Historia al azar: Mi entrada a HarryArgentino.
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La ciudad mágica 2 » Capítulo 15
La ciudad mágica 2 (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 2 de Enero de 2019, 05:25
Actualizada el Viernes 19 de Abril de 2019, 04:28
[ Más información ]

Capítulo 15

−Sí que lo son. −Le dijo Remus. −Y los podéis guardar en el banco de la ciudad.

−Entonces los guardaremos allí. −Le dijo Jane. −Tenemos amigos que vienen a vernos y no nos gustaría que los vieran.

−Los guardare sin problemas. −Les dijo. −¿Queréis llevarlos vosotros o los llevo yo?

−Tú mismo.

−Ahora mismo los llevo.

−Si gracias. −Le dijo George. −Remus una pregunta.

−Dime.

−¿Cuándo saldrá el barco de la familia?

−Aun no lo han reparado, primero se pusieron con los de la ciudad y cuando terminen se pondrán con los privados, cuando este arreglado os lo diré.

−Gracias.

−De nada, voy a guardar esto. −Y mirando una última vez los diamantes, Remus se los llevaba, ellos no los necesitaban, tenían el dinero de sus trabajos y el que le habían dado a Hermione y no eran de joyas caras.

En el banco de la ciudad, Remus se reunía con Bill para que él fuera el único que supiera de los diamantes y los guardaban en una caja de seguridad.

−Bill eres el único del banco que sabes de la caja de los Granger y lo que guardan.

−No diré nada.

−No por favor, que los Granger tienen mucho dinero en diamantes y no me gustaría que se extravíen.

−Y no pasara.

−Se que contigo no pasara, me voy que como siempre tengo mil cosas de las que ocuparme, pero antes, ¿Cómo va lo de las cajas de seguridad?

−Muy bien, ya tenemos unas cuantas contratadas.

−Estupendo, ahora sí que me voy, la llave de los Granger la guardare yo.

−Sin problemas.

−Bien. −Y se fue.

En la primera salida de los alumnos a Hogsmeade, vieron que había más gente por sus calles, pero era normal ahora el pueblo mágico que antes solo había tenido tres calles tenía cinco y mas tiendas y casas y todos parecían satisfechos.

Antes de pasarse a comprar, se pasaban por las calles para ver que nuevas tiendas habían y vieron que los edificios nuevos eran iguales a los que ya estaban y no se podían distinguir.

Como en el resto de sitios a los que iba, muchos se quedaban mirando a Hermione.

−Vamos. −Le dijo Draco.

−Aun no me acostumbro a que me miren, espero que pronto pase.

−Seguro que sí. −Le dijo. −¿Qué quieres hacer?

−Quiero comprar algunos libros.

−Pues a la librería. −Y miro a los demás. −Yo la acompañare vosotros podéis ir a la tienda de deportes.

−Si gracias. −Le dijo Harry y miro a su amiga. −Mione quedamos en el tres escobas.

−Nos veremos allí. −Y se fue con Draco a la librería.

Llevaban un rato mirando libros, cuando Reeta se acerco.

−La que faltaba. −Le dijo Draco. −¿Qué quieres?

−Hablar con la reina.

−Yo no tengo nada de lo que hablar contigo, así que si me disculpas me voy. −Y cogiendo los libros que quería comprar se fue al mostrador y tras pagar salía a la calle.

En la calle Draco y Hermione iban mirando detrás y vieron que la periodista los seguía, así que se fueron corriendo al tres escobas donde se encontraron con los adultos.

−Abraxas. −Hermione se acerco corriendo y se escondió detrás del hombre. −Ayúdame.

Ante eso todos miraron a Hermione preocupados.

−¿Herms qué pasa? −Le pregunto Charlus.

−Tío la periodista que no nos deja de seguir. −Le dijo Draco y vieron que no mucho tiempo después llegaba Reeta.

−Ahora lo entendemos. −Le dijo Abraxas y la miro. −Vete a molestar a otro, Hermione no será tu tema para tu revista de chismes.

−Todo el mundo quiere leer sobre la reina. −Les dijo Reeta.

−Si fuera verdad lo que escribes no nos importaría. −Le dijo Orión. −Pero la mitad o la mayoría es falso así que no molestes y vete, y espero que no haya una segunda vez si no quieres quedarte sin trabajo.

−No me puede amenazar, es un país es libre.

−Es libre para escribir la verdad, no cosas falsas. −Le dijo Cygnus. −Ahora vete que molestas y Hermione tiene derecho a su tiempo de tranquilidad.

−Molesta. −Le dijo Rosmerta que iba cargada. −Si no piensa consumir ya se puede ir.

−Ya has escuchado a la dueña del local. −Le dijo Orión.

Ante eso la periodista no tuvo más remedio que irse.

Cuando Reeta salió del edificio, Hermione se lo agradeció.

−Muchas gracias.

−De nada. −Le dijo Abraxas. −Si te molesta de nuevo nos lo dices.

−Si gracias, ahora tengo hambre.

−Entonces comeremos algo. −Y sin más molestias por parte de periodistas comían y hablaban tranquilamente.

El primer mes de escuela paso sin problemas, las diferencias de casas se habían reducido bastante y rara vez se escuchaban peleas.

El 1 de septiembre no tardo mucho en llegar y lo más emocionante después de haber encontrado la ciudad y que vivieran todos juntos era la obertura de la escuela y de la guardería.

Era tal la emoción que sentían que habían hecho traer una banda de música para que el primer día de clases fuera mágico.

−Estamos muy orgullosos de decir que por fin después de muchos años pidiéndola, ya tenemos una escuela primaria. −Les dijo Remus. −Y no solo de primaria sino infantil, donde todos los niños que viven en nuestra hermosa ciudad podrán asistir, un aplauso. −Y todos aplaudían mientras Abraxas cortaba la cinta y las puertas se abrían dándoles la bienvenida.

Los padres emocionados acompañaban a sus hijos a sus aulas y podían comprobar por ellos mismos las asignaturas que estudiaran.

Otros que estaban contentos eran los del hospital, habían trabajado a marchas forzadas pero lo habían conseguido, tenían un nuevo hospital y ya lo podían usar, como también el consultorio médico.

Y por fin después de tres meses, la ciudad era abierta para todo aquel que quisiera visitarla.

−Molly ya puedes tener clientes en la posada. −Le dijo Remus. −Así que todo tuyo.

−Gracias aunque estoy nerviosa.

−Es normal, pero los clientes a los que has atendido en el restaurante me han dicho que tu comida esta buenísima y que les atiendes muy bien, así que no te pongas nerviosa que lo estás haciendo muy bien.

−Lo intentare.

−Eso está bien, y si necesitas a más gente me lo dices que pondremos anuncio en la nueva prensa.

−De momento no creo que necesite a nadie, tengo a dos chicas que se turnaran para limpiar las habitaciones, dos conmigo que seremos tres en la cocina y dos más aquí y uno en la barra.

−Sois bastantes, igual no lo dudes en decírmelo si necesitas a más gente.

−Te lo diré.

−Me voy que como siempre tengo cosas que hacer. −Y despidiéndose se fue.

Mientras Remus comprobaba que las posadas ya se abrieran para recibir a la gente y que todo estuviera bien, en la muralla exterior Charlus tenía a sus aurores preparados

−Escuchar. −Les dijo. −Ahora abriremos la puerta hacia el bosque, tenemos que comprobar bien que todo está limpio y que no hay muchos animales salvajes, quiero que todos estéis preparados para cualquier cosa.

−Lo estaremos. −Le dijo un auror y se fijo en los carros. −¿Para qué son los carros?

−Para recoger todo lo que encontréis, hay que limpiarlos bien, han pasado muchos años desde que alguien paseo por última vez, hay que revisarlo bien de ramas inestables y caídas y todo eso, no tenemos ninguna prisa así que revisarlo todo bien.

−Si jefe. −Le dijeron.

−Estupendo, entonces vamos a empezar. −Y abriendo la puerta la pasaron y empezó su trabajo.

Charlus que iba con James y Sirius con un carro poco a poco lo fueron llenando, habían muchas ramas en el suelo que servirían para hacer leña, también comprobaban los arbustos de frutas fueran comestibles.

Mientras ellos trabajaban en el bosque, Abraxas se pasaba por la biblioteca y comprobaba como le iba a Lyall.

−Abraxas iba a pasarme por la fabrica para darle a Snape un libro que he llenado de pociones, ¿pero se lo puedes llevar tu?

−Claro que sí.

−Estupendo, gracias. −Y se lo dio.

Abraxas se sorprendió al ver que era bastante grueso lo abrió y vio que todo estaba bien apuntado y al final había un anexo con la información de las flores y plantas.

−Tiene más de cuatrocientas páginas. −Le dijo Lyall. −Espero que le vaya bien.

−Seguro que si, ¿harás otros?

−Sí. −Y señalo a un grupo de trabajadores. −Ellos solo se ocupan de hacer los libros de pociones, ahora están haciendo uno de potingues para el cuidado de la piel y todo eso, lo entregaremos a fin de mes.

−Estupendo, poco a poco iremos sacando muchas cosas, ¿has encontrado hechizos?

−También nos estamos ocupando de ello. −Y señalo a otro grupo. −Aunque es más explicación de cómo realizarlos que hechizos.

−Ya mi nieto Draco me había comentado algo, Hermione le ha dejado revisar su libro y es como dices.

−Igual, en cuanto lo terminemos te lo daremos.

−Lo espero y como veo que estáis muy ocupados, me voy nos vemos pronto.

−Nos vemos. −Y viendo como se iba volvió a su trabajo.

En la fábrica de pociones, Severus estaba comprobando que una poción antigua se estuviera haciendo bien cuando escucho que le llamaban.

−Buenos días Snape.

−Buenos días señor.

−¿Cómo te va?

−Bastante bien, creo que dentro de poco tendremos la primera poción.

−Estupendo, Lyall me ha dado un libro para ti. −Y se lo dio.

Snape pidiéndole a un trabajador que se ocupara de la poción, se puso a revisar el libro y vio que en una página había la receta y en otra la explicación de cómo hacerla.

−Me ha dicho que al final tienes el anexo de las flores y plantas que tienes que utilizar.

−Es lo que esperaba. −Le dijo y pasando a la última página vio que había dibujos y donde encontrar las flores.

−Me tienes que dar una lista de las cosas que quieres que te compre, en tres días saldrá un nuevo barco mercante.



« Capítulo 14 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 16 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.