

Harry tomó aire y esa noche le reveló a Ginny todo lo que había ocurrido desde la noche que el Señor Tenebroso había ido a Godric's Hollow para asesinar a la familia Potter, siguiendo la importancia que éste le dio a la profecía de Sybill Trelawney. Ginny escuchaba a Harry con especial intriga, mientras le acariciaba el pelo. Cuando acabó su relato, Ginny dijo con ternura: 

  • Creo que ibas a proponerme que fuera contigo a buscarlos, ¿no? 
  • Así es- dijo Harry. - No sé por qué, pero siento la necesidad de que conozcas la parte muggle de mi existencia, mi vida fuera del mundo mágico- respondió él.

Ginny le besó, y Harry entendió muchas cosas con ese gesto. Después, entraron a la casa con el mayor sigilo posible que pudieron y se despidieron en el descansillo del primer piso, ignorando desde su felicidad que había alguien que lo había observado todo. 

  • Arthur. Creo que se acerca el día en que se marcharán- dijo la voz llorosa de Molly Weasley. 
  • Molly, cariño, sabes de sobra que algún día llegará la partida de esos cuatro. Sí, Molly, Ginny también, estoy seguro que acompañará a Harry a buscar a sus tíos. Él sabe que le mentiste… o que no le dijiste la verdad- dijo Arthur con voz cansada y pausada, limpiando sus gafas de montura de carey.
  • Opino que es muy pronto, Arthur, aún no están todos los mortífagos atrapados, y aunque huyen, seguro que están escondidos en algún lugar a donde vayan ellos. ¡Y ninguno de los cuatro han acabado sus estudios! - dijo desesperada la señora Weasley. 
  • Molly, ni Harry ni Ron volverán a Hogwarts. Sabes de sobra que Kingsley los quiere en su despacho cuando hayan pasado unos meses. Hermione volverá a Hogwarts, pero no puedes impedirle que vaya en busca de sus padres, y sabes que Ron irá donde quiera que vaya ella. Y Ginny, -e hizo una pausa para ponerse dejar las gafas en su mesita de noche- Ginny volverá a Hogwarts porque sabe que ahora es más importante estudiar que las aventuras extraordinarias que le esperarán fuera del castillo una vez acabe. Creo que le das demasiadas vueltas, querida. Ahora debemos descansar- replicó el señor Weasley, y apagó la luz con una sacudida de su varita.
Hermione y Ron estaban preparados para salir, pero ella siempre se sentía culpable por dejar allí a la señora Weasley después de todo lo que había hecho por ella. Ron siempre le decía que era inútil pensar eso, y que además ella sabía que su madre no podía impedírselo. Harry y Ginny también la animaban, hasta George, que un día escuchándola sollozar subió al cuarto de Ron y la animó a hacerlo. Hermione entonces sitió fuerzas para comunicar a la señora Weasley durante la cena que ella abandonaría La Madriguera en busca de sus padres.

Harry esperaba que la señora Weasley rompiese a llorar, o a decir que no, pero ella se levantó y abrazó a Hermione. 

  • Volved, volved pronto los dos. Espero de verdad que encuentres a tus padres- y entonces soltó algunas lágrimas. 
  • Gracias- dijo también sollozando Hermione. No pudo decir más. Y siguió abrazando con fuerza a la señora Weasley. 

Hermione y Ron partieron a la mañana siguiente. Como Hermione dominaba el mundo muggle a la perfección, consiguió pasajes de avión- para la envidia de Arthur Weasley- para el viaje Londres-Abu Dabi-Melbourne. Se despidieron de la familia Weasley y de Harry, y cuando pasaron la verja del jardín, se desaparecieron juntos. Harry les había prestado en secreto la capa de su padre. Esperaba volver a ver pronto a sus mejores amigos, pero él también tenía planes que llevar a cabo.

 



« Después de la guerra Comenta este capítulo | Ir arriba La partida »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.