Historia al azar: despues de esto...que????
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La ciudad mágica 2 » Capítulo 02
La ciudad mágica 2 (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 2 de Enero de 2019, 05:25
Actualizada el Miércoles 16 de Enero de 2019, 05:34
[ Más información ]

Capítulo 02

−A Daphne Greengrass, tiene una tienda de perfumes y jabones, más bien todo el edificio, el profesor Snape, como protector del reino tiene una gran mansión y mucho dinero. −Y miro a los demás. −Y no pone nada mas, parece ser que aunque el rey conocía a mucha gente no conoció a ninguno de los demás, como los Weasley y Parkinson.

−Es normal. −Les dijo Lily. −Han pasado 1500 años y no todos vivíamos en el mismo lugar.

−Por eso. −Le dijo Hermione y mirando bien los papeles vio que habían mas propiedades. −Malfoy tenemos una posada que era del abuelo de la reina, aunque también es de Sirius.

−La abriremos. −Les dijo Sirius. −Y ya veremos cómo repartimos las ganancias. −Y miro a Hermione. −¿Algo más?

−Sí, una tienda de modas y una tienda de madera, si que estaban ocupados.

−Es normal. −Le dijo Charlus. −Ya lo vimos, eran una gran familia.

−Sí que lo fue. −Le dijo Hermione y siguió leyendo. −Ohh vaya, esto es emocionante.

−¿Qué es lo emocionante? −Le pregunto James.

−La familia tenía un barco mercante de dos mástiles.

Ante eso todos se miraron entre sí.

−Eso sí que es grande. −Le dijo Harry.

−Lo es. −Le dijo Hemrione. −Aunque lo gano George el padre de la reina, el lo compartió con su hermano, el primo de su mujer que era James y el marido de su sobrina para vender a otros países.

−¿Aun está en pie? −Le pregunto Sirius.

−Debe de estar en el puerto, se llama luz de luna.

−Hermoso nombre. −Le dijo Harry.

−Sí que lo es. −Le dijo Charlus. −Luego lo buscaremos, ¿algo más?

−Sí, el hermano de la reina cuando se caso se fue a vivir a otro lugar, así que a no ser que encontremos a su descendiente la propiedad es mía. −Y les dijo. −Hay otra nota.

−Como bien dices, al rey le gustan las notas. −Le dijo Orión. −¿Qué dice?

−Dice, os dejo un pequeño hechizo para que podáis saber si tenéis mas familia a vuestro lado, como sois muchos solo tenéis que usar una gota de vuestra sangre en documentos y los señalara o podéis dejar a gente suelta por la ciudad y si entran en alguna propiedad es que son sus descendientes, no os preocupéis nadie puede engañarme, no hay nadie más poderoso que yo.

−Haremos como ha dicho el rey, dejaremos que venga la gente y que pruebe casa por casa. −Les dijo Orión. −Los edificios que no se abran se repartirán.

−Quiero que se reparta entre la gente que no tiene nada. −Les dijo Hermione.

−Lo haremos. −Le dijo Charlus. −Ahora sí que volvemos a hogwarts, tenemos que saber cómo están todos.

−Sí. −Y dejando atrás la ciudad de momento se subieron a carruaje que seguía en la propiedad de Harry y ya volvieron a hogwarts.

Al llegar vieron que estaba vacío.

−Deben de haber vuelto a Londres. −Les dijo Orión.

−Seguramente.

−Yo quiero ver a mis padres. −Les dijo Hermione.

−Te llevo. −Le dijo Remus y miro a Charlus. −Le ayudare para que explique lo que ha pasado a sus padres y volveré.

−Nosotros veremos qué tal va. −Les dijo Orión. −Y ya nos pondremos de inmediato a trabajar en la ciudad.

−Señor Black. −Hermione lo miro.

−Hermione.

−Hay una cosa más.

−¿El qué?

−Un mapa de donde están las ciudades mágicas que el rey conocía. −Y se lo dio.

Ante eso todos se quedaron parados, aquello era más de lo que se hubieran podido imaginar.

Orión abrió el pergamino y vio que aparte de la ciudad del rey Draco, habían más.

−La de los indios puede estar en Carolina pero no estoy segura. −Les dijo Lily que también se había puesto a ver el mapa.

−En cuanto tengamos un minuto libre iremos. −Les dijo Charlus. −Los indios americanos lo han pasado mal por culpa del hombre blanco si no saben de la ciudad, seguro que les hace ilusión tener un lugar donde no lleguen.

−Seguro. −Les dijo Orión que estaba mirando el mapa. −También hay una ciudad en Francia, está entre Calais y Dunquerque, también Egipto, la India, China, Japón y Australia entre otras.

−Debe de ser una ciudad aborigen. −Les dijo Lily.

−Puede ser. −Le dijo Cygnus. −Guardaremos el mapa y como habéis dicho en cuanto tengamos un minuto libre iremos a mirar lo de las ciudades de otros países. −Y miro a Remus. −Llévate a Hermione, seguro que sus padres están preocupados.

−Seguro. −Y diciéndoles que luego los vería se la llevo.

En casa de los Granger, cuando vieron a Hemrione la abrazaron y le preguntaron si estaba bien, tras asegurarles que estaba bien, les conto de las cosas que se había enterado.

Tras un momento en shock, lo miraron. −No os la llevareis, ¿verdad?

−No. −Les aseguro Remus. −Ella seguirá con vosotros, pero ya os digo que pronto tendréis una gran cantidad de dinero, en cuanto la ciudad se ponga de pie, parte de lo que hay allí es vuestro.

−Gracias. −Le dijo George. −Pero lo importante es que tengamos a Hemrione aquí con nosotros.

−Y la tendréis, nadie os la quitara. −Y miro a Hermione. −Descansa, que en cuanto sepamos qué haremos te vendré a buscar.

−Remus quiero que tú seas el consejero como lo fue tu antepasado.

−Herms tiene razón. −Le dijo Jame. −Si tú antepasado cuido tan bien de nuestro antepasado queremos que tú cuides de ella.

−Se que no tenemos poderes, pero Herms es nuestra hija y queremos dar nuestra opinión.

−Claro que sí. −Y miro a Hermione. −¿No quieres poner a alguien que sepa más?

−¿Cómo quien? El ministro Fudge, que va, quiero que seas tú. −Le dijo Hermione. −Piénsalo y te daré lo del profesor Snape, que bien se lo merece. −Y mirando entre los papeles que aun tenía en la mano lo busco y se lo dio. −Aquí están, tanto su propiedad como dinero.

−Gracias, la semana que viene te vendré a buscar y ya empezaremos a preparar las cosas para abrir la ciudad, mientras descansa.

−Lo hare.

Despidiéndose de Remus miraron a su hija. −¿Tienes hambre?

−Muchísima, quiero un pastel que hace mama.

−Te preparare un gran pastel de carne, mientras te bañas.

−Si mami. −Y abrazándolos fuerte se fue a su cuarto.

Mientras Hermione pasaba tiempo con su familia, Remus llego al ministerio y vio que había poca gente.

−¿Rem que tal todo? −Le pregunto Sirius que estaba con James.

−Muy bien, Herms quiere que yo sea su consejero.

−Nadie mejor que tu. −Le dijo Charlus. −Te daremos unas clases para que sepas como ayudarla.

−Si gracias. −Y vio que Severus se acercaba. −Snape te buscaba.

−¿Para qué?

−Para esto. −Y le dio los papeles. −En la ciudad conocimos a tu antepasado, era uno de los hombres de confianza del rey, y tienes una propiedad y dinero si realmente eres tu antepasado es tuyo.

−Severus tu antepasado tenía un gran poder, entre ellos podía ver el futuro. −Le dijo Lily. −Es por eso que el rey llego a nuestro tiempo.

−Yo no puedo ver el futuro. −Les dijo.

−Puede que no, pero los dos sois iguales si realmente eres su descendiente podrás abrir la puerta de la propiedad. −Le dijo Charlus. −Y como ha dicho Remus es tuyo.

−En cuanto pueda ir, iré.

−Claro que sí. −Le dijo Lily sonriéndole. −Todo lo que hay es tuyo.

−Gracias.

−De nada. −Y miro a los demás. −¿Qué hacemos?

−Ahora a descansar. −Le dijo James. −Y cuando lo hayamos hecho nos pondremos a arreglar las cosas que Voldemort ha destrozado.

−Pues vamos. −Y despidiéndose de los demás se fueron.

Unos días más tarde, Hermione ya había descansado, había comido mucho, dormido y con sus padres y sus abuelos que ya sabían lo de la ciudad, habían decidido las primeras cosas que tenía que hacer y eso era poner a gente que se ocupara de los diferentes departamentos en los que consistía un país.

−Mama, papa me voy. −Les dijo Hermione.

−Ves con cuidado y vuelve a la hora de comer. −Le dijo George.

−Sí. −Y dándole besos se fue al ministerio.

Al llegar algunos se lo quedaron mirando.

−Fuera no hay nada que mirar. −Les dijo Orión y mirándolos mal miro a Hermione. −No te preocupes, son unos pesados, creí que te quedarías en casa más tiempo descansando.

−Me he pasado tres días comiendo y durmiendo, ya estoy bien.

−Estupendo, ¿a qué has venido?

−A hablar contigo y los demás. ¿Están?

−Sí, vamos. −Y mirando mal de nuevo a los curiosos se llevo a Hermione al despacho de Charlus.

Cuando llegaron saludo y Charlus le ofreció algo para tomar.

−¿Herms chocolate o zumo?

−Chocolate por favor.

−Entonces un chocolate con galletas. −Y pidiéndoselo a su secretaria la miro. −¿Y bien como estas?

−Muy bien, he dormido mucho y he comido la comida de mi madre, también hemos paseado y visitado a mis abuelos.

−Eso es estupendo. −Y le sonrió.

−Con mis padres y mis abuelos hemos hablado mucho de cómo queremos el reino y aunque ellos no tienen poderes también es en parte suyo.

−Sí que lo es. −Le dijo Abraxas.

−Sip, así que haremos un tipo de ministros pero los llamaremos consejeros.

−Me gusta como suena. −Le dijo Cygnus.

−A mi también. −Le dijo Orión.

−Lo mejor es que a no ser que haga mal su trabajo no se le quitara de su puesto. −Le dijo Hermione.

−Un buen plan. −Le dijo Charlus. −¿Y ya tienes los puestos?

−Sí, tú serás el de defensa, no solo llevaras a los aurores sino que te ocuparas de todo lo que tiene que ver con la seguridad.

−Nadie mejor que tu. −Le dijo Orión. −Que sabes tanto de defensa y protección.

−Gracias Hermione. −Le dijo Charlus. −Trabajare duro para que no haya otro Voldemort.

−Eso no fue tu culpa. −Le dijo Hermione. −Fue del tipo que pensó que por ser descendiente de Slytherin ya le tenían que limpiar los zapatos. −Y miro a Orión. −Tú serás el consejero de exteriores.

−¿Qué hace un consejero de exteriores?



« Capítulo 01 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 03 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.