Historia al azar: La vida
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La ciudad mágica 2 » Capítulo 14
La ciudad mágica 2 (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 2 de Enero de 2019, 05:25
Actualizada el Viernes 19 de Abril de 2019, 04:28
[ Más información ]

Capítulo 14

−Snape ha encontrado unas cuantas. −Le dijo Charlus feliz de poder una noticia tan buena. −Se están cuidando con mucho mimo para que crezcan y cuando crezcan se puedan usar para hacer pociones antiguas, vamos a seguir.

Su siguiente lugar era una granja que no estaba muy lejos y que era bastante grande.

−Tenemos más de 200 animales. −Les dijo James. −Vacas, ovejas y cabras, sin esta ciudad no podríamos tener a tantos animales y solo en esta granja.

−Lo que James quiere decir. −Les dijo Charlus. −Es que hay otra granja en el otro jardín exterior donde hay otros 200 animales, pavos, gallinas, codornices, ocas y patos y una tercera en el lado superior con cerdos, liebres y conejos, todos los hemos traído de países como España, Francia o de granjas muggles.

−Ahora que tenemos espacio. −Les dijo Orión. −Queremos tener nuestros propios animales y el año que viene esperamos empezar a cultivar y tener algunos vegetales este año ya no da tiempo, vamos a seguir. −Y siguieron su tour y esta vez fueron al muelle.

−Este es nuestro orgullo. −Les dijo Abraxas viendo el gran muelle que tenían delante. −Tiene capacidad para diez barcos grandes, y el primer barco saldrá hoy mismo, lo hemos cargando con cientos de cosas.

−¿Cuántos barcos hay? −Les pregunto un periodista.

−20. −Le dijo Cygnus. −En pocos días los demás empezaran a salir e irán a muchos países diferentes.

−¿Habrán barcos de pasajeros?

−Los habrán. −Le dijo Orión. −Y los precios no serán altos, para que todo el mundo pueda viajar.

−Vamos que aun hay muchas cosas que ver. −Y siguieron recorriendo la ciudad.

Mientras ellos seguían visitando y haciendo preguntas, en hogwarts la primera clase terminaba y Hermione estaba feliz.

−Gracias, Malfoy.

−Llámame Draco, eso de Malfoy es muy formal.

−Entonces tú me llamas por mi nombre.

−Lo hare, ¿Qué tienes ahora?

−Defensa, espero que sea un buen profesor.

−No lo conozco, pero seguro que es bueno.

−Eso espero. −Y se fueron a su siguiente clase, mientras muchos cuchicheaban al verlos juntos.

En un lado Harry miraba a los slytherin.

−A muchos no les gusta verlos juntos.

−Lo sé. −Le dijo Theo. −Pero Draco siempre ha hecho lo que ha querido y no porque unos cuantos le digan que no lo haga les hará caso.

−Esperemos que no le hagan daño. −Les dijo Harry preocupado.

−Tendremos que esperar. −Le dijo Blaise que también estaba preocupado, nunca había tratado con Hermione y aunque se había reído de las bromas que hacia Draco, una cosa eran unas bromas que meterse en serio con los demás.

Una vez terminaron de enseñar la ciudad, se iban a lo que todos tenían muchas ganas de enseñar y ese era el gran jardín verde que estaban creando y como a ellos, a los periodistas también les gusto e hicieron cientos de fotos.

Al final del día, los hombres se despedían de los periodistas, como les habían dicho les habían llevado por toda la ciudad, explicando y enseñando las cosas que Hermione había pensado como la nueva escuela y la guardería que estaban acondicionando para abrir en septiembre, también un centro para que los que quisieran sin importar la edad pudieran pasar el tiempo haciendo talleres.

Cuando el ultimo periodista se iba ellos se despedían ese día no habían podido trabajar, esperaban que el día siguiente lo pudieran hacer, aun les faltaban cosas que hacer para abrir por fin el uno de septiembre.

Después de clases, Hermione se iba a la biblioteca a estudiar, llevaba un rato estudiando cuando unas alumnas de slytherin se acercaron.

−Deja en paz al príncipe. −Le dijeron. −No dejaremos que le molestes.

−¿El príncipe? −Les pregunto Hermione sin entender y entonces cayo, al único que llamaban príncipe era a Draco. −Creo que él tiene boca para hablar y decir si quiere venir o no conmigo, no necesita que vosotras le vayáis detrás diciéndolo.

−Solo te sigue porque ahora eres la reina y que sepas que nosotras no te seguimos, solo eres una sangre sucia que no tendría que estar aquí.

Ante eso Hermione se enfado y las encaro. −Me llamo Hermione Granger no sangre sucia y antes de hablar tendríais que pensar un poco, ¿pensáis que Draco os escogerá a alguna de vosotras? El tiene cerebro al contrario que vosotras.

−¿Granger todo bien? −Le pregunto una voz.

Las chicas se giraron y vieron a Theo con Luna.

−Si Nott, estas chicas que piensan que son las dueñas de Draco, me están diciendo que lo deje en paz.

Ante eso Theo las miro. −Dejar a Granger en paz, Draco jamás se fijara en vosotras, no solo sois pesadas sino también molestas, y de esto se enterara y si antes no os hacia caso ahora mucho menos, pesadas. −Y cogiendo las cosas de Hermione se la llevo a otra mesa.

−Gracias Nott. −Le dijo Hermione. −La verdad es que no soy de enfrentarme a otras chicas.

−No te preocupes, esas hablan más que otras cosas.

−Espero que tengas razón, ahora voy a seguir que tengo deberes. −Y abriendo sus libros volvió a sus estudios.

A la hora de la cena, Theo le explicaba a Draco lo que había pasado.

−Gracias. −Le dijo y levantándose se acerco a Dumbledore y hablando con el pidió silencio. −Escuchar. −Les dijo Draco y cuando todos lo miraron dijo: −Con quien yo salga o deje de salir no es de vuestra incumbencia si quiero salir con Granger o con otra chica es mi cosa no vuestra, así que dejar de molestarme y lo digo aquí delante de todos, porque sé que hay gente muy pesada que piensa que es mi dueña, no lo diré otra vez dejarme vivir mi vida como quiero y vivir la vuestra que para eso la tenéis. −Y dándole las gracias a Dumbledore volvió a su sitio.

En la mesa de los gryffindor todos miraron a Hermione.

−¿Herms qué ha pasado? −Le pregunto Harry.

−Unas fans molestas que me han dicho que me mantuviera alejada de Draco.

−Ahora lo entiendo. −Les dijo Ginny. −Que molestas que son.

−Y que lo jures. −Le dijo Harry. −Espero que con el aviso de Malfoy dejen en paz a Hemrione.

−Yo también lo espero. −Les dijo Hermione. −Hablando de otra cosa más interesante, ¿Harry ya sabes quién será el nuevo capitán de gryffindor?

−Aun no. −Le dijo Harry. −Estoy muy emocionado, este año sin Voldemort y si gente que quiera hacerme daño podre centrarme bien en el equipo.

−Seguro que lo haces bien. −Le dijo.

−Gracias. −Y sonriendo por que podría jugar a quidditch volvió a su cena.

Después de cenar como Hermione ya había terminado sus deberes se fue a su habitación y metiéndose en la cama se puso a revisar el grimorio que le había regalado su antepasado.

Abriendo la primera página vio que había algo escrito.

Hermione ten mucho cuidado, un grimorio no es un juego, puede llegar a ser peligroso si no lo usas bien, rey Draco.

Hermione seguiría las instrucciones de su antepasado, por nada del mundo quería que algo fuera mal, pasando la pagina donde estaba la nota, miro la siguiente y vio que era no eran hechizos más bien eran explicaciones de cómo hacer magia y que estaba separado por elementos aunque algunas páginas estaban en blanco, seguro que esas las tenía que aprender por sí misma.

Un rato más tarde cuando se cansaba de leer, guardaba bien su libro y acostándose cerró los ojos y pronto estuvo dormida.

En la sala común de slytherin Draco se reunía con sus compañeras. −Quiero que dejéis en paz a Granger.

−Pero ella es una sangre sucia. −Le dijo Millicent.

−Y tu eres muy molesta y si crees que saldría contigo estas muy equivocada. −Y miro a las demás. −Y con vosotras mucho menos, prefiero quedarme solo que estar con vosotras, no os lo diré más, dejar en paz a Hermione, ella vale mucho más que vosotras.

−Solo estas con ella porque es la reina.

−Con quien este, no es de vuestra incumbencia, olvidarme, hacer como si no existiera. −Y sin esperar a que le dijeran nada más se fue, estaba cansado y solo quería dormir.

Al día siguiente en la ciudad, los consejeros se juntaban para revisar bien la ciudad y ver lo que faltaba, entraban en todas las casas y comprobaban que tuvieran tuberías, también comprobaban los tejados, querían tenerlo terminado para cuando llegara el invierno.

Al final del día tenían una nueva lista de cosas que tenían que hacer y estaban muy satisfechos pues no era muy larga.

Después de clases, Hermione recibía una lechuza con varios periódicos mágicos y vio con satisfacción como hablaban maravillas de la ciudad que tan duramente estaban llevando a ese siglo, estaba tan feliz que se los enseñaba a todos los que se encontraba.

−Draco mira. −Le dijo Hermione acercándose corriendo al grupo de slytherin que estaban en un lado hablando.

Draco cogiendo uno de los periódicos sonrió al ver que hablaban tan bien de la ciudad.

−Me alegro mucho. −Le dijo Theo que también estaba leyendo uno de los periódicos. −Nuestros antepasados seguro que se sentirían orgullosos al ver que estamos aprovechando tan bien la ciudad.

−Sí que lo estamos haciendo. −Le dijo Draco y miro a Hermione. −Estás haciendo un buen trabajo.

−Tú sabes que yo no hago nada, solo digo algunas cosas que me gustaría ver, son tu abuelo y los demás quienes están trabajando duro para que todos la podamos aprovechar.

−Igual. −Le dijo Daphne. −La ciudad marcha tan bien, es porque tú has sabido poner a esta gente tan competente en esos puestos que hacen tan bien su trabajo.

−En eso Daphne tiene razón. −Le dijo Pansy. −Lo más importante ya lo has hecho y seguro que la ciudad seguirá mejorando.

−Eso lo esperamos todos. −Le dijo Theo devolviéndole el periódico. −¿Qué harás con ellos?

−Mis padres me han regalado un cuaderno, así que recortare las noticias de la ciudad y las pondré para tenerlo como recuerdo.

−Y haces bien. −Le dijo Draco.

−Si gracias, voy a seguir enseñándolo. Y se fue corriendo para seguir enseñando los periódicos.

Unos días más tarde, las palabras de Draco parecían haber sido escuchadas, no molestaban a Hermione y pasaban mucho tiempo juntos no solo haciendo los deberes sino también le enseñaba el grimorio.

−Draco no es justo que solo yo lo tenga. −Le había dicho. −El rey fue el antepasado de los dos, así que lo estudiaremos juntos, ¿Qué te parece?

−¿No te importa que sea más poderoso que tú? −Le había preguntado.

−Un poco. −Le había confesado. −Pero lo aguantare. −Y tras reírse se habían sentado en un lado apartado para que nadie les molestara y habían empezado.

Abraxas y Cygnus al recibir la carta de Draco, sonrieron felices de que su nieto se llevara bien con Hermione.

Otro que estaba feliz era Harry, la profesora McGonagall le había puesto como capitán de quidditch y Slughorn a Draco aunque a él no le interesaba ese deporte, había que poner a uno.

Otros que ya tenían equipo con jugadores eran James y Sirius, habían hecho un equipo mixto y entre ellos estaba Cedric Diggori que aunque había participado en el torneo de los tres magos no había resultado herido.

El joven hufflepuff había escuchado a sus padres que le habían dicho que aunque el equipo de la ciudad era nuevo podía aprender mucho que tanto James como Sirius eran grandes jugadores y que no se arrepentiría además querían que estudiara mientras no entrenaba.

Dos semanas de haber empezado las clases de hogwarts, Remus se reunía con los Granger y tras asegurarles que no habían recibido ninguna otra nota que amenazara a Hermione, les daba sus diamantes y les decía cuanto costaban que si en la época de los reyes era de unos diez mil por pieza ahora era mucho más, más de un millón, pero era normal habían pasado muchísimos años y la moneda había cambiado.

−¿Hay algún lugar donde se puedan guardar bien? −Le pregunto George. −Nos lo queremos aquí, son demasiado caros.



« Capítulo 13 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 15 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.