Historia al azar: Yo ya estoy muerta
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
All I Ask » Descubrimientos
All I Ask (R15)
Por jennydcg
Escrita el Domingo 29 de Abril de 2018, 23:27
Actualizada el Miércoles 25 de Diciembre de 2019, 00:43
[ Más información ]

Descubrimientos

Hola, 
Estuve ausente mucho tiempo, lo se, fueron cuestiones bastantes personales y dolorosas, pero ya tengo nuevo capitulo. 

Me gustaria saber que quisieran leer en esta historia, dejen su comentario y por si no lo saben, ya tenemos página en Facebook, busquen como Jennydcg Fanfics. 

Muchas gracias. 

Se había quedado contemplando la puerta por la que lo vio huir, Draco Malfoy debía ser la persona más misteriosa que conocía y lo peor de la situación era que ahora era su esposo, no tenía ni idea de con quien se había casado;el vacío, la confusión fueron remplazados por el enojo, ni ella estaba ahí por gusto, había sido una decisión para el bien mayor y estaba consciente que ambos estaban sacrificando muchas cosas con ese matrimonio.

Debía reconocer que su marido era guapo, bastante atractivo y que sus besos estaban cargados de algo que no lograba identificar pero que la hacia querer descubrir que había detrás de ellos, pero era demasiado complicado, era mejor no mezclar sus emociones y sus deseos con el trámite que había realizado, porque al final del día era eso, un trámite.

Se quitó las zapatillas, bufó al sentir el cansancio que invadía su cuerpo, era como si su cuerpo y mente hubieran esperado ese momento para dejar las apariencias y permitirse sentir aquello que había evadido durante el resto del día. Con sumo cuidado se quito y guardo la joyería que portaba, deshizo su peinado, con un poco de magia elimino todo rastro de poción y miles de cosas que habian colocado en el para mantenerlo luciendo hermoso, paso sus dedos por su cabellera descansando al fin, con otro movimiento de su varita, todo rastro de maquillaje había desaparecido.

Se dirigió a su nuevo closet en busca de pijamas para salir de su precioso vestido, negó cuando vio que Pansy solo había acomodado batas de dormir y ningún set de pantalón, no podía culparla, la mujer tenia sentido de la moda hasta para dormir; Tomó una de color rosa pálido, girando se encontró con un espejo.

Se detuvo al asustarse al ver su reflejo, era consciente de lo que había hecho, pero durante la tarde era como si fuera otra persona viviendo ese día, movió su mano derecha, luego la izquierda como si quisiera comprobar que efectivamente era ella reflejada en el espejo.

Sonrió dejando escapar un par de lágrimas, lo había hecho y no había vuelta atrás, pero no iba a dejar que el pánico la gobernara, decidió olvidarse del tema de la única manera que podía pensar en ese momento.

-       Hola - dijo a la nada - mmm hola

Un Plop se escuchó, frente a ella yacía una elfina domestica vestida con un vestido y un moño en la cabeza, Malfoy no había mentido.

-       Lamento molestar

-       La Sra Malfoy nunca podría molestar a tily

-       Hermione, dime Hermione

-       No podría, usted es la ama - dijo haciendo una reverencia

-       Por favor 

-       En que puedo ayudarle, ama

-       Podría tener una botella de whisky, botanas y por favor si Malfoy vuelve que no me moleste - dijo dejando pasar lo de ama, ya tendría tiempo para corregir eso

-       Por supuesto - con un chasquido todo apareció en la habitación

-       Muchas gracias.

La elfina se esfumo dejándola sola con sus pensamientos y una botella de alcohol para adormecer esos pensamientos, no era una solución, pero era lo único que haría por esa noche, al salir el sol debía enfrentar cientos de cosas, pero por ese día ya había sido suficiente, se permitiría caer.  

 

******

Salió corriendo tan rápido como sus piernas se lo permitían, se detuvo al estar en el jardín de su nueva casa, su corazón latía con rapidez, estaba asustado. La había besado por impulso, pero el deseo que despertó en él, la sensación de tenerla cerca, de escuchar su respiración en su oído, el calor de su cuerpo fue demasiado.  

No había estado preparado para ser traicionado por su propio cuerpo y mente[JDCG1] , lo peor, es que deseaba correr de nuevo a aquella habitación y terminar lo que había comenzado, pero no podía hacer eso, no podía hacerlo eso a Astoria.

No tenia a donde ir, podía sentir su aroma impregnado en su ropa, gruñendo se dirigió al único lugar que se prometió no volver y ni siquiera sabia porque su instinto le gritaba que fuera a aquel lugar, negando se apareció en su destino.

Sus pies volvieron a tocar el suelo después de lo que pareció una eternidad, restregó sus manos en su fino pantalón como si así pudiera calmar su ansiedad y la sobre carga de emociones que estaba sintiendo, no solo por lo que acaba de ocurrir con su esposa sino por volver a estar en aquella mansión, aquel lugar que solía ser su segundo hogar hasta que él traicionó a su mejor amigo, hasta que él estúpidamente fue el dolido y el que marcó distancia a pesar de que el error había sido suyo y de Astoria.

Estaba a punto de dar media vuelta cuando vio a su amigo aparecer frente a él, con obvia preocupación en su rostro, aun vestía como lo había hecho en la boda, lo vio acercarse con rapidez, lo vio examinarlo como si intentara buscar algún daño.

-       ¿Qué ha ocurrido? ¿Hermione esta bien? ¿Qué haces aquí? - preguntó sin detenerse mientras miraba detrás del rubio esperando ver a la chica detrás de él.

-       No le ha sucedido nada a tu preciada Granger

-       Es Malfoy si no me equivoco - negó - ¿Qué ha sucedió entonces? ¿Qué puede ser tan grave como para que te aparezcas en mi casa después de tanto tiempo y en tu noche de bodas para variar?

-       Siempre has tenido el mejor whisky que Londres puede ofrecer

-       De toda gran Bretaña, de hecho

-       Como sea, necesito un trago

-       Y creíste que era buena idea venir a mi

-       Créeme, no seria la primera cosa estúpida que he hecho el día de hoy y sobre todo esta noche

-       Esto comienza a interesarme

-       ¿Me vas a invitar a pasar o no?

 

Theo dejó escapar un suspiro, no le molestaba verlo ahí, de hecho, podría ser otro paso más para reconstruir una amistad que valoró mucho en su tiempo y que por cosas complicadas que tenían que ver con el corazón, había arruinado algo muy preciado; pero el hecho que Malfoy estuviera ahí también significaba que posiblemente Hermione necesitaba de un amigo o de alguien esa noche. Ahora solo debía escuchar a Draco, según la situación alertaría a Harry para que se encargara de la situación.

Tomó a su amigo del hombro y lo dirigió al interior de su casa, guiándolo hasta el despacho, su lugar sagrado. Vio a Malfoy dejarse caer sin gracias sobre el sillón marrón de piel, su favorito, desde que lo conocía solo se sentaba en ese lugar cuando lo visitaba, lo vio luchar tratando de deshacerse de su moño, pasó una de sus manos sobre su cabello perfectamente peinado, acción que hacia cuando estaba abrumado.

Le tendió una copa, con un solo movimiento el rubio se la devolvió vacía, acto seguido le sirvió un segundo trago, espero pacientemente a que el hombre frente a él lograra acomodar sus pensamientos para poder hablar, estaba acostumbrado a la manera en la que Draco Malfoy actuaba, a la manera en la que primero organizaba sus pensamientos y vivencias en jerarquía, era una persona muy astuta, de las pocas personas que conocía capaz de fragmentar todo en su cabeza según la utilidad.  

-       La besé - soltó mirándolo fijamente

-       Es tu esposa

-       No lo entiendes, fue mas que eso

-       Explícate

-       No creí que podría sentir deseo después de Astoria, pero esta noche cuando la besé, lo sentí, como si me hubieran prendido fuego en mi interior

-       Eso me gano por preguntar - negó - Draco, el deseo no tiene nada que ver con lo que uno siente

-       Sentí como si la estuviera traicionando, la peor parte es que ella me correspondió y se sintió tan bien que me asusté

-       ¿Qué sucedió?  - preguntó intrigado ante tal información, definitivamente necesitaba hablar con ella para saber su versión  

-       Sali corriendo - confesó mientras terminaba su bebida

-       Oh no, dime que no hiciste tal cosa ¿Cómo se te ocurre dejar a tu esposa después de eso?

-       ¡Entre en pánico!

-       ¿y tú que crees que sintió ella?

-       Eso no debía pasar en primer lugar

-       No es una razón válida, así como tú tienes tus fantasmas, ella también los tiene y no es solo difícil para ti  

-       Ya lo sé, pero no supe que hacer en el momento

-       ¿Qué es lo que mas te da miedo? ¿saber que puedes dejar de ser miserable y de auto castigarte? ¿saber que puede ser muy fácil amar a alguien más?  ¿darte cuenta de que mereces más de lo que tienes?

-       No estoy para filosofía

-       Claro que sí, porque si hubieras querido beber hasta olvidar hubieras ido a buscar a Blaise, en cambio, viniste a verme a mí, la única persona capaz, además de Narcisa de ver más allá de tu mierda

-       Tal vez fue un error venir aquí

-       Eso no quita que necesitas saber, que, si lo decides, puedes darte permiso de volver a sentir, de volver a comenzar - suspiró - es lo que Astoria hubiera querido

-       Lamentablemente ya no puedo saber lo que hubiera querido

-       Dime, ¿Qué es lo que mas amabas de ella? - tragó saliva

-       No quiero decirte esto precisamente a ti

-       Solo contesta, como te dije, te he perdonada y he dejado el pasado atrás

-       Era capaz de ver más allá de las apariencias, era sensible - dijo después de un rato de silencio - veía en mí el hombre que podía llegar a ser y no lo que era en mi pasado, hacia parecer todo menos grave de lo que realmente era, enfrentaba la vida con optimismo y con alegría  

-       Entonces, toma aquello bueno que amabas de ella y vive a través de su ejemplo, solo así podrás honrar su memoria, no como lo has hecho hasta hoy - se levantó - ve a casa con tu esposa, pide una disculpa y comienza a mirar hacia adelante. 

 

Asintió sabiendo que su amigo tenía razón en todo, había ido a él sabiendo que era capaz de hacerle ver que esta haciendo las cosas de una manera incorrecta, lo había extrañado y se sentía idiota por haber sentido celos, era cierto aquel dicho Muggle que escuchó en una película "el león cree que todos son de su condición" creía a Theo capaz de robarle a su pareja como una vez lo hizo él, la circunstancias eran muy distintas, claro, pero aun así toda la tarde había sentido celos y eso también lo asustaba, el castaño también tenía razón en eso, tenia miedo de avanzar, de no saber quién era después de Astoria.  

-       Gracias, de verdad que te he extrañado, no lo repetiré

-       No esperaba menos, pero para que conste, también te extrañe

-       Puedo hacerte una pregunta, pero tendrás que responderme con total honestidad

-        Adelante - dijo cruzando los brazos

-       ¿te interesa Granger?

-       ¿Importa realmente?

-       Para mi si - negó - puede sonar estúpido, pero necesito la respuesta ¿ha pasado algo entre ustedes?

-       Créeme que lo intenté por mucho tiempo - rio

-       Lamentó estar en el medio nuevamente

-       Ya hablamos de esto, además creo que deberías preocuparte mas por Krum con el numerito que se armó  

-       Ni me lo recuerdes ¿será así todo el tiempo?

-       ¿Qué? ¿cuidarte de sus enamorados? - se carcajeo - ten cuidado, porque cualquiera diría que te esta preocupando que tu esposa se vaya con otro, peor, que elija a otro sobre ti y la respuesta es, probablemente si, tu aun no lo ves, pero pronto te darás cuenta de que has sido muy afortunado al casarte con Hermione y yo que tú, no tardaría en hacerlo

El rubio asintió, sin decir nada más se dirigió a la red flu para irse a casa, tendría que ir a la mansión primero para poder ir a su nuevo hogar, nadie sabía aun la ubicación de su casa recién adquirida. No se detuvo mucho en la Mansión Malfoy, en cuanto llegó, tomó mas polvo y se dirigió a su destino final.

-       Tilly - llamó en cuanto dejo caer sus cosas sobre un sillón

-       Si, Amo

-       ¿podrías llevarme cena a mi habitación?

-       Por supuesto ¿algo más?

-       ¿Ha cenado mi esposa? - preguntó curioso de saber si se había atrevido a llamar a la elfina

-       Si, señor

-       Muy bien, subiré a ver si sigue despierta

-       Disculpe amo, pero la señora me ha pedido que no la moleste al llegar - dijo temorosa

-       Has cumplido con compartirme su deseo, por favor lleva también un poco de Café a mi habitación

-       Si, señor.

¿Quién se creía que era? Prohibirle a través de la elfina que no la molestara, esa también era su casa y podía hacer lo que él quisiera, mientras subía los escalones, se dio cuenta de lo absurdo de sus pensamientos, claro que estaba en su derecho de prohibirle hablarle si lo creía necesario después de la manera en la que había huido como un niño en plena tormenta, el enojo que sentía se esfumó al ser su razón quien ganara la batalla.

Aun así, se encaminó a la habitación de la castaña, tocó la puerta un par de veces, al no haber respuesta estuvo a punto de irse, para probar su suerte giró el pomo de la puerta esperando ser atacado por cientos de hechizos, pero la puerta se abrió sin ningún problema.

La buscó por la habitación, pero no la vio por ningún lado, la curiosidad se apoderó de él, se dirigió al closet, que en si era como otra habitación. Se detuvo cuando la encontró, estaba dormida recostada sobre el suelo, aun en su vestido blanco y con media botella de alcohol vacía, negó con la cabeza, Theo tenía razón una vez más, debía mirar que también era difícil para ella y el lo estaba complicando todo aún más.   

Usar magia para levantar se sentía mal, así que se acercó a ella y la tomó entre sus brazos, la cargó hasta colocarla sobre la cama, regresó al closet viendo en el suelo el pijama que quizá tuvo la intención de usar, la tomó y con un movimiento de varita intercambio la vestimenta de la mujer, teniendo en su mano ahora el vestido con el que habian sellado su sentencia.

Con cuidado colocó el vestido en el closet sabiendo que seria hombre muerto si Pansy o Granger creyeran que algo le pasó a dicho atuendo, se giró sobre sus pasos para volver al lado de la castaña, la escuchó quejarse cuando la movió un poco para sacar la cobija que estaba atrapada bajo su cuerpo, al liberarla la colocó sobre ella.

La vio moverse y abrazar la almohada, que diferente era cuando dormía, cuando no lo miraba como si estuviera a punto de descubrir todos sus secretos para usarlos en su contra, cuando no estaba tensa y pensando que decir o que no decir.

Quizá su temor si era descubrir que sería fácil enamorarse de alguien como Hermione Granger, o saber que hay alguien capaz de verlo de la manera en que Astoria lo hacía, pero todo eso implicaba dejar entrar a alguien nuevo, bajar sus defensas y permitirse ser vulnerable.

La verdad era que no sabía si quería pasar por todo aquello otra vez, porque mientras tuvo a Astoria a su lado se sintió invencible, pero cuando ella dejo de estar, algo se destruyó en él, le dolió como nunca pensó que podía doler, hasta los huesos y es que era el riesgo de dejar entrar a las personas, amar significaba darle todo al otro y confiar que nunca lo usarían en tu contra, que nunca usarían tus debilidades para herirte.

¿podría llegar a confiar en Granger de esa manera? ¿podrían algún día ver más allá de lo que fueron? Si, quizá sí, pero necesitaría tiempo y paciencia, ambos parecían haberlo abandonado.  

Reaccionó del lugar en el que estaba y sobre todo que todo ese tiempo estuvo viendo a su nueva esposa fijamente como si quisiera grabar cada línea de su rostro, negó la cabeza y salió de la habitación dispuesto a beber café para calmar el inminente dolor de cabeza que tendría si seguía pensando tanto.

Cerró la puerta tras sí, sin darse cuenta de cómo la castaña abrió lo ojos, dejando escapar un suspiro, había pretendido dormir cuando lo escuchó llegar, estaba a punto de levantarse del suelo cuando claramente escuchó que se dirigía a su habitación, intrigada no abrió los ojos esperando su reacción, pero nada la preparó para lo que hiso.

Había algo diferente, una parte de él que no conocía, Draco Malfoy era todo un rompecabezas y para su fortuna o desgracia, a ella le encantaban los desafíos y los misterios; a donde los llevaría eso, no estaba segura, pero por primera vez sintió como un de sus defensas se tambaleo, quizá Harry tenía razón y era cuestión de confiar en la magia. 






« El gran dia Comenta este capítulo | Ir arriba Caelum Noir »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.