Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Lo que Harry no supo ver: el secreto de Ron y Hermione » Carroñeros
Lo que Harry no supo ver: el secreto de Ron y Hermione (R15)
Por azuvazgut
Escrita el Sábado 9 de Junio de 2018, 17:33
Actualizada el Martes 20 de Octubre de 2020, 03:54
[ Más información ]

Carroñeros

Capítulos
  1. Prólogo
  2. Viaje en tren
  3. Un verano diferente (versión Hermione I)
  4. Un verano diferente (versión Hermione II)
  5. Un verano diferente (versión Ron)
  6. ¿Empezamos?
  7. La petición
  8. Un lugar donde esconderse
  9. El primer beso
  10. No se puede engañar a Molly
  11. La cuenta atrás (parte I)
  12. La cuenta atrás (parte II)
  13. La cuenta atrás (parte III)
  14. Último día sin Harry
  15. El trayecto a Privet Drive
  16. Los siete Potters
  17. Fantasías patentadas Weasley
  18. Feliz cumpleaños, Harry
  19. La boda
  20. Primer día en Grimmauld Place
  21. Entre arañas peludas y panecillos mohosos
  22. Despertando a tu lado
  23. En la mente de Harry
  24. A escondidas
  25. Vigilando el Ministerio (versión Hermione)
  26. Monedas, celos y conversaciones sinceras
  27. Primera vez
  28. Irrumpiendo en el Ministerio (I)
  29. Irrumpiendo en el Ministerio (II)
  30. Dentro de una tienda en un bosque cualquiera
  31. Una voz en mi cabeza
  32. La tienda de pociones
  33. El Ron oscuro
  34. La partida de Ron
  35. Carroñeros
  36. En soledad
  37. El Refugio
  38. Entre hermanos
  39. ¿Embarazada yo?
  40. Pottervigilancia
  41. La luz que atravesó mi pecho
  42. Navidad en la Madriguera
  43. Cuando una no puede más
  44. Reencuentros
  45. Volverte a ver
  46. ¿Por qué volviste, Ronald?
  47. En el amor y en la guerra
  48. 10 razones
  49. Planes de futuro
  50. Rose
  51. Confesiones
  52. Capturados
  53. La tortura de Bellatrix
  54. Gracias, Dobby
  55. Hasta pronto, Rose
  56. Mi deseo de cumpleaños
  57. Sé feliz, Dobby
  58. Duchas frías
  59. 10 razones (II)
  60. En casa de Tía Muriel
  61. Escrito en las estrellas
  62. Un paseo por la playa
  63. El hermano mayor
  64. Te quiero
  65. Cuando nadie nos ve
  66. En la piel de Bellatrix
Ron se apareció en lo que parecía un nuevo bosque. Aunque menos tupido que el anterior, los árboles eran más gruesos. No tenía ni idea de dónde estaba, y tampoco le importaba demasiado.

Le costaba respirar y sentía a su corazón cabalgando en el pecho como si quisiera salirse de él. Se apoyó contra un gran roble y se obligó a tranquilizarse. Se dejó caer en el suelo, apoyando su espalda contra el grueso tronco y al hacerlo vio que sus zapatos estaban cubiertos de pequeños gotas. Sólo entonces se dio cuenta de que estaba sollozando y que no era capaz de parar. Pero en sus zapatos no sólo había lágrimas, también había sangre fresca. Ron sintió un dolor punzante en su mano derecha y al mirarla se dio cuenta de que le faltaban dos uñas. Bueno, en realidad era una situación justa. Incluso había sido afortunado de sólo perder dos uñas cuando se había pasado por el forro de los calzones de Merlín las tres puñeteras D de la aparición. Ni destino, ni decisión, ni desenvoltura. Él sólo había pensado "Quiero largarme de este maldito lugar ahora mismo". 

Seguía compadeciéndose de sí mismo cuando una voz masculina resonó tras él: 
- Incarcerous.

Sintió como unas cuerdas le ataban fuertemente y cayó al suelo sin poder evitarlo. Se sintió completamente inútil, se había dejado llevar por su desesperación y había dejado de lado su seguridad. Hermione estaría muy decepcionada. Pensar en ella le hizo sentir una punzada de dolor que recorrió su cuerpo de cabeza a pies.

Ron no podía ver la cara de sus atacantes porque había caído boca bajo. Cada vez que intentaba forcejear para soltarse, las cuerdas le apretaban más y más. Finalmente, se quedó quieto. Una voz diferente a la anterior se dirigió a él.

- Así está mejor, pelirrojo. Te queremos quieto y calmado. Ahora pórtate bien y dinos tú nombre. 

Ron no dijo nada y el hombre siguió hablando.

- ¿No tienes nada qué contarme? Bien, seguro que si le preguntases al último chico que atrapé él te recomendaría que hablases. Pero eso es imposible, él ya no dará consejo a nadie más. Me tocó demasiado los huevos y le maté. Cierto es que me quedé sin recompensa, pero valió la pena por ver esa expresión de terror en su cara cuando se dio cuenta que la muerte era si única opción. Última oportunidad, ¿Quién eres?

Al ver que Ron seguía sin responder pronunció un nuevo hechizo.

- Oprimo.

Ron notó como las cuerdas le apretaban más, apenas dejándole respirar.

- Y ahora nos dejamos de jueguecitos. ¿Nombre?

Ron dijo lo primero que se le pasó por la cabeza.

Stan Shunpike.

Tuvo suerte de que ninguno de los hombres conociera al conductor del autobús nocturno.

- Muy bien, Stan. ¿Estatus?

- Sangre pura.

Ron oyó una risotada detrás de él. Hasta entonces sólo habían hablado dos hombres, entonces se dio cuenta que por lo menos había dos más.

- ¡Venga, Stan! Apreciamos tu sentido del humor, pero no intentes engañarnos o será peor. Dinos la verdad.

- Es la verdad.

- Sí, claro. ¿Y qué hace un sangre pura huyendo enmedio de una noche tan fría cómo está?

- Estaba con una chica y nos pilló su padre. 

Los hombres rieron de nuevo, mofándose de él.

- Vaya, ahora resulta que tienes complejo de Gilderoy Lockhart. Bien, me cansé de oír estupideces. ¡Crucio!

Ron cerró los ojos esperando sentir el dolor, pero éste no llegó. En cambio, el viejo roble donde hace unos minutos estaba apoyado explotó en llamas.

- ¿Ves eso, coleguita? La próxima vez que me mientas, la que hará "bum" será tu linda cabecita color zanahoria. Vamos a dormir. Roy, vigílale. Si se escapa, será responsabilidad suya. Mañana estará más suave. ¡Qué no se te congelen los cojones, chaval!

Los hombres montaron con un movimiento de varita tiendas de campaña individuales, mientras el que vigilaba, el tal Roy, fruncía el ceño con rabia sin ni siquiera mirar a Ron.

Al cabo de una media hora tras la cual Ron sentía que ya no podía aguantar la presión de las cuerdas ni el helado suelo, oyó que el hombre murmuraba algo. "A la mierda, no me voy a quedar aquí pasando frío por un puto crío. ¡Desmaius!".

Lo siguiente que Ron sintió fue al líder del grupo abofeteándole y ordenándole que despertara. Intentó abrir los ojos pero la luz del día le molestó y le obligó a cerrarlos de nuevo. Alguien le puso de pie de malos modos, trastabilló y estuvo a punto de caer pero recobró el equilibrio.

Pudo ver a su atacante a la cara, un tipo rubio con el pelo sucio recogido en una coleta. Su aliento apestaba a whisky de fuego. 

- Bien, mierdecilla. Ahora vas a decirnos la verdad. ¿Estatus?

- Sangre pura.

La bofetada qué recibió Ron le llegó tan rápido que no la vio venir. El hombre que le sujetaba por detrás, más bajo que él pero bastante corpulento, se enfrentó al rubio.

- ¿Qué mierdas haces? ¿Sabes en qué lío nos vas a meter si el chaval dice la verdad?

- ¿Qué pasa Phil? ¿Tienes miedo?

- No seas imbécil. Pero yo estoy aquí por el dinero. Mi compromiso es atrapar sangre sucia y traidores de la sangre y llevarlos a la justicia. No quiero ensuciarme las manos hasta que no esté seguro de su estatus. Si hay la mínima posibilidad que sea sangre pura, no quiero meterme en líos con su familia. Así que deja de hacer el jilipollas y trasladémosle al cuartel para que puedan comprobar su identidad.

- ¿Estás contradeciendo mis órdenes, Phillip?

- Déjate de idioteces, Marcus. Aquí nadie te ha nombrado jefe. 

- Porqué no ha hecho falta, soy el único que no tiene mierda de hipogrifo por cerebro. ¿Propones que le llevemos al cuartel para comprobar su identidad? ¿Eres idiota, verdad? Sólo necesitas coger su varita para eso. ¡Roy, quítale la varita!

El tercer hombre se acercó a Ron, pero tras muchos forcejeos no pudo sacar la varita. Está se encontraba en el bolsillo trasero de Ron y las cuerdas impedían extraerla. El mortífago rubio miraba la escena con una expresión en medio de la burla y la desesperación.

- Panda de inútiles. Y luego os preguntáis porque soy yo el jefe. - Y dirigiéndose hacia Ron añadió - Te voy a quitar las cuerdas. Si haces el mínimo movimiento, te mato. Y te aseguro que me da igual el valor de tu sangre.

Ron notó cómo las cuerdas desaparecían y sintió todo el cuerpo entumecido. El mortífago que tenía detrás le quitó la varita y se la metió en su propio bolsillo. El mortífago rubio le miró con los ojos inyectados en sangre.

- Phillip, dame esa varita. 

- ¿Y si no te la doy qué?

- Te voy a dar tan duro que no vas a saber ni por dónde vendrá la siguiente embestida.

- Eso mismo me dijo ayer tu mujer mientras me la follaba en tu cama.

- Hijo de puta. A mí mujer ni la menciones

- ¿Eso es una amenaza? ¿Qué daño puedes hacerme si tu varita tan inútil cómo tu polla? ¡No eres más que un amargado con aires de grandeza! ¡Un hijo de ...!

Pero no pudo acabar el insulto porque recibió un codazo de Ron en la cara. Debido a la sorpresa, la reacción de los demás fue demasiado lenta. Ron tuvo tiempo de arrancar la varita de la mano del hombre al que había pegado y esconderse tras el tronco de un árbol antes de que sus enemigos empezaran a lanzarle maldiciones.

Esta vez no dudó sobre el lugar donde quería aparecerse. Quería regresar junto a sus amigos.

Cuando llegó al bosque donde su tienda debía estar acampada, pasó horas gritando el nombre de Harry y Hermione, desesperado. Pero ellos ya no estaban, se habían ido. Le habían abandonado como él les abandonó primero. Era injusto pensar que ellos le esperarían, pero eso es lo que él creía que iba a pasar. Él se imaginaba que al volver se encontraría a una Hermione furiosa y a un Harry muy molesto. Pero podría con eso. Les demostraría día a día que lo sentía de verdad y esperaba que con el tiempo pudieran perdonarle. Él había querido regresar y pedirles perdón, pero ahora no tendría la oportunidad de hacerlo. Sintió miedo e impotencia y se odió a sí mismo por su egoísmo y cobardía. Pero lo peor fue que, por primera vez en la vida, Ronald Weasley supo lo que era sentirse realmente solo.


« La partida de Ron Comenta este capítulo | Ir arriba En soledad »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.