Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Los terribles secretos de la tercera generación. » Secretos.
Historia terminada Los terribles secretos de la tercera generación. (ATP)
Por Lucy Malfoy x
Escrita el Domingo 1 de Abril de 2018, 22:57
Actualizada el Miércoles 31 de Julio de 2019, 17:36
[ Más información ]

Secretos.

Después de la paliza en quidditch que le habían dado los del equipo de Slytherin a los de Gryffindor, los Weasley estaban en furiosos. La tensión en el partido había sido muy fuerte entre Rose y Scorpius, y todos lo habían notado. Tanto así que al final del partido no solo mandaron a darse un apretón de manos a Theodore y James —los respectivos capitanes de los equipos— sino que también Scorpius y Rose tuvieron que darse un apretón de manos, para relajar las malas energías que flotaban por el ambiente.

Scorpius no entendía esa rabia repentina que Rose se había esmerado en tenerle. Después del apretón de manos, Theo y James se relajaron y se dieron un abrazo. Ellos dos eran mejores amigos y aunque James estuviese furioso, lo manejaba muy bien, al contrario de Rose, que se fue echando humos.

Rose salió furiosa del campo una vez el partido había terminado. Estaba consciente de que Albus la miraba con burla, y Scorpius como si estuviese loca. No es que fuese tan mala perdedora, sino que se negaba a perder frente a Scorpius cuando estaba tan enojada con él.

Aunque pensándolo bien, no era culpa de Scorpius que a Rose le molestaran los sentimientos que florecían dentro de ella, cada vez que él estaba cerca.

Como en Hogwarts era una ley buscarse una excusa para armar una fiesta, los de Slytherin por supuesto que celebrarían en honor a su victoria. Solo los del equipo podían invitar, y aunque Theodore había sido amable en invitarla, ella no tenía ganas de ir a ver como sus amigos festejaban vencerlos. Así que prefirió quedarse en la sala común de Gryffindor y aprovechar que todos estaban de fiesta para practicar unos hechizos que le salían terriblemente mal.

Ser competitiva era su característica principal y se ponía histérica con tan solo pensar que a Scorpius le salían perfectos esos hechizos. ¿Es que a Scorpius todo le salía bien?

—Lo estás haciendo mal—escuchó detrás de ella. Sabía que Scorpius estaba a unos pocos pasos de ella, y aunque él no pudiera verla aún, frunció el ceño.

—Ya viene a hablar el experto—dijo, girándose para verlo.

Scorpius, al igual que ella, aún llevaba puesto el uniforme para jugar quidditch. Cuando su mejor amigo la vio, esbozó una mirada burlona y Rose juró sentir su corazón latir mil veces más rápido de lo usual, y lo miró peor que antes.

—Buena jugada la de hoy—la felicitó Scorpius.

Sus palabras se escuchaban sinceras, pero ella aún seguía dolida por su derrota.

—No lo suficiente—le dijo, levitando varios libros que habían en la mesa y dejándolos caer.

Furia. Eso era todo lo que sentía.

Scorpius era una de las personas más despreocupadas a las que Rose conocía, y probablemente eso era lo que ella amaba de él. El hecho de que el la ayudara a relajarse era todo lo que necesitaba para querer pasar tiempo a su lado, pero, a pesar de eso, en ese momento todo era diferente. Rose estaba más consiente que nunca de sus sentimientos, y le estresaba que cada vez que lo tenía al lado, su corazón se acelerara como nunca.

Scorpius se sentó en uno de los muebles, y alzó su mirada hasta donde Rose se encontraba parada.

—¿Por qué estás tan enojada?—le preguntó, sin más. No quería perder tiempo, extrañaba a Rose.

Rose se sentó en el mismo mueble que Scorpius a una distancia precavida.

—¿Por qué piensas que estoy enojada?—preguntó ella y Scorpius rodó los ojos. Odiaba que Rose le respondiera una pregunta con otra pregunta.

—Porque lo estas, y no creo que sea por lo que paso en la fiesta de Halloween.

Rose le miró interesada, pero sin decir nada. Aunque ella no estuvo para cuando Scorpius y Albus se pelearon con Nick, sus demás primos le contaron todo. Todo Hogwarts hablaba de eso al día siguiente, pero por muy loco que sonara, a ella no le molesta, ese era el menor de sus problemas a comparación de tener que lidiar con todos los sentimientos que tenía guardados para Scorpius.

—No estoy enojada—dijo y Scorpius volvió a rodar los ojos. Realmente no estaba mintiendo después de todo—solo necesitaba respirar.

Scorpius le miró sin entender y Rose suspiró.

—Necesitaba darme un descanso de todo lo que está pasando desde que llegamos—le respondió. Era una buena excusa para no decirle sobre sus sentimientos hacia él—siendo sincera, necesito un descanso de esta amistad. Necesito nuevos amigos.

Una vez dicho todo, Rose se tapó la boca con ambas manos. No se creía capaz de decir semejante cosa, porque sinceramente lo último que quería era estar lejos de Scorpius. Su mejor amigo alzó una ceja y se levantó del mueble, por unos segundos pensó que estaba herido, pero lo que dijo después, le confirmó que no le importaba terminar su amistad.

—Bien—se sacudió sus pantalones—yo también estoy cansado de tus cambios constantes.

Ella frunció el ceño, estaba dispuesta a decirle que no lo decía en serio. Pero algo en su interior le decía que hacer eso era lo mejor para ella. Scorpius le dio una mala mirada, y antes de irse realizó el hechizo que Rose estaba practicando cuando él llego.

"Así es que se hace"

Rose se hundió en el mueble y dio un largo suspiro. Después de todo a Scorpius no le molestó la idea de ella separándose de él, y eso dejaba todo claro. Ella era su amiga, pero Scorpius tenía personas más importantes por la que preocuparse, como Alice o Albus. No quería sentirse de esa manera, pero no podía controlar no sentir esa furia dentro de ella.

**

A pesar de todo lo que había pasado en su vida, el mundo no se detenía por nada y Lucy tenía que cumplir sus deberes como prefecta. Lucy se enteró de la victoria de Slytherin porque Albus se había asegurado de restregárselo a todos sus primos en el grupo familiar.

Cada vez que había un partido, después se formaba una fiesta. Por eso no se sorprendió al ver a un montón de estudiantes dirigirse a la sala común de Slytherin. Su deber como una buena prefecta era impedir que esas cosas pasaran, no debía de permitir que se armara ninguna fiesta, ni mucho menos que estudiantes bebieran alcohol, pero el hecho era que Lucy desde el principio supo que ella sería una pésima prefecta.

A consecuencia del frio que se empezaba a asomar por Hogwarts, llevaba un suéter naranja muy grande, junto con un jeans y unas botas negras. Tenía tanto frio, que probablemente debería de estar usando guantes, pero odiaba la sensación de sudor en sus manos al usarlos.

Observó cómo Albus se dirigía a la sala común de Slytherin y le sonrió desde lejos. Desde que sus primos y todo Hogwarts se habían enterado de su enfermedad había tratado hacer todo desde lejos, el problema era que sus primos no le iban a dar tanto espacio como el que ella quería. Molly, Dominique, James, Fred, Roxanne, Albus y Lily se encargaban de ponerle un ojo cada vez que ponían, y eso le ponía los pelos de punta.

Siendo sincera, solo estaba fingiendo que estaba bien, cuando en realidad seguía prácticamente igual. Era verdad que no había vuelto a vomitar desde hace un mes, pero solo por el hecho de que sus primos no le darían el tiempo ni privacidad para hacerlo, porque las ganas ya estaban. Cada vez que comía, o tomaba de algún jugo, la necesidad de vomitar seguía ahí. Estaba luchando para vencer sus inseguridades, pero simplemente parecían no querer quitarle las manos de encima.

Cuando creyó que sus pensamientos ya la habían alterado lo suficiente, lo vio. Theodore se reía junto a sus amigos mientras se preparan para bajar hasta las mazmorras. A pesar de que el juego había terminado hace apenas unas horas, no llevaba el uniforme de quidditch, tenía una camisa blanca, unos jeans y su cabello lucía mojado.

Theo paró de reír inmediatamente cuando la vio a ella, les dijo a sus amigos que se adelantaran, que el los alcanzaría después y se acercó hasta donde estaba Lucy. Ella sabía que una conversación entre ellos dos tenía que ocurrir en cualquier momento, y por esa misma razón ya estaba preparada.

—Hola, Lucy—él le sonrió.

Sus palabras salían tan naturales que no se sentía tan incómoda comparada a como pensó que iba a estarlo.

—Hola, Theo—le dijo—ha pasado un tiempo…

El asintió. A pesar de que habían hablado en la fiesta de Scorpius, y se habían visto muchas veces durante ese tiempo, era la primera vez que hablaban sin alcohol de por medio.

—Lo siento—fue lo primero que dijo. Ella le miró con el ceño fruncido.

—No quiero hablar de eso—le dijo ella, aunque sabía que eso sería la única de la que hablarían—todo está bien. Todo está mejorando.

Mentirosa, mentirosa, mentirosa. Pensó Lucy

—¿Estas segura?—preguntó. Ella asintió.

Lucy sabía que Theo no estaba creyéndose nada, y por esa misma razón recurrió a mentirle un poco más. Después de todo, una mentira más no haría daño.

—Estoy viendo a psicólogo y nutricionista online—le dijo, y Theo pareció aliviado—todo está mejorando, no pensé que sería tan fácil, pero lo es…no hay nada por lo que preocuparse.

Esa era la misma mentira que Lucy le había dicho a Molly, y para su sorpresa su hermana también se la había tragado como si nada.

Theodore comenzó a hablarle de lo emocionado que estaba de haber ganado, pero los ojos y pensamientos de Lucy fueron en dirección hacia Justin Wood. El castaño llevaba el uniforme sucio y no iba acompañado. Ella hubiese pensado que con su reciente éxito al ganar el partido de Quidditch iría con alguna chica, o varios de sus amigos, pero iba solo.

Justin era compañero de cuarto de Theo, su padre era un buen amigo de la familia, y prácticamente era como un nieto más para su abuela. Justin era muy buen amigo de Fred, James, Dominique y Molly, pero Theodore parecía detestarlo desde hace mucho tiempo. Por eso su expresión pasó de ser relajada a ser fría, cuando vio que Lucy había dejado de prestarle atención para saludar a Justin.

Ella le saludó con una sonrisa, y él la saludó con el mismo ánimo.

—¿Qué tienes con Wood?—le preguntó, sin rodeos. Los ojos de Lucy pasaron de Justin a Theo de manera rápida.

Ella le miró con el ceño fruncido. ¿Qué le importaba a él? No podía reclamarle nada, porque ellos dos ya no estaban juntos.

—¿Acaso importa?—le respondió ella. No iba a negar o confirmarle nada

Estaba consciente de que Theodore comenzaba a enojarse, y que quizás debía de aclarar cualquier pensamiento erróneo, pero él no era nadie para meterse en su vida, y no le aclararía nada.

Justin Wood solo era un buen amigo para ella, siempre lo había sido, incluso cuando ellos dos habían estado juntos lo fueron.

Él era el hermano de una de sus amigas más cercanas, a la que por cierto, extrañaba demasiado. Lucy sintió un vacío al pensar en Alex, no la veía desde agosto, cuando la castaña les avisó a todos que no seguiría su sexto año en Hogwarts. Todos en el castillo habían hablado de que se había ido por un posible embarazo, enfermedad, o traición, pero sinceramente estaban muy lejos de la realidad.

Alex solo se había ido por ganas de conocer, y aventurarse, no por un embarazo, ni por una traición, mucho menos una enfermedad. Lo cierto es que Lucy la extrañaba más que a nadie. Quizás si ella estuviese ahí, tuviese a alguien que le pusiera los pies sobre la tierra, sin juzgarla. Tenía a Vanessa, Roxanne y también a su hermana, pero por mucho que quisiera sentirse cómoda junto a ellas, se sentía juzgada.

—Bien—le dijo Theo con los puños apretados—sería devastador para tu hermana que estuvieses interesada en otro amigo de ella.

Lucy abrió los ojos más de lo normal ante el comentario de Theodore. ¿En serio sería tan inmaduro?

 —Estoy segura de que si me diese la gana de intentar con cualquier otro amigo de mi hermana saldría muchísimo mejor que contigo.

Theo apretó los puños más que antes. Sabía que su comentario había sido rudo, pero se sentía desplazado. Y sí, era verdad que ya habían pasado varios meses de su ruptura, pero no quitaba el hecho de que aún le doliera todo lo que tenía que ver con Lucy.

—Entonces todo ya está dicho—fue lo último que dijo Theodore antes de dirigirse a la fiesta.

Realmente Theodore debía de aclararse. Lo suyo había terminado hace mucho tiempo. Ya era hora de intentar avanzar, porque aunque ella lo amara, Theodore ya no la hacía sentir tan segura como antes, y no podía quedarse en un sitio así, le hacía daño.

**

Frustración. Eso era lo que sentía Lily al fallar como buscadora. Sentía que le había fallado a James, quién había puesto su confianza en ella, y también a sus compañeros de Gryffindor.

Para intentar pasar su frustración, Lorcan junto con Lyssander, Kendall y Hugo la habían llevado a la común de Ravenclaw, para comer y charlar. Los elfos colaboraron inmediatamente cuando Kendall fue por postres y comida.

Lily no quería ir a la fiesta de Slytherin, pues sabía que Albus estaría allí y que en cada oportunidad que tuviese, comenzaría a fastidiarla. Odiaba a Albus.

—Lils, déjalo estar, jugaran mejor la próxima—le dijo Lyssander, en modo de apoyo.

Gryffindor no había jugado mal, pero Scorpius tuvo más destreza al atrapar la quidditch, y Lorcan podía jurar que Lily quería matar al mejor amigo de Albus. Aunque no era la única. Todos en el campo habían quedado sorprendidos cuando Rose se fue como una furia después de darse un apretón de manos con Scorpius.

—Scorpius tenía una sonrisa de superioridad que me daban ganas de querer asesinarlo…—dijo Lily, con rabia—y Fred parecía estar enojado conmigo.

Kendall puso los ojos en blanco. No le molestaba escuchar a Lily hablar de cómo se sentía, pero en este momento su mejor amiga estaba llevando las cosas muy lejos con su drama. Kendall le dio una mirada a Lorcan, y sabía que su amigo estaba pensando lo mismo que ella.

—Escuché que Fred tampoco irá a la fiesta de Slytherin—comentó Hugo—quiere matar a Albus y a Scorpius, no solo a ti.

Lorcan miró mal a Hugo, solo le estaba dando motivos a Lily para que siguiera lamentandose

—Sí..creo que no ayudas, Hugo—le dijo Lorcan, poniendo los ojos en blanco. Hugo no le hizo caso, y siguió despotricando junto a Lily.

—Solo es el primer juego—dijo Lorcan, restándole importancia—deberían calmarse, no ganan nada quejándose.

Lily, —quién no le había prestado atención a Lorcan desde que habían llegado— rodó los ojos y Lorcan se preparó para recibir todos los comentarios de Lily.

Tal vez solo quería que ella hablara con él, que le pusiera un poco de atención, después de todo un día dejándolo de lado.

Ella era su mejor amiga, su otra mitad, prácticamente una parte mejorada de él. En su interior sabía que todas las personas contenían intensidad, pero sin duda la de Lily era la de mil personas juntas, y eso le encantaba. Amaba la vida que Lily tenía dentro de ella, y también lo decidida que podía ser al defender sus derechos.

—¡Exacto!, ¡Es el primer juego y perdimos!—se quejó. Los demás no entendían lo importante que era ganar para ella—¿Qué nos puede esperar para el segundo juego si ya comenzamos más?

Lyssander rodó los ojos, y se rindió. Que Lorcan siguiera intentado con Lily, porque ella ya no tenía más nada que decirle.

—Lily por favor, basta—la detuvo Kendall, quién al pareció fue la única capaz de interrumpir a Lily—no sé mucho de Quidditch, pero que no ganes la primera vez no quiere decir que no puedas ganar la segunda vez.

Lily miró a sus amigos ofendida, y dio un largo suspiro.

—Vaya, ustedes son unos grandes amigos—dijo con molestia—gracias por escucharme.

—Oye, que yo te apoyo—Hugo rio—y seguro que Rose también.

Lorcan también se rio ante la mirada de perrito que puso Lily, y se arrimó para abrazarla.

—Ven, Lily—dijo. Ella se acomodó en su pecho—vas a ganar la próxima vez.

—Eso era todo lo que quería escuchar.

Lyssander se levantó de su asiento, y la miró con falsa ofensa.

—¡Eso es lo que te he dicho yo!—dijo Lyss, rodando los ojos.


RECUERDEN QUE ESTA HISTORIA ESTÁ SIENDO CORREGIDA. Hoy 19-08-19 he terminado de corregir este capítulo, y comparado con el original, le he cambiado muchas cosas. 

En wattpad estoy publicando datos y fotos de los protagonistas de esta historia, si quieren pasarse por allá mi usuario es Dominiquelovegood

Dato importante: recuerden quién es Alex Wood, y Justin Wood, porque son personajes muy importantes en los siguientes capítulos.




« No siento lo mismo Comenta este capítulo | Ir arriba Reglas no cumplidas »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.