Historia al azar: El amor de mi hacia tí...
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
All I Ask » Una promesa
All I Ask (R15)
Por jennydcg
Escrita el Domingo 29 de Abril de 2018, 23:27
Actualizada el Miércoles 25 de Diciembre de 2019, 00:43
[ Más información ]

Una promesa


Estoy muy agradecida con el recibimiento del capítulo anterior, he amado cada uno de sus comentarios y sé que quieren más Dramione, lo van a tener en este capítulo.

¡Advertencia! Existe la posibilidad que me ausente por unas 3 semanas, mi hermana se va a casar en 15 días y soy la madrina de honor, no quiero ni saber cómo terminaré después de esta boda. Claro que siempre encontraré espacio para leer y contestar sus mensajes, espero también poder escaparme a escribir para traerles un nuevo capitulo pronto.       


      

La relación con sus padres no era la mejor, ahora se preguntaba como les iba a decir que estaba por casarse en menos de dos semanas, la primera opción era decirles hasta que ella estuviera acostumbrada a dicho matrimonio y decirles que se casaron en secreto o la otra opción era decirles la verdad, lo cual no le traería nada bueno, sus padres desconfiaban de la magia, pues para ellos desde que esta apareció en su vida no les había traído mas que problemas. 

Alguna vez soñó con que sus padres fueran parte de ese día tan importante, pero no se estaría perdiendo de mucho, ya que era un mero tramite frente al mundo mágico, para vivir de apariencias. Se removió incomoda por su decisión, Narcisa Malfoy la había citado en un nuevo restaurante en Diagon Alley, creyendo que la manera de ir vendiendo la idea al público era comenzando con ella y después una que otra salida estratégica con su futuro esposo y finalmente la boda, hacerlo todo más creíble; aun así la chica colocó los hechizos necesarios para que nadie pudiera escuchar lo que hablarían, todos alrededor escucharían un conversación muy diferente a las que ella estarían realmente teniendo.

La vio llegar al lugar caminando con elegancia y calma, con un aura intimidante. Debía reconocer que la mujer era capaz de llamar la atención con solo su presencia, se levantó de su silla de inmediato cuando la vio llegar hasta ella. 

-      Buena tarde, Sra. Malfoy - estiró su mano, la mujer la ignoró para depositar un beso en ambas mejillas

-      Narcisa, seremos familia después de todo - sonrió - es un gusto que accedieras a almorzar conmigo, debemos ponernos al día en cuanto a los detalles de la boda 

-      Claro - tartamudeo

-      Antes de comenzar, debo decir que ha sido una sorpresa todos estos acontecimientos y me apena que deban pasar por esto, sobre todo en tu caso, cuando nosotros no hemos sido las mejores personas contigo

-      Señora, es decir, Narcisa - tragó saliva - hace un par de años se disculpó conmigo, como le dije en aquella ocasión, las palabras no me interesan sino las acciones, usted no ha hecho nada mas que demostrar que ha cambiado, el solo hecho de que salvó a Harry aquella tarde, me dice mucho mas que cualquier error del pasado

-      Solo creí necesario mencionarlo, no quiero que entres a esta familia con rencor, se que mi hijo no es una persona fácil con quien lidiar, es complicado sacarle mas de dos enunciados últimamente, solo te voy a pedir que seas paciente con él, no todo es lo que parece señorita Granger

-      No tengo ningún problema con usted, en cuanto a Draco - bebió de su té simplemente para ganar tiempo e idear una respuesta - supongo que con el tiempo las cosas serán menos complicadas.

-      Claro - suspiró - ¿Qué te parece si ordenamos nuestros platillos?

La castaña ordenó su comida sin ninguna intención de ingerirla, no creía poder retenerla en su estómago cuando debía de hablar de invitaciones, vestido, invitados para una boda que no deseaba.  

-      Considero que una recepción intima seria lo ideal, no queremos exponernos ante tantas personas y además así venderemos la exclusividad, una manera de impactar a la sociedad, que las personas comiencen a hablar

-      No será muy sospechoso que varias personas con perfil conocido se casen con tan solo semanas de diferencia

-      Si sabemos manejar las noticias, no - Hermione podía jurar que escuchaba como la mujer estaba ideando un plan en su cabeza - tu boda podría ser una exclusiva, la de Harry podría salir a la luz un par de meses después con que se casaron en secreto en el mundo muggle, es cosa de controlar la narrativa y saber como usarla a nuestro favor  

-      Entiendo

-      Ahora, dime ¿qué es lo que deseas para ese día? haré lo posible para que todo este tal como quieres

-      Nada ostentoso, en un jardín y muchas flores - soltó - no necesito mas

-      Es una temporada hermosa para una boda en el jardín de la mansión

-      de ninguna manera

-      Querida, créeme que he quemado y eliminado cualquier rastro de magia obscura de mi hogar, te aseguro que, si pusieras un pie ahí, no lo reconocerías - le tomó la mano que reposaba sobre la mesa - no tendrías que entrar, utilizaríamos un área del jardín lo bastante alejada y además todas las bodas de la familia Malfoy se han llevado a cabo ahí no queremos levantar sospechas ¿cierto? No podemos dejar rastro alguno para que quieran derribar la historia

-      Creo que podría intentarlo - comentó ignorando el escalofrió que recorría su espalda - debo de enfrentarme a ese lugar, eventualmente   

-      Te aseguro que, bajo el cuidado de mi hijo nada va a sucederte, confía en mí - la castaña se mordió la punta de la lengua para ahogar su opinión ante tal afirmación. - ahora, ¿tus padres estarán presentes? Debemos arreglar su transportación 

-      Ellos no saben que esta sucediendo, en estos momentos prefiero no darles mas motivos para desconfiar de mi - bufó - les borré la memoria antes de la guerra, ya tienen sus recuerdos de vuelta, no ha sido lo mismo desde entonces y temo que no quieran saber nuevamente de mí si les dijo que estoy entrando a un matrimonio obligada, prefiero decirles más adelante una historia falsa, cuando todo sea menos caótico

-      Vaya, no te preocupes, cuando sea el momento, yo misma te acompañare a hablar con ellos y por ahora, haré lo mejor posible para organizar esta boda

-      Muchas Gracias, Narcisa - aclaró su garganta

-      Para eso esta la familia, querida

Para la edición del profeta de esa misma tarde, en el apartado de "sociedad" se había publicado sobre el raro encuentro entre las dos mujeres, el articulo había sido acompañado con una fotografía de las dos riendo en complicidad.

Draco miró la fotografía una y otra vez, su madre le había advertido de esa cita y había regresado a casa complacida con ella misma, le entregó el periódico que ahora tenia en sus manos.

-      Te fue bien, supongo - rodó los ojos

-      ¿Esperabas menos? La boda será en el jardín, ella elegirá el vestido y todo lo demás lo haré yo  

-      ¿Cómo lograste eso? Creí que me mataría con solo mencionar la mansión 

-      Debes ser sensible con este tipo de cosas, Draco

-      Fácilmente podríamos casarnos en el jardín de la nueva casa que acabo de comprar

-      Hermione no mencionó nada sobre tal cosa

-      Es porque no lo sabe, no le diré nada hasta el día de la boda, y ahora menos, ya accedió a casarse aquí y eso nos conviene

-      ¿No crees que debió ser una decisión de ambos?

-      Quizá, no tengo ánimo para lidiar con Granger y además dejaré que haga con ella lo que quiera  

Narcisa negó con la cabeza, sabiendo que a lo que su hijo estaba huyendo era repetir la experiencia que tuvo con Astoria cuando buscaron la casa perfecta para iniciar su familia, Draco había estado tan ilusionado y lo único que quería era complacer a su prometida.  No quería hacer un recuerdo nuevo con alguien más, le dolió saber que se estaba rindiendo inclusive antes de intentarlo.  

*******

No sabía cómo había terminado en ese lugar, a decir verdad, si lo sabia,pero no dejaba de ser extraño. Una cosa llevó a la otra y a una semana de su boda se encontraba en la prueba del vestido diseñado por Pansy Parkinson.

Los Malfoy no habian vuelto a comunicarse con ella, excepto que por medio de una nota haciéndolo saber que todo marchaba de acuerdo al plan para el día de la boda, su único deber era encargarse del vestido, aquella tarde que acompañó a Harry a conocer a su prometida, se había enamorado de los diseños de su ex compañera y las palabras salieron de su boca antes de poder pensar la situación con claridad, le pidió que le ayudara a tener el vestido perfecto para la ocasión; es así como se encontraba frente a un espejo, viendo a Harry detrás de ella frunciendo el seño para evitar soltar las lágrimas que amenazaban con escapar.  

Era un vestido precioso, color hueso, con fino encaje y destello de piedras esparcidas por todos lados, no era un vestido de princesa, era sencillo, elegante y muy ella, Parkinson había hecho realidad el diseño que ella ni siquiera había imaginado tan perfecto para ella.

La pelinegra estaba debatiendo si debía agregarle una cintilla a nivel de la cintura para darle un toque especial, en una mano sostenía el velo y la otra seguía en sus caderas.

-      creo que definitivamente la cintilla se queda

-      es perfecto - susurró

-      me alegra que te gustara, eres la primera novia que visto en el mundo mágico

-      es un honor, seguro cuando todo mundo vea el maravilloso trabajo que haces, las mujeres harán fila para que las recibas

-      Sabes que no lo hago por eso, pero no me vendría mal mas clientela  

-      Te ves hermosa, Herms - interrumpió Harry - te aseguro Pansy, que todo mundo estará peleando por tus diseños en cuanto vean que la nueva señora Malfoy está portando uno de tus vestidos

-      ¿Tenías que arruinarlo? - bufó - tiene razón, es solo que es más fácil para mi fingir que este vestido no tiene un propósito

-      Es una situación delicada para todos, no ha de ser nada fácil tener que casarte con alguien que te hiso miserable, pero te aseguro que no es tan malo como parece, conociéndolos discutirán por horas pero una vez que lleguen a conocerse verán que tienen más cosas en común de lo que aparentan - sonrió al ver la mueca de molestia de la castaña- Draco ha pasado por muchas cosas que lo han llevado a ser la persona que es, no lo conociste en los últimos tres años, lamentablemente la ausencia de Tory lo ha vuelto más retraído que antes  y de ser sincera, no he sido una muy buena amiga, a veces necesitamos combatir nuestros propios demonios antes de ayudar a alguien mas  

-      Quiero intentarlo, ser compañeros por lo menos - se encogió de hombros - la última vez lo que vi, fui muy grosera y se que lo estoy juzgando por su pasado, es difícil para mi conciliar al Draco Malfoy que conozco con el que debe ser hoy

-      Nadie te esta pidiendo que te enamores de él, solo que lo conozcas un poco y trates de llevar esto de la mejor manera y por el bien de ambos - dijo Harry mientras depositaba su mano sobre su hombro

-      ¿sabes que sucedió con su esposa? - se giró para ver directamente a los ojos a la slytherin

-      Eso no es algo que me corresponda contar, solo te diré que Draco nunca creyó que alguien pudiera amarlo con todas sus partes rotas y Astoria lo hizo, cuando alguien te hace creer que vales la pena y esa esperanza que creías perdida vuelve a ti y se te es arrebatada, toda esa luz se reemplaza por obscuridad.

-      Hermione, no somos los únicos que siguen viviendo con las consecuencias de una guerra

-      Lo sé, Harry

-      Dejemos esta conversación por ahora, es momento de quitarte esta obra de arte, debo tenerlo impecable para este sábado.

 

***

Las invitaciones para su boda habian sido enviadas, el vestido estaba perfecto y listo para usarse, la cuenta regresiva había iniciado y debía presentarse en público con Malfoy para posar para fotografías. Después de su prueba de vestido, había llegado a casa con Harry para encontrar a Theo esperando en la puerta con una botella de whisky en la mano. Ella dejo escapar un soplido, lo había estado evitando, por semanas había rehusado ver a sus amigos, temiendo desmoronarse, sabiendo que no todos estaban llevando las cosas de la mejor manera.  

Tres copas después estaban los tres acostados sobre el suelo, con solo la luz de la chimenea iluminando la sala mientras ellos contemplaban el techo, sabiendo que ya habian platicado de cosas sin importancia y no podían seguir evitando la conversación que todos tenían en mente.

 

-      No puedo quejarme, después de quedarme al mando de mi familia nunca contemple la idea de un matrimonio y Luna es brillante, un poco extraña, al menos nos llevamos bien

-      Créeme, que son ideales el uno para el otro, ya tenia contemplado armar una cita a ciegas para ustedes - rodó los ojos

-      Sabes que de no ser por este favor que le estamos haciendo al ministro, jamás me hubiera dejado engañar para una cita

-      Nott, olvidas que estás hablando de Hermione, siquiera lo hubieras sospechado - rio

-      Buen punto, pero te olvidas de que soy el rey de los engaños, por algo soy de los mejores abogados en Francia y eso ya no importa, pronto me casaré con Luna y es mejor de lo que esperaba

-      Pansy no es nada de lo que creía, quizá esto no ha sido tan malo, la magia sabe bien lo que hace

-      Soy muy feliz por ustedes, Pansy parece una gran mujer, los años le han sentado bien y debo admitir, que se ven realmente bien juntos y algo me dice, que aquí el señor Potter - lo codeó - esta mas que interesado en su prometida

-      Futura prometida, hasta que no se lo pida seguiremos conociéndonos o hasta que el ministro me obligue a acelerar mi relación, solo la he visto un par de veces y Hermione ha estado ahí de mal tercio- rio

-      Disculpa que me haya entrometido, si fuiste tu quien no ha tenido el valor de invitarla a salir en lugar de acompañarme a las pruebas de mi vestido, tienes la oportunidad perfecta en mi boda y espero que a partir de ahí escuche puros detalles románticos,

Eso va también para ti Theo - golpeó a ambos en el brazo

-      Si lo pides tan amablemente - dijo el azabache con sarcasmo 

-      No prometo nada de cosas románticas, pero si que intentaré ver a Luna como una persona y no una obligación, no es tan difícil cuando te han educado para matrimonios por conveniencia

-      ¿Por qué todos dicen eso? - se cruzó de brazos - Tu, Pansy, Malfoy 

-      Es nuestra realidad 

-      Suena frio, distante

-      ¡bienvenida a la alta sociedad! - dijo levantado la botella, ya no se molestó con llenar las copar y optó por beber directo de ella

-      Todo irá bien ¿cierto? - dijo con seriedad - siempre existe el divorcio, puedo hacer un trato con Malfoy y eventualmente al probar el punto que quiere hacer el ministerio, podremos buscar nuestro propio camino

-      Olvidas la parte de los hijos

-      Cientos de personas se divorcian con hijos y eso no significa que los niños no tengan buena relación con ambos padres, ciertamente será mejor que vivir con unos padres que no se toleran

-      No te adelantes a los hechos, todo puede cambiar, solo mira a Potter y a Pansy ¿alguna vez creíste que eso podía suceder?

-      Hay mucha historia entre nosotros, tengo miedo  

-      No es tan malo como parece

-      Eres la segunda persona que me ha dicho eso hoy

-      Además, me tienes a mi y a muchas personas para apoyarte por si las cosas no resultan

Theo vio como Harry cargaba a la castaña que se había quedado dormida, observaba la botella vacía cuando tomó la decisión de ir a ver a Draco de una vez por todas. Sin molestarse de despedirse, con temor de provocar un accidente con su evidente estado de ebriedad se apareció a las afueras de la mansión Malfoy, agradeciendo a Merlin que llegó milagrosamente en una pieza.

Se alegró de saber que la magia de aquel lugar aun lo reconocía, se dirigió directamente al despacho donde sabía que lo encontraría, culpo al alcohol en su sistema por la manera tan brusca en la que entró a la habitación, haciendo que Draco se levantara de su sillón apuntándole con su varita.

-      Creí que era una broma cuando sentí tu magia en mi propiedad - escupió

-      No hay necesidad de apuntarme con esa varita - levantó torpemente ambas manos en el aire - vengo como amigo

-      ¿estas ebrio? - negó con la cabeza mientras guardaba su varita

-      Solo un poco - sonrió con descaro - de no ser así, no hubiera puesto un pie nuevamente aquí

-      ¿Qué es lo que quieres?

-      ¿Cómo va tu nuevo libro? - preguntó mirando al desordenado escritorio del rubio

-      ¿a que has venido? - bufó

-      ¿es esa manera de tratar a tus amigos?

-      ¿eso somos? Creí que había quedado claro que no éramos nada desde el momento que me casé con Astoria

-      Debo estar demente para considerarte mi amigo después de que me robaste a mi prometida, nunca supe de quien estaba mas decepcionado si de ella o de ti

-      No vas a hablar mal de mi esposa frente a mi

-       Sabias perfectamente lo que sentía por ella

-      Tú eras consciente de que ella no estaba enamorada de ti

-      No vine para hablar del pasado, sino del futuro

-      No tenemos nada de que hablar

-      Te equivocas, sucede que tu preciosa prometida es una de las mujeres mas maravillosas que conozco y vengo de verla beber mas alcohol del que la he visto consumir, preocupada por su vida a tu lado

-      ¿ahora eres su defensor?  

-      Soy su amigo, uno muy cercando que hará la vida imposible si la lastimas

-      Genial, solo falta que Weasley venga a amenazarme y mi vida estará completa - rodó los ojos

-      No es una broma

-      Hazme el favor de no meterte en donde no te llaman

-      No lo entiendes, Draco, Hermione es una persona muy especial para mí, y desafortunadamente se va a casar contigo y no merece vivir siendo miserable, como tu lo haces

-      No sabes nada de mí

-      A pesar de que dejamos de hablar y de vernos como antes, a pesar del dolor que me provocaste, aun eres mi hermano y te he visto de lejos, siempre se de ti por Narcisa, por Potter 

-      Vete, por favor - se giró para no verlo

-      No, tienes que escucharlo, te perdono y me alegro de saber que a lado de Tory fuiste feliz

-      No puedes perdonarme, no puedes hacer eso

-      Claro que puedo, solo así vas a poder perdonarte a ti mismo y seguir hacia adelante - carraspeó - solo así podrás dejar ir la culpa y darle el lugar a Hermione que le corresponde como tu esposa

-      Debes de estar muy enamorado de ella como para estar aquí después de no vernos en tanto tiempo

-      Una mujer nos separó y es otra la que nos lleva a encontrarnos - dijo sin negar la parte del enamoramiento 

-      Me pides que me perdone cuando estoy a un par de días de casarme con otra mujer que te interesa

-      La vida no es justa, estamos pagando por nuestros errores y ahora yo voy a casarme con Luna Lovegood 

-      ¿Por qué te fuiste? ¿Por qué no peleaste por ella? ¿Por qué no volviste cuando te necesitábamos?

-      Dolía verlos felices juntos, sabiendo que yo nunca podría hacerla feliz como tu lo hacías y tú te sentías culpable, no me mirabas a los ojos, buscabas cualquier excusa para no quedarte a solas conmigo, deduje que lo mejor era marcar distancia

-      ¿Y cuando ella se fue?

-      Estuve ahí, no a la vista de todos, pero estuve ahí- tragó saliva

-       ¿vas a quedarte?

-      Alguien debe cuidar de Granger 

-      Será una Malfoy

-      Como sea, va a necesitar un aliado en nuestro mundo y hasta que tu no seas capaz de ser si quiera eso para allá, aquí estaré 

-      Perdóname - susurró con voz entrecortada - por hacer esto de nuevo 

-       Tu no eres responsable esta vez - colocó una mano sobre su hombro - necesitas dejarla ir 

-      No se como

-      Encontraremos la manera, Juntos 

Lo abrazó permitiéndose liberar las lágrimas que había estado reteniendo cuando escuchó el grito ahogado de su amigo, ellos siempre habian sido amigos, cómplices, confidentes, básicamente hermanos, pues los Malfoy siempre lo recibían cuando su padre se dedicaba a gritarle lo decepcionado que estaba de él, que hubiera preferido que muriera en lugar de su madre durante su parto, Draco lo había defendido, cuidado, apoyado y nunca lo había dejado solo, hasta que Astoria Greengrass se cruzó en el camino de ambos.

Theo se había enamorado profundamente de la mujer, habian formalizado su relación y antes de que la guerra estallara se habian comprometido, ignoró por mucho tiempo las miradas que ella le dedicaba a su amigo, al igual que hiso caso omiso del terror en el rostro de su prometida cuando habian torturado a Draco en la mansión; él era un hombre muy astuto, pero temía perderla, por eso decidía ignorar el sonrojo de su amigo cada vez que los miraba juntos, no mencionó nada cuando ella le escribía para contarle sobre sus visitas a Narcisa.

Cuando no pudo seguir evadiendo la situación fue cuando los vio besándose en el jardín de la mansión durante una de sus visitas, la mentira que había querido sostener, se desarmó y lo obligó a reconocer que su amor no era suficiente para ambos, a pesar de ser la única mujer que había amado, a la que había dejado entrar sin resistencia. 

En aquel entonces se sintió como un idiota, golpeo a Draco y lo acusó de traidor, sabiendo que estaba más enojado con el mismo que con ellos, pues el conscientemente había ignorado las señales permitiéndose unos meses más de su utopía; se fue a casa, se encerró en el que solía ser el estudio de su madre y lloró como tenia tiempo que no lo hacía. 

Al día siguiente Astoria fue a buscarlo, no la recibió y su elfo le llevó el anillo que su ya ex prometida le había ido a llevar, un par de días después leyó en el periódico el compromiso de su mejor amigo y fue entonces, que decidió irse a Francia a comenzar desde cero y sanar sus heridas.

Fue ahí cuando tiempo después se encontró con Hermione, si bien no estaba enamorado como su amigo creía, la quería demasiado y por siempre sería un amor platónico, pues su corazón no había sanado lo suficiente para dejar entrar a otra persona, no como lo había hecho con Astoria.

Dejó que Draco se quebrara, sabiendo que probablemente llevaba mucho tiempo pretendiendo que todo estaba bien, sin dejar ver a los demás como se sentía realmente, algo en él le decía que las cosas irían mejor para él

Después de una siesta, un baño y de una poción para deshacerse de los estragos del alcohol, Hermione estaba lista para su primera cita con su prometido y lo peor es que seria publica, teniendo como evidencia su único encuentro, no sabía si lograrían vender la idea de una pareja enamorada. 

-      Herms, baja tus defensas un poco y no juzgues ¿sí?

-      Lo intentaré - suspiró

-      Te esperaré con helado de chocolate y una película

-      Eres el mejor

Se apareció en el lugar que le había indicado a través de su nota, miró a su alrededor, lo encontró con un semblante serio y vistiendo un pantalón negro, zapatos que podría jurar costaban mas que una renta de un departamento y una camisa manga larga del mismo color que el pantalón, tal como la última vez, no sabía si esto era por el luto hacia su esposa o simplemente era el único color que le gustaba; negó con la cabeza, alejando sus ideas, se había prometido que le daría una verdadera oportunidad.

Se miró a si misma, contenta de que había elegido el atuendo adecuado, un vestido rojo hasta las rodillas, una cadena de oro con un dije de un corazón que Harry le había regalado y unas zapatillas negras, se armó de valor y se acercó a él.

-      Buenas noches ¿te parece si vamos al restaurante? - ella asintió sin encontrar las palabras - ¿estás lista? Una vez que entremos no habrá vuelta atrás  

-      Vamos 

Se sorprendió cuando él la tomó de la mano como si fuera algo habitual y rutinario, vio con asombro como su seriedad se transformó en una sonrisa de un hombre enamorado y su mirada se torno gentil; era un actor brillante, seguro era la forma en la que actúa en el circulo que se movía, entonces supo que debía hacer el mismo esfuerzo que él y le sonrió, recargando su cabeza en su hombro mientras eran guiados hacia su mesa, una que estaba colocada a lado de un ventanal, perfecta para que las personas en el exterior pudieran verlos cenar y las personas dentro de aquel lugar pudieran verlos con claridad.

Ella nunca había ido a ese restaurante, la verdad es que evitaba ser vista públicamente, la aturdía tanta atención y le molestaba que las personas siguieran tan interesadas en su vida después de tanto tiempo. No se dio cuenta que le dijo el hombre al camarero.

-      Espero no te moleste, he ordenado vino tinto y un poco de tiempo para ver el menú

-      Está bien - dijo mientras se centraba en escoger su platillo, una vez que el mesero regresó con la bebida y les tomó su orden, ambos se quedaron en silencio

-      Madre me ha dicho que Pansy ha hecho tu vestido

-      Es muy talentosa

-      Siempre tuvo sueños de ser diseñadora

-      ¿Cómo van las cosas con Potter y ella?

-      Mejor de lo que cualquiera hubiera esperado - por primera vez sonrió con sinceridad

-      ¿mejor que nosotros?

-      Siendo honesta, creo que todos están mejor que nosotros

-      ¿no tienes un plan para derrumbar la idea del ministerio? ¿una revolución que dirigir?

-      Las estadísticas y toda la información que Kingsley me proporcionó me han convencido de que quizá esta sea la única medida que se puede tomar por el momento y debo admitir que el hechizo que brindaste parece funcionar a la perfección, hace esto tal vez menos…

-      ¿doloroso? ¿cruel?

-      Cruel, da un poco de esperanza de que eventualmente puede existir mas que un acuerdo entre las parejas

-      ¿crees que eso llegue a suceder con nosotros?

-      No lo sé, quiero creer que podríamos llegar a confiar el uno en el otro, no soy tan ilusa de pensar que podría haber algo mas entre nosotros

-      ¿Por qué no? Estaremos compartiendo la misma cama, hijos, apellido 

-      ¿quisieras que existiera algo mas entre nosotros?

-      No - dijo tajantemente

-      Oh

-      Seamos honestos, para llegar a eso necesitamos trabajar en cosas individualmente, no quiero casarme y lo haré, eso no quiere decir que esté listo, al igual que supongo tu no estabas lista para esto, solo observa como varias personas se han detenido a mirarnos, como el señor de la izquierda no se soltado su varita desde que me vio entrar, o como todos te miran como si perdiste la cabeza, en este matrimonio no seremos solo tú y yo, serán cientos de personas con sus opiniones, sus juicios, nuestros miedos, nuestros pasados, así que no, no veo que esto vaya a cambiar pronto - dijo con seriedad

-      ¿quieres divorciarte en cuanto tengas un heredero? - preguntó abatida

-      ¿no lo quieres tu?    

-      Supongo que sería una opción  

-      No les faltaría nada, pero tendríamos nuestra libertad  

El mesero llegó con la cena, su apetito se había esfumado al saber el futuro gris que Draco Malfoy le estaba pintando, si, el divorcio había pasado por su cabeza, pero ahora quería intentar aceptarlo todo con la calma que Theo y Harry lo hacían.

Malfoy le había dado a entender que solo cumplirían con los requisitos del ministerio y cada quien seguiría su camino, no era la vida que ella había imaginado, esa tarde cuando habló con sus amigos, realmente creyó que la magia realmente había elegido a las personas adecuadas para ellos, los que estaban destinado a estar juntos, una idea romántica y quizá absurda para muchos, pero a ella le había dado consuelo.

Continuaron comiendo en silencio, ella lo observaba discretamente, preguntándose si el hombre frente a ella algún día podría ser mas que un ex compañero.

-      No creo que estar al borde de las lágrimas sea la mejor manera de representar que tan enamorados estamos 

-      Lo siento

-      Mira, Granger - suspiró - no quise sonar tan pesimista, solo quiero que tengas claro que esto no es una historia en la que todo sale perfecto y me voy a enamorar de ti como en esas ridículas películas del mundo muggle 

-      ¿las has visto? - preguntó sorprendida, ignorando el resto de su discurso

-      En un par de ocasiones - carraspeó

-      Tal vez algún día podamos ver una juntos - dijo por cortesía y podía jurar que una sonrisa real había estado a punto de asomarse por sus labios

-      Algún día ¿has agregado mas reglas a tu lista?

-      No ¿tu?

-      Tengo un par en mente - la miró fijamente - sin importar lo que sucede me gustaría que siempre cenáramos en familia, invitar a nuestros amigos de vez en cuando

-      Claro - sonrió

-      Sin importar que pase entre nosotros, nuestros hijos serán siempre una prioridad y quiero ser parte de cada detalle de sus vidas

-      Por supuesto  

-      No hay manera de hacer esto sin incomodarte - suspiró

Ella miró como se levantó de su silla tendiéndole la mano para que ella hiciera lo mismo, sacó una caja del bolsillo de su pantalón y la abrió, contenía un anillo de oro blanco con un zafiro en el centro, contuvo la respiración.

-      No es lo que ninguno de los dos imaginamos, yo he estado casado anteriormente, pero esta será tu primera vez y se que esto es algo que se hace en el mundo muggle 

-      No era necesario - susurró

-      Claro que lo es ¿Qué dices? ¿lo hacemos oficial? - la miró fijamente - ¿aceptarías ser mi esposa?

-      Si - sonrió tímidamente

 

Tal vez se lo imagino, quizá era su mente queriendo jugar con ella, pero podría jurar que esas preguntas iban cargadas de algo mas que una simple apariencia, como si le estaba pidiendo que se unieran en esa aventura, sabiendo que saldrían lastimados más de una ocasión. Era una promesa.




« Confia en la magia Comenta este capítulo | Ir arriba El gran dia »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.