Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La ciudad mágica » Capítulo 35
Historia terminada La ciudad mágica (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 29 de Septiembre de 2017, 07:45
Actualizada el Miércoles 20 de Diciembre de 2017, 09:07
[ Más información ]

Capítulo 35

−Hermione aquí hay un lugar. −Le dijo Theo y miro a su amiga. −Es un árbol hueco.

−Estupendo así no lo tocaran y sabrá donde lo ha guardado. −Y miro a su descendiente. −Guárdalo.

−Si su majestad. −Y acercándose al árbol lo guardo.

Una vez estuvo bien oculto, volvieron al castillo y vieron que los demás seguían en la terraza.

−Ya lo hemos guardado. −Les dijo Hermione.

−Estupendo. −Le dijo el rey que justo salía. −Entonces es hora de que volváis a vuestro tiempo.

−Volveremos a casa pero antes te quiero hacer una pregunta. −Le dijo Lily al rey.

Draco lo miro. −Adelante.

−Nos dijiste que habíais huido de vuestra tierra, y luego que los romanos os persiguieron.

−Exacto. −Le dijo el rey. −Hace mucho tiempo, el país entero era nuestro vivíamos con la gente sin poderes pero un día llegaron con sus grandes ejércitos y nos persiguieron y nos mataron, temían lo que podíamos hacer, el libre pensamiento y nuestros dones, así que nuestros antepasados se unieron y huimos en barcos hasta llegar a este lugar y protegiéndonos más, creamos las montañas para que nadie sin poderes pusiera llegar.

−Sois druidas. −Le dijo Lily. −Es el único pueblo que los romanos tenían miedo. −Y miro a su familia y amigos. −Creo que estamos en una de las islas que hay encima de Escocia, por eso que nieve tanto en invierno y que la gente sin poder no llegue, es imposible en invierno y otoño.

−Como siempre la mejor. −Le dijo su marido orgulloso y miro al rey. −¿Puede que seáis druidas?

−Puede ser, los sacerdotes se ocupan de nuestro pasado, yo del presente y el futuro, lo demás no importa.

−Draco. −Hermione regaño a su marido. −No digas eso, que ellos lo han hecho con la mejor de las intenciones.

−Si no digo lo contrario. −Y miro a sus invitados. −Aunque tengamos grandes dones, preferimos hacer las cosas con las manos, aunque tardamos mas en terminarlas, es más satisfactorio sin contar que seguimos usando la magia y las enseñanzas de nuestros antepasados. −Y miro a sus invitados. −Al contrario que vosotros, que usáis esas cosas extrañas para usar la magia.

−Son varitas. −Le dijo Orión. −Aunque muchos de nosotros no las necesitamos.

−Puede que tú seas el único, pero eso no es cosa mía. −Y miro a su consejero. −Remus es hora de que regresen. −Y miro a su mujer. −Y tú tienes que descansar.

−Sí que estoy cansada.

−¿Qué es un grimorio? −Les pregunto Ron de golpe.

−Un libro mágico poderoso. −Le dijo Harry. −En mis videojuegos salen mucho.

−Lo es. −Les dijo el rey. −Aunque todos tenemos los mismos poderes, si tienes un grimorio podrás hacer una magia diferente, os hare una demostración. −Y poniéndose a un lado, llamo a su grimorio y de pronto una gran ventisca apareció y ese fuerte viento se convirtió en un dragón de fuego.

−El rey es la única persona del reino que tiene todos los poderes del grimorio. −Les dijo Remus. −Magia oscura, agua, sanación, fuego, naturaleza, viento y muchos otros, es el hombre más poderoso del país.

−Yo tengo el poder de la naturaleza. −Les dijo la reina. −Aunque ahora por mi embarazo no puedo seguir estudiando.

−Para usar los grimorios tienes que tener un gran poder mágico. −Les dijo Draco. −Y si Hermione lo usara podría matar a nuestro bebe pues usaría su magia.

−Es por eso que no lo uso, mi bebe es mi mayor regalo no solo para mi marido sino para nuestro pueblo. −Y miro a su descendiente. −Hermione reinar puede ser un trabajo muy solitario, encuentra en quien confiar y no lo sueltes, esas personas serán los que estén contigo tanto en las buenas como en las malas, te deseo mucha suerte. −Y dándole un beso en la mejilla se acerco a su marido y este le paso un brazo por los hombros.

−Como ha dicho mi reina, el reinar puede ser muy solitario. −Y miro a su descendiente. −Te deseo lo mejor.

−Gracias.

−De nada. −Y miro a Remus. −Acompáñales.

−Sí. −Y dejando que los invitados se despidieron se los llevo.

Cuando los reyes se quedaron a solas, Draco acompaño a su mujer a su dormitorio.

−¿Crees que estará bien? −Le pregunto la reina una vez estuvo acostada.

−No lo sé Hermione, es cosa suya reinar bien, no puedo estar toda la vida protegiéndola.

−Lo sé, solo que me preocupa.

−Lo sé. −Y sentándose a su lado le dijo: −Esa niña es igual de inteligente que tu, así que creo que sí, todo le irá bien, además no está sola, ahora duerme.

−Sí. −Y cerrando los ojos pronto estuvo dormida.

No mucho tiempo después Draco que ya estaba trabajando en su despacho, recibió la visita de Remus.

−¿Ya han vuelto?

−Lo han hecho.

−¿Los demás han visto como entrabas en el castillo?

−No, hemos ido por los corredores.

−Mejor, no me gustaría que te cortaran la cabeza. −Y lo miro. −Como siempre tengo mucho trabajo.

−Te ayudare. −Y cogiendo parte de la documentación se fue a su despacho.

En su despacho Draco dejando su trabajo un momento miro por la ventana y sonrió, a su descendiente le esperaba un futuro muy interesante, con ese niño llamado Draco, nadie se había fijado pero el sí, sabía que entre ellos dos algo interesante ocurriría, sin dejar de sonreír volvió a su trabajo.



« Capítulo 34 Comenta este capítulo | Ir arriba Epílogo »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.