Historia al azar: Lily & James
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El legado de Severus Snape » Capítulo IV
Historia terminada El legado de Severus Snape (R15)
Por AmantedelFanfiction
Escrita el Martes 11 de Diciembre de 2018, 13:03
Actualizada el Sábado 9 de Febrero de 2019, 10:11
[ Más información ]

Capítulo IV

Hoy daban por iniciadas las clases para todos los cursos de Hogwarts. Hermione aún seguía en la enfermería, no había mejorías en su estado. Madame Levine, no daba encontrado la causa de sus mareos y eso la estaba volviendo loca. Aquella misma noche, envió una lechuza al que había sido su mentor en el hospital de San Mungo, para ver si él, podía tener las respuestas que ella no daba encontrado.

Lamentablemente la respuesta nunca llegó. Mientras Hermione dormía tranquilamente en la cama, Madame Levine, se ausentó por unos minutos para ver a su antiguo mentor. Al llegar a San Mungo, preguntó por él en la enfermería, pero nadie lo había visto en todo el día, cosa que les extrañaba a los médicos que trabajaban allí.

Levine, decidió entonces que iría a la casa de su mentor, para verlo personalmente. Su mentor vivía en el mundo muggle, así que usó un trasladador que había al lado izquierdo de la recepcionista.

Llegó al mundo muggle y fue directa a la casa de su mentor. Al llegar a su casa, encontró la puerta entreabierta, sacó su varita del mandilón de enfermera y la sostuvo firmemente en la mano. Sin hacer ruido alguno, entró en la casa, invocó el hechizo Lumos Maxima, para iluminar la estancia. Caminó con sigilo, revisando todas las estancias, pero no había rastro de él.

Madame Levine, no paraba de pensar en donde se habría metido. No era propio de él, desaparecer sin dejar una nota. Al no encontrarlo regresó nuevamente al hospital de San Mungo, para hablar con otro médico. 

Al llegar a San Mungo se encontró en recepción a Müller. Un médico especialista en casos raros.

Era justo lo que ella necesitaba en esos momentos. Se acercó al doctor Müller y le explicó el caso de Hermione. Müller accedió a ayudarla. 

Harry no podía centrarse en la clase de Pociones que daba el profesor Amber.  Sin que el profesor se diese cuenta, Harry abandonó la clase de Pociones para ir a ver a su amiga.

Harry llegó a la enfermería y se sentó en la silla que estaba al lado de la cama. Contempló el rosto dormido de su amiga. 

Estaba tan sumido en sus pensamientos que no escuchó llegar a Madame Levine. 

— Buenos días joven ¿Has venido a visitar a tu amiga?- le preguntó Levine con una sonrisa.

— Buenos días Madame Levine- Saludó Harry poniéndose de pie─ No me concentraba en clases y vine a ver como seguía- hizo una pausa─. ¿Sabe que es lo que tiene mi amiga?

El doctor Müller escuchaba en silencio la conversación que se estaba llevando acabo delante de él, pero a su vez observaba las motas de sudor que caían de la frente de la joven que dormía en la cama.

— Le prometo joven, que pronto daremos con lo que le sucede a su amiga- lo tranquilizó el doctor Müller─ Será mejor que regrese a sus clases antes de que su profesor note su ausencia, su amiga queda en buenas manos, no se preocupe.

Harry se despidió de ellos y salió de la enfermería para regresar nuevamente a las clases de Pociones. 

— ¿Puedo saber a dónde ha ido señor Potter?- preguntó el profesor Amber desde el encerado.

Harry tragó saliva antes de responder. Miró a todos lados como intentando crear una mentira. Todos los ojos estaban pendientes de él y del profesor Amber.

— He tenido que ir un momento al aseo- mintió Harry─ Siento no habérselo preguntado de si podía ir.

— Está bien, pero que no se vuelva a repetir- dijo como advertencia Amber.

Harry ocupó nuevamente su lugar en la clase. 

El doctor Müller comenzó a revisar a Hermione. Los síntomas que él podía ver eran claros de un embarazo, pero no había rastro del. Era la cosa más rara que había visto en años. 

— No lo comprendo- comenzó a decir Müller─ Esta muchacha muestra indicios de embarazo, pero no hay lactancia en sus senos. Tendremos que llevarla a San Mungo para hacerlo una analítica de sangre, a ver si así nos dice que es lo que le sucede- Explicó Müller consternado.

— Está bien, hablaré con el director para preparar su ingreso en San Mungo- dijo Madame Levine antes de desaparecer por la puerta de la enfermería. 

— Tu caso es de lo más curioso muchacha- murmuró en voz baja, como si Hermione lo pudiese escuchar.




« Capítulo III Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo V »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.