Historia al azar: Otra historia mas
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Los terribles secretos de la tercera generación. » La charla de Albus y Alice
Historia terminada Los terribles secretos de la tercera generación. (ATP)
Por Lucy Malfoy x
Escrita el Domingo 1 de Abril de 2018, 22:57
Actualizada el Miércoles 31 de Julio de 2019, 17:36
[ Más información ]

La charla de Albus y Alice

Lily siempre fue tachadarncomo una niña mimada y manipuladora, por personas que ni siquiera la conocían,rnfue acusada de hacer que sus hermanos terminaran sus relaciones, de ser unarnfalsa y de manipular a sus amigos.

 Pero la realidad es que Lily está muy lejos derneso. Sus padres la criaron de la mejor mejor manera, y a pesar de ser tanrnconsentida por sus hermanos, siempre tuvo los pies bien puestos en la tierra.

Ella sabe que es lornsuficientemente inteligente y capaz de hacer todo lo que se proponga y que nornnecesita a ningún chico, pero a pesar de saber que no necesita a ningún chicornpara sentirse completa lo quiere a él, y a sus ojos azules, lo quiere a él y arnsus millones de preguntas, lo quiere a él porque es el chico más dulce que harnconocido.

Lorcan siempre fue su amigo,rnal igual que su hermana Lysander, pero desde hace algunos unos meses las cosasrnhabían comenzado a cambiar.

Después de seguir arnKendall y a Albus por un rato, se encontró finalmente con Lorcan.

Los dos se dirigían a larnfiesta de Scorpius.  Cuando Lily se girórnpara decirle algo a Kendall, se dio cuenta que ninguno de los dos estaban yrnpuso los ojos en blanco.

──Lo que faltaba.

Lily comenzó con surndiscurso de que Kendall saldría herida si seguía con Albus. Lorcan solo larnmiraba fijamente.

──Quita esa miradarnLorcan, me vas a comenzar a asustar──rio Lily, dándole un beso en la mejilla.

──Deberías relajarte──lernaconsejó Lorcan──Kendall sabe que estas preocupada, y ya sabes cómo es ella.rnQue si le reprochas algo va y lo hace mil veces más.

Lily asintió, eso erarnverdad.

──Es solo que estoyrnpreocupada──la pelirroja se tapó la cara con sus manos──y no tanto por Kendall,rnsino por Albus

──Lo sé, lo sé──el rubiornabrazó a Lily──pero no ganarás nada presionándolo. Espera unas semanas y vas arnhablar con él.

 ──Te quiero, Lorcan ──le susurró la pelirroja──enrnserio, gracias.

──¿Gracias…por qué?

Lily lo miró como sirnfuese evidente

──Por ser tú.

**

En la sala de menesteres se encontraban casi todas lasrnpersonas cercanas a Scorpius, y como otras veinte que nunca había visto en surnvida.

La comida y botellas de alcohol era lo que másrnabundaba, cortesía de Rose y Albus.

Scorpius se encontraba con Alice y Rose, y miraba comornmás y más personas entraban a la sala.

──Estas personas, si es que se les puede decir así,rnson unos interesados──dramatizó el rubio colocándose una mano en el pecho──nornme han traído ni un regalo.

──Yo te regalo mi presencia──rio Alice.

La rubia mantenía su vista en las personas quernbailaban como si su vida dependiera de ello, todo iba bien hasta que sus ojosrnmiraron como Albus y Kendall bailaban en medio de la pista.

Él nunca bailo con ella. Nunca. Ni siquiera lo hizornsabiendo lo mucho que le gustaba bailar.

Siguió mirándolos hasta que se besaron, fue entoncesrnque volvió a poner su atención a sus amigos.

──Te regalaremos a Albus para navidad, tranquilízate──Rosernsabía cómo fastidiar a su amiga.

Alice trato de reir, pero no le salió.

──Estoy segura de que me odia──admitió──supongo que mernlo merezco.

──No te odia, ¿Cómo va a odiarte?──le asegurórnScorpius──lo tienes que averiguar.

──No puedo hacerlo, se dará cuenta de que intento leerrnsus pensamientos y ahí si me detestará de por vida──dijo Alice, intentandornhacerles ver la gravedad de la situación.

──No hablamos de eso──dijo Rose mientras abrazaba arnScorpius por la espalda──nos referimos a que hablen de una maldita vez comornunos seres decentes.

──Están locos, no lo haré──dijo Alice──¿no se danrncuenta de que ni siquiera me mira? ¡El me odia!

──Lo harás. No dejaremos que te largues de aquí sinrnque hablen──sentenció Scorpius.

Alice bufó

──No estén tan seguros de que lo voy a hacer.

Alice los miró de mala forma y se fue echando humornhacia donde estaba su hermano.

¿Cómo Scorpius y Rose se atrevían a hacerle eso?

**

Lucy miraba fijamente su vaso vacío. La noche no habíarncumplido con sus expectativas, pensó en que estaría borracha, pero divirtiéndoserny bailando con sus amigas, no borracha en un mueble, sola.

Roxanne se había ido a hablar con Louis, mientras quernVanessa platicaba con Fred y James.

En lo único que podía pensar con claridad en esernmomento es que ya se había tomado como cinco vasos de vodka, y en que susrnamigas tendrían que ayudarla a volver a su habitación, porque estaba lornsuficientemente borracha como para irse sola.

Ni estar borracha alivió el latido de su corazónrncuando vio que Theodore se acercaba hasta donde ella estaba.

──¿Sabe bien?──Theo señaló el vaso de la pelirroja──ternhe visto tomar eso como un millón de veces esta noche.

──Creo que se llama vodka──Lucy alzó el vaso──Te daría,rnpero ya se me acabó. Además… ¿me has estado observando toda la noche?

Lucy alzó una de sus cejas y Theo rio.

──No toda la noche, pero si me he fijado en que te hasrnpasado de tragos, y he venido a asegurarme que todo estaba bien.

Asírnque solo se acercaba a ella cuando estaba borracha, que valiente de su parte.rnPensó Lucy

──Sabia elección──rio la pelirroja──pero no esrnnecesario que estés aquí. No sé si fue Molly o James quienes te han obligado arnque hables conmigo, pero que sepas que no es necesario.

──Nadie lo ha hecho, tranquila.

Lucy asintió, y miró el vaso vacío. Quería más vodka.

── No sé tú, pero iré a buscar un poco más de esto.

Cuando Lucy se levantó se balanceo.

No podía ver muy bien a causa de los efectos dernalcohol, pero le gustaba mucho ese estado mental.

──Te acompaño──Theodore ayudó a Lucy a caminar hastarnla barra para pedir un poco más de vodka.

A pesar de que Lucy estuviese borracha podía sentir larnmirada de varias personas puesta en ellos, solo que ahora no le importaba. Enrnserio estaba amando los efectos del alcohol.

──Quiero que sepas que no tengo nada con Molly──aclarórnel pelinegro──solo somos los mismos mejores amigos de siempre

──Tranquilo Theodore, no te preocupes──le mostró unarnsonrisa tierna──Molly es mucho más linda que yo, y lo sabes.

Theo frunció el ceño.

──¿Por qué lo dices?──preguntó.

A pesar de haber dicho que no iba a beber le quitó elrnvaso de las manos a Lucy y tomó un poco.

──Creí que no ibas a tomar──La pelirroja miró fijamenternlos ojos verdes de Theo, y se le vinieron a la mente millones de recuerdos──Dasrnasco mintiendo Theodore, siempre lo has hecho.

──Responde lo de Molly.

Lucy bufó, molesta por hablar de nuevo del tema.

──Pues porque es la verdad──se encogió de hombros──Mollyrnes hermosa y yo solo soy yo. ¿Te gusta, verdad? No te culparía…

Theodore negó repetidas veces.

──¡No!──negó──Lucy, como has dicho antes, tú eres tú,rny así como eres está más que perfecto.

La pelirroja negó

──No quiero hablar de eso──dijo.

Theo no parecía querer cambiar de tema de conversaciónrny eso estaba haciendo molestar a Lucy. ¿Pero es que ese chico no se cansaba dernjugar con sus inseguridades?

──Lucy, te extraño.

La pelirroja quedó petrificada, en vez de conmoverlernlo que Theo acababa de decir, le molestó.

──Theo…──Lucy lo miró de mala forma──lo nuestro estárnacabado, no abras la herida.

──Sé que fuimos nosotros dos los que acordamos terminarrnporque ya no era lo mismo──dijo el pelinegro, tomando la cara de Lucy con susrnmanos ──pero podemos intentarlo de nuevo, Lucy. Funcionará

──Theo, no lo hagas──Lucy quitó las manos de Theodorernde su cara. ──No puedo, lo siento. Yo…te quiero, pero me harías más daño delrnque ya me estoy haciendo a mi misma.

En este momento odiaba que uno de los efectos delrnalcohol fuese sacar a relucir su lado sincero.

──Sabía que no debí haber venido aquí hoy──Theodore serndio la vuelta, pero antes de que se pudiese marchar Lucy le habló.

──¿Es que acaso pensaba que después de meses de haberrnterminado, simplemente vendrías aquí y arreglaríamos todo?──la pelirroja riorncon ironía y Theo le miró herido──¡He pasado por un infierno!

──Claro que has pasado por un infierno──repitiórnTheodore como si las palabras de Lucy fuesen puras mentiras.

Finalmente se giró y se fue de allí.

**

A las 2:30 de la mañana las personas comenzaron arnirse, y a pesar de que aún quedaban bastantes personas, la fiesta no daría pararnmucho más.

Alice se fijó de que la acompañante de Albus se habíarnido hace algunos minutos, y se dijo a sí misma que ya era el tiempo para hablarrncon Albus.

Ya no podía seguir pretendiendo que nada había pasado,rnporque le eso le estaba causando mucho daño.

Se acercó a la barra, donde Albus se encontrabarnhablando con Fred. El pelirrojo al ver por detrás del hombro de su primo que Alicernse acercaba se fue, dejando a Albus confundido.

──Albus, tenemos que hablar ──Alice sujetaba sus dosrnmanos por detrás de su espalda, nerviosa.

Albus vaciló unos segundos antes de girarse y hacerlernfrente a Alice. Por unos segundos la rubia pensó que Albus la dejaría con lasrnpalabras en la boca.

──¿Qué quieres? ──preguntó el pelinegro de malarnmanera. Tenía su mirada fija en los ojos color miel de Alice.

──Albus…Esto…Yo…Lo siento ──La rubia bajó la miradarnhacia sus zapatos──lo siento por todo lo que te hice, soy una tonta.

Albus se encogió de hombros

──Está bien, Alice ──aceptó, sin más.

Alice se quedó un rato mirándolo, pero el no dijo másrnnada.

La mirada fría que Albus le estaba dando a Alice,rnhacía que se sintiera pequeña.

──¿Eso es todo lo que me dirás? ──la rubia alzó larnmirada──Albus…no quiero que sea incómodo para nosotros esto. Quiero que podamosrnhablar normal, como amigos.

──¿Qué más puedo decirte? ──el pelinegro estaba siendornfrio con Alice──tú y yo no podemos intentar volver a ser amigos, Alice. Me hasrnusado. Y ahora que ves que estoy feliz te molestas. ¿Tienes moral, Alice?

Alice negó repetidas veces antes de hablar.

──Sé que parece que es así, pero en realidad no lornes──se apresuró en decir──no te estoy pidiendo que seamos los mejores amigos,rnni que termines con tu novia por mí. Solo estoy pidiéndote que al menos podamosrnsaludarnos. Scorpius y Rose se sienten muy incomodos.

──Me importa una mierda──Albus se acercó a Alice──nornpuedes hacer lo que quieras conmigo. No soy un juguete.

──¿Hacer lo que quiera? ──Alice le miró ofendida──¡Solornte estoy pidiendo que perdones mis inseguridades! Hace dos meses asegurabas quernme amabas, y hoy no puedes perdonarme un simple error…

Albus frunció el ceño, la discusión que segundos antesrnparecía estar ganando le estaba dando una buena paliza.

──Estuve ahí contigo cuando más lo necesitabas, ternapoyé  y tú simplemente terminasternconmigo──se defendió Albus──no importa lo que haya dicho hace dos meses. Tú hasrnsido la que me ha pedido que me aleje de ti, a pesar de mis suplicas.

──¡Sé que fui una maldita mierda! ¡Sé que debí haberterndicho la verdad! Debí decirte que me sentía insegura y no terminarte como unarnpersona sin corazón──admitió Alice, quién estaba a punto de quebrarse e irsernllorando── no hace falta que me lo digas. Solo quiero decirte que lo siento.

Albus se acercó aún más a Alice. Los dos estaban cararna cara después de dos meses sin siquiera hablarse.

 El pelinegrorntomo la cara de Alice suavemente con sus manos, al ser mucho más alto que ellarntenía que inclinar su cabeza para poder mirarla.

──Te quise con todo mi corazón, Alice──admitió──pero túrnhas sido la que ha acabado con todo, y no voy a perdonártelo jamás.

Los ojos de Alice se humedecieron y antes de que Albusrnpudiese notarlo se separó bruscamente de él.

Se alejó de su lado, y antes de salir de la sala dernmenesteres miró a Rose y a Scorpius y negó.

Ahora sabía que Albus nunca la perdonaría.


¡Hola! Hoy 28-07-19 estoy modificando los capítulos. La trama seguirá siendo la misma, pero he corregido los errores y he agregado más escenas. Todo esto es para el mejoramiento de esta historia.

Y si tu estas leyendo esto en 2020, 2021, 2022, 2023, o cualquier otro año, no dudes en dejar tu comentario. Siempre estoy al tanto de potterfics, y de mis viejas historias.




« El secreto de Lucy Comenta este capítulo | Ir arriba Los miedos de Rose Weasley »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.