Historia al azar: La Pelirroja Del Espejo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La ciudad mágica » Capítulo 28
Historia terminada La ciudad mágica (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 29 de Septiembre de 2017, 07:45
Actualizada el Miércoles 20 de Diciembre de 2017, 09:07
[ Más información ]

Capítulo 28

−Eso es fantástico, ¿pondréis a gente de servicio?

−A alguien que se ocupe de los caballos, de lo demás nos ocuparemos nosotros. −Le dijo su padre. −Tu madre ya me ha dicho que no quiere gente desconocida rondando por nuestra casa.

−Es normal, llevamos toda la vida siendo solo nosotros.

−Por eso. −Y miro a Draco. −¿Qué te parece?

−Me gusta, ¿Cuántos caballos tendréis?

−Cinco, sobre todo para Mark y Alex.

−Y para ti. −Le dijo Jane. −Cuando fuimos a comprarlos, no dejabas de pedir.

Ante eso, Hermione miro a su padre. −Seguro que mama te tuvo que controlar.

−Lo tuvo que hacer, lo reconozco. −Y se rio. −Vamos a merendar.

−Vamos. −Y entrando en la casa merendaron mientras hablaban de cómo iban a gestionar el barco.

Unas semanas más tarde, era el cumpleaños de Draco y antes de la fiesta de la noche, se hacia una cacería con los nobles y los otros reyes que habían ido a celebrar su cumpleaños.

Hermione que estaba en su caballo al lado de Draco, escuchaba como su marido hablaba con otros reyes.

−Draco haber cuando vienes a verme. −Le dijo un rey.

−Tendremos que esperar al año que viene. −Le dijo Draco. −Si nos marcháramos ahora no podríamos regresar a tiempo y tendríamos que pasar el invierno fuera de casa.

−El año que viene te espero.

−Espérame a no ser que ya este embarazada. −Le dijo el rey. −Si fuera así, tendrías que esperar mucho más.

−Tendré que esperar. −Y puso cara de pena.

−No pongas esa cara. −Le dijo Draco. −Sabes cuándo me gusta tu país. −Y miro a su mujer. −Herms, Fai viven en un palacio enorme de un solo piso, rojo y negro y con un gran jardín y en los cascos de sus guardias tienen dragones pero son diferentes a los que tenemos aquí.

−Que interesante. −Le dijo Hermione mirando al rey. −Yo nunca he salido de esta ciudad así que no sé como son los otros países y ciudad.

−Tengo un libro con dibujos de ilustraciones. −Le dijo una reina que se había presentado con Ravi. −Si quieres te la enseño.

−Si gracias.

−En cuanto volvamos al castillo te lo enseñare.

−El señor que gano el concurso de cocina con su curry es del país de Ravi. −Le dijo Draco y miro a su amiga. −Para el torneo de la reina, un hombre presento curry a Hermione le gusto tanto que gano.

−El curry está muy bueno.

−Draco. −George que iba en su caballo se acerco. −Mira lo que tengo. −Y le paso unas fresas.

−¡Papa! −Hermione le regaño. −Hemos venido a cazar no en busca de la fresa.

−Me gustan. −Le dijo George y vio como su yerno se comía las fresas. −Y creo que Draco prefiere fresas que cazar.

−Sabes que, hacer lo que queráis, si luego tenéis empacho no quiero saber nada. −Y miro a Cloe que no estaba muy lejos. −Cloe vamos a pasear.

−Si su majestad.

−No os alejéis mucho. −Les dijo Draco. −Los jabalíes y los zorros andan inquietos por tenernos aquí.

−No iremos muy lejos. −Le dijo Hermione y las dos se alejaron.

−Draco tu mujer tiene mucho carácter. −Le dijo un hombre con la piel color olivar.

−Lo sé Joseph, es en parte porque me case con ella. −Y miro a su suegro. −¿George habéis visto algún animal?

−Ninguno. −Y de pronto se escucho un cuerno y vieron a los soldados con los perros que se alejaban.

−Veo que han visto animales.

−Ya lo veo. −Y dejando las fresas a un lado se fueron a cazar.

Unas horas más tarde, era el baile y Hermione le regalaba una daga parecida a la espada que le regalo para su cumpleaños.

Una semana más tarde, Hermione y su familia miraban como el barco de la familia salía del puerto.

−Esperemos que consigamos vender todo lo que llevamos. −Les dijo George.

−¿Papa llevamos muchas cosas?

−Muchas, algodón, embutidos, cerveza, quesos, cremas de la madre de Daphne y muchas cosas más.

−Ten fe. −Le dijo Draco. −Un barco lleno siempre vuelve vacio a no ser que hayáis pedido que compren cosas.

−Sí, telas para el negocio de las mujeres y otras cosas.

−¿Por dónde pasaran?

−Como ya queda poco para que empiecen las primeras nevadas, con el capitán que tiene mucha experiencia hemos decidido que vaya por las ciudades de los alrededores y también por ciudades donde la gente no tiene poderes, ¿Qué te parece?

−Una buena idea, la gente que no tiene poderes, también come y se viste.

Hermione miro a su marido. −¿Has conocido a gente sin poderes?

−Sí.

−¿Y cómo son?

−Iguales que nosotros. −Y miro a sus suegros. −Nosotros a nos vamos, nos vemos pronto.

−Nos vemos. −Y despidiéndose vieron como se iban.

Mientras volvían al castillo, Draco le explico a Hermione como era esa gente.

−Como te digo son iguales que nosotros.

−¿Alguna vez han llegado a la ciudad?

−Es imposible.

−¿Y eso?

−Nuestros antepasados prepararon esta ciudad para que nadie pudiera pasar, y los barcos de la gente que no tiene poderes no saben dónde estamos, aunque pasaran delante nuestro no nos verían, hablando de otras cosas, ¿Cómo vas con el libro que te regalo Ravi?

−Muy bien, es muy interesante, hay muchas imágenes de hermosas ciudades que jamás pensé que habría y la gente va montada en alfombras, ¿has subido alguna vez en una alfombra?

−Lo he hecho y fue muy divertido, si en primavera no estás embarazada iremos.

−Yo prefiero ya tener un bebe que ir de viaje.

−Yo también quiero que tengas un bebe, pero es la naturaleza quien habrá.

−Sí que lo hace. −Y agarrándolo del brazo llegaron al castillo.

Unas semanas más tarde, los barcos de Sirius y Mark volvían con dos días de diferencias, la familia se reunía para cenar y contarles lo bien que había ido todo.

El invierno ya no tardo mucho más en llagar y con la primera nevada, Hermione no quiso salir de la cama, se encontraba mal.

Draco que ya se había vestido al ver a su mujer que no había salido de la cama se acerco.

−Herms tienes que levantarte tenemos cosas que hacer.

−No me encuentro bien. −Y de pronto se levanto y acercándose a la palangana hecho todo.

−¿Herms desde cuando te encuentras mal?

−Desde hace un par de días, creí que era por los dulces que Sara me había traído, me comí muchos de golpe.

−Vuelve a la cama. −Le dijo Draco y ayudándola a acostarse, la tapo bien con las mantas. −Ahora mismo llamo al sanador.

−Mi sanador es Paul.

−Lo llamare, y que te traigan un té.

−Si gracias.

−No tardo. −Y dándole un beso salió del cuarto y le pidió a un soldado que llamara al sanador Paul.

Unas horas más tarde, Draco estaba feliz, Paul le había dicho que Hermione estaba embarazada de unos dos meses y que el bebe llegaría para cuando el frio se hubiera ido.

−Su majestad, Hermione tiene que tomar esto. −Le dijo Paul dándole unos frascos. −Son para que el bebe crezca bien, para que Herms no tenga mucho vomito y otras cosas, como ya dentro de poco serán fuertes las nevadas se lo he traído en grandes cantidades.

−Gracias. −Le dijo Draco y miro a Hermione. −¿Cómo te sientes ahora?

−Mejor, Paul me ha dado una cuchara de esa cosa que aunque sabe mal me ha ido bien.

−Herms felicidades. −Le dijo su madre que también la habían avisado. −Yo te hare mucha ropa de bebe.

−Gracias mami. −Y miro a Draco. −¿Feliz?

−Mucho. −Y miro a todos. −Ahora fuera, que Hermione tiene que descansar.

−Sí que tiene que descansar. −Les dijo George y abrazo a su hija. −Herms felicidades por tu bebe. −Y miro a Draco. −¿Avisareis al pueblo?

−Aun no, esperaremos a que el embarazo se note.

−Cuando menos le falte para tener al bebe, menos probabilidades de perderlo tiene. −Le dijo Paul y miro a Draco. −Tiene prohibido montar a caballo, hacer pociones y sobre todo tiene que comer bien.

−Seguiremos todo lo que nos digas.

−Hija vendremos a verte pronto. −Le dijo Jane y dándole un beso y un fuerte abrazo, dejo que descansara.

Cuando la familia se hubo ido, Draco volvió a la habitación y se sentó al lado de su mujer. −¿Te quieres levantar?

−Tengo sueño. −Y bostezo. −¿Me puedo quedar?

−Te puedes quedar, yo tengo que ocuparme de algunas cosas, pero no tardare.

−No te preocupes, no me moveré de aquí, Draco estoy muy feliz, pronto tendremos a nuestro bebe.

−Lo tendremos, yo también estoy feliz, descansa. −Y levantándose la tapo y viendo como se iba quedando dormida poco a poco, puso troncos en la chimenea y viendo como ardían y la habitación no perdía su calor se fue a su despacho, ahora que sabía que Hermione estaba embarazada tenía que ocuparse de algunas cosas para su futuro hijo.

Unos días más tarde, aunque ya había nevado varias veces más, el barco de la familia por fin llegaba al puerto.

George que había sido avisado fue a recibirlo.

−Peter me teníais preocupado. −Le dijo al capitán. −Creí que no llegaríais a tiempo.



« Capítulo 27 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 29 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.