Historia al azar: LA ISLA DE LAS MANZANAS
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La ciudad mágica 2 » Capítulo 12
Historia terminada La ciudad mágica 2 (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 2 de Enero de 2019, 05:25
Actualizada el Lunes 27 de Mayo de 2019, 04:40
[ Más información ]

Capítulo 12

−Es que está un poco diferente. −Le explico Abraxas. −Después de que Voldemort matara a muchos propietarios y dependientes algunos familiares no han querido volver así que hemos tirado abajo los edificios que estaban muy mal o los que los propietarios nos han pedido que los pongamos en otro lado, la mayoría han ido a Hogsmeade a empezar de nuevo.

Hermione miro la calle por la que había bajado y vio que ahora se veían menos tiendas, aunque aun se veía como la gente iba empujándose para poder pasar, algunas cosas no cambiaban y empujarse era uno de ellas.

−¿Es mucha la gente que se ha ido? −Le pregunto George.

−Unos cincuenta propietarios y hemos limpiado el callejón knocturn que es donde van los criminales cuando tienen que comprar y vender propiedades robadas.

−Abuelo. −Draco se acerco con sus amigos.

−Buenas. −Le saludo Abraxas. −¿Qué tal tu tarde?

−Haciéndome a la idea que en tres días regresamos a hogwarts. −Y miro a los Granger. −Buenas tardes.

−Buenas tardes. −Le saludo Hermione. −Yo tengo ganas de volver a hogwarts.

−No eres la única. −Le dijo Draco. −Theo igual, últimamente sueña con clases.

Ante eso todos lo miraron.

−¿Es verdad? −Le preguntaron.

−Un poco. −Les dijo Theo. −Me gustan las clases.

−A mi también. −Le dijo Hermione sonriendo. −Tengo muchas ganas de ver que haremos este año.

−Sois raritos. −Les dijo Blaise.

−Sí que lo son. −Le dijo Draco.

−Oye. −Se quejo Hermione. −No somos raritos, somos estudiosos.

−Raritos. −Y se pusieron a reír.

Los demás también se rieron y los que pasaban por allí se preguntaban de qué reían tanto.

−Abraxas gracias por venir con nosotros a comprar. −Le dijo George. −Pero ya nos vamos, se está haciendo tarde y estamos cansados.

−Claro que sí. −Le dijo Abraxas. −Nos vemos en la estación.

−Si gracias por todo. −Y despidiéndose se fueron.

Cuando se quedaron a solas, Draco miro a su abuelo.

−¿Se lo has dicho?

−Aun no, no quiero que Hermione se asuste, se lo contare a los Granger cuando nos veamos en la estación, Draco, Dumbledore ya lo sabe pero quiero que tú cuides de ella.

−Lo hare, Granger me gusta no es como pensaba que era.

−Y haces bien, ahora para casa. −Y miro a los amigos de su nieto. −¿Para casa?

−Sí que Remus me espera. −Le dijo Theo y volvieron a la ciudad.

Al llegar se despidieron y Theo se fue a la casa que compartía con Remus y su familia, desde la caída de Voldemort muchos mortifagos habían sido encerrados y uno de ellos era su padre, los servicios sociales que los magos también tenían se lo habían querido llevar a un orfelinato donde estaban llevando a los que se habían quedado sin padres por culpa de Voldemort, pero Remus les había dicho que él no se iría a ningún lado.

Theo estaba agradecido de que Remus quisiera cuidar de él, no le gustaba nada eso de tener que ir a un orfelinato que lo habían colocado en un edificio bastante grande de la ciudad y estaba rodeado de césped.

−Buenas tardes. −Le saludo Mary la mujer de Remus.

−Buenas tardes.

−¿Qué tal tu tarde?

−Bastante bien aparte de que me han llamado rarito.

−¿Y porque te han llamado rarito?

−Porque me gustan las clases.

−Entonces no les hagas caso, a Remus también le gustaban mucho y el no es para nada raro.

−Un poco sí. −Le dijo Theo. −Le encanta el chocolate.

−Eso no es ser raro, es tener buen gusto. −Le dijo Mary riéndose. −Ves a lavarte que pronto cenaremos.

−Si gracias. −Y se fue a lavar.

En otra parte de la ciudad, Blaise llegaba a su casa y vio a su padre ocupado.

−Buenas tardes papa.

El hombre le sonrió. −Buenas tardes, ¿Qué tal tu tarde?

−Muy bien. −Y sentándose en una silla que tenía allí le dijo: −¿Te has pasado toda la tarde trabajando?

−Terminando unas cosas para que mañana podamos pasarla juntos antes de que vuelvas a hogwarts, ¿Qué te parece?

−Estupendo, ¿Dónde iremos?

−No hace irnos muy lejos para disfrutarla. −Le dijo sonriendo. −¿Quieres cenar fuera?

−Sí que quiero.

−Entonces vamos. −Y cogiendo sus cosas se fueron al restaurante del puerto que en poco tiempo se había vuelto muy popular.

Desde que se había divorciado de su mujer que le había intentado matar para quedarse con su dinero, se ocupaba solamente de su hijo y su negocio y Blaise sabía que su padre lo había pasado mal con su madre para pensar de nuevo en mujeres aunque hubieran pasado ya más de diez años.

El 1 de agosto mientras muchos disfrutaban de sus vacaciones en casa de los Granger se preparaban para llevar a Hermione a la estación.

−¿Qué haréis vosotros mientras yo estudio? −Les pregunto una vez estuvieron en el coche.

−Disfrutaremos del tiempo sin niños. −Le dijo George que iba conduciendo.

Ante eso Hermione lo miro. −¡Papa! No puedes decir eso.

−¿El qué? ¿El disfrutar del tiempo o que haremos cosas de adultos?

−Papa. −Le dijo de nuevo cada vez más roja.

−George no te metas con nuestra hija, que no ves que esta avergonzada. −Le regaño Jane.

−Tienes razón, no diré nada más. −Le dijo y parando en un semáforo la miro. −Realmente no sabemos lo que vamos a hacer, durante agosto la gente casi no va a arreglarse la boca prefieren disfrutar del buen tiempo y de sus vacaciones, así que puede que nos vayamos de viaje.

−Seguro que encontráis cosas para hacer. −Les dijo Hermione. −¿Me escribiréis cuando lo sepáis?

−Lo haremos. −Le dijo Jane. −Y tú nos tienes que decir que quieres estudiar en la universidad.

−No tengo ni idea.

−¿Pero más o menos?

−Tampoco.

−¿Quieres que te miremos cursos? −Le pregunto Jane.

−¿Aunque no sepa qué hacer?

−Aunque no sepas, te conseguiremos la información y te la enviaremos, seguro que cuando lo veas podrás descartar los que no te interesan, ¿Qué te parece?

−Muy bien, me llevo el libro que me dio el rey para poder leerlo.

−Haces bien. −Le dijo George. −¿Lo has mirado?

−Aun no, quería esperar hasta sentirme más segura.

−¿Y lo estás? −Le pregunto Jane.

−No, aun creo que me despertare y seguiremos con Voldemort.

−Eso siempre pasa. −Le dijo. −Han sido tantos años con ese ser que aun no te has hecho a la idea de que está muerto, poco a poco que no tienes ninguna prisa.

−Ninguna. −Y miro por la ventana.

Un rato más tarde, por fin llegaban a la estación y cogiendo sus cosas entraban.

Al pasar al andén muchos se los quedaron mirando.

−Siempre pasa lo mismo. −Se quejo Hermione.

−Herms eres la reina y fuiste una de las que se enfrento a Voldemort sin miedo. −Le dijo George. −Así que es por eso que te miran, en la escuela ya verás cómo te ira mejor.

−Eso espero, voy a ver si veo a alguien. −Y mirando a su alrededor no tardo mucho en ver a los Weasley. −Ron, Ginny. −Les llamo.

Los hermanos al escuchar que la llamaban se giraron y le sonrió.

−Hermione. −Le saludo Ginny. −¿Qué tal tus últimos días?

−Muy bien, descansando y aprovechando el buen tiempo. ¿Y vosotros?

−Ayudando a mi madre con la posada.

−¿Va mucha gente?

−De momento la ciudad está cerrada para todo aquel que no viva, así que de momento hay poca gente pero hemos tenido que hacer muchas cosas.

−No os quejéis. −Les dijo Molly. −Encima que os hemos pagado bien, os quejáis.

−Eso siempre pasa. −Le dijo George. −Si les pedimos que hagan cosas, porque se lo pedimos y si no porque no.

Ante eso todos miraron a Hermione.

−¿A ti también te pasa? −Le preguntaron.

−Claro que sí. −Les dijo Jane. −Aunque luego ella diga que no, no es cierto muchas veces se queja.

−Es mí tiempo y quiero hacer las cosas que quiera. -Les dijo Hermione.

−Huuu. −Le dijo George riéndose. −Anda vamos a dejar tus cosas que no queremos que el tren os deje aquí.

−Yo tampoco quiero. −Le dijo Hermione y acompaño a su padre dejar sus cosas.

Al volver se encontró con los demás.

−Buenos días. −Les saludaron.

−Buenos días. −Les saludo Hermione.

−Pasajeros al tren. −Aviso el revisor.

−Tienes que irte. −Le dijo George.

−Si papa.

−Herms por favor que este año no nos envíen notificaciones de que has hecho alguna de las tuyas.

−No son de las mías. −Le dijo. -Son de Harry.

−Oye. −Se quejo. −¿Cómo que mías?

−Eso que son tuyas. −Le dijo Hermione riéndose.

−Papa has visto que injusticia. −Le dijo Harry.

−Si hijo. −Le dijo James. −Igual pórtate bien.

−Si papa, nos vemos pronto.

−Nos vemos. −Y despidiéndose de los adultos los chicos subieron al tren y para que no les molestaran se sentaron en un compartimento.

Cuando el tren hubo salido de la estación, Charlus miro a los Granger. −Hemos recibido una carta.

−¿Qué tipo de carta? −Le pregunto George.



« Capítulo 11 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 13 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.