Historia al azar: Ríe, llora y sobre todo, ama
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Librería moony 2 » Capítulo 25
Historia terminada Librería moony 2 (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 10 de Enero de 2018, 08:31
Actualizada el Lunes 26 de Marzo de 2018, 04:20
[ Más información ]

Capítulo 25

−Sí. −Felicitándoles de nuevo y dándoles muchos besos se iban.

Al día siguiente, cuando Harry llegaba a su casa tras la universidad vio a Remus allí.

−Tío te creí en el hospital.

−Nos han dejado salir antes. −Le dijo. −Hemos salido hace una hora, ahora están durmiendo.

−¿Estas cansado?

−La verdad es que si, pero antes tengo que comer algo.

−Come y podrás dormir la siesta.

−Es lo que hare, come y te vas a clases.

−Sí. −Lavándose las manos se pusieron a comer.

Con la llegada del bebe Lyall, todos estuvieron muy ocupados hasta que se acostumbraran a tenerlo por allí, hacía tiempo que no tenían un bebe y se tenían que acostumbrar de nuevo a tener a alguien tan pequeño y frágil que los necesitaba para todo.

A principios de octubre, Draco y sus padres se iban a ver a Abri a hogwarts, les había enviado una carta diciéndole que pronto sería el primer partido.

La familia que tenía muchas ganas de verlo, iban encantados a verlos.

−Draco. −Abraxas con su uniforme de slytherin se acercaba corriendo.

−Estas aquí.

−Claro que sí. −Y vio que algunos lo miraban de reojo y otros comentaban, pero era normal en la prensa y muchos sitios había salido la noticia de la existencia de Abraxas, aunque Lucius al saberlo los amenazo que si no dejaban de comentar sobre su hijo, terminarían muy mal y para que supieran que no metían Jack les había dado una notificación de que si no dejaban de hablar del pequeño terminarían en los juzgados.

Así que resignados y sin poder hablar del pequeño que era la noticia más importante desde que Voldemort había muerto, tenían que hablar de cosas más aburridas.

−Buenos días. −Les saludo Severus que se acercaba.

−Buenos días. −Le saludaron.

−¿Qué tal Abri? −Le pregunto Lucius.

−Tan inteligente como su hermano mayor.

Ante eso Draco le sonrió. −Muy bien Abri, ahora iremos a ver el partido, ¿Qué te parece?

−Guay.

−Draco nosotros nos vamos con Severus. −Le dijo Lucius.

−Entonces nos vemos al rato. −Y se fue con su hermano.

Mientras iban al campo, se encontraron con Luna y Tory.

−Hola chicas.

−Draco. −Le saludaron. −¿Qué tal todo?

−Muy bien, ¿Tory que tal el ultimo año?

−Difícil, hay mucho que estudiar.

−Sí que lo hay, ¿Qué harás el año que viene?

−Quiero ser medimaga como Daphne así que estudiare en la academia.

−Eso está muy bien, seguro que curaras a mucha gente. ¿Y tu Luna?

−Igual.

−Entonces estaréis juntas, me alegro.

−Draco vamos ya, que va a empezar. −Le dijo Abraxas.

−Impaciente como tío Sirius. −Y miro a sus amigas. −Ya lo habéis escuchado, nos vemos luego.

−Hasta luego.

Draco se llevo a su hermano a las gradas y una vez sentados le dijo: −Abri no puedes ser tan impaciente, estaba hablando con ellas.

−Lo sé, pero puedes verlas en Hogsmeade, y a mí no.

El chico que sabía que tenía razón le dijo: −Tu siempre serás mi hermano y no importa cuántas amigas o amigos tenga, nadie es tan importante como tú.

−Eso espero sino me enfadare.

−Huuu. −Y se puso a reír.

No mucho después empezaba el partido, gryffindor contra slytherin.

−Espero que ganemos. −Le dijo Abri.

−Sin Harry, el equipo no es tan bueno. −Le dijo Draco y vio que de los jugadores del año anterior solo estaba Ginny.

Como le dijo Draco, los slytherin ganaron, el equipo de gryffindor era nuevo y aun tenían que entrenar mucho.

Cuando terminaba, Draco le dijo: −Ya me voy, no creo que venga más pero puedes enviarme muchos mensajes y yo te enviare los tomos del manga que tanto te gusta.

−Gracias y te escribiré mucho, ¿es difícil la universidad?

−Mucho, pero a ti aun te queda mucho tiempo, así que no te tienes que preocupar.

−No me preocupare.

−Y haces bien, pórtate bien y sobre todo estudia y haz muchos amigos. -Le dijo Lucius.

−Sip.

Los Malfoy se despidieron de Abraxas y volvieron a Londres.

Con todos ocupados, en clases, los trabajos y con los nuevos bebes el tiempo fue pasando y pronto faltaba poco para navidades.

Un sábado por la tarde Remus y Harry se iban al centro comercial a comprar regalos y tras casi tres horas y tras haber comprado en varias tiendas salían de una juguetería, cuando se encontraron con una familia que hacía muchos años que no veían, los Dursley.

Cuando Harry vio a sus tíos y su primo, no supo que decir, aunque hacía muchos años que no estaban de frente, jamás olvidaría sus caras.

Petunia al principio no lo reconoció, pero luego no fue difícil, era idéntico al marido de su hermana y tenía los ojos verdes como los que tenia Lily.

−Harry Potter. −Le dijo.

−Ese es mi nombre, buenas tía Petunia.

−Harry vamos. −Le dijo Remus. −Tenemos que seguir comprado.

−Si tío, un momento. −Y los miro. −Os perdono, por no haberme querido y haberme tratado peor que a un perro. −Y tras esto se fue, no tenía nada más que decir a esa familia que tan mal lo había tratado.

−¿Harry estas bien? −Le pregunto Remus preocupado.

−Si tío, lo que he dicho es verdad, no entiendo porque me trataron tan mal, pero les perdono no quiero pensar en ellos nunca más.

−Y haces bien, esa gente no se merece ni un minuto de tus pensamientos. −Tras decir eso volvieron a sus compras, olvidándose de que se habían encontrado a los Dursley.

Al llegar a su casa tras una tarde de compras Harry se encontró a Sirius.

−Padrino. −Y lo abrazo.

Sirius que nunca había visto a Harry miro a Remus. −¿Qué ha pasado?

−Nos hemos encontrado a los Dusley.

Ante eso todos miraron a Harry, era normal que se pusiera así, los Dursley no habían sido buenos con él, y si no lo hubieran sacado de esa casa a saber dónde estaría.

−Harry todo está bien. −Le dijo Sirius abrazándolo fuerte. −Esa gente no puede hacerte daño, nadie lo dejara.

−Aun no entiendo porque nunca me quisieron. −Y se puso a llorar.

−Nadie lo entiende. −Le dijo y miro a Hope. −¿Le puedes preparar un te?

−Ahora mismo. −Y se fue a la cocina.

−Harry ven siéntate. −Le dijo Lyall levantándose y ayudándole a sentarse en el sofá.

−No me tendría que poner así, han pasado más de diez años. −Le dijo Harry limpiándose las lágrimas.

−El dolor que esa gente te hizo, tardara en irse. −Le dijo Remus que se sentó a su lado y le pasó un brazo por los hombros. −Pronto estarás de nuevo bien.

−Eso espero. −Y sonrió a su abuela que le traía una taza de té. −Aparte de eso hemos comprado muchas cosas. −Dijo queriendo cambiar de tema.

−Sí que lo hemos hecho. −Les dijo Remus. −Hemos comprado cosas para los bebes y para el resto de la familia.

−Harry la semana que viene iremos juntos. −Le dijo Sirius. −Iremos a hamley's ¿qué te parece?

−Una idea estupenda, pero no sé si dejarte ir, con lo que a ti te gustan los juegos terminarías llevándote media tienda.

Ante eso todos lo miraron.

−Harry lo ha clavado. −Le dijo Dora.

−Me gustan los juguetes, os prometo que comprare poco. −Y miro a Harry. −Ya me tengo que ir, Mary me espera, ¿estarás bien?

−Si padrino, me tomare esta taza de té y me iré a dormir, no tengo hambre.

−Mañana te hare un buen desayuno. −Le dijo Hope.

−Si abuelita gracias.

−De nada.

Cuando Harry termino de tomarse el té, se fue a su cuarto y poniéndose el pijama se metía en la cabeza, esa noche no quería hacer otra cosa que dormir.

Al día siguiente, se despertaba de mucho mejor ánimo, habían pasado muchos años feliz y tranquilo, para que ahora esa familia le volviera a molestar.

−Buenos días. −Saludo entrando en la cocina.

−Buenos días. −Le saludaron.

−¿Tienes hambre? −Le pregunto Hope que estaba detrás de la encimera.

−Mucha, ¿Qué hay?

−Hemos comprado pastelitos de chocolate, ¿quieres leche sola?

−Sí, gracias. −Sentándose en su silla cogió un pastelito y se lo empezó a comer. −Esta buenísimo.

−Sí que lo está. −Le dijo Remus que se estaba comiendo uno.

−¿Tío cuantos llevas?

−Unos cuantos, hace tiempo que he perdido la cuenta.

−No creo que tendrías que haber dicho eso. −Le dijo Harry viendo como Hope miraba a su hijo.

−Remus son para todos. −Le dijo su madre.

−Se que son para todos, es por eso que no me como todos. −Y le sonrió.

La mujer dándose por vencida le puso el vaso de leche a Harry y este le puso un poco de azúcar.



« Capítulo 24 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 26 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.