Historia al azar: Tiempo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Lo que Harry no supo ver: el secreto de Ron y Hermione » Un verano diferente (versión Ron)
Lo que Harry no supo ver: el secreto de Ron y Hermione (R15)
Por azuvazgut
Escrita el Sábado 9 de Junio de 2018, 17:33
Actualizada el Martes 20 de Octubre de 2020, 03:54
[ Más información ]

Un verano diferente (versión Ron)

Capítulos
  1. Prólogo
  2. Viaje en tren
  3. Un verano diferente (versión Hermione I)
  4. Un verano diferente (versión Hermione II)
  5. Un verano diferente (versión Ron)
  6. ¿Empezamos?
  7. La petición
  8. Un lugar donde esconderse
  9. El primer beso
  10. No se puede engañar a Molly
  11. La cuenta atrás (parte I)
  12. La cuenta atrás (parte II)
  13. La cuenta atrás (parte III)
  14. Último día sin Harry
  15. El trayecto a Privet Drive
  16. Los siete Potters
  17. Fantasías patentadas Weasley
  18. Feliz cumpleaños, Harry
  19. La boda
  20. Primer día en Grimmauld Place
  21. Entre arañas peludas y panecillos mohosos
  22. Despertando a tu lado
  23. En la mente de Harry
  24. A escondidas
  25. Vigilando el Ministerio (versión Hermione)
  26. Monedas, celos y conversaciones sinceras
  27. Primera vez
  28. Irrumpiendo en el Ministerio (I)
  29. Irrumpiendo en el Ministerio (II)
  30. Dentro de una tienda en un bosque cualquiera
  31. Una voz en mi cabeza
  32. La tienda de pociones
  33. El Ron oscuro
  34. La partida de Ron
  35. Carroñeros
  36. En soledad
  37. El Refugio
  38. Entre hermanos
  39. ¿Embarazada yo?
  40. Pottervigilancia
  41. La luz que atravesó mi pecho
  42. Navidad en la Madriguera
  43. Cuando una no puede más
  44. Reencuentros
  45. Volverte a ver
  46. ¿Por qué volviste, Ronald?
  47. En el amor y en la guerra
  48. 10 razones
  49. Planes de futuro
  50. Rose
  51. Confesiones
  52. Capturados
  53. La tortura de Bellatrix
  54. Gracias, Dobby
  55. Hasta pronto, Rose
  56. Mi deseo de cumpleaños
  57. Sé feliz, Dobby
  58. Duchas frías
  59. 10 razones (II)
  60. En casa de Tía Muriel
  61. Escrito en las estrellas
  62. Un paseo por la playa
  63. El hermano mayor
  64. Te quiero
  65. Cuando nadie nos ve
  66. En la piel de Bellatrix


Maldita sea. Qué horrible era tener sueño y no poder dormir. Y peor en verano, con ese calor... Y sin parar de dar vueltas a lo mismo... ¿Qué hubiera pasado si sus hermanos no le hubieran interrumpido en el tren? ¿Hubiera besado a Hermione? Sí, la hubiera besado. No pensaba, su cuerpo simplemente le guiaba hacia esos labios... ¿Y entonces qué? ¿Habría sabido besarla bien? Vale, él había cogido mucha práctica con Lavender, pero estaba seguro que besar a Hermione sería diferente. ¿Hubiera recibido un puñetazo como el que ella le dio a Malfoy en su día? ¿O no? Ella dijo que no le había invitado a la fiesta de Slughorn como amigos. ¿Qué significaba aquello? ¿Qué esperaba Hermione de él?
¡Por Merlín! Él no era bueno en sentimientos y la cabeza le iba a explotar.

Con todo, había una cosa buena que había pasado ese día y era que ya tenía permiso de Bill para traer pareja a la boda. Había sido difícil encontrar a su hermano mayor solo y no había querido dejar pasar la oportunidad. Después de preguntarle si podían hablar, se habían sentado juntos y Bill le había dedicado toda si atención. A Ron le costó iniciar su petición:
- Esto, bueno... Bill, yo quería saber si podía traer pareja a tu boda.

Ron no podía parar de mirarse los pies, avergonzado por la petición. Bill soltó una carcajada, ofendiendo a su hermano menor:
- ¿Te ríes de mi?
- No, Ron, perdona. Me alegra que a pesar de todo lo que estamos viviendo, sabiendo que piensas ayudar a Harry en su misión para Dumbledore y todo eso, aún tengamos oportunidades para ser felices. Claro que puedes invitar a Hermione a la boda.
- ¿Cómo sabes que hablo de Hermione?
- ¿No es ella?
- Sí, pero podría no serlo.
- Sí, pero es ella. Y creo, tengo la sospecha, Ron, que siempre va a ser ella.
- Sí, yo también. ¿Puedo preguntarte algo?
- Claro, para eso están los hermanos mayores.
- ¿Cómo sabes si estás enamorado?
- Te voy a contestar lo que me dijo papá cuando le pregunté lo mismo. ¿Su felicidad es más importante para ti que la tuya?

Ron no pudo responder porque Fred y George interrumpieron la escena:
- Oh, George. - Exclamó Fred- ¡Qué bonito! ¡Nuestro Ronnie está enamorado!
- Sí, pero tengo que decirte, Bill, que hay una pregunta más poderosa para saber quién es la chica  de tus sueños. -Y tras una pausa melodramática, Fred añadió-  Ron, ¿Es en ella en quién piensas cuando te masturbas?
 
George estalló en carcajadas y Bill también, aunque más discretamente. Ron sabía que ese era el inicio de otra sesión de bromas sobre él y Hermione y decidió marcharse a dar una vuelta. 

El resto del día pasó con lentitud y normalidad. Y llegó la noche y su dificultad para dormir. Si él era famoso por dormirse en cualquier momento y lugar, ¿Por qué ahora no lograba descansar? Él sabía la respuesta oficial:  estaba preocupado por Harry. Y lo que también sabía pero trataba de esconderle al mundo, con más o menos acierto, era que estaba aún más preocupado por Hermione.

Oyó un murmullo y se enderezó. Cogió la varita cuando vio como se abría la puerta de su habitación y se relajó al ver cómo su hermana asomaba la cabeza y muy bajito le decía: "Reunión de la orden". Se levantó en silencio y acompañó a Ginny al piso de abajo. Allí estaban Fred y George. Sabiendo que no les permitían entrar en la cocina, se esperaron en el salón hasta que la puerta se abrió y los miembros de la orden empezaron a salir.

- ¿Y bien, cuándo vamos a buscar a Harry? - Para la desaprobación de Molly, esa era una pregunta que Ron hacía cada vez que la orden se reunía.

Lupin se acercó a él comprensivo:
- Ron, por mucho que nos pese, Harry está más seguro con sus tíos hasta que sea mayor de edad. Y para entonces ya tendremos un plan diseñado. Tranquilo, todo irá bien.

- Ya. - Todos sabían lo que diría Ron a continuación, siempre era lo mismo. - ¿Y Hermione qué?

Tonks sonrió.

- Ron, es muy bonito que te preocupes tanto por Hermione.

- ¡Es mi amiga! Y ella no está segura. Ella no tiene las protecciones de Harry.

Su padre le miró con pena:

- Ella va a estar bien, Ron. Sabes que no tenemos recursos para ponerle un escolta permanente. Pero su casa tiene hechizos de protección muy potentes. Y cada semana voy a revisar que todo esté en orden, tal y como te prometí. Y voy a seguir haciéndolo. 

- ¡Pero eso no es suficiente!

- Pues va a tener que serlo, jovencito. - Añadió su madre en tono duro para a continuación suavizarlo - Sabemos que ella es muy importante para ti. Va a estar bien. La traeremos en cuanto podamos, siempre va a ser bienvenida en esta casa. 

- ¿Y cuándo va a ser eso? - Insistió Ron.

- Tranquilo, Gon. Seguro que ella estagá aquí paga la boda. Haguéis una linda pageja. - Añadió Fleur.

Ron se quedó helado. Sabía que para la organización de la boda Fleur debía saber si llevarían pareja o no, pero esperaba que su hermano Bill no se lo contara a la novia hasta que, por lo menos, él se lo hubiese pedido a Hermione y ella aceptado. Genial, la boba de Fleur ya lo había soltado delante de toda su familia y la orden. Hasta Ojoloco le miraba con una sonrisilla en los labios.

- Oh, mi vida. - Molly estaba emocionada - No podías haber elegido una chica mejor. Estoy muy contenta por vosotros.

- ¿Cómo se lo has pedido si no os habéis visto? ¿Por carta? - Ginny también quería saber más - ¿O se lo pediste cuando os quedasteis solos en el vagón de prefectos?

- ¿Sabéis qué? - Añadió Ron antes de marcharse - ¡Qué os lo explique Bill que le gusta mucho airear los asuntos de los demás!

Al llegar a su habitación dio un portazo. A pesar de entender que Bill compartiera esas cosas con su futura esposa, no podía evitar sentirse traicionado. Al momento se oyeron dos "plofs" y los gemelos aparecieron en la habitación.

- Vamos, Ron. No te enfades con Bill, él no ha dicho nada. - Dijo Fred tras sentarse junto a Ron en su cama.

- Aunque te extrañe, Fleur ha adivinado solita tu deseo de invitar a Hermione a la boda como pareja. - Añadió Fred.

- ¿Cómo iba ella a saberlo? - Preguntó Ron.

-  Bueno, hermanito... A veces, aunque no lo creas tus sentimientos hacia Hermione son un poco... evidentes.

- ¡Eso no es verdad!

- ¿No? ¿Por qué no se lo cuentas a la figura de Víktor Krum que decapitaste hará un par de años?

- Aquello fue diferente.

- ¿Sí? ¿Y por qué te volviste loco y te liaste con la babosa de Lavender cuando supiste que Krum había besado a Hermione?

- Es mi amiga...

- ¿Y? ¿Qué pasa si resulta que te has enamorado de tu amiga? 

- No sé, es raro. ¿Y qué pensaría Harry si de enterase?

- Harry ya la sabe, Ron.

- ¿Y qué pensaría Hermione? - Añadió Ron bajito.

- No sabemos cómo ni porqué pero creemos que ella te corresponde.

- ¿Y eso?

- Bueno... ¿Sabes la camiseta de los Chuddley Cannons que le regalaste?

- ¿Aquella que dijo que era horrible y no se pondría ni muerta?

- Exacto. - Confirmó Fred.- Pues se la pone cada noche para dormir. Y no parece especialmente bonita ni cómoda.

- Apuesto que la lleva porque le recuerda ti. Porque llevándola te siente más cerca.

- ¿Vosotros creéis? - Preguntó Ron soñador. Al momento, torció el ceño y añadió - ¿Y vosotros cómo lo sabéis?

- Pedimos a papá permiso para acompañarle en una de sus sesiones semanales para revisar las protecciones mágicas de la casa de Hermione. Le dijimos que queríamos aprender más sobre ese tipo de hechizos para aplicar alguno a nuestra tienda. - Explicó Fred.

- Pero nuestro propósito secreto era conocer la ubicación de la casa de Hermione, por si en algún momento necesitamos ir a por ella. - Añadió George. - Pero por ahora no hace falta, Ron. Ella está bien. La vimos cuando abrió la puerta para que Crockshanks saliera al jardín. Con tu camiseta puesta.

- ¿Entonces vosotros os podéis aparecer en el jardín de Hermione? ¿Y podéis vigilar que todo esté en orden?

- Ajá. Eso haremos. Porque sabemos que es importante para ti y porque para este tipo de cosas siempre estaremos aquí para ti.

- No sé cómo daros las gracias.

- Oh, no nos las des aún. Dijimos que lo haríamos. No que lo haríamos gratis.

Él rostro de Ron se torció antes de preguntar:
- ¿Y qué queréis a cambio?

- La verdad es que Fred y yo no nos hemos puesto de acuerdo, porque cada uno quería pedirte una cosa diferente. - Dijo George.

- Así que como de hecho vamos a ser los dos los que hagamos guardia en casa de Hermione, creemos que es justo que te pidamos una cosa cada uno. - Añadió Fred. - Yo lo que quiero es que reconozcas de una vez lo que sientes por Hermione.

- ¡Ella es mi amiga!

- Si, y cómo vuelvas a decir eso una vez más voy a coger mi varita y grabártelo con tinta permanente en la frente.

- Está bien, está bien. Creo que siento algo por ella.

- ¿Algo?

- ¿Es que cómo no sentirlo? Ella es tan leal, valiente, inteligente... Es insoportable muchas veces y demasiado rígida, pero la vida es aburrida sin ella. Cuando está a mi lado me pregunto qué hará en el siguiente segundo y cuando no está solo puede pensar qué estará haciendo. Y no puedo dejar de mirarla. Miro como se muerde el labio cuando está concentrada y ese gesto me hace sentir seguro. La miro para tener la suerte de que alguna vez nuestros ojos se junten y me regale un sonrisa. Cuando ella está cerca todo fluye. Sin ella, todo es oscuro. No puedo dormir pensando si estará bien, sintiéndome culpable por no estar a su lado... 

- Guau, Ron. - Dijo Fred tras el silencio  que se hizo en la habitación después de las palabras de su hermano menor. - Creo que ella debería saber todo eso. 

- Ya. ¿Y si la pierdo cómo amiga? Va, ¿Cuál es la segunda petición?

- Ahora es mi turno. - Dijo George. - Quiero que Fred y yo seamos los padrinos de vuestro segundo hijo.

- ¿Qué? - Aquello pilló a Ron por sorpresa. - ¿Esto es en serio? ¡Si apenas tengo 17! ¡Y Hermione nunca va a querer tener hijos con un patán como yo! Ella tiene a Krum de pretendiente.Y podría escoger a Harry.

- ¿Harry? ¿Se te ha metido un micropuff en el cerebro? ¡Hermione sólo tiene ojos para ti! ¡Para ella Harry es como un hermano! ¡No seas idiota y di si accedes o no a mí propuesta!

- ¿Por qué el segundo bebé y no el primero?

- Por qué dejamos el primero para Harry y Ginny. Nos parece lo justo si él consigue salvar el mundo. ¿Trato hecho?

- Sí. Si Hermione y yo, ante la remota posibilidad que tuviéramos un segundo hijo, seréis sus padrinos.

Con una sonrisa y tras asegurar a Ron que no se arrepentiría, los gemelos desaparecieron de su habitación. Pasaron los días y, para sorpresa de Ron, sus hermanos cumplían su promesa. Se turnaban para, a diario y mientras sus padres se pensaban que estaban en la tienda, vigilar la casa de Hermione. Pero hoy era diferente. La mesa para la cena ya estaba puesta y Fred aún no había llegado. Se notaba cierta preocupación en el ambiente cuando Fred entró por la puerta pidiendo disculpas:

- Perdón, mamá. Me entretuvo una jovencita encantadora. - Dijo mientras le guiñaba el ojo a Ron, quien no entendió la indirecta.
- ¿Te lo pasaste bien, hijo? - Preguntó Arthur. 
- Mejor que bien, papá. Fuimos a comer y luego al cine y a por un helado. Nos divertimos mucho. ¿Sabes, Ronnie?
Ron, quien sabía que ese día le tocaba a Fred vigilar la casa de Hermione, estaba enfadado porqué pensaba que su hermano había dejado a un lado la vigilancia para quedar con una chica. Así que bruscamente le contestó:

- ¿Y a mí que me importan tus ligues?

- Oh, debería importarte. 

- Por mi cómo si la llevas de visita romántica al despacho de Snape.

- Seguro que Hermione estaría encantada. Snape esconde allí pociones extraordinarias y muy difíciles de conseguir.

- ¿Hermione? ¿Has ido a comer con Hermione? ¿Los dos solos? 

- En realidad, no. Hemos comido con sus padres.

- ¿Se la veía bien? ¿Qué te ha contado? ¿Te ha preguntado por mi?

- Las preguntas de una en una, Ronnie. Aunque si yo fuera tú mi pregunta sería, ¿Crees que querrá venir conmigo a la boda? Entonces, ¿Es eso lo que quieres saber? - Ron, con la cara y orejas rojas, afirmó con la cabeza - De acuerdo. Cinco galeones y te lo cuento.

Ron le echó una mala mirada, pero fue Molly la que riñó a Fred por jugar con los sentimientos de su hermano. 

- Vale, mamá, era una broma entre hermanos. Escucha bien, Ronnie: Hermione está deseando que la invites.

- ¿Y tú cómo lo sabes? - Preguntó Ron.

- Oh, es fácil. Cuando una chica que odia ir de compras pierde una mañana entera buscando un complemento para su vestido que sea exactamente del color de tus ojos... No hay mucho margen para dudas.

El resto del día Ron estuvo feliz y los días fueron pasando entre visitas de la orden, preparativos de boda y bromitas de hermanos.

Llegó la noche y con ella el insomnio de Ron. Tenía una sensación extraña, cómo la creencia de que algo iba a suceder de manera inminente. Se sentía encerrado e su habitación y, con cuidado por no hacer ruido, fue a la cocina a por un vaso de agua. Desde la ventana contempló la noche. Y algo que se movía en ella. Algo en en suelo, junto a un árbol. A pesar de la distancia, le resultaba familiar. Se dejó guiar por su instinto, y cegado por las prisas, ni siquiera cerró la puerta de la cocina al salir al jardín.

Se acercó a ella con la varita en alto. ¿Qué hacía allí a esas horas? ¿Estaría herida? Pero ella no le dejó hablar, solo se abalanzó sobre él y pidió que le abrazara. Parecía estar rota en el alma, pero físicamente aparentaba estar bien.

Después de un rato, entró con ella en casa. La abrazó en el sofá y esperó a que ella se relajase para después dormirse junto a ella. Después de semanas, por fin Ronald Weasley pudo dormir.

...
¿Os ha gustado? Próximo capítulo... ¿Qué dirá la familia Weasley cuando despierte y se los encuentre dormidos abrazados en el sofá? ¿Cómo le pedirá Ron que vayan juntos a la boda? Y Hermione deberá empezar a empacar para su viaje...



« Un verano diferente (versión Hermione II) Comenta este capítulo | Ir arriba ¿Empezamos? »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.