Historia al azar: "No te puedo querer"
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La ciudad mágica » Capítulo 03
Historia terminada La ciudad mágica (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 29 de Septiembre de 2017, 07:45
Actualizada el Miércoles 20 de Diciembre de 2017, 09:07
[ Más información ]

Capítulo 03

−Sí, ¿a qué hora cierra la tienda?

−A las siete, pero con todo lo que habéis hecho hay más que suficiente, hasta mañana.

−Hasta mañana. −Y despidiéndose se fue.

Al llegar a su casa les explico a su familia lo que había hecho.

−He hecho aceites, es muy divertido, primero sacamos los tallos y las hojas que están feas y luego lo pasamos por una maquina que saca el liquido, y se necesitan muchas.

−Nos alegra que te haya gustado.

−Mucho.

−Ahora ves a bañarte y pronto cenaremos.

−Sí. −Y se fue al baño, muchas casas no tenían bañera y tenían que irse a los baños públicos, pero en su casa sí que la tenían, era una de las primeras cosas que pusieron cuando ampliaron la casa, incluso habían colocado unas tuberías para que subiera el agua, según su abuelo solo eso había costado casi 500 monedas había sido muy caro y habían tenido que ahorrar mucho pero no se arrepentían, tenían agua corriente y era lo que importaba.

Tras bañarse se puso un camisón limpio y ya bajo a cenar.

El sábado le pagaban a Hermione y guardando la mitad, se fue al puesto de caramelos y se compro una moneda, al llegar a su casa sus padres la miraron y se rieron.

−Tu como los demás, lo primero que hicieron cuando cobraron su primera paga fue comprar caramelos.

−Siii, me gustan mucho y es divertido comprarlos con mi propio dinero. −Y les dio las otras tres monedas. −Lo vuestro.

−Gracias hija. −Le dijo George y le dio una caja de madera. −Para ti, para que guardes tu dinero.

−Gracias. −Y guardo sus otras dos monedas. −Aun no se qué comprare así que lo guardare.

−Y haces bien.

−Sip. −Y sentándose al lado de su lado siguió comiendo sus caramelos que estaban muy buenos, además como los había comprado con el dinero que había ganado pues estaban el doble de buenos.

Un par de semanas más tarde, Hermione ya se había acostumbrado a su nuevo trabajo y todos eran amables y le gustaba mucho.

−Herms este domingo iremos a pescar. −Le dijo su padre. −La época de pescar en el lago ya se ha abierto y lo tenemos que aprovechar.

−Yo quiero ir.

−Claro que si, por eso te lo hemos dicho. −Le dijo su abuelo. −Como este sábado trabajas por la mañana hemos decidido ir el domingo.

−El domingo pescare muchos peces.

−Claro que si, ahora a cenar.

−Sip. −Y volvieron a su cena.

El domingo, la familia cogía sus cañas de pescar, sus redes y se iban al lago.

En el lago solo se podía pescar en verano, si alguien pescaba fuera de temporada la pena era la cárcel y una multa muy alta.

−Buenos días familia. −Les saludaron nada más llegar.

−Buenos días James. −Le saludo Jane y le dio un beso en la mejilla. −¿Qué tal todo?

−Muy bien. −Y miro a Hermione. −Harry ya se está preparando para pescar.

−Ya voy. −Y cogiendo su caña y su red se fue a buscarlo.

En la orilla vio a mucha gente preparándose para ir al centro del lago que era donde estaban los peces más grandes y no tardo mucho en ver al chico.

−Harry.

El chico levantando la cabeza le sonrió. −Buenos días prima, ¿quieres pescar conmigo?

−Por eso he venido.

−Pues vamos. −Y terminando de preparar la barca, se subieron y remaron hasta el medio.

−¿Herms ya se puede ir al bosque? −Le pregunto Harry.

−Hace dos semanas que se puede, solo estuvieron una semana sin ir. −Le dijo Hermione. −No te lo había dicho, pero he visto al rey.

−¿En serio?

−Sí, el otro día estaba buscando frutas cuando lo vi, es muy guapo y muy elegante.

−La mitad de las chicas del reino están enamoradas de él.

−Es normal, pero no me hago ilusiones, no soy noble y no tengo a nadie trabajando en el castillo así que nunca se fijaría en mí.

−Puede que no te cases con el rey, pero hay muchos otros buenos partidos.

−Sí que los hay. −Y sonriéndole siguieron hablando hasta que la caña de Harry empezó a tensarse.

−He pescado algo.

−Ya lo he visto. −Y ayudándole con su caña, no tardaron mucho en sacar un salmón. −Es un salmón.

−Lo es, ahora hay que mirar las medidas. −Y cogiendo un medidor lo midió. −Es más grande de la medida, así que me lo quedo. −Y lo puso en el cubo.

−¿Qué harás con él?

−Salmon ahumado, en el mercado esta caro.

−Sí que lo está, pero es normal son piezas del año pasado.

−Sí, ahora seguiremos pescando.

−Sip. −Y volvieron a prestar atención a sus cañas.

Al final del día, Harry y Hermione volvían a la orilla y llamaban a sus padres.

−Papa, tío venir correr.

George, Eric y James se acercaron donde estaban los chicos y al ver lo que llevaban se quedaron parados.

−Habéis cogido un esturión. −Les dijo James y miro al marido de su prima. −George nos lo repartiremos a medias si hay huevos.

−Claro que sí, ya veo más de 1000 monedas.

−Las vemos, pero hay más. −Y miraron todo lo que habían cogido. −También hay una anguila, bagres, carpas y salmones, veo que vuestro día ha sido productivo.

−Lo ha sido. −Dijo Harry y sonrió al abuelo de Hermione que se acercaba con un carro que ya iba cargado. −Hemos pescado mucho.

−Mejor, todo al carro y vamos a que lo midan.

−Sí. −Y cargando todo en el carro se acercaron al controlador para que midiera las piezas. −Harry has medido bien, ¿verdad? No me gustaría que nos pusieran una multa.

−Lo hemos medido bien. −Y le enseño su cuaderno. −Y tengo las medidas que hay que seguir.

−Estupendo. −Y cuando llego su turno, el controlador se puso a medir todas las piezas y a apuntarlas.

−Todo esta correcto. −Les dijo: −Como habéis pescado tanto, la semana que viene no podéis venir, el permiso.

La familia les dio su permiso que era de madera con su apellido.

−En dos semanas os lo devolveré. −Y les dio un papel. −Entregarlo para que lo tengáis de vuelta.

−Estaremos aquí para entonces. −Y se fueron a su casa.

Al llegar lo primero que hicieron fue palpar la barriga del esturión y vio que estaba duro abriéndolo con cuidado vieron que estaba llenas de huevos y se pusieron a prepararlo.

−George guárdame un recipiente. −Le dijo su padre. −Lo quiero llevar a la posada, esto lo vendo bien.

−Claro que si papa. −Le dijo el hombre mientras preparaba los huevos. −Lo demás lo venderemos en el mercado y en el resto de posadas. −Y miro a James. −A no ser que quieras para ti.

−No gracias, prefiero que se venda.

−Se venderá. −Y siguieron preparándolo.

Una vez terminaron, ahumaron el salmón y lo demás lo prepararon para venderlo al día siguiente en el mercado o llevarlo a la posada.

Al día siguiente después de desayunar, Hermione se fue a su trabajo y tras cambiarse ya se puso a trabajar.

−¿Herms fuiste ayer a pescar? −Le pregunto Daphne.

−Fui, y pescamos muchísimas cosas incluso un esturión.

Ante eso las chicas pusieron cara de asco.

−No entiendo cómo pueden comerse sus huevas, están asquerosas. −Las demás estuvieron de acuerdo.

La madre de Daphne que no estaba muy lejos se puso a reír.

−Esta bueno. −Les dijo: −Solo que sale muy caro.

−En la posada mi abuelo tendrá huevas. −Le dijo Hermione. −Y no lo ponen tan caro como en el mercado.

−Gracias por decírmelo, entonces iré a comer allí, ahora a trabajar que tenemos muchas cosas que hacer. −Las chicas haciéndole caso se pusieron a trabajar.

Después de comer, su jefa le daba las gracias por haberle recomendado la posada de su familia no solo había comido estupendamente sino que había podido comer huevas y no había salido tan caro.

Por la tarde, Hermione llegaba a su casa y sus padres le dieron un paquete.

−Para ti.

−Gracias. −Y abriéndolo vio un vestido nuevo de color blanco y negro con brocado. −Me encanta.

−Hemos conseguido mucho dinero por los huevos de esturión, así que hemos pensado en este regalo. −Le dijo su padre. −Me alegra que te guste.

−Me encanta, ahora tengo que pensar cuando ponérmelo, es demasiado bonito para ponérmelo en los días de diario.

−Lo puedes usar para la fiesta del rey. −Le dijo su madre. −Sabes que ese tenemos que ir con nuestras mejores galas.

−Lo hare. -La fiesta del rey, era cuando se celebraba su cumpleaños y ese día no solo se abría el castillo para todos sino que no se trabajaba.

−Pruébatelo, por si te tuviéramos que cambiar algo.

−Voy corriendo. −Y se fue a su habitación.

Al bajar, su madre se lo miro bien y le dijo: −Te queda perfecto, así que no cambiaremos nada, ahora ves a cambiarte no me gustaría que se ensuciara.

−Yo tampoco. −Y volvió a su cuarto a cambiarse.

Dos semanas más tarde, Hermione salía de su trabajo llovía tan fuerte que todo estaba oscuro aunque eran las cinco, la chica iba corriendo cuando se choco con algo, levantando la cabeza vio al rey.

−Mi señor lo siento.

−No te preocupes. −Le dijo que también iba mojado. −Con esta lluvia es imposible ver bien.



« Capítulo 02 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 04 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.