Historia al azar: ¿ Y si fuese Neville?
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La ciudad mágica 2 » Capítulo 22
Historia terminada La ciudad mágica 2 (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 2 de Enero de 2019, 05:25
Actualizada el Lunes 27 de Mayo de 2019, 04:40
[ Más información ]

Capítulo 22

Bajando al comedor donde ya Molly estaba atendiendo a los primeros clientes madrugadores les atendía y cuando terminaban de desayunar se iban al hospital y aunque Lily tenía ese fin de semana libre había ido para ser quien revisara a Hermione.

Tras algunas pruebas, la medi maga les decía que Hermione estaba bien y los pocos minutos que no recordaba no eran preocupantes así que ya la podían llevar a la escuela.

Los Granger dándole las gracias se fueron a buscar a Abraxas que estaba en su casa desayunando y le pedían que la llevara a la escuela, que aunque Hermione podía ir sola por una chimenea no querían dejarla sola hasta que estuviera segura en la escuela.

Abraxas que lo entendía les dijo que esperaran un momento que la llevaban y luego los acompañaría a su casa para comprobar que todo estuviera bien.

Al llegar, Hermione le decía que estaba bien y se iba a reunir con sus amigos que al verla, se quedaron tranquilos, habían estado muy preocupados, pensando que no se pondría bien.

En el ministerio de magia, en las celdas Charlus y sus aurores interrogaban a los criminales, y aunque al principio no habían querido hablar, habían usado pociones para que hablaran, habían atacado a la reina así que los jueces les habían dado autorización para usar pociones que en otros casos estarían prohibidas.

Según lo que les dijeron eran sangres limpias que habían querido que ahora que Voldemort estaba muerto, tener un representante sangre limpia como Abraxas para que las antiguas costumbres volvieran, aquellas en los que los que tenían algún familiar no mágico no se aceptara en su sociedad, o sea unos puristas que no querían a nadie diferente a su alrededor.

También les dijeron mas nombres, en total una treintena y durante ese día los aurores los iban a capturar.

Al final del día una gran cantidad de sangres limpias estaban en celdas siendo interrogados y siendo preparadas para quedarse un tiempo para saber si habían actuado contra la reina o solo habían hablado mucho.

Al día siguiente en hogwarts después de clases, Hermione estaba cenando, cuando las lechuzas empezaron a llegar con el periódico del día, aunque se acostumbraba a repartir por la mañana, al ser alumnos y tener clases, Dumbledore solo dejaba que los recibieran por la tarde-noche una vez que las clases hubieran terminado.

Cogiendo el periódico miro la primera pagina donde salían los del consejo hablando de que ya habían atrapado al grupo que había la había atacado y que eran unos puristas que esperaban que Abraxas fuera el rey para echar a los que tenían a algún familiar no mágico y que el antiguo orden de sangres puras no tuvieran que seguir mezclándose con esa gente.

Hermione al leer eso, no supo que cara poner, creía que serian como Voldemort que mataba a todos sin importarle nada pero no tenían nada que ver unos con otros, aunque más o menos sus creencias fueran las mismas.

−Vaya. −Dijo Harry que también había leído la prensa. −Son como Voldemort, Herms al final han salido iguales.

−Sí que lo han sido, aunque por suerte estos aun no habían empezado a matar. −Y entonces lo miro. −No entienden que si nosotros nos vamos quedaran cuatro para vivir en la ciudad.

−No tenían muchas luces. −Le dijo.

−Para nada.

En la mesa de slytherin estaban igual.

−Estos son idiotas. −Les dijo Draco a sus amigos que también estaba leyendo la prensa. −No han pensado mucho.

−No, no lo han hecho. −Le dijo Theo. −No entienden que si los mestizos se van, quedaremos cuatro, hay muy pocas familias sin algún familiar no mágico.

−Si bueno. −Les dijo Daphne. −Creo que cuando vieron al antepasado que era idéntico a Draco y pensaron en poner a Abraxas y que el antiguo orden volviera cuando los mestizos no eran aceptados y de allí no pensaron más, solo en salirse con la suya.

−Tienes razón. −Le dijo Draco. −Cuando vieron que mi antepasado era igual que yo, pensaron en poner a mi abuelo para reinar y de allí no pensaron en nada mas, solo hacer lo que fuera necesario para que sus caprichos se cumplieran, por suerte aun no habían llegado a matar a nadie.

−No creo que tuvieran ninguna intención de matar a nadie. −Les dijo Theo. −Estos solo son unos tipos que no están acostumbrados a que les digan que no, porque si os fijáis en sus filas no hay ningún mortifago y esos sí que son peligrosos.

−Theo tiene razón. −Les dijo Blaise. −Estos estaban aburridos y solo querían llamar la atención.

−Pues ahora sí que se van a aburrir. −Les dijo Pansy. −Seguro que les caen unos cuantos años de cárcel.

−No solo serán unos cuantos. −Les dijo Draco. −Han atacado a la reina y al pueblo en sí, así que creo que más de cinco años seguro.

−Seguro. −Dijeron los demás totalmente de acuerdo con su amigo.

Al día siguiente, todos estaban muy ocupados, los consejeros habían decidido que aparte de por todo lo que a los criminales les acusaban, los denunciarían en nombre de la ciudad de Dragonis y sus habitantes.

Charlus y sus investigadores seguían investigando a cada uno del grupo y estaban sacando mucha suciedad, el fiscal mágico también había enviado a sus investigadores para hacer su propia investigación y el juicio sería después de navidades, no quería que nadie ensuciara las fiestas, mientras se quedarían encerrados en sus celdas pues muchos tenían medios para escapar y esconderse.

Ese día Orión iba paseando por la ciudad cuando se encontró al señor Greengrass, se iba a dar media vuelta cuando se dio cuenta de que no había hecho nada, así que no tenía que huir aunque se hombre le cayera muy mal.

−Le buscaba. −Le dijo el señor Greengrass.

−¿Para qué?

−Para esto. −Y le dio un sobre. −Lo recibí hace un par de meses, pero no me acorde más de él.

Orión cogiendo el sobre y abriéndolo vio que era una carta de los puristas para que el señor Greengrass se uniera a su grupo.

−¿Y no se ha unido?

−No, no me gustan que me manden y sobre todo se que el señor Malfoy no hubiera cambiado la política de la ciudad, ese grupo sueña demasiado.

−¿Por qué no lo ha dado antes?

−Porque no me acordaba, cuando la recibí me llamaron y lo guarde en un cajón y hasta que no he visto el periódico no me he acordado más de él.

−Lo entiendo, yo también siempre voy muy ocupado, ¿me lo da? Lo quiero presentar como prueba.

−Sí, yo no lo quiero para nada, buenos días. −Y se fue.

Orión mirando una última vez la carta se la guardo y se fue a ver al padre de Blaise.

−Buenos días. −Le saludo el hombre sonriendo.

−Buenos días, ¿has recibido alguna carta donde te invitaban al grupo de los puristas?

−No, pero no me extraña, saben que mi hijo es amigo de tu sobrino y yo me relaciono con todos.

−La verdad es que si. −Le dijo Orión. −¿Puedes preguntar entre tus amigos?

−Tengo pocos amigos aquí en Inglaterra, pero si preguntare y ya te diré algo.

−Si gracias, nos vemos que como siempre tengo mil cosas que hacer.

−No eres el único. −Y despidiéndose volvió a su trabajo.

Su siguiente visita fue ver a Molly.

−Buenos días Orión. −Le saludo. −¿Un café?

−Si gracias.

−De nada. −Y se fue al mostrador a prepararlo, al volver el hombre le pidió que se sentara un momento.

−¿Sabes si Arthur ha recibido alguna carta?

−¿Carta? No que yo sepa, ¿por?

−El grupo de puristas ha enviado cartas a los sangre limpia para que se unieran a su grupo.

−Entonces no la recibiremos. −Le dijo Molly. −Tú sabes que nosotros no seguimos esas creencias, sin contar que mis hijos no tienen problemas con ellos, se juntan con todos.

−La verdad es que si. −Le dijo Orión. −Pero pensé que lo recibiríais porque el apellido Weasley es muy antiguo.

−Pues no, no lo hemos recibido.

−Molly un café por favor. −Le pidió un cliente. −Haber si entro en calor.

−Ahora mismo. −Y miro al tío de su marido. −Orión mejor pones un anuncio en el periódico porque si tienes que preguntar a todos los sangre limpia que aunque somos pocos nunca terminaras.

−Tienes razón, lo hare así. −Y sacando el dinero del café se despidió y se fue.

Unas horas más tarde, aunque lo del anuncio había sido una buena idea, con los demás consejeros decidieron no ponerlo pues podían falsificarla y entonces serían ellos los que quedarían mal, así que seguirían buscando uno por uno.

Lo que sí que decidían era poner la lista de detenidos en el periódico de la ciudad para que todos supieran a quienes iban a juzgar y las cosas que habían hecho.

Así que cuando los alumnos recibieron el periódico y vieron que algunos de sus padres habían sido detenidos miraban a Hermione que ajena a todo, leía la carta que sus padres le habían enviado.

Por la tarde después de clases, Hermione salía de un aula cuando un grupo de alumnos la detenía.

−Granger has hecho detener a mi padre. −Le grito una alumna.

−Yo no he hecho detener a nadie. −Le dijo e intento estar lo más tranquila posible, las multitudes que la miraban siempre le habían asustado un poco, no era lo mismo que estar en un aula con un profesor que allí con muchos alumnos y sin alguien que los vigilara.

−Tu asquerosa sangre sucia, mi padre está en la cárcel. −Le grito otro.

−¡Basta ya! −Les dijo Draco que aunque había salido antes que Hermione al ver a todos los alumnos reunidos no se había ido tan muy lejos.

−Tú eres igual. −Le dijo otra alumna. −Solo sigues a Granger porque ha puesto a tu familia en un sitio de poder. −Y la miro. −¿Granger crees que los Malfoy y los Black te siguen? Solo siguen el cargo de responsabilidad que le has dado, en cuando salgas de la escuela y empieces a mandar seguro que se van y será peor de lo que han hecho nuestros padres que solo querían a alguien que mirara sus intereses.

−Vosotros no sabéis nada. −Les dijo Draco. −No la sigo por el poder que le ha dado a mis padres.

−¿Entonces por qué la sigues? ¿Por amor? No me hagas reír. −Le dijo otra alumna. −Todos sabemos que los Malfoy no sabéis amar, os casáis por poder, dinero y nada más, en cuanto Granger empiece a decir lo que piensa y empiece a mandar le daréis la espalda, solo los que han sido sus amigos seguirán con ella.

En un lado Hermione que no decía nada, no dejaba de darle vueltas a su cabeza todo lo que esos alumnos le habían dicho y sabía que tenían razón.

−Hermione. −Draco la miro. −No es cierto lo que están diciendo, están enfadados porque sus padres han sido detenidos.

−¿Y cómo se que lo que ellos han dicho no es verdad? −Le pregunto Hermione. −Hasta hace dos días tú me odiabas, no dejabas de insultarme a mí y a mis amigos y todo aquel que no fuera como tú y con tu familia igual, ni tu abuelo ni tu padre han sido amables conmigo alguna vez.

−Eres idiota. −Le dijo Draco. −No ves que ahora todo lo que estamos haciendo es para ayudarte.

−¿Hasta cuándo? Hasta que yo termine la escuela y empiece a decirles que las cosas que hacen no me gustan y entonces me darán de lado y harán lo mismo que sus padres pero peor, saben parsel y tienen miles de millones que puede servir para hacer mucho daño.

Al escuchar eso Draco no podía creérselo, el que había sido amable con ella ahora le salía con eso.

−¿Sabes qué? Haz lo que quieras, yo no voy a seguir dándote explicaciones.

−Basta. −Le dijo Theo que no se había querido meter, viendo que su amigo estaba cometiendo un gran error se puso en medio. −Draco eres idiota, ¿o qué? Que no ves que Hermione está muy confusa, esos alumnos han dicho muchas verdades que no había visto hasta ahora y tu vas y le dices todo eso, a veces eres pienso que no tienes corazón. −Y miro a Hermione. −Es verdad, ellos aunque están enfadados han dicho muchas verdades y tú ahora no sabes bien que pensar, y encima Draco no actúa bien, tienes que pensar con calma y ver qué vas a hacer.

−Theo gracias, pero de esto nos ocupamos nosotros. −Le dijo una voz.

Los alumnos se giraron y vieron que eran Sirius, James y Remus.

−Alumnos tenéis cosas que hacer. −Les dijo James. −Así que dispersaros.

Los alumnos haciéndole caso se fueron y solo se quedaron algunos como el grupo de Draco.

−Draco tienes que pensar más en los demás. −Le dijo Sirius. −Hermione ahora mismo está muy confusa para que tú vengas a decirle que no le piensas dar explicaciones, eso no se hace. −Y miro a Hermione. −Vamos. −Y pasándole un brazo por los hombros se la llevaron.

Cuando los adultos se fueron con Hermione, Theo miro a su amigo.



« Capítulo 21 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 23 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.