Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Obliviate [James Sirius y Rose Weasley] » Capítulo único.
Historia terminada Obliviate [James Sirius y Rose Weasley] (ATP)
Por Lucy Malfoy x
Escrita el Sábado 3 de Noviembre de 2018, 20:06
Actualizada el Sábado 3 de Noviembre de 2018, 20:11
[ Más información ]

Capítulo único.

Capítulos
  1. Capítulo único.

    Cuando su padre le dijo que se enamoraría de una pelirroja James nunca pensó que sería de su prima, Rose Weasley. Hubiese sido más creíble si le hubiesen dicho que se enamoraría de Dominique, pero nunca pensó que estaría enamorado de Rose Weasley y menos en su último año. No es que ella fuese fea o insoportable, al contrario, era hermosa y muy lista. Solo que sus personalidades eran completamente distintas y había veces donde no se llevaban bien.

La verdad es que James había sido un perro en sus años en Hogwarts, jugaba con el corazón de las chicas y a veces solía darle falsas esperanzas. Nunca sintió culpa al quebrarles el corazón a esas pobres chicas de las que ahora no recordaba ni su nombre.

Todo empezó cuando Rose le había dicho al azabache que era un bueno para nada y que fracasaría en la vida si seguía como iba. James se ofendió y la había atacado diciéndole que al menos el sí sabía cómo divertirse. Los dos habían dejado de hablar por semanas hasta que se volvieron a ver en el castillo, James le pidió disculpas y le dijo que no podían estar enojados, ya que ella era su prima favorita. Rose aceptó la disculpa y había admitido que quizás se había pasado un poco al decir eso.

Después de eso habían pasado mucho tiempo juntos. Rose le estaba enseñando español a James, y por meses el azabache no había mostrado ningún avance, si hubiese sido otra persona Rose ya se habría rendido, pero la verdad es que disfrutaba pasar tiempo con su primo. James un día le confesó que si entendía lo que le explicaba, solo necesitaba una excusa para pasar tiempo con ella. Rose se sonrojó y sorprendentemente le dio un beso. Ella había tomado la iniciativa pero después se había arrepentido. James le dijo que no había nada de lo que arrepentirse.

   Con el pasar del tiempo los dos habían comenzado algún tipo de relación. Pasaban mucho tiempo juntos, se besaban y hacían todo lo que los novios hacían, solo que ninguno de los dos se había animado a hacer la pregunta. Quizás pensaron que eso arruinaría las cosas.

  Todos se preguntaban qué pasaba con James Potter, ahora se veía más enfocado y hasta había rechazado a todas las chicas que se le acercaban. La verdad es que quizás nunca descubrirían la razón, los dos eran primos, y aunque eso antes fuese algo normal, ahora estaban en la actualidad y eso era aterrador para todos, así que los dos prefirieron pasar de todos los insultos y caras sorprendidas y decidieron ocultar su relación. Solo disfrutarla ellos dos.

   Una noche antes de su graduación, Rose lo había citado para verse en la torre de astronomía. Cuando James llegó Rose ya había llegado, y eso lo sorprendió, la pelirroja siempre llegaba tarde a todas partes.

—Te extrañé—James la abrazó y ella le siguió el abrazo.

—Y yo a ti—habló Rose. James la notaba extraña, como si estuviese ocultando algo.

—No puedo creer que ya me vaya a graduar—habló James. Se sentía nostálgico. Estaba preparado para enfrentarse a nuevas cosas, pero no podía negar que extrañaría Hogwarts, ahí habían sucedido los mejores momentos de su vida—Extrañaré Hogwarts, y extrañaré verte aquí.

—Ahora podrás cumplir tus sueños—habló Rose.

—Estaba pensando que ya es momento de contarles a nuestros padres—habló James. Llevaba algunos días pensando en eso, después de todo no podrían ocultarlo por siempre. Rose hizo una mueca, no muy convencida—¿No crees que sea el momento?

—James, eso no va a pasar—habló la chica, claramente dolida—ya te graduaste, y lo que nosotros dos tenemos también llegó a su fin.

James frunció el ceño, no comprendía por qué Rose le decía eso.

—Lo podemos hacer funcionar—dijo James—no voy a dejar que la distancia nos separe, solo serán unos meses…

—¡No es eso!—gritó Rose—James, somos primos. No podemos seguir con esto. Nuestros padres no lo aceptarían.

—No al principio…pero después no tendrían opción—habló James—¡No puedes hacerme esto!

—Es por nuestro bien…lo nuestro no funcionará, no puedo seguir dándote esperanzas—habló Rose con las lágrimas saliendo de sus ojos. A ella le dolía decir eso, pero uno de los dos tenía que hacerlo.

—No te dejaré ir tan fácil—habló James—este no es nuestro fin…

Rose sabía que James se negaría, y que insistiría en intentarlo. Ella lo amaba más que a nadie, pero tenía que pensar en su futuro, en su familia, no podía hacerles eso a ellos, no podía manchar el apellido que tanto habían tardado en limpiar y poner en un buen lugar. Los Weasley y los Potter eran una de las mejores familias del mundo mágico, admirados por todos. Tenía que rendirles honor y dejar de pensar en ella solo por una vez.

Por eso esa noche había llevado su varita, y con todo el dolor de mundo haría que James olvidase todo lo que había ocurrido entre ellos. Tenía que dejarlo ir.

—Te amo James, pero tengo que hacer lo que es mejor para los dos—James la miró confundido, ¿Cómo podía decirle que lo amaba y dejarlo?

La pelirroja sacó su varita de su pantalón y James supo lo que iba a hacer.

—No lo hagas—pidió—te arrepentirás por toda tu vida.

—Será lo mejor que haga, aunque me duela—dijo la pelirroja y se secó una lágrima que corría por su mejilla. Tomó su varita y apuntó a James, el chico la miraba como si estuviese pidiéndole que lo pensara mejor, pero la verdad es que Rose llevaba días pensándolo—Obliviate.

James pareció perdido por unos minutos, y cuando miró a Rose se confundió aún más.

—Disculpa…Rosie se me olvidó a qué vine aquí—dijo James rascándose la nuca.

—Para que te devolviera la capa—habló Rose, seria. Sacó de su bolso la capa de invisibilidad y se la dio a James. El mayor de los Potter asintió.

—¿Estas bien?—preguntó James cuando vio a su prima con los ojos rojos—¿pasó algo con Scorpius?

—¿Scorpius? —Rose preguntó confundida—no ha pasado nada…solo salí mal en uno de los exámenes y bueno, ya sabes cómo me pongo.

—Sí…siempre he pensado que ustedes todos terminarán juntos—dijo James—creo que es mejor que me vaya, Fred me debe de estar esperando.

Cuando el azabache finalmente se fue, Rose se desmoronó. Sintió como si mil bloques cayesen sobre ella, y comenzó a llorar. Había perdido a una de las mejores personas en su vida y no tenía a nadie con quien hablar de eso.

Todo fue por nuestro bien. Pensó, e intentó creérselo.

1 año después.

Después de la graduación de Albus y Rose habían decidido hacer una cena en la madriguera para celebrarlo. James abrazó a su hermano y después a su prima.

—¡Felicidades!—celebró el azabache—aunque ahora tendré que soportarte en la casa, hasta que me vaya.

—¿Te iras con la pelirroja?—preguntó Albus, burlón. Rose se incomodó al escuchar eso. ¿James había conseguido a alguien ya? se alegraba, pero la verdad es que dolía.

—¿Pelirroja? —James pensó que su hermano se había fumado algo a causa de su graduación.

—Hace un año me dijiste que tenías a una pelirroja muy especial en tu vida—dijo Albus—y no creo que hablaras de Lily, parecías enamorado y todo eso.

—¿Yo?¿enamorado?—James rio—debí de estar hablando de Lily.

Albus asintió no muy convencido y después se fue a hablar con Alice, dejando a James y Rose solos.

—¿Cómo te va con Scorpius? ¿Te enteraste que es rubio oxigenado? —preguntó James entre risas.

—Scorpius es rubio natural—aclaró Rose—estamos muy bien…así que una pelirroja.

Rose supo inmediatamente que James le había contado a Albus de ellos, claro que no de una forma directa, pero lo había hecho. Hace un año ella le había borrado sus recuerdos, para que nunca los recuperase.

—Debe ser una chica con la que me acosté o puede que hablase de Lily—dijo James, restándole importancia—no lo sé, realmente debí de estar borracho porque no me acuerdo. Además no creo cumplir con esa "maldición" …no soportaría estar con una pelirroja, tienen carácter de los mil demonios.

Rose rio.

—Yo creo que hablabas de Lily—dijo Rose—o de mi…ya sabes, soy tu mejor prima.

—Eras mi mejor prima, hasta que te alejaste—dijo James—Dominique ha sabido acabar con mi paciencia, tranquila.

Rose volvió a asentir. Era verdad que se había alejado de James, y eso le había dolido, pero había sido lo mejor para los dos. Solo que uno había sufrido más que otro.

—Sé que eras tú—habló Albus en su oreja, asustandola—ese día James me contó todo, después misteriosamente no recordaba nada.

—¡Albus! —habló la pelirroja preocupada de que fuese a contar algo.

—No diré nada…—habló Albus—es tu decisión. Pero que sepas que fue algo estúpido.

Albus se fue y la dejo sintiendo toda la culpa que jamás había sentido. No podía sentirse culpable, había hecho lo mejor.

 



Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.