Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Los terribles secretos de la tercera generación. » Inseguridades
Historia terminada Los terribles secretos de la tercera generación. (ATP)
Por Lucy Malfoy x
Escrita el Domingo 1 de Abril de 2018, 22:57
Actualizada el Miércoles 31 de Julio de 2019, 17:36
[ Más información ]

Inseguridades

  La fiesta de Lily había sido sin duda, muy interesante. Para suerte de Lily nadie había posteado nada de lo que había pasado, sinceramente la chica no quería que nadie supiese que había hablado con Kendall borracha. Muchos habían pasado de ir a clases a la mañana de la fiesta, pero la pelirroja tuvo que levantarse después de haber dormido unos quince minutos para entregar el trabajo de pociones. Sabía que lo más probable es que Lorcan hubiese hecho el mismo trabajo pesando que la chica no lo haría, pero se equivocaba.

     Con las vacaciones de pascua acercándose las personas habían comenzado a planear los viajes y las reuniones. En el caso de los Weasley nunca viajaban en esa semana, preferían hacer reuniones en diferentes casas. Los Scamander al contrario de los Weasley siempre viajaban, pero ese año habían decidido quedarse, así que una de las reuniones sería en su casa.

      James le había insistido a Jade para que pasara esa semana en su casa, pero ella había negado. No dormiría en la misma casa donde dormía Lily Potter. A veces la pelirroja le daba miedo.

—No seas tan obvio—Fred miraba como James observaba a Jade marcharse.

—¿Eh?

—Que ya todo el colegio se ha dado cuenta que te encanta Jade.

—Pero no lo hace—dijo James.

—Ajá—Fred rodó los ojos— ¿Es tan complicado aceptarlo?

—Sí—afirmó—además de que no tendría nada con ella, no podría arruinar así nuestra amistad.

—Entonces no hagas nada que pueda arruinarlo.

—Eventualmente alguno de los dos lo haría. Conozco las relaciones, siempre pasa—dijo el azabache—y lo más probable es que yo no le guste a ella. Es difícil saber lo que piensa.

—Podrías pagarle a Albus, él sabe legeremancia—dijo el pelirrojo. James pareció pensar la idea, pero después negó.

—He gastado mis ahorros en el regalo de Lily—dijo—y Albus no haría eso sin obtener algún beneficio.

—Ustedes no son hermanos normales—Fred abrió los ojos.

—Así nos entendemos.

—Pues solo habla con ella, o ¿esperaras hasta después de la graduación? —preguntó Fred—Jade no es muy de expresar sus sentimientos en público.

—¿Y tú qué sabes?—James rio—¿Por qué no se llevan bien? Siento que me pierdo una parte de la historia. Ya nos vamos del colegio y aún no sé.

—Pues pregúntale a ella—dijo—lo que ella diga.

—Me dirá lo mismo que tú.

—Bueno.

        James rodó los ojos. Se supone que los dos eran sus mejores amigos. Sabía lo que debía hacer si quería descubrir la razón de su enemistad. Gossiphogwarts. Le enviaré un mensaje preguntándole.

James Potter: Nunca había usado esta página para beneficiarme de algo, pero me gustaría saber la razón de que Fred ni Jade se lleven bien.

GossipHogwarts: No la sé. Pero no tardaré mucho en averiguarlo, besitos.

     James guardó el teléfono rápidamente, puede que hubiese cometido una locura, pero moría de curiosidad por saberlo.

    Rose aún no podía creer que Scorpius y ella fuesen novios, y tampoco lo lindo que él era con ella. Nunca en su vida pensó que ellos dos terminarían así.

—Rosie—el rubio la llamó.

—¿Sí?—la pelirroja se estaba quedando dormida a pesar de que apenas fuesen las nueve de la mañana. No había podido dormir muy bien.

—Podrías acompañarme después de que lleguemos a la estación a mi casa.

Rose asintió. No es como si no lo hubiesen hecho antes. Alice, Albus y ella siempre iban a casa de Scorpius ya que era la más grande, y no tenía hermanos que pudiesen fastidiarlos.

—Juro que trataré de soportar a Alice y Albus pelear—la chica rodó los ojos. Es como si ellos dos disfrutaran de discutir tanto.

Scorpius cambió su expresión de relajado a incómodo.

—¿Qué pasó?—inquirió Rose.

—Sí. Albus y Alice no van—dijo Scorpius—Quiero que mis padres sepan que estamos juntos…en una relación…y no en una relación de amis…

—Oh Scorpius ya entendí—Rose lo detuvo antes de que siguiera diciendo cosas sin sentido—pero…

—¿No quieres?

—No, no—Rose negó—si quieres hacerlo está bien. Solo que todo ha estado saliendo tan bien…¿no crees que es un poco apresurado?

—Si no quieres hacer está bien, Rose—dijo el rubio.

—¿Te molestarás por eso?—Rose rodó los ojos.

—Cuando estuviste con Connor se lo presentaste a tu familia a la primera semana—dijo el chico mientras recogía sus cosas.

—Contigo es diferente—dijo Rose mientras le daba un abrazo al rubio, el cual no correspondió—Scorp, no seas tan celoso.

—Me tengo que ir—dijo Scorpius—le puedes decir a Connor que te ayude con el trabajo de DCAO.

—¿En serio vas a comportarte así?—ahora Rose estaba furiosa—no seas inmaduro.

—Rose, mejor hablamos luego—Scorpius se había calmado un poco—no quiero que esto termine en una pelea.

—Me da miedo—dijo la pelirroja antes de que Scorpius se marchara—¿Y si tus padres no me aceptan?

—Rosie…—Scorpius se acercó hacia donde estaba su novia y le tomó la mano—ellos ya te conocen y te aman.

—Me quieren como tu amiga—la chica bajó la mirada—nuestros padres no se llevaban bien mientras fueron a Hogwarts, sabes lo que sucedió con nuestras familias, las sangres, todo…

Scorpius sostuvo la cara de su novia con sus manos y le dio un corto beso. Rose mostró una débil sonrisa.

—Mis padres no son así, los conoces—dijo el rubio—todo eso quedó en el pasado, y lo importante aquí es que tú me gustas, no que les gustes a ellos.

—Igual me aterra la idea…pero iré contigo—dijo Rose—Los Scamander darán una cena, ahí podríamos decirle a mis padres.

—Eso me aterra más.

—Hablaré con el antes también…para evitar dramas.

—Te quiero, Scorp—dijo la chica después de unos minutos.

—Y yo a ti mucho más.

—No puedes cobrarle a tu hermano por hacerle un favor—Alice frunció el ceño cuando James se fue.

El mayor de los Potter le había pedido que lo ayudara leyendo los pensamientos de Jade, y Albus le dijo que lo haría si le pagaba 30 galeones.

—Sí puedo—dijo Albus—lo acabo de hacer.

—Entonces lo ayudaré yo—Alice le sonrió al pelinegro—Por si se te olvidaba que sé de legeremancia.

—No lo harás.

—Sí lo haré, y gratis.

—Eres insoportable, Alice—Albus rodó los ojos.

—Pues tú también eres insoportable todos los días y no me he quejado—la rubia aparto su mirada de los ojos de Albus. No entendía porque los dos se comportaban como unos niños.

—No te he obligado a que estes conmigo.

—Si no nos soportamos ¿por qué seguimos estando juntos?—Alice dijo exasperada.

—Soy insoportable contigo porque intentas controlarme, si es lo que quieres saber—dijo Albus—y se supone que andamos juntos porque somos amigos.

—Eres un imbécil conmigo porque aún te gusto y no soportas que aunque hayas intentado miles de veces olvidarme nada funciona—dijo Alice.

Albus rió, y varias personas quedaron viendo la escena.

—Oh cariño, ya inventaste toda una historia—Albus toco la mejilla de Alice—creo que debería irme, ya me duele la cabeza de estar escuchando tu voz chillona.

—No hubieses ido a buscarme en la mañana a pedirme que te acompañara, idiota.

—La última opción—dijo Albus.

—La opción más importante—corrigió la chica—sé que amarías quedarte aquí conmigo, pero tengo que irme.

—¿Nos vemos en la noche?—le gritó Albus para que pudiese escucharlo.

—Sí—Alice rio—guárdame pudín de chocolate.

     Albus rodó los ojos a todas las personas que estaban ahí viendo la escena. Últimamente su vida era una película.

     Por otra parte le costaba mucho admitir sus sentimientos por Alice. Era difícil decirle que nunca la había olvidado, y que estaba completamente loco por ella. No quería tirar todo por la basura de nuevo, aunque su forma de ocultarlo era la peor, al principio las discusiones eran reales, pero después Alice había sabido cómo funcionaba todo, y eso le frustraba.

Lucy empacaba como si fuese a pasar dos años de vacaciones. Vanessa la observaba. Había sacado toda la ropa que tenía en la habitación, y también todos sus libros, seguramente para estudiar.

—¿No es suficiente ya?—dijo la pelinegra.

—Ni siquiera me quiero ir—la pelirroja suspiró—pero mis padres no dejaran que me quede aquí.

—Lucy, están preocupados…

—Es como si todos me estuviesen presionando—Las manos de Lucy estaban temblando—no puedo cargar con tanto peso.

     Vanessa se sintió mal por Lucy, no había hablado mucho con ella sobre sus problemas alimenticios, sabía que era un tema incómodo para hablar, y que si la presionaba terminaría gritándole, como había pasado con todos los demás.

—¿Qué pasó?—la chica frunció el ceño—¿te hicieron algo?

—No quiero quedar como una niña estúpida—Lucy caminaba de un lado a otro en la habitación—Vanessa, lo hice otra vez.

La pelinegra abrió los ojos, enseguida de eso la pelirroja empezó a llorar.

—Lucy…¿Cuándo?

—Hace una semana…y desde eso lo seguí haciendo—dijo la chica entre sollozos—pensé en irme y terminar el año desde mi casa.

— ¿por eso empacaste toda tu ropa?

—Sí.

—Lu, podría acompañarte cuando estemos en Londres a buscar ayuda, podríamos ir a un psicólogo…

—No sé lo que me pasa, no odio mi cuerpo, estaba tan concentrada estudiando que olvidaba comer, me decía a misma que no era importante si me saltaba algunas comidas, después cuando veía comida comía en exceso, me sentía asquerosa y terminaba vomitando—dijo Lucy—pero no quiero que siga pasando. Esta no soy yo.

—Habla con Molly, o con mi hermano antes de que en la página salga algo—Vanessa abrazó a su amiga—no dejes que pase lo mismo que la otra vez.

—No solo tengo que cargar con ese problema, sino también tengo que contar cosas de las que no quiero hablar antes de que todos se enteren por otra persona que no soy yo.

—No es una idea que me agrade—se sinceró la pelinegra—pero no nos queda otra opción.

—Creí que después de todo Theo y yo podíamos estar juntos—dijo Lucy—pero primero tengo que resolver todo este lio…me siento la peor persona en el mundo.

—No Lu, él entenderá—Vanessa habló—y si no lo hace lo obligaré a entender.

      Lucy siguió hablando con su amiga, y se dio cuenta de que pasara lo que pasara no debía volver a distanciarse. Eso no era justo. Después varios meses y aún con muchas inseguridades había decidido que él era el momento de hablar con Molly.

     Así que tomo toda su valentía y fue a hablar con ella.

—Molly—la llamó. La pelirroja se sorprendió al escuchar a Lucy decir su nombre—ya es momento de hablar.

—¿Todo bien?—preguntó Molly cofundida.

—Molls, te extraño—Lucy suspiró—sé que no discutimos, pero nos alejamos, y es horrible esa distancia que hay entre nosotras.

—Y yo a ti—dijo Molly—aunque me sentí un poco triste al saber que te habías reconciliado con Theo primero.

—Sí, eso no estaba planificado—Lucy forzó una sonrisa—quería decirte algo antes de que te enteres por la página.

Molly pensaba en bromear antes de darse cuenta de que su hermana estaba hablando en serio.

—No me asustes, ¿todo bien?

—En realidad no—la chica bajó la mirada—Lucy he vuelto a vomitar.

—Lucy—dijo Molly sorprendida—hermana, tu eres hermosa.

—Esta vez no fue por eso—dijo—digo…todos tenemos inseguridades y sé que siempre las tendremos, es algo que se ha vuelto normal.

—¿Entones qué pasó? —Molly frunció el ceño.

—Una copia de mi papá…me obsesione con los estudios, empecé a saltarme comida…después a comer demasiado, y ya sabes lo demás—habló Lucy—no puedo dejar de estudiar, en realidad disfruto estudiando, pero no quiero que vuelva a pasar.

—¿lo hablaras con papá y mamá?—preguntó después de uno minutos.

—Debo hacerlo—dijo la chica.

—¿Y ya le contaste a Theo?—Molly se dio cuenta de que su hermana se incomodó cuando nombró a Theo.

—No—negó—no es fácil para mi hablar de esto. Y sinceramente creo que no es nuestro momento. Sé que es tu mejor amigo, pero entiéndeme.

—Lo hago, Lu—Molly le sonrió—pero irse sin dar ninguna explicación es para cobardes.

—podría enviarle un mensaje—dijo la chica y su hermana la miro con una expresión de es en serio—Molly en serio no me siento muy bien para hablar con él. Lo siento.

—Está bien—dijo Molly—algún día será su momento.

**

—¿Es en serio?—Rose frunció el ceño—Ahora pelean con público. Y hablo de un público que sean más que Scorp y yo.

—No estábamos peleando—Alice ya se estaba preparando para la charla de amor propio que le iba a dar la pelirroja.

—El video que vi no dice eso—dijo Rose.

—Solo estábamos jugando—La pelirroja no reconocía su amiga.

—Alice—llamó Rose—no te voy a negar que Albus está enamorado de ti, tu lo sabes y yo también lo sé, pero solo está jugando contigo.

—Y yo no estoy esperando que él quiera algo serio—se sinceró—yo tampoco quiero algo serio ahora, pero disfruto de su compañía.

—Bueno nunca pensé que terminarían como amigos con derechos.

Alice negó rápidamente.

—¡No lo somos! ¡Ni lo seremos!—dijo Alice—Por merlín, Rose. Por un momento pensé que superaría lo que pasó entre nosotros…ya me rendí.

—Eres mi mejor amiga. Él es mi primo—Rose pensó varios segundos antes de decir lo que tenía en mente—Los dos se han comportado como idiotas, pero Albus mucho más.

—Siento que todo es mi culpa—dijo la rubia—yo fui quien arruinó todo. No valoré al Albus dulce y tierno.

—Hiciste lo que pensaste que era correcto—le recordó—y si lo valoraste, pero a veces…si ves que las cosas no funcionan debes dejarlas ir.

—En serio lo quiero—dijo—pero siento que estoy dejando de quererme a mí.

—Hablaré con Albus—dijo Rose—aunque no prometo nada, ya sabes que el finge no tener sentimientos.

—¿Los tiene?—Alice rio—¿Cómo te preparas para presentarte como la novia de Scorpius frente a sus padres?

—¿Lo sabías?—preguntó.

—Llevaba toda la semana preguntándome acerca de eso—Alice le sonrió.

—No estaba muy segura…aún no lo estoy—la pelirroja forzó una sonrisa—me da miedo que no nos aprueben.

—Como si eso detuviese a Scorpius—dijo Alice. Su amigo tenía una clase de atracción a las cosas prohibidas. En serio ese rubio estaba loco.

—Ya. Pero no sería lo mismo para mí—dijo Rose en voz baja.

—Sí lo harán. Ellos te aman, saben que eres lo mejor para su hijo demente—dijo Alice—no dejes que el miedo te detenga.

Lo siento, no estaba inspirada para escribir la 2da parte del cumple de Lily, y no quería dejarlos esperando otro mes para un capítulo. En el próximo capítulo habrá escenas de Lorcan y Lily, ya los he hecho sufrir mucho.

Nos leemos.



« Bebida Comenta este capítulo | Ir arriba Tiempo »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.