Historia al azar: Me Iré
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La ciudad mágica » Capítulo 04
Historia terminada La ciudad mágica (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 29 de Septiembre de 2017, 07:45
Actualizada el Miércoles 20 de Diciembre de 2017, 09:07
[ Más información ]

Capítulo 04

Hermione al verlo tan cerca se puso colorada, para que el rey no se diera cuenta, cogió su pañuelo y se puso a secarle la cara.

−Gracias. −Le dijo el rey. −¿Hermione verdad?

−Sí señor. −Le dijo. −Con esta lluvia no se quedara mucho tiempo seco pero bueno.

−No te preocupes, pronto volveré al castillo.

−¿Sale a menudo?

−Cuando me quiero escapar de mis obligaciones, son muchas y algunas veces muy molestas, ¿de dónde vienes?

−De trabajar, ya me tengo que ir mi padre me espera en casa. −Y le dio el pañuelo. −No sé si servirá de algo pero lo puede usar para secarse, adiós. −Y se fue corriendo.

El rey mirándola un momento miro el cielo y se fue corriendo al castillo.

Al llegar los consejeros lo esperaban.

−¿Señor ha vuelto a salir? ¿Y con esta lluvia? Se ha mojado.

−Ya sé que me he mojado. −Le dijo el rey y miro a una sirvienta. −Prepara el baño.

−Si mi señor. −Y haciendo una reverencia se fue a prepararlo.

Después del baño que le sintió muy bien, se fue a la sala del trono donde se puso a escuchar todo lo que los consejeros le decían que por desgracia no eran pocas cosas.

−Mi señor creo que es hora de que se case. −Le dijo uno de los consejeros. −Está por cumplir 18 años, el reino necesita un heredero.

−Lo sé, prepara una fiesta, haber si encuentro a alguien que esté a la altura de lo que espero.

−¿Antes o después de su fiesta de cumpleaños?

−Antes. −Le dijo el rey.

−Enviaremos invitación a todos los nobles que tengan hijas.

−Hazlo, y con esto ya he terminado. −Y se fue a su habitación y acostándose en la cama suspiro, eso de ser rey era a veces muy molesto y encima se encontraba solo quería casarse con alguien que no solo le apoyara sino que lo amara por cómo era, su padre lo había encontrado aunque apenas había durado cinco años, su madre había muerto de una enfermedad y su padre algunos años más tarde, desde los doce años era el rey.

En su casa, Hermione estaba ayudando a su tía a preparar la cena, cuando su madre entro en la cocina.

−Hermione no he visto tu pañuelo. −Le dijo. −¿Lo has perdido hija?

−Se lo he dado al rey. −Le dijo. −Me lo he encontrado esta tarde, más bien nos hemos chocado y lo he usado para secarle, lo siento.

−No te preocupes, son sencillos de hacer y tienes muchos.

−Sí que tengo. −Y sonriéndole volvió con la cena.

Al día siguiente el rey se estaba preparando para ese día cuando una sirvienta se acerco.

−Mi señor, he encontrado esto. −Le dijo enseñándole el pañuelo de Hermione. −¿Qué hago con él?

Draco cogiéndolo lo guardo en un cofre que tenia. −Ya está guardado, que nadie lo toque.

−No mi señor. −Y haciendo una reverencia se fue.

El rey mirando un momento el cofre donde había guardado el pañuelo se fue a desayunar, como cada día tenía muchas cosas de las que ocuparse y no podía entretenerse.

En otro lado de la ciudad Hermione terminaba de su trabajo y reuniéndose con su prima volvieron a su casa.

Mientras llegaban vieron que habían muchos carteles anunciando varios eventos.

−¿Sara has visto cuantos anuncios? −Le pregunto Hermione. −El de festival de magia de la semana que viene, el de la cosecha la siguiente. −Y miro otro. −O vaya.

−¿Qué pasa?

−La tercera semana después del festival de la cosecha hay un baile para buscarle mujer al rey, según esto solo los nobles con hijas en edad de casarse asistirán.

−¿Y para eso ponen anuncios? Vaya tontería. −Y la miro, sabía que su prima se había fijado en el rey. −Hermione no te preocupes, ocurrirá un milagro y el rey se dará cuenta de lo hermosa y maravillosa que eres y te pedirá que te cases con él.

−Y luego los cerdos tendrán alas y volaran.

−Pues no lo creas tan difícil, recuerda que tenemos poderes. −Le dijo Sara. −Que haya ese baile no quiere decir que el rey ya se vaya a casar.

−Si tú lo dices, vamos a casa.

−Sí. −Y dejando el tema del rey a un lado, hablaron de los otros festivales, el de magia y el de la cosecha.

Un rato más tarde mientras cenaban, George les dijo: −Este fin de semana iremos a la granja de Jason, nos ha pedido ayuda para ordeñar todas sus vacas y seleccionar los animales que llevara al matadero.

−Seguro que tiene mucho trabajo como siempre. −Le dijo Hermione.

−Si hija, no solo tiene que ordeñar vacas, sino también ovejas y cabras, y esquilar las ovejas, estaremos todo el fin de semana ocupados.

−Yo quería descansar aprovechando que es mi fin de semana libre.

−Descansaras en otro momento. −Le dijo George. −Hay que ayudar a los amigos.

−Está bien. −Y lanzando un suspiro siguió cenando.

El fin de semana no tardo mucho en llegar y Hermione quedaba con Daphne por la tarde del día siguiente para que les ayudara en la granja.

−Herms nunca ha ordeñado ningún animal.

−No te preocupes no solo ordeñamos sino que tenemos muchas cosas que hacer y en vez de pagarnos con dinero, nos dan quesos y otras cosas.

−Está bien, mañana por la tarde en cuanto termine de comer iré para allí.

−Te espero. −Y despidiéndose se fue.

Al día siguiente, tras hacer sus tareas y desayunar se fueron a la granja de su amigo Jason y nada más llegar Hermione ya se puso a ordeñar vacas, era igual que una cabra pero mucho mayor.

−¿Herms como vas? −Le pregunto Jason.

−Bien, es mi segunda vaca, ¿Cuántas tienes?

−He contado 50 que tienen leche.

−Vaya, si que tienes terneros nuevos.

−Los tengo, te dejo que sigas ordeñando, sobre todo que no tengan sangre.

−Lo estoy mirando bien, antes de ordeñarlas.

−Gracias.

−De nada. −Y volvió a su trabajo.

Unas horas más tarde después de comer, Daphne llegaba a la granja y al ver a toda la gente que había se sorprendió.

−Buenas tardes. −Le saludo un chico con ojos verdes. −¿Buscas a alguien?

−Si, a Hermione, ¿la conoces?

−La conozco, es mi prima, ¿tu quien eres?

−Daphne, trabajamos juntas en la tienda de jabones, me ha pedido que me pasara a ayudaros.

−Ven. −Y sonriéndole la llevo donde estaba Hermione. −Herms tienes visita.

La chica que estaba terminando de ordeñar una vaca, lo dejo de hacer y al ver a su amiga le sonrió. −Hola Daphne, ¿quieres ordeñar una vaca?

−Nunca he ordeñado.

−Es sencillo, ven.

−Está bien. −Y haciendo caso a su amiga pronto estuvo ordeñando.

−Sobre todo se delicada, las vacas son muy sensibles, sino les gusta lo que haces se irán.

−Suave y delicada. −Le dijo Daphne.

−Exacto. −Y dejando que ordeñara esa vaca, ella se fue a por otra.

−Oye Herms.

−Dime.

−¿Quién era el chico que me ha traído?

−Mi primo Harry, mi madre y su padre son primos, ellos tienen una cervecería y un molino.

−¿Y tiene novia?

−No, y tampoco prometida, tiene 16 años y ahora esta mas ocupado ayudando a mis tíos que en buscar novia.

−¿Tú crees que aceptara ir conmigo al festival de la magia?

−Yo creo que sí, no me ha dicho que fuera a ir con alguien.

−Se lo preguntare.

−Hazlo. −Y sonriéndole siguieron ordeñando vacas.

Unas horas más tarde, ninguna de las dos sentía las manos, habían ordeñando muchísimas vacas.

−Ya no puedo más. −Le dijo Daphne.

−Yo tampoco, hemos ordeñado muchas vacas, coge tu cubo.

−Sí. −Y cogiendo sus cubos de leche se fueron a un gran barreño donde otros estaban echando sus cubos.

−Aquí ponemos los cubos de leche de vaca, la mitad de la leche se usara para hacer quesos, otra parte se usara para hacer mantequilla y también para vender la leche al mercado.

−Yo creía que se ordeñaban todos los días.

−Y se hace, pero hoy se usan todas las vacas de la granja, algunas se dejan en libertad durante un año para que tengan a sus crías y luego se recogen, se separan las vacas de los terneros y de los toros.

−Pobre terneros, se quedan sin sus madres.

Hermione la miro. −Los que son muy pequeños se quedan con sus madres, los demás se dejan en libertad para que crezcan, así que no creas que están muy tristes, corren, comen toda la hierba que quieran y están tranquilos.

−¿Con las ovejas y las cabras pasa lo mismo?

−Lo mismo, ahora iremos a cenar, cenamos todos juntos. −Y dejando el cubo en un lado se fueron a lavar y acercándose a las mesas se pusieron a ayudar a las mujeres que estaban preparando la cena.

Al día siguiente volvieron a ordeñar vacas y por la tarde Jason les daba un queso y mantequilla a cada uno.

−Gracias a todos por haber venido.

−De nada Jason. −Le dijeron. −Hay que ayudar a los vecinos y más si tenemos queso y mantequilla.

−Aprovecharlos, nos vemos.

−Nos vemos. −Y despidiéndose se fueron a sus casas.



« Capítulo 03 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 05 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.