Historia al azar: Es el DESTINO.
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El regreso de Charlie Weasley » invierno.
El regreso de Charlie Weasley (ATP)
Por ukwii
Escrita el Viernes 10 de Agosto de 2018, 05:06
Actualizada el Miércoles 5 de Septiembre de 2018, 07:48
[ Más información ]

invierno.

Hola! :) ya ven, como les prometí ya estoy tratando de recobrar el ritmo de antes y escribir a diario, incluso ya tengo la mitad del siguiente y si lo termino lo subo en un rato. 

NathaliaGa y Padme Black  una vez más gracias por ser las únicas almas generosas que se se apiadan y me dejan un comentario :') ustedes si se merecen que les llegue su carta de Hogwarts  ^_^  y 10 puntos para sus casas jajaja.

Diciembre llegó más rápido de lo que esperaban y pronto fue momento de volver a casa para las vacaciones de invierno.  Los alumnos que pensaban irse, estaban aglomerados en el vestíbulo con sus baúles, pues no faltaba mucho para que las carrosas llegaran y los llevaran a la estación de Hogsmeade, el lugar estaba completamente decorado con motivos navideños dando un toque cálido, festivo y alegre. Charlie viendo que su hermana, Hermione y Luna estaban entre los alumnos que esperaban las carrosas, decidió acercarse a saludar.

—Profesor Weasley, buenos días, espero pase unas excelentes vacaciones. —Luna se le adelanto y le saludo primero.

—Muchas gracias señorita Lovegood, también le deseo pase muy felices fiestas, a las tres les deseo felices fiestas, disfruten mucho el tiempo libre.

— ¿Tu no vienes? —Ginny lo miro confundida.

—No… no olvides que soy el jefe de la casa, me quedaré con los chicos de gryffindor que se quedan en el castillo, pero descuida iré a darles una visita de vez en cuando. Y ustedes chicas ¿qué planes tienen?… Ron me conto que pasaría unos días contigo y tu familia. —Charlie levanto las cejas y le sonrió a Hermione quien ya estaba algo sonrojada por el comentario.

—Después de todo lo que ha pasado últimamente, ya es justo pasar algo de tiempo en casa con mis padres y bueno Ron no conoce mucho del mundo muggle, así que le emocionó la invitación, también las invite a ellas y a Harry pero ya tenían sus propios planes.

—Es cierto, Harry visitará a sus tíos, recibió una carta de su primo y Andrómeda  también lo invito a pasar algunos días con ella y Teddy, pero prometió estar con nosotros en la madriguera para pasar las fiestas y decorar el árbol. —Comentó Ginny.

Charlie volteo el rostro hacia Luna y ella emocionada le conto un poco de sus planes a su profesor.

—Mi padre y yo pasaremos las fiestas con mis abuelos que viven en Dorset y aprovechando el viaje daremos una visita a las madrigueras de escarbatos que están en el santuario.

—Eso suena a un plan divertido, escarbatos y nieve.

La gran sonrisa en su rostro, demostraba que en verdad le parecía fabuloso el plan de Luna. Sin saber porque levanto su mirada y sus ojos se clavaron en los de cierta slytherin quien también lo vio, los segundos en los que se miraron fueron como si el tiempo se congelara y Charlie sintió esa extraña y rara sensación en su estómago, algo así como cuando te apareces y algo te jala desde tu ombligo, su sonrisa se desvaneció y comenzó a recordar como ella había cambiado su actitud, era diferente a la chica que conoció, incluso su actitud hacia la clase era distinta pues ahora actuaba como si poco le interesara y hasta fuera aburrida cosa que en el fondo le había lastimado su ego, al final fue Pansy quien aparto sus ojos de Charlie y con elegancia se dio vuelta y salió del vestíbulo hacia el patio para mejor esperar afuera. El nunca aparto la mirada y la vio irse, cosa que no pasó desapercibida por las tres chicas.

— ¿Estas bien? —Pregunto Ginny.

—Sí, no es nada. —hizo una pequeña mueca con una sonrisa de lado. —Creo que tengo que irme, pero saluda a mamá por mí y dile que pronto la visitare.

—De acuerdo. —Ginny no entendía que había pasado entre su hermano y Parkinson, pero en ese momento se culpó a ella misma, pues vio el dolor en su mirada y es que ella veía de esa forma a Harry y la idea de que pudiera ser su culpa la atormento.

Las chicas tomaron sus cosas y se acercaron a la puerta pues ya no había muchas personas, pero Luna saco de uno de sus bolsillos un bastón de caramelo envuelto en celofán con un lazo rojo y se lo dio a Charlie.

—Creo que necesitas algo dulce que te alegre y sabes, el miedo siempre está dispuesto a ver las cosas peor de lo que son. —Con una sonrisa se despidió y se fue con sus amigas.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

El hecho de que la gran mayoría de los alumnos se habían ido para las fiestas, hizo que las tareas de Charlie no fueran muchas, por lo que el tiempo era prácticamente lo que le sobraba. Así que cuando una carta de su hermano Bill invitándole a pasar el fin de semana con él y Fleur llegó, no dudo en preguntarle a la directora si había inconveniente a lo que ella no se negó.

Ese viernes Charlie camino hasta Hogsmeade y una vez fuera de los terrenos de Hogwarts se apareció cerca del Refugio, la casa de su hermano. Mientras caminaba hasta a ella la admiro, era justo como la recordaba, con ese característico tejado de conchas de mar, y con el sonido de las olas rompiendo con las rocas. Cuando llego tocó la puerta y su hermano Bill le recibió con un fuerte abrazo.

—Cuidado o me estropearas las flores. —dijo sonriente.

—Que generoso, ¿rosas para mí? —Bromeo Bill.

—Por supuesto que no, son para tu bella esposa. —dijo acercándose a Fleur quien los veía alegre parada a un lado de la barandilla de las escaleras.

—Fleur, luces muy linda y muy embarazada. —Charlie le beso la mejilla y le ofreció un lindo y sencillo ramo de rosas blancas.

Egues muy considegado Chaglie, las pondré en agua. —Fleur salió de la habitación y se fue a la cocina a buscar un florero para sus rosas.

Después de acomodar su maleta en una de las habitaciones desocupadas, Charlie bajo a la cocina a ayudar a su hermano y su cuñada a preparar la cena, el ambiente era bastante agradable y como no, si esos dos aun vivían la etapa de luna de miel pues se les veía enamoradísimos,  por un momento se quedó mirándolos,  Bill dándole los últimos toques al pastel de carne antes de meterlo al horno y ella terminando la ensalada, no pudo evitar pensar en lo afortunado que era Bill por haber encontrado a la chica de su vida y por poder formar una familia con ella, sonrió melancólicamente y volvió a lo suyo alistando la mesa.

Pronto la cena estuvo lista, la comida servida y la plática comenzó a fluir.

—y cuéntenme… ¿ya saben si tendré una ahijada o ahijado? — Pregunto emocionado.

—Bueno exactamente esa era una de las razones por las que ansiábamos verte. —Bill y Fleur se dedicaron una cómplice mirada. —Debes prometer guardar el secreto, serás el primero en saberlo bueno aparte de nosotros y Gabrielle.

— Lo prometo, enserio.

—¡Tendremos una niña!

—¿De verdad? ¡Por Merlín! ¡Una niña!, felicidades chicos es una maravillosa noticia, todos se volverán locos.

—Por eso queremos sorprenderlos hasta que nazca.

Fleur los miraba algo extrañada y Charlie rápido trato de explicarle.

—Créeme Fleur, será una locura, antes de Ginny, los Weasley llevábamos más de 100 años sin tener niñas, así que en nuestra familia los nacimientos femeninos se celebran a lo grande y en especial cuando es la primer nieta.

Durante la cena hablaron de otras cosas, como que la madre de Fleur quería que para los últimos meses se fueran a Francia para que él bebe naciera allá y además ella pudiera ayudarle un poco, pero que aún no decidían que hacer al respecto pues Molly había ofrecido cuidar a Fleur en la madriguera y bueno ambas señoras eran bastante especiales.

Después de la cena y ayudar a limpiar un poco Charlie salió a tomar un poco de aire fresco, se sentó a las orillas del acantilado y disfruto del momento, la brisa helada, el sonido del mar y el color azul eléctrico del cielo, la belleza de todo eso no hizo otra cosa que recordarle a Pansy Parkinson y su bella sonrisa y sus bellos ojos y de un de repente, toda la alegría que la escena le había producido pronto se volvió en melancolía, ¿cómo lo había arruinado antes de que comenzara? Tristón suspiro y se quedó con la mirada fija en la nada. Bill que muy silencioso había llegado hasta a su lado y callado lo observaba, se sentó junto  a él.

—Y bien Charlie ¿cómo se llama?

—De que hablas. —divertido por el comentario lo miro con las cejas levantadas.

—Reconozco tu mirada, la tuviste con… Bueno, tú sabes, con ella.

—Anya…—susurró

—Sí… solo con ella, así que algo te sucede.

Charlie no supo que responder y un montón de flashback comenzaron a aparecer en su mente y como un fresco recuerdo los vio uno a uno. Anya Nuith, rubia, ojos castaños, hermosa, elegante y con la sonrisa más tierna y encantadora que nunca antes hubiese visto, podía lograr que cualquiera que la viera sonreír inmediatamente también lo hiciera pues verla era algo que alegraba, la hufflepuff más amable y gentil que conoció. Recordó cuando se hablaron por primera vez, se sentó junto a ella en clase de encantamientos, era una chica compasiva y un claro ejemplo era la vez que le pidió ayuda para cuidar al Augurey que había encontrado lastimado y dejándose morir a las orillas del bosque, también había sido la única con la que alguna vez se atrevió a bailar a pesar de lo torpe que era y la dueña de su primer beso. Anya había sido todo, por ella se había atrevido a cumplir sus sueños y se fue a Rumania a trabajar con Dragones, por muchos años sintió que nunca volvería a enamorarse o amar después de ella. Pero… Pansy la había hecho sentir algo muy parecido, era diferente pero igual de satisfactorio e indescriptible. No era igual claro, porque con Anya por alguna extraña razón él se sentía a salvo como protegido y es que de cierta forma así era, ella lo alentaba siempre, era buena motivando y haciéndolo sentir especial y con Pansy bueno el sentía la necesidad de protegerla, aunque al final claro él no lo había hecho y precisamente el no hacerlo quizás había sido lo que la lastimo más, la había dejado sola y sin ninguna explicación.

Vio a Bill a los ojos y pensó, ¿cómo explicar eso?

—No es tan simple Bill.

—Todo lo es, la cuestión es, si te atreves o no te atreves.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Habían pasado un par de días desde que Pansy había vuelto a casa y aunque había estado ansiando estar en su hogar para no tener que seguir viendo a cierto pelirrojo, el típico triste y solitario ambiente de su casa no ayudaban para que no pensara en él.

Las llamas verdes de la gran chimenea blanca de su sala hicieron aparecer a un atractivo rubio frente a ella, Draco serio como de costumbre se acercó y le beso la mejilla pare después sentarse a su lado y mirarla con incertidumbre pues el típico brillo de sus ojos ya no estaba.

— ¿Qué te sucede Pansy? —pregunto serio y con el ceño fruncido.

—Nada, solo quería verte, es horrible estar aquí sola.

—Sabes que puedes ir a mi casa cuando quieras, mi madre te extraña y no tienes por qué preocuparte creo que de alguna manera ya le hice entender que olvidara lo de la boda, así que todo será como antes.

Pansy vio los grises y fríos ojos de su mejor amigo y por un momento pensó en si fue una mala idea rechazar su propuesto, aunque claro ella nunca la había rechazado, Draco se había adelantado y aunque en ese momento sintió que tenía razón y no debían casarse, ahora pensaba que quizás la idea de estar formalmente con él no era tan descabellada y quizás debería considerarlo y decirle que aceptaba. Después de todo que otra opción tenía, era joven lo sabía pero también sabía que era una quisquillosa y nunca se casaría con un cualquiera, él era guapo y de buena familia pero principalmente era alguien por quien sentía algo, quien le importaba y ella a él y quizás el único que cumpliría los requisitos, claro no estaba enamorada, pero que otra opción había.

—Draco…—Pansy se mordió la lengua pues estuvo a punto de decirle su plan pero se contuvo y simplemente entrelazo su mano con la de él. —Te extrañe mucho. —Recargo su cabeza en el pecho de él y cuando el muchacho comenzó a acariciar su sedoso y negro cabello sintió como la tristeza la invadía de nuevo, ambos se acomodaron en el sillón, recostados y abrazados durante un buen rato simplemente en silencio haciéndose compañía.



« Alejarse. Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.