Historia al azar: LA pasion de alitzel
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
The Vampire Diaries: Heart of darkness » Capítulo 7. Let the Right One In
The Vampire Diaries: Heart of darkness (R15)
Por Chernobyl
Escrita el Domingo 21 de Enero de 2018, 01:56
Actualizada el Miércoles 25 de Marzo de 2020, 16:25
[ Más información ]

Capítulo 7. Let the Right One In

En su mente, Venus no estaba tranquila. Podía escuchar gritos de horror y no sabía de dónde venían. Hizo un esfuerzo por abrir los ojos aunque le parecía que estaban demasiado pesados. Tras varios intentos, los abrió. Estaba en la plaza de Mystic Falls, pero había algo diferente. La gente corría de un lado a otro, había algunos automóviles volcados y otros en llamas. El cielo estaba ligeramente oscurecido por el humo. A lo lejos se escuchaba la sirena de una ambulancia y la de una patrulla. Venus reparó en el piso, las manchas de sangre eran evidentes. Había cuerpos mutilados. Ella retrocedió sin comprender lo que estaba pasando. Sin embargo, cuando se observó las manos llenas de sangre, se estremeció. ¿Qué había pasado? ¿Estaba herida? O por el contrario y muy improbable -según la pelirroja- ¿Ella había causado eso?

 

—No te muevas—ordenó una voz a sus espaldas. Era Ric. Por alguna extraña razón, ella se paralizó por la voz autoritaria y fría que él le había dirigido.

 

—Yo no hice nada, lo juro—susurró.

 

—Date la vuelta—ordenó una vez más. Ella lo hizo de forma lenta. Ric le estaba apuntando con una estaca. La joven tragó saliva y pudo sentir el sabor de la sangre en su garganta. Quiso llorar pero aun más por las palabras que Ric dirigió a continuación, compasivas. —Lo siento Venus—murmuró. Sintió el filo enterrarse en su pecho y bruscamente se despertó en la realidad. Estaba en su habitación en el granero y su padre dormitaba en una silla. Venus se pasó una mano por el cabello, notando que estaba sudada. La joven respiró profundamente para relajarse cuando su padre abrió un ojo.

 

—Me alegra que hayas despertado—dijo, conteniendo un bostezo. —Tu madre y yo estábamos muy preocupados por ti—siguió—Te llevaron al hospital luego de que te desmayaste. El doctor dijo que se te había bajado la presión, así que luego de que te estabilizaron, te dieron de alta y te trajimos casa para descansar.

 

Venus asintió con confusión mientras se enderezaba ligeramente. Le dolía la cabeza pero no estaba herida. Su padre le pidió que se recostara de nuevo y fue en busca de su madre. La pelirroja se quedó sola, sumida en aquella oscuridad. ¿Qué había pasado? ¿Qué había sido ese sueño? Ella no tenía la menor idea, así que volvió a recostarse y a mirar el techo sin saber qué pensar. A la distancia, escuchó el graznido de un cuervo pero ella no se molestó en mirarlo.

 

 

Al día siguiente, Venus se levantó para ir a la escuela pese a la insistencia de su madre. "Estoy bien" había dicho antes de salir "Me siento mejor, no va a pasarme nada" intentó calmarla. No usó el automóvil por precaución, pero tampoco quiso que sus padres la llevaran a la escuela, así que Shane y ella tuvieron que caminar. La brisa fría le congelaba el rostro pero al menos le ayudaba a despejar la mente. Shane estaba inusualmente callado aunque la pelirroja pudo ver que se encontraba preocupado. Cuando llegó al colegio, fue abordada por sus antiguos amigos que intentaban preguntarle cómo se sentía. Venus intentó tranquilizarlos, repitiendo constantemente que estaba bien. Ellos no parecían convencidos, pero ella se sentía abrumada por la atención. Finalmente, fue Elena la que ayudó a cambiar de tema para alivio de la pelirroja.

 

—Está noche será la fiesta del fundador—le dijo a Venus. Sí, la recordaba. La joven se mordió el labio inferior.

 

—¿Irás?—preguntó Caroline, parecía a punto de dar saltitos. La pelirroja no estaba segura, pero quizás necesitaba despejarse.

 

—Sí, bueno, supongo que tal vez iré—murmuró al final. Caroline aplaudió emocionada. Sin embargo, Venus notó la ausencia de dos personas. ¿Cómo  no se había percatado de eso antes? — ¿Dónde están Stefan y Bonnie?—quiso saber. La cara de Elena palideció por unos instantes y Venus pudo ver que no sabía cómo contestar esa pregunta.

 

—Ellos….—comenzó Matt, intentando buscar alguna excusa.

 

—¡Están realizando un trabajo para el profesor Alaric!—soltó Caroline. Alaric. Venus sintió un vuelco en el estómago al pensar en él. No quiso indagar más en el tema y el resto se mostró satisfecho. Se dirigieron a sus respectivas clases. En la clase de Matemáticas, Tyler se sentó a su lado.

 

—Así que irás esta noche a la fiesta—comentó, no era una pregunta. Venus asintió sin mirarlo. No quería que el profesor los regañara por estar hablando en clase. —¿Entonces vas a aceptar también participar en el concurso?—inquirió.

 

—No—le respondió. No quería entrar a ese concurso y menos en representación de los Lockwood.

 

—¿Por qué no?—siguió—Serías una buena representante para la familia….

 

—Ya he dicho que no—replicó ella, alzando la voz. Motivo suficiente para que el profesor se girara.

 

—¿Serían tan amables de decirnos de qué habla?—preguntó el profesor con sarcasmo. Venus enrojeció tanto que pudo haberle hecho competencia a su cabello. Tyler se quedó callado. —¿Ahora les comió la lengua el ratón? Saben que no tolero este tipo de comportamientos en mi clase. Retírense por favor—ordenó. Venus no pudo decir nada, la mirada severa del profesor bloqueó cualquiera de sus pensamientos. Ambos recogieron sus cosas y abandonaron el salón de clases. Una vez fuera, Venus se dirigió a su casillero, Tyler le pisaba los talones.

 

—Oye, lo siento, ¿sí?—se disculpó el joven, algo inusual en él.

 

—Olvídalo—respondió ella. Se detuvo frente a su casillero y comenzó a cambiar los libros de lugar para la siguiente clase.

 

—Mira, se que parece cansado de mi parte, pero quiero que vayas—pidió. Venus negó.

 

—No, no puedo ni quiero. ¿Por qué no llevas a Vicky?—preguntó. Pero recordó que Jeremy le había dicho que la joven se había ido del pueblo.

 

—Ella ya no está. Además, mi mamá jamás dejaría participar a alguien como Vicky y...—la voz de Tyler se apagó al ver la mirada de advertencia de Venus.

 

—¿Ves por que no quiero?—cuestionó. —Es un concurso lleno de frivolidad, no gracias.

 

—¿Entonces Elena y Caroline son frívolas?—volvió a preguntar. Venus quiso decir "sí" pero a esas alturas ya no conocía a sus antiguas amigas, así que negó.

 

—Tengo cosas que hacer, iré a la biblioteca. Y por favor, no me sigas—pidió. Acto seguido, lo dejó solo en el pasillo. Sin embargo, no fue a la biblioteca. Venus se retiró de la escuela para volver a casa, argumentando que se había sentido cansada y mareada.



A las 7 en punto, el carro de Elena aparcó fuera de la casa de Venus. Sin embargo, no se bajó pero si hizo sonar la bocina. En el interior del granero, la pelirroja se estaba terminando de arreglar. Cuando terminó, salió al encuentro con Elena, quien no venía sola. Su tía Jenna estaba sentada en el asiento del copiloto.


—¿Te acuerdas de mi tía Jenna, Venus?—preguntó Elena mientras arrancaba el coche. Ella asintió.


—Por supuesto que sí—dijo y luego saludó a la rubia con un beso en la mejilla. —Que gusto verte Jenna.


—Lo mismo digo, Venus. Estás muy bonita—le dijo. La otra se sonrojó.


—Gracias—le devolvió la sonrisa—No estabas en casa de Elena la última vez que fui—recordó.


—Oh no, salí con un amigo a acampar—respondió.


—¿A acampar?—preguntó Venus—Pero si odias el bosque—recordó. Jenna rió y asintió.


—Sí, pero la verdad que el chico que me gusta y pues me enseñó algunas cosas, como cazar—respondió. Venus le miró extrañada. ¿Dónde había escuchado eso? En aquel momento, no hizo relación en su cabeza, pero le restó importancia. Tras llegar al edificio donde se haría el evento, las tres bajaron del coche e ingresaron. Como los padres de Venus se había quedado en casa, la joven se quedó con Elena y Jenna un rato hasta que Stefan apareció. Se sorprendió un poco por su comportamiento, pues parecía más abierto y relajado que de costumbre.


—Parece que Stefan está ebrio—le dijo Jenna a Venus, a lo que ella asintió.


—Tal vez, pero a decir verdad parece disfrutarlo. No lo había visto así de contento—recordó ella. Finalmente Stefan se marchó a pedir otra copa de whisky y Elena se acercó a las dos.


—Stefan está actuando raro—comentó Elena preocupada.


—Es un comportamiento inusual pero no hace daño a nadie—replicó Jenna, tratando de calmarla. Venus le dio la razón.


—¡Oh!—exclamó Elena y entonces se relajó, aunque al principio Venus no entendió a que se refería. —Profesor a las 3 en punto—bromeó. Jenna se rió y la pelirroja arqueó una ceja al no entender el chiste.


—¿Cómo me veo?—quiso saber mientras se acomoda el cabello.


—Perfecta, ¿Verdad Venus?—le preguntó y le dio un codazo a lo que la pelirroja asintió. En aquel momento, Alaric hizo acto de presencia y se acercó a Jenna. Quizás no había notado la presencia de Venus, aun cuando su escandaloso cabello era visible a metros de distancia.


—Te estaba buscando—dijo Alaric, sonriendo.


—Aquí estoy—respondió Jenna nerviosa pero feliz de verlo. Venus sintió envidia.


—Luces muy bien esta noche—comentó él, algo nervioso. La pelirroja supo que no podía tolerar aquella conversación,


—Iré por un trago—interrumpió entonces, momento en que Ric la vio. —Elena, tu galán se perdió—le dijo a la susodicha y señaló la barra. Stefan había desaparecido. La castaña se disculpó para ir a buscarlo. Venus no se despidió de Alaric y Jenna. Fue directo a la barra a pedir un trago. No solía beber demasiado, pero sentía que necesita olvidar lo que había visto. Una vez que tuvo su bebida, Venus se dirigió a uno de los balcones al aire libre para tomar aire fresco y pensar. Se recargó en el barandal, mirando hacia la oscuridad del bosque.


—¿De quien te escondes?preguntó Damon a sus espaldas. Venus se sobresaltóLo siento no era mi intención asustarte.


—No hay problemarepuso—De nadie. Me abruma ver tanta gente—mintió. Damon pareció creerle al ver la mueca de fastidio de Venus. —Es un bonito lugar. Lástima que esté tan oscuro—comentó.


—No está tan oscuro—replicó él.


—Pues yo no veo nada. ¿Tú sí?


—Créeme, veo mucho mejor que el resto.


—¿Acaso eres un vampiro?preguntó Venus. Damon se tensó y ella lo había notadoEs broma.


—Lo séadmitió con una sonrisa encantadora. Venus soltó un suspiró¿Que tienes Rochelle?

—Nada.


—A mi no me engañas. Somos amigos, ¿no?preguntó.


—¿Lo somos?no había sido una pregunta sarcástica. Simplemente estaba sorprendida de aquellas palabras.


—Puedes confiar en mi—le aseguró.


—Nada. Estaba pensando en el comportamiento de Stefan—improviso.


—¿Por qué?—le miró con curiosidad.


—Stefan es agradable pero Elena dice que se comporta extraño.


¿Te gusta mi hermano?interrumpió con ojos penetrantes.


—N-no, cómo crees…No me has entendido bien…comenzó a balbucear. Damon la miró profundamente, tratando de hacerla hablar, pero había algo raro…Sus ojos no parecían surtir el efecto deseado…No me gusta Stefan. Además, Elena es mi amiga. Nunca le haría algo así.


—¿Entonces quién? ¿Quizá Jeremy, el hermano de Elena?—Venus volvió a negar. ¿Por qué le hacía esas preguntas?


—¿Jeremy? No me gusta Jeremydijo, riendo. Damon le dedicó una corta sonrisa. Venus pensó que él preguntaría si le gustaba alguien y quién era, si lo conocía. La pelirroja recordó que él había llamado a Alaric "amigo". No, no podía decirle. Antes de que pudiera responder, en el balcón apareció un hombre. Venus se sorprendió.


—Hola Venus—saludó.


—¿Sr. Gilbert?—preguntó al ver a John, pues hacía años que no lo veía. El rubio sonrió jovialmente.


—El mismo. Tiempo sin verte—saludó. Damon parecía un tanto incomodo. —Disculpa, me permitirías hablar con Damon—y no era una pregunta, era una invitación a retirarse. Venus asintió y luego los dejó solos.



« Capítulo 6. The Ring Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 8. Under Control »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.