Historia al azar: Pegada a tu Regazo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La ciudad mágica 2 » Capítulo 25
La ciudad mágica 2 (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 2 de Enero de 2019, 05:25
Actualizada el Viernes 19 de Abril de 2019, 04:28
[ Más información ]

Capítulo 25

−O vaya. −Le dijo Jane. −Y creí que nosotros estábamos teniendo problemas.

−Pues ya ves. −Le dijo. −Ellos son mucho más cerrados que nosotros os aviso que esta noche tendremos a las dos facciones aquí, al rey chaman y a los magos de Nueva York.

−Esperemos que se sepan comportar. −Les dijo George.

−Lo harán, aunque son invitados políticos ya les hemos dicho que no tendremos problemas en detener a quien sea que nosotros aceptamos a todos.

−Espero que te hagan caso. −Le dijo Hermione.

−Ya verás como si. −Le dijo Sirius y se dio cuenta de que por fin habían llegado al pasillo de las habitaciones. −Hermione ya sabes dónde está tu habitación. −Y miro a los demás. −Si me queréis acompañar os llevare a las vuestras que no están muy lejos.

−Ahora vamos un momento. −Le pidió Jane y miro a su hija. −Herms te esperamos en media hora en la entrada que iremos a pasear.

−Si mama no tardare. −Y entro en su cuarto.

Una vez Hermione termino de ordenar sus cosas bajaba y en la entrada vio a Charlus hablando con Frank y algunos aurores.

−Charlus, señor Longbottom. −Les llamo Hermione. −Buenos días.

Los hombres dejando de hablar con los aurores la miraron. −Buenos días, ¿has venido con tus padres?

−Si, están ordenando sus cosas en sus habitaciones.

−Seguro que no tardaran. −Le dijo Frank. −Tenéis que ver la ciudad, está decorada muy hermosa.

−Me lo imagino ya tengo ganas de verla.

−Ya pronto la veras. −Le dijo Charlus y miro a sus aurores. −Ya sabéis lo que tenéis que hacer, no me importa que sean invitados políticos nadie molesta a nadie en esta ciudad así que si veis algo que no esté bien los detenéis, ¿entendido?

−Sí señor, vamos a recorrer la ciudad y sobre el todo el puerto. −Le dijo un auror.

−Hacerlo. −Le dijo Frank. −Esta noche es la fiesta de navidad y no podemos permitir que algo vaya mal.

−No señor, nada ira mal, de eso nos ocupamos nosotros.

−Y sabemos que lo haréis bien es por eso que vosotros sois los encargados de los demás aurores, ahora ir.

−Sí señor. −Y se fueron a cumplir las órdenes.       

Cuando los lideres se quedaron a solas con Hermione, le volvieron a prestar atención.

−Oye Charlus.

−Hermione.

−Sirius me ha contado lo que le paso a Orión en Nueva York, ¿es verdad?

−Es verdad. −Le dijo Charlus. −Parece ser que los magos blancos habían estado grabando como el rey chaman entregaba la ciudad para que no hubiera problemas y todo eso, pero les salió mal.

−Es lo que me ha dicho. −Le dijo Hermione. −Y que el rey les dijo que si tanto querían una ciudad que ellos mismos la construyeran que eran muchos y dejaran de molestar, eso no me lo creo.

−¿Qué no te crees? −Le pregunto Orión que se acercaba con Abraxas y Cygnus.

−Que el rey chaman les dijo a los magos de Nueva York que dejaran de molestarles y que si tanto querían una ciudad que se la construyeran ellos que eran muchos.

−Sí que lo dijeron. −Le dijo Orión y se puso a reír. −Fue muy divertido, aunque los nativos no usan mucha tecnología de grabación y todo eso, llevaron varias cámaras para que todo estuviera grabado y que luego no les salieran con algo raro, me lo dejaron ver y como te digo fue muy divertido.

−¿Pero ellos no tienen ciudades mágicas? −Les pregunto.

−Sí que la tienen. −Le dijo Abraxas. −Tienen Salem, pero una parte es muggle la mágica esta oculta para todo aquel que no sea sangre limpia.

−Ya Sirius me ha comentado algo, que ellos están mas atrasados que nosotros.

−Muy atrasados. −Le dijo Cygnus.

−Espero que no estén aquí. -Le dijo refiriéndose a que no estuvieran instalados en el castillo

−No. −Le dijo Orión. −Todos los invitados aunque sean políticos están en las posadas, nadie que no esté autorizado entrara en el castillo hasta que sea la hora de la fiesta.

−Eso nos deja tranquilos. −Les dijo George que se acercaba con Jane y habían escuchado la ultima parte. −No queremos a gente desconocida en nuestra casa aunque sea un castillo, no después de todo lo que ha pasado.

−Es por eso que las puertas del castillo están cerradas para que nadie pueda entrar. −Le dijo Charlus. −¿Preparados para visitar la ciudad?

−Mucho. −Le dijo Jane. −Solo faltan mis padres y mis suegros.

−Por seguridad os acompañaran dos aurores. −Les dijo Charlus. −Ahora mismo la ciudad está a reventar y a muchos no les conocemos.

−No, nos importa. −Le dijo George y miro su reloj. −Espero que no nos hagan esperar mucho mas, tenemos ganas de ver la ciudad.

−Siempre tan impaciente. −Le dijo su padre que se acercaba con su mujer y los suegros de su hijo. −No sé a quién has salido.

−Pues a ti. −Le dijo riéndose. −Vamos.

−Sí. −Y despidiéndose del consejo que aun tenia cosas que hacer se iban a pasear.

Unas horas más tarde, después de pasear por toda la ciudad, ver la decoración, pasear por el hermoso mercado navideño y haber comido en la posada de Molly  el menú de navidad que había preparado para todos sus clientes que consistía en pavo, patatas al horno, estofado y pudding de chocolate volvían al castillo, no quedaba mucho para la fiesta y se tenían que empezar a preparar.

A las seis las puertas del castillo se abrían y empezaban a entrar los invitados, aunque muchos eran políticos también habían habitantes de la ciudad y habían preparado la sala más grande de todas para que pudieran entrar todos ellos, que eran cientos.

Cuando ya todos los invitados estuvieron ya en la sala, los consejeros dieron la bienvenida a su reina que llevaba un hermoso vestido medieval negro y azul oscuro.

−Bienvenidos a la fiesta de navidad de Dragonis. −Les dijo Hermione que aunque estaba muy nerviosa intentaba tragarse los nervios. −Espero que esta noche os lo paséis muy bien y que por esta noche las diferencias y los problemas se queden en un lado para disfrutarla juntos, gracias a todos por venir.

Tras las palabras de la reina, los invitados aplaudieron y ya empezó a sonar la música.

Draco que iba muy elegante y estaba guapísimo se acerco y se llevo a Hermione a bailar.

En un lado los consejeros tras ver que Hermione estaba bien se iban con sus parejas a bailar.

Un rato más tarde, Hermione ya no podía seguir bailando, había bailado mucho y estaba cansada así que se sentó en su trono.

−Buenas noches su majestad. −Le saludo una mujer que no conocía.

−Buenas noches. −Le saludo.

−Soy la ministra de Estados Unidos, me preguntaba si podíamos hablar.

−Ahora no es el momento. −Le dijo Orión acercándose al ver que esa mujer se había acercado a Hermione. −Esta noche es la fiesta de navidad y si quieres su palabra de que os ayudaremos a quitarle la ciudad a los nativos estás muy equivocada, fue ella quien se la entrego.

Aunque los invitados habían estado bailando al ver esa reunión dejaron de hacerlo y les prestaron atención.

−Eres una tramposa. −Le dijo un invitado que por lo que Hemrione pudo ver tenia la tez oscura. −Como no, nos la habéis podido quitar por las buenas lo intentáis por las malos, pidiéndole a la reina de otro país que os ayude.

−Ahora no es el momento. −Le dijo un hombre mayor. −Hijo lo resolveremos en otro momento.

−No se preocupe. −Le dijo Hermione sonriéndole y miro a la mujer. −Mi antepasado era un hombre justo, que luchaba por todos y cada uno de los habitantes de esta ciudad su ciudad, y él me dejo el mapa de la ciudad en Estados Unidos para que mi familia y yo hiciéramos lo correcto y lo correcto ya está hecho.

La ciudad ha sido entregada a sus dueños y esos son los nativos americanos como este hombre y su hijo si ellos han podido entrar es porque son los descendientes de esa gente así que no, no os pienso ayudar a quitarles la ciudad a sus dueños, además por lo que se vosotros ya tenéis una que es Salem no es mi culpa que tengáis la mente tan cerrada que no aceptáis a mestizos.

Y si no lo sabéis yo soy mestiza mis padres no tienen poderes. −Y miro a los demás. −A todos aquellos a quienes se les ha entregado una ciudad os digo que no os tenéis que preocupar que mi pueblo, el pueblo ingles no ayudara a nadie a arrebátasela a sus legítimos dueños que son los descendientes de los antepasados que mi antepasado el rey conoció.

−La reina tiene razón. −Les dijo Orión. −El rey de hace 1500 años le dejo a Hermione el mapa porque sabía que ella haría bien las cosas y eso es entregar las ciudades a sus auténticos dueños no a gente que la quiere conseguirla por la fuerza y de malas maneras, y tras esto es hora de seguir disfrutando de la fiesta. −Y lanzándole una mirada a la ministra de Estados Unidos que hubiera matado a más de uno se llevo a Hermione para seguir bailando.

Tras esa pequeña interrupción la música volvía a sonar y la gente volvió a sus bailes.

−Orión gracias. −Le dijo Hermione.

−De nada, hay gente que no se sabe comportar, lo has hecho bien.

−Sigo muy nerviosa.

−Lo sé, pero lo estás haciendo bien, ahora seguiremos bailando un rato mas y ya vendrá la hora de la cena.

−Tengo hambre.

−No eres la única. −Y sonriéndole siguieron bailando.

No mucho tiempo más tarde, anunciaban la cena así que se fueron a la sala del banquete que era una sala enorme con una mesa igual de grande con la capacidad para todos.

Una vez la cena termino que consistió en pavo, puré, jamón al horno y muchos más platos volvieron al baile.

Un rato más tarde, Remus pedía a la orquesta que se detuviera y le pedía a los invitados que le prestaran atención.

−Muchas gracias a todos por haber venido esta noche, nuestra hermosa ciudad hace poco que ha sido de nuevo habitada después de muchos años abandonada pero ya cuenta con importantes amigos y solo por eso os estamos muy agradecidos, ahora ha llegado el momento de repartir los regalos si quieren acercarse al árbol de navidad podrán coger sus regalos hay uno para cada uno, el consejo de Dragonis espera les guste, de nuevo gracias por venir y Feliz navidad.

−Feliz navidad. −Dijeron los invitados y acercándose al gran árbol de navidad que estaba hermosamente decorado cogieron sus regalos.

Un rato más tarde ya todos tenían sus regalos que eran desde escobas hasta ropa.

Después de bailar un rato más, ya la fiesta terminaba y Hermione se iba con su familia

Al día siguiente la familia Granger volvía a Londres, aunque Hermione era la reina sus padres y sus abuelos querían celebrar la navidad en su casa de Londres así que despidiéndose y dándoles las gracias por la noche que habían pasado se iban.

Unos días más tarde, después de año nuevo los alumnos volvían a hogwarts y el consejo se reunía con los invitados políticos para hablar sobre nuevas negociaciones.

De vuelta en hogwarts, los primeros días Hermione vio mucho a Draco, pero cuantos más días pasaban menos lo veía, hasta que un día que salía de clases se lo encontró hablando con una hermosa chica rubia de Ravenclaw.

Cuando los vio, no supo que pensar en un principio ahora entendía porque ya apenas lo veía, porque tenía nueva novia.

En un lado, Pansy y Daphne al ver a su amigo hablando con una chica y que Hermione los estaba viendo se acerco.

−Todos son iguales, cuando ven una chica hermosa se olvidan de todo lo demás. −Le dijo Daphne.

Hermione al escucharla la miro. −Draco y yo no somos nada, solo amigos y por lo que veo tiene nueva novia me preguntaba porque casi ya no lo veía, ahora lo sé.

−Aunque tenga nueva novia no te tendría que dejar de lado. −Le dijo Pansy.

−No pasa nada, además ya la veis es de ravenclaw donde están los inteligentes y es rubia, a todos les gustan las rubias, me voy a mi sala común tengo muchos deberes que hacer. −Y se fue.

Las slytherin viendo como se iba, se fueron donde estaban Draco con su amiga y diciéndole que tenían que hablar se lo llevaron antes de que pudiera decir algo.



« Capítulo 24 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 26 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.