Historia al azar: Donde caben 2 caben 3
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Los terribles secretos de la tercera generación. » Tóxico.
Historia terminada Los terribles secretos de la tercera generación. (ATP)
Por Lucy Malfoy x
Escrita el Domingo 1 de Abril de 2018, 22:57
Actualizada el Domingo 20 de Enero de 2019, 19:31
[ Más información ]

Tóxico.

Alice se sentía extraña. Scorpius le había dicho que Albus solo actuaría así por unos días pero en realidad ya habían pasado dos meses y el seguía siendo la misma mierda con ella. En ese momento estaba con Rose y el pelinegro. Ellos estaban hablando acerca de la cena familiar y lo muy mal que estarían las cosas cuando llegaran a casa. Era como si ella no existiese para a Albus. Cuando Alice hablaba con Scorpius o Rose, el pelinegro no decía ni una palabra y cuando él hablaba con ellos, la rubia solo se limitaba a escuchar. Así era su juego.

Rose entró al salón de pociones junto a ellos ya que les había insistido en que Scorpius estaba en ese lugar y estaba metido en serios problemas. Pero cuando llegaron el salón estaba vacío. Alice volteó confundida, ¿El maldito rubio se había vuelto invisible?

Supo lo que pasaba al no ver a Rose en el salón y solo cruzar sus ojos con los verdes de Albus. Las puertas estaban cerradas con un hechizo muy fuerte ya que ella no podía deshacerlo.

—Tampoco es como si fuese lo peor estar conmigo encerrada aquí—Albus le sonrió, pero no de una manera dulce.

—Oh vaya, es que no me hablas durante meses y lo haces cuando tu prima psicópata nos encierra juntos—dijo sarcástica.

—Oh vaya, es que me cortas sin ninguna explicación y quieres que todo sea como antes.

—Vale—Alice le mostró una sonrisa. En verdad que Albus estaba logrando lo que quería, hacerla sentir culpable—Albus lo siento, en serio.

—En realidad no me importa.

— ¿Entonces por qué me recuerdas lo que he hecho siempre que hablamos?

—Porque quiero que te sientas como yo me sentí. Te di todo de mí, confié mi corazón una vez a alguien, pero fue mucho para ti.

Alice ya se estaba empezando a cabrear, siempre que hablaban le decía lo mismo, y ella hacía lo mismo, aceptar la culpa. Pero ahora era distinto, ya no estaba dispuesta a que Albus se riese de ella. Sí, la verdad había sido su culpa en la mayor parte, pero Albus ya estaba cansándola.

—Todo esto apesta. Actué como una idiota, pero ya está, supéralo. ¿Pretendías que viviésemos felices para siempre? Bueno Albus lamento decepcionarte, pero no ocurrió. Te pediré un favor, necesito que pares esta mierda. —Alice estaba parada a pocos centímetros del pelinegro, antes probablemente se hubiesen besado, pero ahora sólo estaba conteniendo las ganas de golpearlo por ser un completo imbécil—. Si quieres estar con Kendall o con cualquier otra chica está bien. Estas en todo tu derecho.

—Scorpius me ha dicho que te sentías presionada con todo tu futuro por pensar. Pero… ¿qué hay de mi Alice? También me sentía agobiado, pero solo me bastaba estar un momento contigo para saber que éramos todo lo que estaba bien.

El muy maldito de Scorpius. Podía ser su mejor amigo y hasta ser rico, pero le había contado algo que solo le correspondía a ella decirle. Las pagaría.

No sabía cómo tomar lo que le había dicho Albus, eso había sonado dulce para ella, algo dulce mezclado con algo mucho más tóxico.

—Yo también sentía lo mismo Al—las ganas de golpearlo se habían convertido en ganas de abrazarlo—a pesar de todos los miles de problemas que se creaban en mi mente tú estabas allí. Pero no quería que esos pensamientos te lastimarán…así que hice lo que creí mejor. Podría culparme eternamente por romper lo nuestro pero luego del tiempo supe que no podía guardar mis sentimientos.

 —Eso es lo más tonto que he escuchado salir de tu boca.

—Eso es lo que sentía.

— Tus sentimientos son muy confusos, y cambian demasiado—el Albus tóxico estaba ahí, más vivo que nunca— ¿qué se supone que sientes ahora?

—Lo peor en este jodido asunto es que te equivocas—Alice subió su cara y miró sus ojos verdes. Sus jodidos hermosos ojos verdes— la mayoría de mis sentimientos siguen siendo los mismos. Sigo enamorada de ti y no encuentro una maldita forma de sacarte de mi cabeza. Pero tú…has sido tan duro conmigo Albus, eres un maldito idiota y te envidio por haberme olvidado tan rápido.

—No lo he hecho. Es algo como amor y odio. Te odio por haberme lastimado, y lo sabes, y también te odio porque no puedo dejar de amarte.  Mi mente es un enredo.

—¡Todo esto es tan confuso! —la rubia habló después de algunos pocos minutos—Albus tú también me has herido, no había pasado ni una semana cuando ya estabas besándote con cada chica que se te cruzara. A demás de que te has conseguido a una novia, y aun así dices que me quieres.

—No tengo novia, Kendall y yo nunca fuimos novios…algo como que amigos que a veces se besaban. Da igual, tú has estado besándote con un maldito en la fiesta de Slytherin.—Albus suspiró—Como sea, es una mierda sentirme así.

Albus se dirigió hacia la puerta, dispuesto a dejar a Alice confundida después de la conversación que tuvieron.

—Se ha deshecho el hechizo—anunció antes de irse.

Lo suyo era complicado y muy tóxico justo ahora y ni siquiera hablando podían arreglar las cosas de una vez por todas.



« Reglas Comenta este capítulo | Ir arriba Fred y Kendall »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.