Historia al azar: CLAYMORE 1.7
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Harry Potter con los poderes de Merlín » Capítulo 21
Harry Potter con los poderes de Merlín (R15)
Por ForeverHP92
Escrita el Lunes 30 de Octubre de 2017, 19:38
Actualizada el Lunes 19 de Marzo de 2018, 18:57
[ Más información ]

Capítulo 21

¡Hola!

Bueno chicos, este es el penúltimo capítulo de esta historia.

Gracias a todos por leer esta historia!!

Espero que os guste.

Nos vemos!

Besos de chocolate :)



Lo pensó mucho, más de lo que sus padres pensaban pero decidió que no quería enseñar, quería ayudar a las personas, curar a los heridos así que estudiaría Medimagia.

En el ataque de Hogwarts cuando ayudó a la enfermera de allí se sintió completo.

Sus padres se alegraron, ellos eran felices con lo que decidiese.

Fue a hablar con el Ministerio Italiano, ellos le ayudaron a poder empezar sus estudios, ya que las clases ya habían empezado cuando fue a hablar con ellos.

Harry expuso su problema a su profesor de Medimagia, Leone Onetto: tenía que ir a las batallas contra Voldemort, por lo tanto a veces podría faltar a clases. El señor Onetto no tuvo ningún problema ya que en su expediente le informaban de lo trabajador que era.

- Nos falta destruir el diario para que Voldemort sea mortal de nuevo- dijo Charlus.

- Hay que entrar dentro de la Mansión y para eso necesitamos crear una distracción- dijo Harry.

- Sí, pero necesitaremos ayuda, nosotros sólo no creo que sea suficiente.

- Les dije a las criaturas mágicas que se uniesen a mí, si aceptan les podemos pedir ayuda.

- Buena idea. Yo puedo ir a ver a los licántropos para saber su decisión.

- Remus…

- No, quiero ayudar y es una buena forma de hacerlo.

Se miraron fijamente a los ojos, al final Harry claudicó, de acuerdo con su tío.

- ¡Tate!- le llamó su hermano.

Ya era mayor pero siempre le llamaría de esa forma.

- ¿Ocurre algo, Chris?

- Valery quiero ver una película, ¿vienes?

- En cinco minutos.

- Tate, puedo ayudar, soy mayor.

- No quiero ponerte en peligro. 

- Por favor!- Harry le miró a los ojos durante un minuto.

- Está bien. Vendrás conmigo a ver a los vampiros.

- No, Harry. Tu hermano…

- Mi hermano es mayor, él mismo quiere venir y yo no dejaré que le pase nada, mamá.

- Muy bien.

- En la noche nos iremos Chris. Remus encárgate de los licántropos, Sirius de los gigantes, papá tú podrías hacer  un plan de ataque y de defensa con la ayuda de los abuelos y mamá.

Todos asintieron de acuerdo.

Esa noche, Harry y su hermano salieron de si Mansión para ir a un castillo, donde estaban  los vampiros más importantes de Europa; el castillo estaba  ubicado en Inglaterra.

Chris estaba nervioso, nunca había visto un vampiro y era la primera vez que iba a una misión, aunque no estaba muy nervioso al estar su hermano mayor a su lado.

Los dos hermanos entraron dentro siendo vigilados por los habitantes, los cuales estaban en las sombras. Harry pidió una audiencia con la Reina y ésta aceptó.

- Cuando entremos dentro, haz una reverencia-susurró el mayor.

- Entendido, tate.

- Mi Reina- dijo haciendo una reverencia- Siento molestaros pero nos urge un poco saber si os vais a unir o si lo rechazáis.

- Me alegro de conocer a aquel que Merlín profetizó como su reencarnación. Lo he pensado mucho y estaremos con usted y los suyos.

- Gracias por el voto de confianza. Pronto necesitaremos vuestra ayuda.

- Sólo tenéis que decidlo. Habéis venido acompañado por alguien muy joven. ¿Es de confianza?

- Es mi hermano pequeño y tiene mi total confianza, mi Reina.

- Si es así tendrá también la mía. Cuando nos necesitéis avisadnos.

- Gracias mi Reina. Si vosotros también estáis en peligro contad conmigo. Aquí os traigo una pulsera con la que nos podemos poner de acuerdo, si la aceptáis.

- Por supuesto que sí.

- Chris, saca la caja. Creemos que no faltará ninguna pulsera, quién las lleve encima es que está de nuestro lado. Está hechizada contra los traidores y nadie más se la podrá poner.

La reina sonrió.

Las pulseras eran simples, un cordón trenzado de color negro con un dije de un pegaso dorado en el centro. Había sido idea de Chris para tener una forma de renocer a sus aliados y estar en contacto.

 

 

Cinco días después, los vampiros, los licántropos, las veelas, las banshes, los gigantes, los centauros, los elfos, los duendes y las hadas tenían pulseras, al igual que Harry, sus familiares y sus amigos.

Se encontraban enfrente de la Mansión Malfoy, con ellos estaban algunos vampiros, licántropos, elfos y hadas.

El plan era fácil, Sirius y los vampiros se quedaban alrededor de la Mansión; Remus y los licántropos en el jardín; James y Charlus junto con los elfos en el piso inferior y Harry con las hadas en el piso superior.

Registraron la casa al completo y no encontraron nada, al final Harry un hada tuvo una idea… ¿Dónde estaban los libros? En la biblioteca. Se dirigieron allá y se pusieron a quitar todos los libros, una hora después lo encontraron: estaba detrás de una tabla, la cual estaba detrás de la sección de Magia Antigua.

Harry desactivó todos los hechizos, encantamientos y maldiciones que había alrededor del diario, lo cogió y tras hacer una copia, bajaron abajo topándose con algunos mortífagos que habían llegado al haber dado la alarma Lucius Malfoy.

Se deshicieron de ellos y aparecieron en la Mansión donde vivían.

Dieron las gracias a los que les había acompañados, muy contentos de que no había ni una sola baja. Entraron dentro y después lo destruyeron.

- Bien, ahora sólo falta acabar con Voldemort- dijo Dorea.

- Pronto será la última batalla, lo presiento.

- Estaremos preparados, Harry- dijo Sirius.

- ¿Qué tal van las investigaciones abuelo?

- Las he acabado, tengo todo lo que necesitaba, en cuanto acabes con Voldemort saldrá a la luz. Ya tengo los informes con copias y todo lo requerido.

- Perfecto. Si no hay nada más, me voy a acostar que mañana tengo que madrugar. Hasta mañana- se despidió Harry.

- Hasta mañana.

- Sí, ya, claro… a acostar. Va a hablar con su novia o incluso irá a verla…- dijo Sirius pícaramente.

Harry sólo sonrió y salió de allí escuchando cómo su madre y su abuela regañaban a su padrino.

 

 

Había pasado tres meses desde el ataque a la Mansión Malfoy, Voldemort no había vuelto a salir a la luz aunque hubo varios ataques por toda Inglaterra. En todos los ataques aparecieron Harry y su familia. No había llevado a ninguna criatura porque no los quería poner en peligro.

La reina de los vampiros, el alfa de la manada de licántropos y los demás jefes de sus aliados le preguntaron la razón de que no les llamase cuando sabían que había ataque y que él iba junto con su familia. Una vez expresado sus razones y su opinión se quedaron sorprendidos y agradecidos, aún así cada grupo envió a unos pocos de los suyos para que estuviesen siempre alrededor de los Potter y sus amigos.

De esa manera siempre llevaban con ellos a todo tipo de criaturas a las batallas.

Harry estaba tumbado en su cama, apoyada en su pecho estaba Luna, a la cual acariciaba su espalda desnuda con ternura.

Luna llevaba allí una semana, Hogwarts había cerrado después de haber sido atacados por Voldemort y sus mortífags siete veces. El padre de ella también se encontraba allí, había llegado el día anterior.

En ese momento tocaron a la puerta, se abrió y por ella se asomó Sirius.

- Harry hay un ataque, Voldemort está allí. Estoy seguro que es la batalla final si logramos derrotarle.

- ¿Dónde?

- En el Callejón Diagón.



« Capítulo 20 Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.