Historia al azar: Cierra los ojos
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Los terribles secretos de la tercera generación. » Karma
Historia terminada Los terribles secretos de la tercera generación. (ATP)
Por Lucy Malfoy x
Escrita el Domingo 1 de Abril de 2018, 22:57
Actualizada el Miércoles 31 de Julio de 2019, 17:36
[ Más información ]

Karma

     James se alegraba de ver a Alex, pensaba que la chica se había olvidado de ellos o algo por el estilo, porque en ninguno momento envió una carta o algún mensaje, y ahora aparecía como si nada.

    El azabache se disponía a jugar quidditch con sus primos, pero recordó que había dejado la escoba en su casa, así que pidió que lo esperaran, tomó un puñado de polvos flu y apareció en la chimenea de su casa.  Subió a su cuarto a buscarla y cuando bajó pensó que estaba loco al ver a Jade salir de su chimenea.

—¿Y qué tú haces aquí?—eso fue lo primo que se le vino a la mente decir a James.

—Bueno primero fui a la madriguera y Louis me dijo que estabas aquí—dijo la chica quitándose el polvo de sus jeans.

—Me refiero a ¿qué quieres?—obviamente James se hacia el tonto, sabía que probablemente la pelirroja se sintiera culpable de lo que había ocurrido ayer.

—Arreglar las cosas—dijo Jade, como si fuese obvio—te puedo explicar todo ¿vale?

—No tengo muchas de hablar de eso hoy—respondió simplemente el chico— ¿pasaron años ocultándolo y ahora están desesperados por contarme?

—Antes no sabías lo que ocurría—dijo Jade—y no te molestes por decir que no quieres porque tendrás que escucharme.

    James negó y la pelirroja lo obligó a sentarse.

—Lo que tuvimos ocurrió a inicios de cuarto año, como en octubre—dijo Jade. James probablemente en ese tiempo estaba más pendiente de peinar su cabello o de sorprender al capitán del equipo de Gryffindor en ese entonces, que para pensar que sus dos mejores amigos salían—y terminamos en diciembre de ese mismo año, en navidad.

—¿Ese fue el año donde pasaste navidad en la madriguera?—preguntó James y la pelirroja asintió. En ese año le habría extrañado ver a su amiga pasar navidad en casa de abuela, claro que él la había invitado, pero nunca pensó que la pelirroja se dignaría a ir. Ahora conocía la razón por la que fue. Para pasar tiempo con Fred.

—Estaba embobada por Fred, aunque ahora suene tan estúpido. Él no quería contarle a nadie de lo nuestro, y vaya que nos costó ocultarlo. A veces me molestaba que se empeñara en ocultar la relación, no entendía la razón, por un momento pensé que no quería que lo de nosotros fuese serio…más tarde me enteré de que te gustaba, y por eso le terminé. No podía poner en juego tu amistad. Eres una de las personas más importante en mi vida James, eres mi mejor amigo.

     El azabache había quedado paralizado, ahora no sabía si sentirse culpable o asombrado por todas las cosas que no sabía. Sus mejores amigos habían decidido terminar para no perjudicarlo.

—¿Debo sentirme culpable ahora?—dijo James con un poco de sarcasmo—mira si me gustabas, pero no estaba enamorado de ti, Fred pudo hablar conmigo, no le hubiese dado importancia.

—¡Pues no lo hizo y ya!—exclamó, irritada—estábamos en cuarto año..han pasado más de tres años. Hemos continuado con nuestras vidas. No tiene importancia.

—¿Entonces en todas las veces que te invité a las cenas en la madriguera nunca asististe porque estabas ignorando a Fred?—preguntó James recordando.

—Más o menos…no quería que fuese más incómodo de lo que era en el castillo—dijo la chica.

—Debí parecer un tonto intentando que ustedes se hablaran—dijo James. Estos últimos años nunca había entendido porque sus amigos no podían ni dirigirse la palabra—todos parecían saberlo. Eras mi mejor amiga ¿no podías confiar en mí? Nunca te he juzgado.

—¿Era?—Jade frunció el ceño—no pensé que serías tan imbe…

James interrumpió a Jade antes de que continuara con la oración.

—Eres mi mejor amiga—corrigió el chico rápidamente—y me duele más el hecho de que no pudiesen confiar en mí.

—¿Qué más quieres que te diga James?—dijo la pelirroja—ya se acabó. Ya no me duele hablar de eso, y te aseguro que Fred también lo superó. No soy la misma persona que estaba enamorada de él. Todo eso quedó en el pasado.

—¿Estas segura o lo dices por mí?—dijo el chico.

—¡Sí, estoy segura! —Exclamó la chica—¿Por qué te afecta tanto ahora? Ha pasado mucho tiempo…no tiene importancia.

—¡Pues porque parece que ahora estoy enamorado yo de ti!—exclamó James. Pasó una mano por su cabello y dio un respiro. La pelirroja parecía sorprendida, y negó varias veces. El azabache se arrepintió de haber hablado. No se supone que eso debía salir de su boca.

—No puede ser verdad…—dijo Jade. No iba aceptar eso—la otra vez pensaste que Vanessa era la indicada para ti, y no era así, estás equivocado James.

—Estoy seguro de que estoy enamorado de ti—dijo James como si a él mismo no le agradaba lo que decía—pero no estoy para nada seguro con que tú seas la indicada.

—Tienes que pensar mejor sobre eso…—dijo la pelirroja alterada. Parecía sumergida en un mundo aterrador.

—Ya sé lo que piensas—dijo James. Estaba seguro que era una clase de karma lo que estaba pagando. Le había admitido a Jade que estaba enamorado de ella y le pelirroja ni siquiera había podido mirarlo. Eso había dolido—he visto esto antes, solo que nunca pensé que me pasaría a mí.

—James…no siento lo mismo—la chica alzó su cabeza y lo miro a los ojos. Le había costado decir eso, era su mejor amigo y no quería lastimarlo, pero ¿Cómo podía decirle que no correspondía sus sentimientos sin lastimarlo?—lo siento…de verdad que lo siento.

—No importa—dijo el chico tomando su escoba nuevamente y apartando su mirada de los ojos verdes de la pelirroja—puedo vivir con eso. De todos modos, no estoy preparado para una relación seria…fue demasiado estúpido de mi parte pensar que estaba listo.

—¡Espera!—Jade lo detuvo antes de que se fuere, por muy loco que sonara ya que esa era su casa, no la de ella—James te quiero como a nadie…no pienses que no estás preparado, encontraras a alguien…

Solo quería que correspondieras mis sentimientos. Pensó James

—Todo está bien, Jade—dijo James, mostrándole una débil sonrisa—te veo en Hogwarts.

Claro que nada estaba bien, y sabía que Jade no le creyó nada de eso. Tampoco es que quisiera ir a la madriguera en ese momento, por mucho que hicieran sus platos favoritos. Solo quería dormir y olvidar todo lo que había ocurrido en esa semana, y no se quiso quedar en su casa porque eso implicaba continuar con una conversación incomoda con Jade.

     Alice se sentía incomoda con todo lo que había sucedido ese día y eso que aún no terminaba. No quería alejarse de Albus, porque muy en fondo estar con él la hacía sentir mejor y tampoco quería hacerse la inocente en todo lo que pasaba, pero el problema es que no encontraba un equilibrio.

Ella había sido la que besó a Albus, y el pelinegro le había correspondido. Si James no hubiese entrado a la habitación seguramente hubiesen terminado acostándose, y eso no era para nada lo que quería Alice. No quería ser su amiga con derechos. No quería que Albus pensara que podían besarse sin ser nada. Quería hablar de una vez con él y arreglar todo, no dejar cosas sin resolver, porque eso era lo que venían haciendo por todo lo que iba de año.

Quería hablar con él, pero cada vez que intentaba hacer no decía ni un 10% de lo que quería decir.

—Y eso fue lo que pasó—la rubia terminó de contarle a Rose lo que había sucedido hace unas horas. Rose negó varias veces y Alice estúpidamente asentía.

—Después me niegas que no son amigos con derechos—dijo Rose. La otra vez había hablado con su primo y él solo le había dicho que no se metiera entre ellos. Rose lo acusó de utilizar a Alice y el pelinegro se ofendió diciendo que él la quería más que nadie.

—¡No lo somos!¡No sé porque lo besé!—exclamó la rubia.

—Porque te gusta—dijo Rose como si fuese obvio—en realidad no los entiendo…hace unos meses le terminaste porque no te sentías cómoda con él, y Albus te persiguió por días. Después tu intentabas hablar con él y mi primo te ignoraba. Ahora los dos no saben ni lo que quieren.

—Gracias por el resumen de mi relación con Albus—dijo en sarcasmo—quiero que el sepa que esta vez si estaré para él y no me alejaré como lo hice anteriormente.

—No sé qué decirte…tendrás que esforzarte y dejarle los puntos claros a Albus—dijo Rose.

—¿Scorpius y tú ya tuvieron relaciones? —preguntó Alice mientras reía. Sabía que ese tema era extraño de hablar para Rose.

—No—negó la pelirroja—tengo miedo…sé que él ya ha estado con varias chicas y yo no tengo nada de experiencia.

—Solo no te apresures—aconsejó Alice—Scorpius no te presionará a nada.

—Lo sé…pero tengo mucho más miedo de lo que suceda mañana—la pelirroja iría en la mañana a casa de su novio, y tenía demasiado miedo. No quería una chica más para el rubio, y tenía miedo de la reacción de Draco y Astoria. Era un poco estúpido ya que ellos la trataban como parte de la familia y siempre la recibían con una sonrisa. Pero no la culpen, estaba nerviosa.

—Siempre y cuando pase algo malo te puedes mudar de país—dijo Alice, divertida—¿no era tu sueño vivir en Estados Unidos?

—No me da risa—dijo Rose. Después de unos segundos rio—no puedo reírme de mis desgracias.

—Así es más fácil—habló Alice—relájate, solo piensa que eres la mejor novia del mundo.

—Ese sería un pensamiento de Fred—dijo Rose.

—Y un poco de James—dijo Alice. La rubia recordó lo que sucedió hace unas horas en casa de los Potter con James y Jade. Negó mientras pensaba, era mejor no contárselo a nadie. Al fin y al cabo era su asunto.

—Regresó Alex—dijo Rose, emocionada. Las chicas siempre habían sido muy unidas—fue horrible lo que le pasó.

—¿Era verdad lo de las fotos? —preguntó Alice. A veces prefería no creerle nada a la página, aunque la mayoría de las veces las cosas que publicaba resultaban ser verdad.

—Sí, aunque no han sido fotos muy fuera de tono—dijo Rose—digo es Alex y a todo le busca una parte sensual…pero no era un video pornográfico o algo peor.

—Bueno, todo pasa por algo ¿no? —dijo Alice—quizás ese no era su lugar.

—Ya la extrañaba—admitió Rose.

Desde pequeñas Alex, Dominique y Rose habían sido muy cercanas, aunque era una mezcla de personalidades explosivas y completamente distintas, sabían cómo llevarse de maravilla.

    James llegó a casa de su abuela, se tiró en el mueble y se puso a revisar su telefono, nada interesante a decir verdad. Su primo Louis se sentó a su lado.

—Parece que odias la vida—dijo Louis mirando a su primo. Los Weasley no eran para nada delicados.

—Quiero un descanso de tanto drama, en realidad—dijo James.

—Todos hemos pasado por esa etapa—dijo Louis. Para suerte del rubio la página había dejado de postear tantas cosas de él y sentía que podía tener un descanso de tanta atención—¿Y Jade?…ha venido a verte. Le dije que estabas en tu casa.

—Fue a mi casa. Hablamos y después vine aquí—dijo James restándole importancia.

—Es decir, ¿está en tu casa?—preguntó Louis tratando de entender—y por tu actitud deduzco que discutieron…

—Más bien dejamos las cosas claras—dijo el azabache. No mentía, Jade le había dejado claro que estaba en la friendzone—y supongo que ya no está en mi casa.

—Hablando de dejar las cosas claras…—Louis se notaba incomodo y James hizo un gesto, pidiéndole que continuara—creo que Vanessa y tú no dejaron las cosas muy en claro…es mi amiga, y creo que aún le gustas.

—¿Le gustó?—ahora estaba confundido. Si lo de ellos había ocurrido el año pasado y desde ahí solo habían hablado una sola vez—¿o es lo que tú crees porque te gusta a ti?

—No, ella no me gusta—Louis rio—pero presiento que aún le gustas, y no quiero que se haga falsas ilusiones.

—No le he dado motivos—dijo James—lo único que hago es saludarla, pero hasta ahí.

—¿Seguro?

—No creo que estés en lo correcto—dijo James—ya ha pasado mucho tiempo.

—Solo digo lo que pienso—habló Louis.

—¿Y qué quieres qué haga? ¿Habló con ella? —preguntó James.

—Podrías hacerlo, pero no en esta semana…

—Vale.

     James pensó en lo loca que era la vida si eso fuese verdad. Él amaba a alguien que no lo amaba y alguien que no amaba lo amaba a él.

    Dominique había insistido a Theo ir a la madriguera, le había prometido que ahí no estaría Molly y que sus primos estarían pendientes de sus cosas, el pelinegro solo había accedido cuando Dominique le había dicho que también estaría Molly y podría desahogarse. Ella no era muy buena para esas cosas, así que prefería no decirle nada.

    Ahora se encontraban en el anterior cuarto de su tío George.

—Supongo que ya sabes lo que pasó—dijo el pelinegro mirando a su mejor amiga, Molly.

—Ayer los escuché—dijo la chica, haciendo una mueca—sus emociones están vueltas un desastre.

—¿Mencionó algo de mí?—preguntó el chico esperanzado. Molly negó.

    Estar en el medio de todo eso era complicado para Molly. En realidad no sabía de qué lado estar, aunque no creía que eso fuese necesario, su hermana entendía que Theodore y ella eran mejores amigos y que ella tenía que estar para él.

—No puedo creer que me apartara de nuevo—dijo el chico frustrado.

—Ya has pasado por esto, y lo digo literalmente, ya ustedes dos terminaron, y lo superaste, lo podrás hacer de nuevo—dijo Dominique lo más rápido posible—mejor me callo ¿no?

Molly asintió. Su prima no debía dar consejos.

—Esta vez me siento peor que hace un año—admitió el pelinegro—quería que funcionara.

    Al pelinegro lo que más le dolía era no poder ayudar a una de las personas más importantes para él. Le dolía saber que Lucy estaba sufriendo, no quería dejarla sola pero ella no quería tenerlo cerca a él. Y lo peor de todo es que pidiera que la olvidara, eso sería jodidamente difícil.

—Quiere que conozcas nuevas personas…que disfrutes de tu vida—dijo Molly, recordando las palabras que había dicho su hermana.

—No quiero conocer nuevas personas—negó.

—No ahora, pero en algún momento lo harás—dijo Molly, comprensiva. No dejaría que su amigo se cerrara al amor.

     Molly nunca había sido fanática de las relaciones amorosas, y viendo como todos sus primos sufrían por eso, menos ganas le daban de tener algo serio. Aunque puede que le interesara un poco Justin Wood. Claro, nunca lo admitiría en público y menos a su mejor amigo Theodore, que parecía odiarlo.

—Anímate. Recuerda el viaje que haremos cuando nos graduemos—recordó Dominique—es lo que Lucy quiere que hagas, hazle caso a mi prima.

 Desde su quinto año habían estado planificando y reuniendo para el viaje que harían después de salir de Hogwarts. Irían a Cancún por una semana, después pasarían otra semana en Italia en una casa que tenía el pelinegro allí. Claro que el pelinegro no se había preocupado por reunir nada, no lo necesitaba, pero ellas que querían disfrutar y al mismo tiempo comprar muchas cosas habían estado reuniendo desde hace mucho.

—¿No pensaras cancelar el viaje, o sí? —preguntó Molly abriendo los ojos.

—No—negó Theodore—igual si yo no voy ustedes podrían ir.

—Se supone que son vacaciones de amigos—dijo Dominique—tienes que ir. No tienes opciones. Iras sí o sí.

Theodore no podía hacerles eso a ellos. Tenían soñando con eso desde hace dos años, y no estaría bien si faltaba alguno. Probablemente sería el único viaje que harían todos ellos, y también uno de los últimos momentos donde todos estuviesen juntos antes de comenzar a estudiar.

—No dejaremos que te quedes lamentando lo que pasó—dijo decidida Molly—ya tendrás tiempo para eso. Esas dos semanas te relajarás, y probablemente quedes tan borracho que no recuerdes nada.

—Y yo soy el más sano del grupo—dijo Theo. Sus amigos parecían unos borrachos cuando se lo proponían—claro y Jade.

—¿Jade irá?—preguntó Molly—Fred me contó que James se enteró de lo de ellos.

—Tiene que ir—dijo Dominique—no voy a dejar que nadie se pierda ese viaje. Además eso pasó hace demasiado tiempo. No se compliquen la vida, olvídenlo.

Claro, como si tú no te complicaras la vida. Pensó Molly.

—Si yo voy, ella irá—dijo Theodore.

—Los dos irán—Dominique sonrió decidida—no dejaré que arruinen nuestros planes. Pero Molly nada de llevar parejas…solo nosotros.

—Lo dices como si Frank no fuese a ir—Molly rodó los ojos. ¿Cuándo admitiría que Frank y ella tenían algo?—además ¿por qué me lo dices a mí? No es que yo este con nadie.

Su prima no podía saber lo de Justin y ella. Eran demasiado discretos. Solo se veían en el castillo, y cuando se graduaran en unos meses todo eso acabaría.

 —Yo sé porque lo digo—la chica le sonrió, de esas sonrisas que aterran.

    Alex Wood conocía a James como a la palma de su mano y sabía que el azabache estaba ocultando algo detrás de todas esas bromas. Así que cuando terminó la cena la castaña se acercó a hablarle.

—¿Hoy no estas de ánimo?—la chica se acercó hacia donde estaba su amigo.

—No en realidad—admitió James.

—¿Qué te pasó?—preguntó la castaña—recuerda que tienes que hacerme un resumen de todo lo que te pasó estos meses que no estuve.

—Podrías leer gossiphogwarts—dijo James. Ahí estaba toda su vida resumida.

—Es más interesante si me lo cuentas tú—dijo la chica.

—Bueno…creí que me estaba enamorando de una chica llamada Vanessa pero me equivoqué—empezó contando el azabache. Quizás eso era lo que necesitaba. Una charla con una chica—sí, la hermana de Theo—afirmó cuando vio que su amiga iba a preguntar—hablábamos un día y después no nos veíamos una semana…Theo al principio estaba relajado pero cuando terminamos tuvimos una pelea en casa de Alice.

     La chica estaba procesando todo lo que James le estaba contando. Cuando ella se había ido de Londres a James ni siquiera le agradaba la idea de tener algo serio. Era un poco loco oír que lo había intentado. Le hubiese gustado ver esa fase de su amigo.

—¿Por qué la pelea fue en casa de Alice?—preguntó la chica.

—Era su cumpleaños—dijo James.

—Eso no puede ser lo único que te pasó—dijo Alex alzando una ceja.

—Lo que viene es peor—dijo James—pero espero que hayas traído algún Whisky de ese colegio tuyo, porque sino, no te contaré nada.

—¿Es tan fuerte así?—Alex buscó en su cartera, que probablemente tenía un hechizo de extensión y sacó una botella. James sonrió, ¿esa chica siempre estaba preparada o qué?—bien, ahora habla.

—Me enamoré—dijo James tomando de la botella—no quería admitirlo. No debí admitirlo.

—¿De quién?—Alex tomó la botella y bebió. Eso estaba interesante.

—Jade—dijo James—ni siquiera sabía que Fred y ella fueron novios. Si me hubiese contando esto no hubiese sucedido.

—¿Y qué tiene que ellos estuviesen juntos? No me digas que quieres a una chica que nunca haya tenido nada con nadie porque eso sería hipócrita—dijo Alex. Si su amigo decía que esa era la razón lo hechizaría.

—¡No!—James negó—no interesa con quien haya estado, pero nunca me contaron y yo debí parecer un imbécil enamorándome de ella. Además creo que los dos las pasaron mal cuando cortaron. Es como si la vida me estuviese diciendo que no.

—No es una señal de la vida, James. Son cosas que pasan y ya. Pasó mucho tiempo—dijo la chica—los dos ya no son las mismas personas. Inténtalo.

—Eso es lo peor de todo—el chico le dio otro trago a la botella—le dije que estaba enamorado de ella y ni siquiera pudo mirarme. Me dijo que no sentía lo mismo.

—Esto si me sorprende—dijo la chica. Ver a James sufrir por amor tampoco era otra cosa que creía ver. Solo se había ido unos meses…¿qué había pasado con su James?

—A mí también—dijo el chico—de todas las chicas solo la quería a ella, pero el karma es una perra.

—¿Por qué el karma?—preguntó Alex entre risas. Ya estaba haciendo efecto el whisky.

—¡Tiene que ser eso!—dijo James—cada vez que he intentado estar con una chica siempre lo logró, aun sin que me gusten, y cuando alguien en serio me gusta…¿nada funciona? Creo que es el karma diciendo que está aquí por haber jugado con los sentimientos de los demás.

—Parece tener sentido—habló—pero sigue intentando.

—¿No pasé suficiente vergüenza?—preguntó el chico—sinceramente espero que nadie se entere, espero salir de Hogwarts con una buena reputación.

—Nunca es suficiente—dijo la castaña—James…¿cuál buena reputación? Tienes peor reputación que Fred.

—¿Peor que Fred? No puedo ser tan cabrón así…—la chica asintió diciéndole que sí lo era o lo fue en el pasado y James prefirió callarse. Si era verdad que había sido un imbécil—bueno, me refiero a que no quiero quedar como el chico que fue rechazado.

—Todos hemos sido rechazados—dijo Alex—menos Dominique, nadie la rechazaría.

—Bueno…el año pasado estuvo con alguien que aunque no la rechazo no le dio mucha importancia—dijo James haciendo un movimiento gracioso con sus manos.

—¿Pero qué le pasó al mundo?—exclamó la chica. Dominique era perfecta, el que había hecho debía de estar loco.

—Maldito karma—insistió James.

Creo que este capítulo le hace más o menos justicia al personaje de James, que es uno de mis favoritos. Yo no quería que el sufriera pero bueno…a veces pasan esas cosas. Culpen a 5sos porque mientras escribía estaba escuchando sus canciones jajajaj.

Gracias por todos sus comentarios, no saben cuánto me alegran.

Nos leemos.



« Regreso Comenta este capítulo | Ir arriba Consejos »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.