Historia al azar: confesions of a broken heart
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Lo que Harry no supo ver: el secreto de Ron y Hermione » Te quiero
Lo que Harry no supo ver: el secreto de Ron y Hermione (R15)
Por azuvazgut
Escrita el Sábado 9 de Junio de 2018, 17:33
Actualizada el Martes 20 de Octubre de 2020, 03:54
[ Más información ]

Te quiero

Capítulos
  1. Prólogo
  2. Viaje en tren
  3. Un verano diferente (versión Hermione I)
  4. Un verano diferente (versión Hermione II)
  5. Un verano diferente (versión Ron)
  6. ¿Empezamos?
  7. La petición
  8. Un lugar donde esconderse
  9. El primer beso
  10. No se puede engañar a Molly
  11. La cuenta atrás (parte I)
  12. La cuenta atrás (parte II)
  13. La cuenta atrás (parte III)
  14. Último día sin Harry
  15. El trayecto a Privet Drive
  16. Los siete Potters
  17. Fantasías patentadas Weasley
  18. Feliz cumpleaños, Harry
  19. La boda
  20. Primer día en Grimmauld Place
  21. Entre arañas peludas y panecillos mohosos
  22. Despertando a tu lado
  23. En la mente de Harry
  24. A escondidas
  25. Vigilando el Ministerio (versión Hermione)
  26. Monedas, celos y conversaciones sinceras
  27. Primera vez
  28. Irrumpiendo en el Ministerio (I)
  29. Irrumpiendo en el Ministerio (II)
  30. Dentro de una tienda en un bosque cualquiera
  31. Una voz en mi cabeza
  32. La tienda de pociones
  33. El Ron oscuro
  34. La partida de Ron
  35. Carroñeros
  36. En soledad
  37. El Refugio
  38. Entre hermanos
  39. ¿Embarazada yo?
  40. Pottervigilancia
  41. La luz que atravesó mi pecho
  42. Navidad en la Madriguera
  43. Cuando una no puede más
  44. Reencuentros
  45. Volverte a ver
  46. ¿Por qué volviste, Ronald?
  47. En el amor y en la guerra
  48. 10 razones
  49. Planes de futuro
  50. Rose
  51. Confesiones
  52. Capturados
  53. La tortura de Bellatrix
  54. Gracias, Dobby
  55. Hasta pronto, Rose
  56. Mi deseo de cumpleaños
  57. Sé feliz, Dobby
  58. Duchas frías
  59. 10 razones (II)
  60. En casa de Tía Muriel
  61. Escrito en las estrellas
  62. Un paseo por la playa
  63. El hermano mayor
  64. Te quiero
  65. Cuando nadie nos ve
  66. En la piel de Bellatrix
Ron se encogió de hombros cuando vio a su hermano encerrarse con Harry en la cocina de su pequeña casita. Hubiera sido interesante contemplar alguna de conversación del tipo "Me acabo de enterar que estuviste meses ¡meses! saliendo con mi hermanita, ¿Cómo te atreviste a faltarle el respeto a nuestra familia de esa manera?" y ver cómo Harry se enfrentaba a la fingida furia de Bill. Pero no, Ron sabía perfectamente lo que estaba pasando, porque justo Bill le había abordado a él mismo diez minutos antes con dos claros propósitos. El primero, que no se marchasen otra vez solos para seguir su loca misión. El segundo, que fuera lo que fuera que tramaran con el duende, tuviesen cuidado.

Mientras pensaba en si era una decisión idiota rechazar continuamente el ofrecimiento de Bill para acompañarlos, Hermione se sentó a su lado en el sofá. Después de sonreírle, ella le dio un suave beso en los labios.  Al separarse, él la sonrió de vuelta.

- ¿Sabes, Hermione? Harry está justo detrás de esa puerta.

- Lo sé. - Sonrió ella traviesa, antes de volver a besarle. - ¿Tienes algún problema con eso?

- Ningún maldito problema, en realidad. Por mí, puedes hacerme tuyo ahora mismo en este sofá.

Ella rodó los ojos y le miró fingiendo estar ofendida. Luego entrelazó sus dedos con los de él.

- ¿Sabes? Creo que en realidad eso será lo qué pasará. - Él la miró confundido - Con Harry. Algún día no podré controlarme y te besaré delante de él, y ya no dudará más sobre si estamos juntos o no. De hecho, ya me ha pillado haciéndolo toda tu familia, así que con Harry será aún menos vergonzoso... o eso espero... - Él soltó una carcajada - ¿Se puede saber que te hace tanta gracia, Ronald?

- Exactamente tú y el hecho de que me encuentres irresistible. Simplemente podrías haberte dado cuenta un poco antes, ¿no crees?

Él la miró con una sonrisa de medio lado y ella le lanzó, un cojín, que Ronald atrapó gracias a sus rápidos reflejos acentuados por el Quidditch. Luego ambos se quedaron un ratito en un cómodo silencio. Hasta que Hermione lo interrumpió.


- Un bebé. ¿No es bonito?

- ¿Qué quieres decir? - Preguntó él sonriendo de nuevo. - Pensaba que habías rechazado mi oferta del sofá.

- ¡No seas idiota! Hablo de Lupin y Tonks. Del pequeño Teddy. Y que debe ser bonito que alguien te escoja para ser padrino.

- ¡Oh, tranquila por eso! Estoy segura que Ginny te concederá ese honor. - Hermione sonrió - ¿Qué?

- Nada, sólo que no esperaba que pensases en esas cosas sobre tu "hermanita".

- Tuve mucho tiempo para pensar en eso mientras ella se morreaba con Harry por todos los rincones del castillo mientras yo no me atrevía ni a cogerte de la mano.

- ¿Y crees que... ya sabes... ellos acabarán juntos?

- Sí. - Hermione se sorprendió por la seguridad con la que Ron respondió - Si el desnarizado no acaba antes con Harry, claro. Hablando en serio, sí creo que acabarán juntos.

- Harry es el único chico que te gusta para ella. Y él la quiere de verdad. No sabes las horas que pasó frente al Mapa del Merodeador buscando un puntito con el nombre de Ginny mientras estuvimos en aquella tienda en el bosque.

- Ajá. Es algo así como la elegida del elegido.

- Eso suena fatal. - Dijo Hermione soltando una carcajada - Y... Ron... ¿Tú también piensas en nuestro futuro?

- Claro. Ya te lo dije aquel día. - Él la miró confusa y él se puso rojo - Ya sabes, delante de los gemelos, cuando te dije que iba en serio contigo.

- Sí, lo recuerdo. ¿Y qué te imaginas sobre nosotros?

- ¿Sabes? - Él se removió incómodo en el sofá y ella le miró a los ojos, animándole a continuar. - Hace unas semanas tuve un sueño extraño. Sobre tú y yo... y un bebé...

- ¡Yo también lo tuve, Ron!

- ¿En serio?

- Sí, era una niña y se llamaba...

- Rose. - Los dos de miraron atónitos al pronunciar esto a la vez.

- Tú lo sabes, todo , Hermione. ¿Qué crees que signifique?

- Quizás, sólo signifique lo que ya sabemos, que la magia existe.

- Te quiero, Hermione. - Ambos se quedaron petrificados. Ella por la sorpresa, él porque no había creído que esas palabras se escaparan así, abruptamente, de sus labios. Sin planificación, sin pétalos de rosas ni velas aromáticas. La miró a los ojos y vio que seguían abiertos por la sorpresa. Se puso muy nervioso.

- Mierda, Hermione, yo no quise decir eso. No quiero asustarte. Simplemente, se me escapó...

Pero no pudo seguir hablando porque ella se tiró directamente sobre sus labios y le dio uno de los mejores besos de tu vida.

Cuando se separaron, él seguía avergonzado y asustado. Pero ella le levantó el mentón y, cuando sus miradas se cruzaron, habló.

- Yo también te quiero, Ron. 

Ron soltó todo el aire que había estado conteniendo, y mucho más relajado y sin poder parar de sonreír,  la besó de nuevo.

Quién también sonrió enternecido fue Bill, que había salido de la cocina hacía unos minutos pero se había quedado parado en el marco de la puerta para no interrumpir la transcendental escena que se desarrollaba delante de él. De puntillas, para no hacer ruido, se esfumó del lugar, pensando en todo lo que daría su hermana por poder presenciar aquella escena. Quizás algún día, cuando la viera especialmente triste o sin esperanza, compartiría con ella aquel recuerdo.


« El hermano mayor Comenta este capítulo | Ir arriba Cuando nadie nos ve »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.