Historia al azar: Una Extraña Aventura
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
All I Ask » Confia en la magia
All I Ask (R15)
Por jennydcg
Escrita el Domingo 29 de Abril de 2018, 23:27
Actualizada el Miércoles 25 de Diciembre de 2019, 00:43
[ Más información ]

Confia en la magia

Oh my god! ¿Quién mas lloró con el nuevo tráiler de Fantastic beasts? No puedo con tanto, Dumbledore viendo a Grindelwald en el espejo de Erised, Nicolas flamel, ¡todo se ve espectacular! Ya quiero que sea noviembre.

Después de mi pequeño fangirl moment, aquí está el siguiente capítulo de esta historia, ¡hay Dramione! ¡Hay Hansy!



Caminaba de un lado a otro por la biblioteca, no era un hombre impulsivo, se tomaba su tiempo para planear sus acciones y plantearse distintos escenarios, recurría a la lógica en tiempos como esos, pero es esta ocasión sabía que no había planes ni nada que el pudiera imaginar que lo llevarían a un camino seguro, nada lo iba a preparar para enfrentarse a Hermione Granger.

En un momento de estupidez se decía, había enviado una nota a la mujer, solicitando un encuentro, no tardó en llegar una respuesta del puño y letra del gran Potter, su estómago se retorció al imaginar en que se convertiría su vida.  

Su madre lo contemplaba mientras bebía de su taza de té, tranquila, como si la vida de su hijo no se estuviera desmoronando ante sus ojos, le dedicó una mirada de fastidio y ella solo le sonrió, necesitaba una bebida y que Blaise llegara lo antes posible, también se había comunicado con él con la esperanza de verlo antes de su reunión con el ministro, deseaba advertirle de lo que estaban condenados a hacer y poder contarle a alguien que lo comprendiera, lo mal que la estaba pasando desde que descubrió a su futura esposa.

-          Tu accediste a esto, diste esa brillante idea, no entiendo por que estas tan mortificado

-          Sabes bien porque, es Granger

-          Una mujer brillante, la he visto un par de veces y creo que es un prospecto

-          Madre, ahora no

-          ¿Cuándo? Ya estas involucrado, no puedes escapar de esto como lo haces con todo lo demás

-          No escapo de nada - gruñó

-          Lo que tu digas, cariño

-          No entiendo como puedes ser tan fría ante esto

-          Es por el bien común, debemos adaptarnos al nuevo mundo

-          Fácil para ti decirlo, no eres tu quien ha perdido a su esposa recientemente y esta a punto de casarse con alguien a quien odia

-          Draco - dijo con suavidad

-          Ahora no, iré a mi despacho a esperar a Blaise

Narcisa lo vio irse con tristeza, entendía que su hijo estuviera sufriendo por la trágica muerte de su esposa, pero un año le parecía tiempo suficiente para que comenzara a recobrar su vida, no pedía que se olvidara de ella, pero si que comenzara a vivir nuevamente, es brillo que había regresado a sus ojos cuando se enamoró de Astoria se había ido con ella al otro mundo. 

Si bien sabia que no eran las mejores condiciones ni lo mejor que le podía pasar a su hijo, quizá Hermione sería buena para él, tal vez el tener a sus amigos de vuelta le ayudaría a salir de ese hoyo negro de cual se negaba a salir, quizá este nuevo acontecimiento le traería a su hijo de vuelta, o al menos eso quería creer.

***

Había perdido la cuenta de los vasos de firewhiskey que había ingerido hasta el momento, no pensaba detenerse pronto, sin importar que aun fueran las diez de la mañana. Había puesto al día a su amigo sobre lo que estaba sucediendo en el ministerio, lo que tenían que hacer y su lamentable suerte. 

-          La vida tiene maneras de cobrarnos lo que hemos hecho - rio - no quiero imaginar quien será mi futura esposa ¿sabes quien mas esta en esto?

-          Por lo que escuché esta tarde, el trio dorado, la hermana de Weasley, Lovegood y Theo

-          ¿Theo? Merlín, tengo mucho que no lo veo ni se de él

-            Lo último que supe fue que era amigo de mi querida prometida, he estado muy ocupado para ponerle al tanto con él

-          Debiste invitarlo esta noche, si es amigo de Granger quizá pueda ayudarte a estar preparado al menos saber que esperar

-          Tengo una cita con ella esta tarde, ambos sabemos que no irá nada bien 

-          ¿es esto real? - tomó un trago  

-          No creí que mi vida pudiera ser peor - encogió los hombros - al paso que voy, jamás dejaré de pagar por mis errores  

-          Draco, lo de Astoria no fue tu culpa ni es un castigo  

-          Por favor, no sigas, no esta noche - suspiró 

El moreno termino quedándose dormido después de todo lo que habian bebido, fue un milagro que llegara a la habitación de huéspedes, deseando que una poción para la resaca y una pequeña siesta lo prepararan para la reunión de esa tarde con el ministro, para escuchar su condena.

****

Harry miraba a su amiga con preocupación, ambos se habian arreglado para la cita de ella con Malfoy, no pensaba dejarla sola con el hombre, se había vuelto un tanto sobreprotector con los años y sabia que a la castaña le había molestado un tiempo, pero ahora no le quedaba mas remedio que esperar esa actitud de su parte, a pesar de tener a muchos amigos que consideraban familia, sabían que familia como tal eran ellos dos.

-          No puedo creer que vayamos a hacer esto - jugó nerviosamente con sus manos

-          Parkinson ya debe estar maldiciendo mi nombre a estas alturas

-          Ambos sabemos que la que tiene mucho por ganar de estas circunstancias es ella, sería la esposa del héroe del mundo mágico

-          ¿y qué me dices de Malfoy? La chica de oro como esposa

-          Odio que me llames así

-          ¿prefieres princesa gryffindor? ¿heroína del mundo mágico?

-          Ya no estamos en Hogwarts por lo que tu pequeño sobrenombre no cuenta y no soy ninguna heroína

-          Eso no es lo que piensa el público - cantó  

-          ¡Deja de distraerme!

-          ¿esta funcionando? - le sonrió de esa manera que hacia derretir a cualquier mujer cuando se ponía en modo encantador, que no salía a relucir con regularidad

-          Deberías de estar enviando la carta que le escribiste a Pansy

-          Después de la reunión con Malfoy, una cosa a la vez - rodó los ojos - prometo hacerlo en cuanto el hombre salga de aquí 

-          Si puedo enfrentarme a él, debes hacer lo mismo con tu prometida

-          Aun no es mi prometida, pero tienes razón

-          ¿Por qué estas tan tranquilo?

-          Es cosa de confiar en la magia - ella negó ignorando su comentario

Ella asintió mientras miraba el reloj sobre la pared de la sala, cinco minutos para la hora acordada, sintió nausea, comenzó a respirar profundo para no vomitar sobre la fina alfombra; no había pasado ni un minuto cuando se escucharon unos golpes en la puerta, tragó saliva, era el momento. Harry la tomó de la mano entrelazando sus dedos, haciéndolo saber que estaba con ella en todo momento, le dio un beso en la frente antes de abrir la puerta.

Cuando la puerta se abrió lo primero que el rubio miró fue las manos entrelazadas de los muchachos frente a él, nunca se detuvo a pensar si ella estaba en una relación o no, asumió que no habría obstáculo entre ellos mas que su mutuo desagrado y claro, la marca en su brazo izquierdo. 

-          Buena tarde, Potter - asintió - Granger

-          Bienvenido, Malfoy - ambos se movieron para dejarlo pasar - adelante

Lo guiaron hacia la sala de la casa que solía ser de la familia de su madre, puedo ver a su prometida, no con tanto detalle como quisiera, pero parecía que nada había cambiado desde la última vez que la vio, excepto por su mirada y su cabello que aun un tanto indomable parecía haberse controlado con los años, pero de cierta manera era parte de su personalidad. Reconoció el instante en que la mujer se lleno de coraje para enfrentar lo que sea que estaban a punto de hablar, algunas cosas posiblemente nunca cambiarían.  

Lo vio sentarse lado a lado sin soltarse aún frente a él, tomó asiento esperando salir de ahí lo antes posible e intacto si eso se podía, quería regresar a su casa y encerrarse en su laboratorio, olvidarse del giro inesperado que estaba teniendo su vida, hasta hace un par de días, lo mas fuera de su rutina eran loas visitas del ministro.

-          ¿te? ¿whisky? - preguntó el azabache

-          Estoy bien, prefiero ir directo al punto ¿nos permites?

-           Harry se queda, no está a discusión - declaró

-          Muy bien - comentó indiferente - da igual, como saben no hay nada que podamos hacer para cambiar el curso de la situación, nos queda elegir una fecha y afinar detalles

-          ¿pretendes que acordemos una boda de inmediato? No nos habíamos visto en cuatro años, mas si cuentas la guerra - reprimió un escalofrió 

-          Para mi eso no es necesario, es algo que debemos hacer y entre más pronto comencemos podemos fingir que esto no está pasando, excepto cuando estemos en público, claro

-          ¡esto es increíble! No puedo casarme contigo y fingir que no lo estamos - mordió el interior de su mejilla para evitar gritarle como quisiera

-          Ya te harás a la idea - bufó

-          ¿Cómo puedes hablar del tema como si fuera una cosa rutinaria?

-          Soy un sangre pura, desde el momento que nacemos no tenemos poder ni voto sobre nuestros futuros cónyuges, estamos acostumbrado a los matrimonios por conveniencia

-          De la cual no encuentro beneficio para ninguna parte aquí  - señalo entre ellos

-          Lamentable, pero no hay nada que hacer ¿tres semanas te parece adecuado?  - ella miró a su amigo suplicante

-          un poco precipitado ¿no? - respondió el azabache por ella

-          es lo que es, mi madre podría tener todo listo para mañana si se le pidiera

-          necesitamos establecer reglas - dijo antes de perder la cordura

-          era de esperarse - rodó los ojos - ¿Qué quieres, Granger?

-          Quizá es momento que vaya por té - se disculpó el azabache y Hermione lo fulminó con la mirada.

 

Draco estaba internamente agradecido que Potter se retirara, ya era bastante difícil tener que estar ahí, ahora tener que discutir con su futura esposa sobre su matrimonio frente a él parecía humillante, además no podía dejar de cuestionarse si existía algo mas entre ellos, no es que estuviera celoso, no sentía nada por la mujer frente a él, pero no se le daba bien compartir y sobre todo, no quería verse involucrado en un escándalo, por eso vivía tan recluido, evitando que sus nombre fuera mencionado mas de lo debido.  

Vio a la castaña conjurar pergamino y una pluma muggle, nunca lo reconocería frente a ella, pero en los últimos años había descubierto muchas cosas muggles que le parecía mejor que lo que tenían en el mundo mágico, entre ellos las plumas, les había dicho adiós a las manchas de tinta sobre sus dedos, y a lo miles de botes que debía comprar para poder tener suficiente para sus investigaciones.  La vio escribir furiosamente la fecha sobre aquella hoja en blanco, definitivamente algunas cosas no cambiarían nunca.

-          Número uno, no pienso dejar mi trabajo para dedicarme a cuidar de tu fortuna o ridículas fiestas, no esperes de mi una dama de sociedad

-          Créeme, no pensaba pedirte tal cosa - rechinó los dientes, molesto de que creyera que era capaz de pedirle a una mujer que sacrificará su carrera por algo tan banal - harías un terrible papel representando a los Malfoy, gracias a merlín, mi madre podrá encargarse de todo eso  

-          Bien, si no es un matrimonio convencional - carraspeó - espero de ti fidelidad

-          Espero lo mismo, no quiero encontrarme con ninguna sorpresa

-          ¿Qué quien crees que soy? - preguntó un tanto escandalizada

-          Como dijiste, no nos conocemos lo suficiente y ninguno sabe que esperar del otro, pero te aseguro que, aunque no estoy conforme con nuestra situación, te daré tu lugar y respetaré tu lugar como mi esposa - ella se removió nerviosa por la sinceridad de sus palabras y su mirada penetrante

-          No tienes nada que preocuparte de mi parte, mientras estemos en público representaré bien mi papel y en privado, también tendrás el mismo respeto - él asintiٖó

-          No será necesario convivir, tendrás tu propia habitación y estudio, toda un área de la mansión si así lo quisieras.  

-          No creo que pueda pisar ese lugar, no aun, me extrañó que me citaras ahí sabiendo muy bien porque no me atrevería a ir y mucho menos vivir ahí - se impactó de verlo fruncir la frente, un por segundo creyó ver culpa en su mirada, como si ni siquiera hubiera pensado en eso

-          No viviremos en casas separadas

-          Jamás podría vivir ahí - interrumpió suponiendo que la obligaría

-          Podemos buscar alguna aceptable para ambos, lo suficientemente grande para solo vernos cuando tengamos que producir un heredero - se sorprendió ante la falta de resistencia, tragó saliva ante sus palabras, bien sabia que el punto del matrimonio era producir un nuevo integrante para la comunidad mágica, le provocaba escalofríos al estar frente al futuro padre de sus hijos, alguien quien jamás imagino tener en su vida - no te voy a obligar a hacer nada hasta que estemos seguro y nos acostumbremos a nuestra nueva vida, solo te recuerdo lo que se espera de nosotros  

Lo sorprendente no fue su declaración sino la manera en la que cerró los ojos como si tal obligación le provocara dolor, aprovechando el momento, se dedicó a estudiarlo, era un hombre atractivo, alineado y presentable para hacer negocios, que al final eso es lo que estaban haciendo ahí, negociando un matrimonio y sus reglas para no matarse el uno al otro; pero había algo en él diferente, si bien el Draco Malfoy que conocía era una persona fría, calculadora, cruel, solía mostrar emociones de vez en cuando, negativas quizá pero ahí estaban, la versión frente a ella llevaba una máscara, distante incluso de si mismo. El Malfoy frente a ella era un hombre que vivía en un infierno, dedujo. 

-          Sé lo que se espera de nosotros a la perfección, no veo la prisa en traer a un bebé a este mundo cuando sus padres ni siquiera son capaces de hablar sin esta tensión, es inevitable, pero quiero creer que para cuando eso suceda al menos seamos capaces de convivir y se que no ha de ser sencillo para ti casarte con alguien como yo

-          ¿Cómo tu? - abrió los ojos de golpe

-          De un estatus de sangre inferior y tener que tener hijos que irrumpirán tu linaje tan puro

-          ¿Crees que eso es lo difícil? - se burló - No, Granger lo difícil es tener que casarme con alguien a quien no soporto y hacerlo cuando el cuerpo de mi esposa ni siquiera se ha descompuesto lo suficiente en su tumba  

Se levantó del sillón abriendo y cerrando los puños para contener su furia, estaba cansado que las personas siguieran asumiendo lo peor de él, si ella quería pensar así de él, que mas daba. Harry que había escuchado que la conversación estaba escalando, salió de su escondite en el pasillo. 

-          ¿esta todo bien? - preguntó sabiendo que era la cosa más estúpida que podía preguntar  

-          Lo siento, Malfoy - susurró con sinceridad

-          ¿Son tres semanas suficientes? ¿quieres planear algo o mi madre puede hacer y deshacer a su antojo?     

-          Entre más pronto mejor - se abrazo a si misma

-          Estaremos en contacto  

 

No espero a que nadie se despidiera, ni que lo acompañaran a la puerta, salió de ahí sin dedicarla una última mirada al par, de pronto le falta el oxígeno, necesitaba respirar y no podía hacerlo ahí, no podía dejar que lo vieran quebrarse.   

-          Salió mejor de lo que esperaba, al menos no hubo intercambio de hechizos - dijo el azabache

-          No estoy segura de poder hacer esto

-          Al menos no vivirás en Malfoy manor, parece un poco mas maduro que antes

-          ¿No lo ves? No solo me odia por quien soy, sino porque estaré ocupando el lugar de la esposa que si eligió

-          Lo siento, Herms

-          También yo, Harry.   

Ambos estaban sentados frente a la chimenea mientras se preguntaban que estaría pasando con el resto de sus amigos, a decir verdad, no sabían como lo estaban tomando el resto, Hermione hiso una nota mental de escribirle a Theo para saber como encontraba con tales noticias; un picoteo en la ventana hiso que Harry bufara y se levantara de su cómodo asiento, sin demorar abrió la nota y el color se drenó de su rostro.

-          Es de Pansy Parkinson, quiere que nos veamos dentro de una hora

-          ¿Dónde? 

-          Una oficina en el centro de Londres muggle - dijo con sorpresa

-          Es astuta, ahí nadie podrá espiarlos ¿quieres que te acompañe? - él asintió con resignación  

-          Si tu no mataste a Malfoy, puede que corra con la misma suerte

Una hora mas tarde estaban parados frente a un elegante edificio, volvieron a revisar que estuvieran en la dirección correcta, el portero les preguntó a quien buscaban, cuando le dijeron el nombre de Pansy, el hombre les sonrió y los acompaño al elevador presionando el número cinco, se despidió y regresó a su lugar, o al menos eso asumieron pues comenzaron a ascender.

Cuando las puertas se abrieron, quedaron impactados, habian varias mesas con telas sobre ellas, maquinas de cocer, bocetos en todos lados y una mujer de altura media, con cabello negro, unos pantalones negros y una blusa turquesa con zapatillas del mismo color, estaba parada en el centro mientras colocaba alfileres a un vestido que estaba puesto sobre un maniquí.

Entraron en silencio aun contemplando el lugar, Hermione estaba mas sorprendida de ver a la mujer tan concentrada en su trabajo que no que se había dado cuenta de su presencia, carraspeó para llamar la atención, la chica se sobresalto un poco, pero cuando giró a verlos lo hizo con serenidad, o al menos a la castaña porque Harry tenía razón, la ex slytherin le esquivaba la mirada.  

-          Buena tarde, disculpen que no los haya recibido - sonrió forzadamente, su amigo aún seguía en silencio

-          Hola, Pansy ¿puedo llamarte por tu nombre?  - preguntó mientras extendía su mano derecho en forma de saludo  

-          Oh claro, Hermione - le tomó la mano - ya estamos bastante grandes para seguir con eso de los apellidos, además parece que pronto portaremos unos nuevos ¿no es así?  

-          Espero que no te moleste que haya venido con Harry - codeo al hombre

-          Por supuesto que no, me sorprende que no venga la parte restante del trio - rio

-          Solo nosotros - miró a su alrededor - ¿diseñadora de modas?

-          Eso intento, al menos en el mundo muggle las personas compran mis diseños

-          Nunca lo mencionaste en tu entrevista - se atrevió a hablar el elegido

-          Es relativamente nuevo, dos años en el medio y uno realmente vendiendo mis creaciones- se encogió de hombros jugando con el alfiler en su mano - Kingsley sabe al respecto, le pedí permiso para no reportarlo, no me parecía correcto, es algo mío que no deseaba compartir con nadie de nuestro mundo, pero dado a las circunstancias, es mejor que sepas que hago con mis días y bueno, aquí nadie puede preguntarse que estas haciendo con alguien como yo

-          Ehh, Pansy, no me importaría los que las personas opinen, eventualmente se acostumbraran a vernos juntos, no creo que pase desapercibido el hecho que me case - sonrió de esa manera encantadora que Hermione solo rodó los ojos, lo conocía tan bien como para saber que estaba intrigado con su prometida  

-          Les parece si pasamos a mi oficina - señalo una puerta a unos metros de distancia

-          ¿te molesta si veo tus diseños mientras ustedes hablan?  - Harry la miró alarmado, ella le sacó la lengua cuando Pansy se retiró por una carpeta

-          Estos son los más nuevos, siéntete libre de recorrer el lugar también

 

Hermione los vio irse, sabiendo que su amigo seria todo un caballero y que la chica no era nada de lo que ella recordaba, era mas seria, se atrevería a decir que más tímida, pero no sabia si eso era porque eran ellos con los que estaba hablando o si era parte de su nueva manera de relacionarse con el mundo que le había dado la espalda.  

Pansy estaba muy nerviosa de estar nuevamente con él en tan poco tiempo, odiaba sus entrevistas mensuales porque la culpa no la dejaba ver al hombre frente a ella, además le incomodaba que fuera precisamente el quien fuera amable con ella, sabiendo que estuvo dispuesta a entregarlo para salvar sus vidas, había estado desesperada, no quería pelear en esa guerra, no quería formar parte de la destrucción, si bien ella no tenía una marca en su brazo izquierdo, había estado presente en muchas de las reuniones, había sido catalogada como cómplice, aunque todo el mundo creyera que era una ex mortifago, razón por la cual se había ido a Francia estudiar diseño de modas, regresando a casa porque extrañaba su ciudad, rápidamente se dio cuenta que si quería tener su propia marca debía comenzar por el mundo muggle, donde nadie asociara su nombre con su pasado o cosas obscuras, había comenzado desde cero ahí.

-          Lamento que estemos en esta situación y que no tengas poder para elegir a tu esposo - dijo tímidamente

-          No te preocupes por eso, desde pequeños sabemos que son nuestros padres son quienes eligen nuestros matrimonios, aunque después de lo que vivimos nadie se atreve a hacer tal cosa, hasta hora  

-          Lo mismo dijo Malfoy - pasó una mano por su cuello nervioso

-          ¿Draco? El ministro mencionó que fue el quien dio la idea para el hechizo, pero no me quiso decir sobre su pareja, es su manera de hacerme hablar con él, tenemos mucho que no nos vemos, no desde que Astoria falleció  

-          Es Hermione, si creías que había alguien con peor suerte que la nuestra, ahí la tienes - bromeó, se dio cuenta que dijo algo mal cuando la vio agachar un poco la cabeza- no que tu seas mi prometida sea mala suerte, sino que ellos no se soportan y hay demasiado pasado entre ellos, nosotros apenas nos conocemos y nunca hemos hablado realmente

-          Cálmate, Potter - colocó una mano sobre su hombro para hacerlo callar, estaba hablando demasiado rápido, cuando la miró con sus intensos ojos color esmeralda se alejó- se lo que quisiste decir  

-          Mira, se que no es sencillo todo esto, pero estoy dispuesto a intentar - suspiró - no quiero casarme contigo siendo un total desconocido, no quiero pararme frente a un altar y que tu ni siquiera puedas verme a la cara

-          Yo no hago esto

-          Llevó bastante tiempo entrevistándote como para darme cuenta

-          Es solo que - cubrió su rostro con sus manos y luego las bajó - es difícil tener que ver a la persona a quien quisiste condenar para salvarte, me avergüenzo  

-          No te juzgo, todos teníamos miedo y éramos apenas unos niños

-          Y aun así te enfrentaste al mago mas tenebroso de todos los tiempos - negó

-          No tienes porque verme como esa persona, es parte de mí, pero podemos comenzar por saber quienes somos ahora y no lo que hicimos antes ¿te parece?

-          ¿Por qué haces esto menos complicado de lo que realmente es?

-          Cuando era un niño no conocía que la magia era real, hasta que mi carta llegó o más bien cuando Hagdrid hechizó a mi primo - rio al ver que ella se mostró interesada - me costó mucho trabajo creerlo al principio, pero luego ese nuevo mundo de magia me trajo amigos increíbles, familia, maestros y experiencias que nunca imaginé que viviría, todo eso pasó cuando aprendí a confiar en la magia y eso es justo lo que estoy haciendo, estoy confiando que tu nombre apareció en mi pergamino por cosas que desconozco, pero que pueden traer algo bueno ¿me explico?  

-          Si - susurró

-          ¿Te atreverás a confiar conmigo? - le tendió su mano cuando ella asintió - Harry Potter, auror 

-          Pansy Parkinson, Diseñadora - tragó saliva

-          Es un gusto señorita - estrechó su mano

Por primera vez en años, Pansy levantó su rostro para ver al gran Harry Potter a los ojos, él le sonrió y ella podía jurar que con solo esa acción su magia tembló con anhelo.




« Hermanos Comenta este capítulo | Ir arriba Una promesa »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.