Historia al azar: Después De Tu Muerte, Hermano
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Librería moony 2 » Capítulo 01
Historia terminada Librería moony 2 (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 10 de Enero de 2018, 08:31
Actualizada el Lunes 26 de Marzo de 2018, 04:20
[ Más información ]

Capítulo 01

Al día siguiente empezaba quinto año y como siempre pasaba no podía dormir, así que estaba leyendo un libro cuando tocaron a la puerta.

−Adelante.

La puerta se abrió y entro un niño de ocho años moreno con ojos grises.

−¿Draco puedo dormir contigo? Hay un monstruo debajo de mi cama.

El chico dejando el libro le dijo: −Puedes dormir aquí, ¿Qué le has hecho al monstruo para que se haya escondido debajo de tu cama?

−Nada. −Quitándose las zapatillas se subió a la cama de su hermano mayor y se tapo bien.

−Veo que has traído a tu pingüino. −Le dijo mirando el peluche de su hermano.

−Claro, no lo podía dejar con el monstruo, pero no se lo digas a nadie.

−A nadie, es nuestro secreto, ahora a dormir que ya se está haciendo tarde.

−Sí. −Acostándose lo miro. −¿Alguna vez te han dado miedo los monstruos?

−Mucho. −Le dijo Draco, el le tenía muchísimo miedo a Voldemort, el sí que era un monstruo que se merecía estar donde estaba, en el infierno. −No te preocupes, los monstruos no vienen cuando hay hermanos mayores cuidándote, apago las luces. −Apagándolas le dio las buenas noches y pronto estuvo dormido.

Al día siguiente, tras vestirse y recoger sus cosas, desayunaban.

−Veo que habéis dormido juntos. −Les dijo Lucius.

−Papa había un monstruo debajo de mi cama. −Le dijo Abraxas.

−Entonces está bien, que hayas dormido con Draco, los monstruos no hacen nada cuando hay hermanos mayores.

−Draco dijo lo mismo.

−Claro que sí. -Y le sonrió.

Narcisa miro a su hijo pequeño. −¿Abri qué película de miedo has visto?

Ante eso Draco y Lucius lo miraron.

−Los gremlims, lo siento no volveré a ver ninguna mas.

−Abri tienes muchas películas. −Le dijo su madre. −No me gusta que veas de miedo, no son de tu edad sin contar que luego ves monstruos en todos lados.

−No la veré más.

−Mejor que no, porque hoy me voy a hogwarts. −Le dijo Draco. −En cuanto crezcas un poco, las veremos juntos pequeñajo.

−No me llames pequeñajo, tengo ocho años.

−Huuu que grande. −Riéndose termino de desayunar y miro a su padre. −No tardo.

−Te espero. −Mientras Draco se iba a buscar sus cosas, Lucius miro a su hijo pequeño. −Abri no le hagas caso a Draco no entiende.

−No entiende.

−Esta tarde, después de clases y antes de irnos al centro social, nos pasaremos por la librería de tu tío para comprar algún comic, ¿Qué te parece?

−Genial.

−Ahora termina de desayunar que tienes colegio.

−Sí. −Sonriéndole volvió a su desayuno.

El matrimonio sonreía, tenían una hermosa familia se alegraban de haber abandonado el mundo mágico cuando Sirius se lo pidió, no se arrepentían de haberlo hecho, estaban tranquilos, nadie les seguía y lo mejor es que sus hijos eran felices.

−Papa ya estoy. −Le dijo Draco con su mochila.

−Vamos.

−Sí. −Tras despedirse de su hermano y su madre se fueron a buscar a Harry que no vivía muy lejos.

Al llegar a la librería de la familia, tocaron el timbre y no mucho tiempo después Sirius, Remus y Harry guardaban las cosas y subiéndose al coche se iban a la estación de King cross.

−Draco. −Le llamo Harry.

El chico lo miro. −Dime.

−Tío Sirius y Mary van a buscar una casa para vivir solitos.

−Huuuu. −Le dijo Draco riéndose.

−Que infantiles que sois. −Les dijo Sirius. −Hemos decidido casarnos en navidades y vivir solos, ahora que Voldemort ha muerto podemos hacerlo. −Y miro a Harry. −En cuanto tengamos la casa prepararemos una habitación para ti.

−Gracias tío. −Aunque Sirius se iría a vivir con Mary solos, no estaba para nada triste, su padrino le había dicho que tendría una habitación y podría quedarse siempre que quisiera.

Aunque su dúplex era grande, vivían demasiados adultos, Dora y Remus habían decidido casarse en pascua y esperaban tener hijos pronto.

−Padrino no te irás muy lejos a vivir, ¿verdad?

−No Harry. −Le dijo. −Miraremos casas cerca, nos gusta este barrio, además Mary trabaja con Remus en la librería y le gusta venir andando.

Entre todos habían decidido que Harry seguiría viviendo en el dúplex y cuando quisiera podía dormir en casa de Sirius, y el joven Potter estaba de acuerdo.

−En cuanto tengamos la casa, te lo diremos.

−Si padrino.

Al llegar a la estación cogieron las cosas y pasaron la pared mágica, tras dejar las cosas se despidieron diciéndoles que serian buenos subieron al tren a buscar sus amigos.

Unas horas más tarde al llegar a la escuela y tras la selección de los nuevos alumnos, Dumbledore presentaba al nuevo profesor de pociones el señor Slugorhn y les decía que Snape sería el nuevo profesor de defensa, cuando terminaba les decía que ya podían cenar.

−Espero que ahora pociones no me cueste tanto. −Les dijo Neville.

−Te costara defensa. −Le dijo Harry. −A mi me pasara lo mismo.

−Lo más seguro.

−No te preocupes estudiaremos juntos, ¿Qué tal tus padres?

−Muy bien. −Tras trece años en san mungo por culpa de Bella y sus cruciattus, Samir un brujo del vudú que les había ayudado contra Voldemort les había curado y habían podido recuperar sus vida. −Han decidido no ser aurores de nuevo, quieren una vida tranquila.

−Me lo imagino, según el nuevo ministro estamos en paz y los aurores solo se dedican a atrapar a criminales normales y a mantener las calles mágicas tranquilas.

−O sea el trabajo normal. −Les dijo Hermione.

−Exacto. −Sonriéndole siguió cenando.

Al día siguiente en Londres, Sirius y Mary se ponían a buscar casas, esperaban no tardar mucho en encontrarla, la querían un poco grande, con mínimo cinco dormitorios, si se podía con jardín y no muy lejos de donde vivían en ese momento, con eso dicho, el agente se ponía a buscarles la mejor casa.

Una semana más tarde, mientras los niños estudiaban mucho, Sirius y Mary encontraban la casa perfecta y no estaba muy lejos, se encontraba en frente del parque donde la familia celebraba los cumpleaños de los niños.

Contentos de tenerla, al medio día los llevaban a verla

−Me gusta. −Les dijo Remus tras verla. −Es grande como queríais, tiene terraza, una cocina enorme, muchos dormitorios, hasta tiene cine.

−Está muy bien, pero no tiene piscina. −Le dijo Sirius y miro al vendedor. −Me ha dicho que podía ponerle piscina.

−Sí pero tendrá que poner un nuevo sótano para instalar la piscina.

−Pues lo ponemos, me gusta nadar y como estará en el sótano, la podremos usar siempre aunque haga frio. −Y miro a Mary. −¿Qué te parece?

−Me parece bien. −Le dijo y miro al vendedor. −Nos casamos en navidades, ¿podrán terminarlo a tiempo?

−Sin problemas, la documentación está preparada para hacer mas obras.

−Estupendo. −Le dijo Sirius y miro a su familia. −Como veis está totalmente renovada, en cuanto terminen la piscina la empezaremos a amueblar, y pondremos el cuarto de Harry.

−Seguro que está feliz, al saber que puede venir en bicicleta. −Le dijo Remus.

−Es por eso que la hemos buscado bien cerca, no quiero que tenga problemas en venir cuando quiera y tampoco que cuando este aquí tenga que iros a ver en bus.

−La localización es perfecta. −Les dijo Lyall. −Cerca de donde vivimos y cerca de supermercados y vuestros sitios.

−Sí que lo está. −Y miro al vendedor. −¿Dónde tengo que firmar?

−Aquí. −Y le dio una carpeta. −En cuanto firme y haga la transferencia en unos quince días la tendrán, recuerden que según la ley, no pueden tocar nada exteriormente, todo tiene que ser interior.

−Gracias, no nos olvidaremos de esa ley. −Según el gobierno británico, las casas no se podían tocar exteriormente, las obras tenían que ser en el interior, era por eso que muchas se llamaban casas iceberg, por hacían muchos sótanos para poner todo lo que querían, había un vacío legal allí y lo aprovechan. −¿Nos puede poner en contacto con la empresa que ha hecho la renovación? −Y se puso a firmar. −Me gustaría que ellos hicieran las obras de la piscina, han dejado la casa hermosa.

−Lo hare.

Cuando terminaron de firmar, se despidieron y volvían a su casa.

Al día siguiente, Harry recibía la carta de su padrino contándole que ya tenían casa y que era enfrente del parque.

−Herms. −El chico la llamo.

−Dime.

−Mi padrino ya tiene casa.

−¿Dónde? -Le pregunto interesada.

−Enfrente del parque.

−Eso es estupendo. −Y le sonrió. −Esta súper cerquita de vosotros.

−Estoy feliz de que haya cumplido su promesa, me dijo que buscaría algo cerca de la librería para que pudiera ir andando.

−¿Harry que os mudáis? −Le pregunto Dean.

−No mi padrino, ahora que la guerra ha terminado, se va a casar con su novia y vivirán solos.

−Vuestra casa es grande, pero vive mucha gente.

−Mucha, mis abuelos, mi tío, mi padrino, Mary y yo, y cuando mi tío se case con Dora seremos uno más.

−¿Donde la ha encontrado?

−Enfrente del parque.

−¿Te irás a vivir con él?

−No, seguiré viviendo con mi tío, pero prepararan un cuarto para cuando quiera ir a verlos, que será muy a menudo.

−O sea como unos padres divorciados.

−No lo había pensado así, pero si. −Y le sonrió.



« Anteriormente Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 02 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.