Historia al azar: Una Loca Historia De Amor
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La ciudad mágica 2 » Capítulo 03
La ciudad mágica 2 (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 2 de Enero de 2019, 05:25
Actualizada el Sábado 9 de Marzo de 2019, 05:37
[ Más información ]

Capítulo 03

−Se ocupa de que nuestra ciudad tenga buenas alianzas, proteger a la gente de la ciudad cuando salen a otro país, también economía y cultura internacional todo para que nuestra ciudad sea amiga de muchas ciudades o países.

Ante eso Orión sonrió. −Me gusta y se nota que es importante.

−Mucho. −Le dijo. −Sin la buena amistad de otros países, nuestra ciudad no podrá prosperar.

−Orión te queda estupendamente el puesto. −Le dijo Cygnus. −Tu llevas muchos años llevando las empresas familiares y tu puesto es como lleva una gran empresa.

−Sí que lo es. −Y miro a Abraxas. −Tu trabajo tendrá muchas ocupaciones, el primero de que la gente no engañe con sus impuestos, también economía y empresarial, te ocuparas de todo lo que tiene que ver con la ciudad menos defensa, aunque parece poca cosa hay mucho trabajo, tenemos que traer la ciudad al siglo XX.

−Me gusta. −Le dijo. −Y si que parece poco, pero levantar una ciudad no es cosa fácil.

−Para nada. −Y miro a Cygnus. −Y tú serás el que te ocupes del ministerio y del trabajo público.

−Yo sé que es eso. −Les dijo Charlus y lo miro. −Amigo vas a tener mucho trabajo, un ministro de trabajo publico es todo aquel que trabaja para el gobierno.

−¿Podre echar a todos los que no me gustan? −Les pregunto Cygnus.

−Y mucho mas. −Le dijo Hermione. −Tu trabajo es ese y de que el ministerio este limpio.

−Entonces como dices echara a todos. −Les dijo Orión. −La mitad de los que trabajan en el ministerio están podridos.

−Se que con vosotros cuatro, las cosas irán bien, tenéis experiencia y sacaremos la ciudad adelante.

−Sí que lo haremos. −Le dijo Orión y de pronto tocaron a la puerta.

−Adelante. −Dijo Charlus.

La puerta se abrió y entro Fudge y miro a Hermione.

−Señorita Granger.

−Señor ministro, veo que se encuentra bien, ¿ha estado a gusto escondiéndose mientras los demás nos enfrentábamos a Voldemort?

Ante eso, los hombres tuvieron que hacer un gran esfuerzo por no reírse.

−Señorita Granger, ya me he enterado de que posee una gran ciudad.

−Sí, parece ser que mi antepasado era un tipo importante y me ha dejado una hermosa ciudad y no, usted no está invitado a trabajar conmigo.

Ante eso, a Fudge le cambio la cara.

−Le recuerdo que soy el ministro de Inglaterra y su ciudad está en Escocia.

−Lo sé, ¿y?

−Que usted solo puede reinar en Escocia.

Ante eso los demás iban a decir algo, cuando Hermione los paro.

−Pues solo reino en Escocia. −Le dijo Hermione. −No me importa realmente, pero se olvida de algo.

−¿De qué?

−De que hogwarts y Hogsmeade están en Escocia. −Y miro a los demás. −¿Verdad?

−Verdad. −Le dijo Orión. −Tú nos has dicho que Hermione solo puede reinar en Escocia, pues lo hará solo reinara allí pero si empezamos a poner fronteras Hogsmeade y hogwarts están en las tierras altas de Escocia así que nos los quedamos, me gustaría ver qué cara se le queda a los del wizengamot cuando sepan que no solo se han quedado sin escuela mágica sino también sin ciudad y sin pueblo.

−No me gustaría estar en tu pellejo. −Le dijo Abraxas.

−A mi tampoco. −Le dijo Hermione y los miro. −Ya me tengo que ir, les he dicho a mis padres que estaría para comer. −Y miro a Orión. −¿Te ocuparas de que los indígenas sepan de su ciudad?

−Sí que iré ya es hora de que la tengan. −Y miro a Abraxas. −Creo que tendrías que abrir la puerta de la ciudad para que la gente sepa si tiene alguna propiedad allí.

−Sí que lo hare. −Le dijo. −Tenemos que poner la ciudad en marcha antes de que llegue el invierno que el tiempo pasa deprisa y ya escuchasteis al rey, se quedan aislados cuando hay mucha nieve.

−Con nuestras chimeneas eso no pasara.

−Una cosa más. −Les dijo Hermione. −¿El velo de la muerte que hay en el ministerio se puede mover?

−Se puede. −Le dijo Charlus. −Pero es muy difícil, ¿lo quieres llevar al castillo mágico?

−Sí, creo que estaría más protegido si esta con la puerta temporal y el espejo de oesed.

−Los moveremos. −Y miro a Fudge. −Y tú no dirás nada, porque sabes bien que el velo no puede seguir aquí, cuando es tan peligroso.

−No dirá nada. −Le dijo Orión. −En este tipo de cosas yo también puedo decidir y nos llevaremos el velo a un lugar seguro.

−Os lo dejo a vosotros. −Les dijo Hermione y miro a Charlus. −Remus se ocupara de las cosas del castillo y tenemos que buscar a un consejero de educación y sanidad, que se ocupara tanto de las escuelas como del hospital.

−Me ocupare de buscar uno bueno.

−Sí, quiero que el profesor Dumbledore siga siendo el director de hogwarts y que Snape sea el consejero de pociones y brebajes mágicos.

−Me gusta como suena. −Le dijo Cygnus. −Hablaremos también con él.

−Si gracias no hay nadie mejor que él, que sabe tanto, ahora si adiós. −Y despidiéndose se fue.

Cuando los adultos se quedaron a solas miraron a Fudge.

−¿Puedo estar cuando le digas a los del wizengamot que se han quedado sin hogwarts y sin Hogsmeade? −Le pregunto Charlus.

−Yo también. −Le dijo Abraxas.

−Yo me lo perderé, me da rabia. −Le dijo Orión y suspirando se despidió y se fue a Estados Unidos.

Al llegar aunque le costó un poco, encontró a los indígenas que como pensaba no le miraron muy bien.

−¿Qué hace un hombre blanco aquí? −Le dijo el líder. −¿No nos habéis quitado suficiente?

−He venido a mostrarle algo. −Le dijo. −Hace poco nos encontramos con un rey de hace 1500 años, nos explico que el tenia buena relación con un rey de estas tierras, que vivían en una hermosa ciudad yo he venido a mostrársela.

Ante eso todos lo miraron sin saber que decir.

−Si nos mientes te mataremos. −Le dijo uno.

−No. −Le dijo Orión y abriendo el pergamino que Hermione le había dado se lo mostro. −Como ven la ciudad debe de estar por aquí, pero no sé exactamente donde queda.

−Yo sí que se donde está este lugar. −Le dijo el líder. −Acompáñenos.

−Sí. −Y siguiéndoles llegaron a un gran bosque frondoso.

−Según el mapa la ciudad debe de estar por aquí. −Le dijo el jefe.

Orión fijándose bien vio que todo estaba lleno de arboles y no distinguía nada.

−Lo veo todo igual.

−Tiene que verlo con otros ojos. −Le dijo y caminando un poco más de pronto desapareció.

Orión siguiéndolo sintió que pasaba por una puerta y en el otro lado se quedo parado, delante de él había una inmensa ciudad de piedra bastante parecida a la que ellos habían encontrado e incluso habían edificios grandes.

−Gracias. −Le dijo el líder, realmente agradecido de tener una ciudad para ellos. −No nos mentía y nos ha dado un lugar donde vivir sin tener que convivir con el hombre blanco.

−De nada. −Le dijo Orión. −Nosotros también tenemos que poner nuestra ciudad en marcha pero me gustaría tener una alianza de amistad.

−Me gustaría, pero los magos blancos de este país no podrán mandar en esta ciudad.

−Usted es su descendiente pues ha podido entrar y si es igual que mi ciudad si alguien se la quiere quitar por la fuerza se perderá y nadie la tendrá.

−Eso me parece bien. −Le dijo. −Buscaremos a más gente para que llene la ciudad.

−Si porque es enorme. −Y mirando a su alrededor le dijo: −En nuestra ciudad entran diez mil personas o un poco más.

−Estupendo. −Le dijo un hombre joven. −Hace mucho tiempo que no había tanta de nuestra gente en un mismo lugar. −Y lo miro. −Gracias por todo.

−De nada, ha sido un placer, me voy tengo que enseñar mas ciudades, como les he dicho pronto tendrá noticias nuestras para hacer una alianza tanto de comercio como de ayuda en caso de guerra.

−Nos parece bien, pero será más adelante. -Le dijo el líder.

−Sí que lo será, como vosotros, nosotros también tenemos muchas cosas que hacer, hasta pronto. −Y despidiéndose se fue.

Durante los siguientes días, Orión estuvo enseñando otras ciudades mágicas, algunas aun seguían usándose pero otras se habían perdido en el tiempo así que él las enseño gustoso.

Mientras él se ocupaba de eso, en Londres los del wizengamot ya se había enterado de que Hermione se quería quedar tanto con la escuela como el pueblo y la llamaban.

Así que una mañana, Hermione con Charlus, Cygnus, Abraxas y más gente llegaba a la sala y al verse rodeada de tanta gente trago saliva, nunca le había gustado que la miraran.

−Señorita Granger. −Le dijo una mujer. −Ya nos hemos enterado de que no quiere compartir su ciudad y que se quiere quedar tanto con hogwarts y Hogsmeade.

−Eso es mentira. −Le dijo. −Yo quería compartir la ciudad con todos ustedes, pero aquí el ministro Fudge me dijo que como no le quería meter en mi equipo, que solo podría reinar en Escocia, así que le dije que si poníamos fronteras me quedaría con Hogsmeade y hogwarts eso es lo que paso y si no me creen pregúntele a los señores Black, Potter y Malfoy, los cuatro estaban conmigo.

−Es cierto. −Le dijo Charlus. −Nosotros queremos compartir la ciudad con todos vosotros, pero a Fudge no le hizo gracia eso de no tener ni voz ni voto que ya nos hecho, ni siquiera escucho nuestro plan de gobierno.

Ante eso todos miraron a Fudge.

−Nos dijiste que la señorita Granger se quería quedar con todo y eres tú que estas tan enganchado a tu puesto que no ves lo bien que nos iría esa gran ciudad. −Le dijo un hombre y miro a Hermione. −Nosotros queremos que comparta la ciudad con Inglaterra, sabemos que tiene puerto, escuelas y espacio para crecer.

−Sí. −Le dijo Cygnus. −Tiene espacio para más de diez mil magos y ya nos estamos moviendo para abrirla cuanto antes, pero hay unas normas.

−¿Qué normas? −Le pregunto uno.

−La primera es que es Hermione quien manda, y en caso de que ella no pueda es Abraxas que es el familiar mágico más cercano, son parientes lejanos.

−Sí que lo somos. −Les dijo Abraxas. −Y aunque a mí me gustaría ser rey, sé que mi antepasado ha puesto a Hermione y la protegeré de gente indeseable que solo la quiere utilizar, mi antepasado fue un gran rey y cumpliré su voluntad.

−Además ya nos lo dejo bien claro. −Les dijo Charlus. −Si alguien intenta quitar la ciudad a Hermione por la fuerza, desaparecerá y nadie la podrá usar.

Ante eso se volvieron a quedar parados, no esperaban que les dijeran algo como eso.

−Cumpliremos las normas. −Les dijeron.

−Eso espero. −Les dijo Hermione. −Porque no me gustaría que la ciudad se pierda, el señor Cygnus Black será el nuevo jefe del ministerio, no es un ministro pero es muy parecido, el se ocupara de que todo aquel que trabaje para el ministerio este limpio y sobre todo se miraran los sueldos y si realmente se trabaja o pasan el tiempo charlando.

−Exacto. −Les dijo Cygnus. −Así que Fudge ya no es necesario, desde este mismo momento ya no eres ministro.

−Ya hemos abierto la ciudad. −Les dijo Charlus. −Todo aquel que tuviera un antepasado que tenia propiedades en la ciudad se las podrá quedar, el resto será repartido entre los que quieran vivir allí.

−Igual eso nos llevara un tiempo. −Les dijo Abraxas. −Tenemos que revisar bien todas las casas para ver que estén preparadas para ser habitadas.

−Pronto tendrán noticias nuestras. −Les dijo Charlus y dando por terminada la reunión se iban.

En el pasillo Harry se puso a reír. −¿Habéis visto la cara de Fudge cuando tío Cygnus le ha dicho que ya no podría ser ministro?



« Capítulo 02 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 04 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.