Historia al azar: Historias de un baile
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Lo que Harry no supo ver: el secreto de Ron y Hermione » ¿Embarazada yo?
Lo que Harry no supo ver: el secreto de Ron y Hermione (R15)
Por azuvazgut
Escrita el Sábado 9 de Junio de 2018, 17:33
Actualizada el Martes 20 de Octubre de 2020, 03:54
[ Más información ]

¿Embarazada yo?

Capítulos
  1. Prólogo
  2. Viaje en tren
  3. Un verano diferente (versión Hermione I)
  4. Un verano diferente (versión Hermione II)
  5. Un verano diferente (versión Ron)
  6. ¿Empezamos?
  7. La petición
  8. Un lugar donde esconderse
  9. El primer beso
  10. No se puede engañar a Molly
  11. La cuenta atrás (parte I)
  12. La cuenta atrás (parte II)
  13. La cuenta atrás (parte III)
  14. Último día sin Harry
  15. El trayecto a Privet Drive
  16. Los siete Potters
  17. Fantasías patentadas Weasley
  18. Feliz cumpleaños, Harry
  19. La boda
  20. Primer día en Grimmauld Place
  21. Entre arañas peludas y panecillos mohosos
  22. Despertando a tu lado
  23. En la mente de Harry
  24. A escondidas
  25. Vigilando el Ministerio (versión Hermione)
  26. Monedas, celos y conversaciones sinceras
  27. Primera vez
  28. Irrumpiendo en el Ministerio (I)
  29. Irrumpiendo en el Ministerio (II)
  30. Dentro de una tienda en un bosque cualquiera
  31. Una voz en mi cabeza
  32. La tienda de pociones
  33. El Ron oscuro
  34. La partida de Ron
  35. Carroñeros
  36. En soledad
  37. El Refugio
  38. Entre hermanos
  39. ¿Embarazada yo?
  40. Pottervigilancia
  41. La luz que atravesó mi pecho
  42. Navidad en la Madriguera
  43. Cuando una no puede más
  44. Reencuentros
  45. Volverte a ver
  46. ¿Por qué volviste, Ronald?
  47. En el amor y en la guerra
  48. 10 razones
  49. Planes de futuro
  50. Rose
  51. Confesiones
  52. Capturados
  53. La tortura de Bellatrix
  54. Gracias, Dobby
  55. Hasta pronto, Rose
  56. Mi deseo de cumpleaños
  57. Sé feliz, Dobby
  58. Duchas frías
  59. 10 razones (II)
  60. En casa de Tía Muriel
  61. Escrito en las estrellas
  62. Un paseo por la playa
  63. El hermano mayor
  64. Te quiero
  65. Cuando nadie nos ve
  66. En la piel de Bellatrix

Hola. Ya sé que dije que acabaría la parte de Ron en El Refugio antes de regresar a Hermione... Pero la inspiración me ha venido por este lado y no iba a darle la espalda. Espero que os guste.

...


Hermione siempre había sabido que el medallón afectaba a Ron de una manera más profunda y visceral que a ella y a Harry, pero nunca esperó que la situación llegara a ser tan complicada. Cierto es que él la había tentado más de una vez con escapar juntos, pero nunca habría esperado que la situación llegara a ese extremo. No quería tener que elegir entre traicionar a sus principios y su mejor amigo o dejar escapar al amor de su vida.

- ¿Y tú? ¿Tú qué vas a hacer?

Ron la interpelaba directamente y ella podía ver súplica en sus ojos. Una parte de Hermione deseaba marchar con él. Abandonar a Harry y envejecer con Ron, esconderse donde nadie los pudiese encontrar... Quizás marchar a Australia, recuperar a sus padres, estudiar una carrera y formar una familia. Dejar de tener miedo, frío, hambre... Sabía que podría ser feliz a su lado. Pero no, no podía hacer eso. No ahora. Se lo había prometido a Harry y a ella misma. Su obligación era quedarse. Aún no era la hora para el final feliz de Hermione Granger. Así que, incapaz de decir nada, se quedó callada.

- Lo entiendo, lo eliges a él.

Las palabras de Ron destilaban rabia y dolor. En cuanto el encantamiento escudo la dejó avanzar, Hermione salió corriendo tras él. Lloraba, gritaba su nombre, le suplicaba que se detuviera... Y lo hizo. Él se quedó quieto y, lejos de la tienda, donde Harry ya no podía escucharle, le dirigió a Hermione las palabras que acabarían de romperle el corazón.

- Estoy seguro que ese bebé que llevas dentro es de él. Dejaste de calentar mi cama para calentar la suya. Formad una familia y olvidaros de mi, seguro que os será fácil.

Y tras estas palabras, Ron se marchó. Hermione ya no sentía el hambre, ni el frío, ni el cansancio. Lo único que sentía era el vacío que Ron había dejado al abandonarla. Ese sentimiento la arrollaba con tanta fuerza que no había espacio para nada más. Ni en su cerebro ni en su corazón.

Estuvo un rato llorando y gritando su nombre bajo la lluvia, aún sabiendo que los hechizos protectores impedirían a Ron encontrarles si regresaba. Sabía que era absurdo pensar que él querría volver, ¿Para qué si se acababa de marchar? 

Al cabo de un rato, calada hasta los huesos, volvió a la tienda. Él se había ido. ¿Qué sentido tenía ahora todo? Se sentó en una butaca, se abrazó a sí misma y lloró amargamente. En un momento dado, sintió que algo tibio la cubrió y vio a Harry taparla con las sábanas de Ron. El aroma de él la rodeó y se aferró a él, pensando que quizás era todo lo que le quedaba. 

Ron se había ido y no iba a volver. Ella era una chica fuerte e independiente, sabía que su felicidad no debía depender de un chico, pero ahora mismo sentía que todas sus ilusiones se habían desvanecido junto a Ron. No tenía a sus padres ni le tenía a él, ¿Por quién valía la pena luchar ahora? La respuesta voló a su mente. Por Harry. Por Ginny, por Molly, Arthur, Fred, George. Por Luna y por Neville. Por el pequeño bebé de de Lupin y Tonks. Sí, esto iba más allá de ella y Ron. El mundo egoísta seguía avanzando sin importarle en cuántos pedazos había estallado su corazón.

Pensar en el hijo de su ex-profesor le hizo recordar aquello que Ron le había gritado antes de marchar. Que había dejado de calentar su cama para calentar la de Harry. Sabía que era el Horrocrux quién había puesto esas palabras en la boca de Ron. A pesar que cuando se las dijo ya no lo llevaba puesto, aún ejercía sobre él su influencia. Eso era posible, ¿verdad?

Aquello de "olvidaros de mí, os será fácil" le dolió hasta lo más profundo de su ser. ¿Por qué Ron seguía menospreciándose de aquella manera a pesar de todo lo que había pasado entre ellos? ¿Cómo podía dudar cuánto le necesitaba en su vida?

Lo que no entendía muy bien es porqué Ron le dijo que llevaba dentro un bebé. No era posible, de ninguna manera. ¿Embarazada? ¿Ella? Había tomado la poción anticonceptiva dentro del plazo indicado. Y si bien era cierto que su período no había llegado también lo era que esto podría ser debido al estrés y la mala alimentación.   Y, si, también había tenido náuseas pero era natural debido a la dieta que llevaban. Y los frecuentes mareos que había aguantado en silencio también los atribuía a la constante falta de alimento.

A pesar de que Hermione trataba de justificar cada uno de sus síntomas, la duda se había sembrado en su cabeza. Por qué sí, era posible que un retraso se debiera a causas hormonales, psicológicas o físicas... Pero lo más habitual es que un retraso de tantas semanas se deba a un embarazo. Ella había leído sobre Educación Sexual y había prestado atención, con mucha vergüenza, a las charlas de su madre sobre el tema. Sabía que aquello de que en la primera vez no puedes quedarte embarazada era un bulo. Sí, se podía. A pesar que era muy mala suerte, la verdad. Al menos, si no era buscado, claro.

No, ella no creía que estuviera embarazada. Las posibilidades eran nulas si la poción anticonceptiva había funcionado bien. Y Fred y George eran muy buenos elaborando productos. A menos que los gemelos le hubieran gastado una broma sin ninguna gracia y le hubieran dado otra poción suplantando la real. Aquello no tenía mucho sentido. Ron siempre decía, y ella lo creía, que los gemelos habitualmente era un grano en el culo, pero para las cosas importantes se podía confiar en ellos. Pero no estaría de más comprobarlo, sólo por quedarse tranquila.

Ella confío en ellos y no comprobó la ficha técnica de la poción antes de consumirla. Allí aparecían datos básicos, cómo el olor, color o textura. No perdería nada por echar un ojo a uno de sus libros de pociones y hacer la comprobación. Y así dejaría por un rato de pensar en Ron. Le gustó tener algo a que dedicarse, y de paso descartar esa tontería que Ron había dicho. ¿De qué manera le había llegado a afectar a Ron el Horrocrux para haberse llegado a inventar esa historia tan absurda?

Harry tardó mucho rato en dormirse, pero cuando Hermione por fin sintió su respiración profunda, se levantó de la butaca y buscó un libro en su bolsito. Buscó la anticonceptiva entre cientos de pociones. Secándose continuamente las lágrimas que no paraban de salir de sus ojos, fue comprobando que todas las características que se describían en el libro coincidían con el producto que tenía en la mano. Y sí, no había duda. Aquella poción era lo que parecía ser. Pero antes de cerrar el libro, vio una línea final que captó toda su atención. Se titulaba contraindicaciones. Y la frase que había a continuación hizo que el frasquito se le resbalase de las manos y cayera al suelo, rompiéndose en mil pedazos: los efectos de la poción anticonceptiva se ven anulados si se consume poción multijugos en un plazo simultáneo de doce horas.

Sollozó de forma incontrolable y se encerró en el baño tapándose la boca con las dos manos. Lo último que deseaba en ese momento era despertar a Harry y tenerle que explicar lo que estaba pasando. 

Intentó pensar racionalmente. Qué la poción anticonceptiva no funcionase no implicaba automáticamente que ella estuviera embarazada, ¿verdad? La gente tenía sexo continuamente y no cada relación, aunque fuera de riesgo, derivaba en embarazo. Se obligó a respirar profundo y se aplicó a sí misma un hechizo que les había enseñado a Ginny y a ella meses atrás Tonks en la Madriguera, después de que Molly les soltara una charla muy incómoda. Al aplicarse el Conceptio rebelio unas chispas salieron de la parte baja de su estómago. Sí, no había duda. Estaba embarazada. Y por el color de las chispas era niña.

¿Cómo lo había sabido Ron? ¿Desde cuándo lo sabía? ¿Y por qué no se lo había dicho hasta ahora? Hermione tenía muchas preguntas sin respuesta, pero una de las que más le atormentaba era cómo podía haber acabado así una chica tan inteligente cómo ella. Sentada en el suelo de un cuarto de baño de una vieja tienda de campaña, llorando porque un chico que ni siquiera era su pareja la había dejado embarazada y abandonado en un rincón perdido del mundo. Y a pesar de tener una nueva vida creciendo en su interior, Hermione se sintió más sola que nunca.



« Entre hermanos Comenta este capítulo | Ir arriba Pottervigilancia »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.