Historia al azar: Amor Siniestro
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El legado de Severus Snape » Capítulo I
El legado de Severus Snape (R15)
Por AmantedelFanfiction
Escrita el Martes 11 de Diciembre de 2018, 13:03
Actualizada el Jueves 10 de Enero de 2019, 08:21
[ Más información ]

Capítulo I

"Tienes  que prometerme que guardarás el secreto Granger" esas palabras se le habían grabado a fuego en la memoria a Hermione.

Por más que Hermione tratase se encontrar la respuesta, no lograba dar con ella.

"¿Qué será ese secreto que tengo que guardar?" Pensaba Hermione en su habitación, mientras terminaba de preparar el baúl con sus pertenencias.

    Hija baja que ya es hora irnos a la estación de trenes- la llamó su padre desde el salón.

    Ya bajo papá- respondió Hermione cerrando el baúl─ Papá ¿Crees que me podrías ayudar a bajar el baúl?

Al tener la puerta de su habitación abierta, escuchó los pasos de su padre subiendo por las escaleras.

Hermione aunque podía usar magia fuera de Hogwarts, siempre le gustaba respetar las normas.

 

    Gracias papá- le agradeció su hija con una sonrisa.

Al señor Granger siempre le ha gustado ver a su hija alegre y con una hermosa sonrisa en la cara. Se enorgullecía de ella, por lo estudiosa y aplicada que era en el colegio.

Entre los dos bajaron el enorme y pesado baúl hasta la entrada de la casa. Una vez, que dejaron el baúl ambos suspiraron por el esfuerzo que acababan de hacer.

    Hija ¿ya tienes todo listo?- le preguntó su madre desde el marco de la puerta que conectaba al salón.

    Si mamá-

 

Los padres de Hermione cogiendo el gran baúl, cada uno por un lado lo metieron en el maletero del coche. Hermione miró por última vez su casa, varias lágrimas traicioneras se deslizaron por su mejilla. Una tremenda nostalgia la invadió. Apartándose un mechón de pelo que tenía en el rostro, se puso su anorak que había colgado en el perchero y salió de la casa cerrando con llave.

 

El viaje en coche hasta la estación de tren duró unos treinta minutos y eso que el tráfico estaba algo fluido, pero aun así el señor Granger conducía con cuidado ya que caía una fuerte lluvia digna de verano.

-         ¿Tienes ganas de ver a tus amigos verdad hija?- preguntó feliz su padre

-         Si papá- respondía su hija mirando por la ventana- Aunque hay algunos que no sé si querrán verme.

 

Desde que se había terminado la guerra mágica, Hermione no volvió a tener cartas de Ron, es como si hubiese sido tragado por la tierra, el único que le escribía era Harry. A veces Hermione iba a visitarlo, cuando sus padres dormían.

La señora Granger vio volando muy cerca de ellos a varias lechuzas. Ya no le extrañaba el hecho de verlas llevando cartas. La primera vez que vio a las lechuzas, estaban merodeando cerca de su casa.

Una de las lechuzas que surcaba el cielo, dejó caer una carta dentro del coche de los señores Granger. La madre de Hermione, al coger la carta vio que estaba dirigida a su hija y se la entregó.

Hermione le dio la vuelta al sobre para ver quién era el remitente, pero no había nombre alguno, solo un sello, pero desconocía de donde era el dibujo que había en el sello.

 

"Qué raro" se dijo para sí misma. Es la primera vez que alguien le manada una carta sin el nombre del remitente.

 

Con sumo cuidado de no romper el sello, abrió el sobre y de su interior sacó una carta.

 

Estimada señorita Granger:

 

En esta carta le contaré lo que va a tener que hacer este año en Hogwarts. Es un asunto extraoficial, por lo que me imagino por su ingenio que no se lo va a contar a nadie que no sea de su absoluta confianza.

Como alguien le ha contado hace tiempo hay un secreto que solo usted puede proteger, pero para ello va a necesitar la ayuda de un buen aliado. Piense muy bien, en quien confiar. Dejo el asunto bajo su criterio.

Hermione no comprendía como es que esa persona, sabía del secreto que le habían contado hace tiempo. No conocía la letra. No sabía quién era. ¿Cómo podría descubrir su identidad? ¿Dónde hallarlo? 

    ¿Ocurre algo hija?- preguntó su padre mirando por el espejo retrovisor.

Hermione odiaba mentirles a sus padres. Pero esta sería una excepción a su regla.

    Es una carta de Harry- comentó distraída a su padre.

Los padres de Hermione se miraron de soslayo, ellos sabían que su hija no solía mentir. Algo no estaba bien con su hija. 

Veinte minutos más tarde llegaron a la estación de tren. El señor Granger estacionó el coche enfrente de las puertas de la estación.

Los señores Granger bajaron del maletero el baúl de su hija, mientras que Hermione entraba adentro para coger un portamaletas para transportar el pesado baúl.

Una vez que cogió el portamaletas se fijó en su reloj de muñeca, que tenía el tiempo justo para subirse al Expreso de Hogwarts.

Al salí de la estación, Hermione tuvo un ligero mareo. No le prestó mucha atención y continuó caminando con paso apurado para cargar sus cosas al portamaletas.

Cerca de los andenes 9 y 10 se encontró con la familia Weasley. Saludó con educación a todos los integrantes de la familia menos a Ronald que no había ido.

Después de besar y abrazar a sus padres, cogió carrerilla y atravesó la pared de ambos andenes. A los pocos segundos ya estaba en el abarrotado andén, que la llevaría a Hogwarts. 



« Prólogo Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo II »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.