Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La ciudad mágica » Capítulo 10
Historia terminada La ciudad mágica (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 29 de Septiembre de 2017, 07:45
Actualizada el Miércoles 20 de Diciembre de 2017, 09:07
[ Más información ]

Capítulo 10

−Mark he encontrado cangrejos. −Le dijo su primo.

−Muy bien Alex, vamos a buscarlos, ya tenemos crustáceos, me gustaría conseguir langostinos y gambas a las chicas les gusta.

−Cuando tengamos los cangrejos los buscaremos.

−Si gracias. −Y haciendo una burbuja de aire volvieron a meterse en el mar.

Mark era pescador así que sabía bien como conseguir muchas piezas y donde estaban las mejores.

En la orilla Hermione y Harry estaban rastrillando una parte de la playa cuando vieron un bulto.

−¿Harry que es eso?

−No lo sé, ves con cuidado.

−Sí. −Y acercándose vieron a un chico.

−Herms corre donde están los demás y díselo.

−Sí. −Y dejando su cubo y su rastrillo se fue corriendo. −Papa, tío. −Cuando los vio se puso a gritar.

Todos los adultos la miraron.

−¿Hermione qué pasa? ¿Dónde está Harry? ¿Le ha pasado algo? −Le pregunto preocupado James.

−No tío, el está bien, pero nos hemos encontrado a un chico en la playa.

−Vamos. −Un grupo de hombres con un controlador se acercaron donde estaba Harry y comprobando que el chico tuviera constantes vitales se lo llevaron a la enfermería.

−¿Harry te ha hecho algo? −Le pregunto James.

−No papa, no se ha movido en ningún momento.

−Volver con nosotros.

−Papa estamos encontrando muchas almejas, déjanos quedarnos un rato mas.

−James no creo que encuentren nada más. −Le dijo George y miro a los niños. −No os alejéis más de aquí.

−No. −Le dijo Hermione y le enseño el cubo lleno. −Mira cuantas cosas hemos encontrado.

−Estupendo, tendremos mucho pescado y marisco para los próximos días.

−Sip, quiero langostinos y gambitas.

−Ya los chicos me han dicho que los buscarían.

−Genial. −Y miro a su primo. −¿Seguimos?

−Sí. −Y cogiendo su cubo y su rastrillo volvieron a mirar en la playa.

Al anochecer la familia se reunía y miraban contentos todas las cosas que habían capturado, peces, crustáceos y moluscos.

−Herms mira. −Le dijo Mark y le enseño un cubo lleno de langostinos. −Todos para la familia ya le he dicho a papa que no venderíamos ninguna pieza.

−Ya tenemos otras piezas para vender. −Le dijo George.

−Gracias. −Y lo abrazo.

−De nada, ahora para casa.

−Sí. −Al llegar a la casa James y Harry cogieron su carro y sus piezas y quedando que le llevarían el dinero de la venta del atún se fueron.

En su casa George se puso a cortar el atún, era muy grande y lo tenían que preparar para el día siguiente para venderlo en el mercado y que su padre lo pudiera vender en el menú de la posada.

−¿Habéis conseguido algún atún para hacerlo en conserva? −Le pregunto su mujer.

−Eric ya lo está cortando así podréis hacer atún con aceite.

−Gracias, ¿Qué mas habéis conseguido?

−Crustáceos, moluscos y los chicos han traído pulpos. −Y señalo que su padre ya lo estaba cortando. −Mi padre me ha dicho que lo preparara para tener conserva de pulpo.

−¿Habéis conseguido alguna trucha?

−Mañana te daré dinero para que las vayas a comprar, se lo mucho que te gusta con bacón.

−Mucho. −Y vio que su hija que se había dado un baño sonreía. −¿Por qué sonríes?

−Mark y Alex han conseguido langostinos y gambitas, y me han dicho que son todas para casa.

−Claro que sí. −Le dijo su abuelo. −Tenemos muchas otras piezas para vender, como el atún rojo, los mejillones y las almejas entre otras cosas.

−Genial, ¿papa me has comprado mi broche? En dos semanas es el cumpleaños del rey.

−Aun no te lo he comprado, le daré el dinero a tu madre para que lo compre. −Y miro a Sara. −A ti también te compraremos uno.

−Gracias.

−De nada. −Y sonriéndole volvió a prestar atención a lo que estaba haciendo.

Al día siguiente Draco recibía la noticia de que habían encontrado a un chico en la playa inconsciente, el rey dio la orden de que cuando se despertara le avisaran, había que saber quién era y de donde había salido.

La semana siguiente, George estaba en su casa, cuando llegaron los recaudadores de impuestos una vez al año esa gente se pasaba por toda la ciudad y cuanto más tenían mas había que pagar, el castigo por no querer pagarlos era la prisión.

−Buenos días. −Les saludo.

−Buenos días, hemos venido a recaudar sus impuestos.

−Pasen. −Y dejándolos pasar, fue a por su tableta, donde tenía el nombre de su familia y el cofre donde guardaban el dinero para ese día.

Cuando tuvo todo lo que necesitaría se sentó en la mesa con los hombres.

−Su familia está compuesta por tres matrimonios y cuatro niños.

−Sí señor.

−Y uno de ellos tiene menos de 15 años.

−Sí.

−Serian 95 monedas, 10 por los mayores y 5 por la menor. −Y lo apunto en un papel.

George contando el dinero se lo dio.

−Veo que tienen dos negocios, una posada y un puesto en el mercado.

−Los tenemos.

−La posada son 200 monedas pues es un edificio y el puesto 50 al ser pequeño y está en el mercado que es al aire libre.

George que cada año pagaba la misma cantidad por los dos negocios saco la bolsa de monedas y contándolo se los dio.

Los recaudadores lo apuntaron en el papel y le dijeron: −Por la propiedad de la casa son otras 100 monedas, al ser tan grande le cobramos 50 monedas de más.

−Sí señor.  −Y contándolo se lo dio.

−Y por ultimo vemos que registraron una mina de diamantes arco iris de luna.

−Sí señor, no queríamos que nos pusieran una multa.

−E hicisteis bien, nosotros lo sabemos todos, la mina son 500 monedas.

−¿Tanto?

−Sí, se puede conseguir mucho dinero así que es una de las cosas más caras que hay, ¿tiene algún problema al pagarlo?

−Ninguno, aun no hemos vendido todos los diamantes.

−En la fiesta del rey de la semana que viene muchos extranjeros vendrán y los podrá vender.

−Es lo que haremos. −Y contando el dinero se lo dio. −Aquí tienen.

Los recaudadores lo contaron y tras apuntarlo en los papeles, firmaron con el sello de recaudadores de impuestos, el sello del reino y George puso el sello de la familia.

−Aquí tiene sus recibos, le hemos dado tres, uno para cada sitio.

−Gracias.

−De nada. −Y despidiéndose se fueron.

George mirando los recibos suspiro, la mina es lo que había costado más, en total había tenido que pagar casi mil monedas, por suerte ya había pagado y hasta el año que viene no tendría que pagar nada más.

Por la noche mientras cenaban se lo decía a su familia.

−Hoy han venido los recaudadores de impuestos.

−¿Hemos tenido que pagar mucho? −Le pregunto su padre.

−500 por la mina, 200 por la posada, 50 por el puesto en el mercado, 100 por la casa nos han subido 50 al haber hecho obras y 95 por nosotros.

−Tampoco es tanto, un cliente mío me ha dicho que ha tenido que pagar más de 5000 monedas.

Ante eso todos lo miraron. −¿Tanto?

−Cuanto más rico es el habitante mas piden, este año no han pedido ver las cuentas del banco, pues hace menos de un mes que ha crecido tanto, pero seguro que el año que viene lo pedirán, por cada 5000 monedas son 500 y por 10000 son 1000 que tenemos que pagar.

−Eso es muchísimo. −Le dijo Hermione.

−Lo es. −Le dijo George. −Pero hija recuerda que si los impuestos están es por algo, con eso pagan a los soldados que nos protegen, se pagan a los profesores las escuelas son gratis para todos, y muchas otras cosas que se pagan con ellos.

−Si papa, solo que me he sorprendido.

−Es normal. −Y miro a los demás. −Los recaudadores me han dicho que para la fiesta del cumpleaños del rey vendrán muchos extranjeros que compraran encantados nuestros diamantes.

−Estupendo los llevaremos y esperemos que nos compren.

−Sí. −Y contentos de que pudieran vender más piezas siguieron cenando.

La semana siguiente no tardo mucho en llegar y mientras las chicas se empezaban a preparar para la fiesta del rey, los hombres habían ido a vender algunos diamantes.

Antes del anochecer volvían contentos, habían conseguido vender 10 diamantes y tenían mucho dinero, guardándolo bien con varios hechizos para protegerlo hasta que el banco abrieran se fueron a preparar.

Cuando la familia llego al castillo, un soldado les pidió su tableta de identificación, apuntándolo en una hoja los dejo pasar.

Ese día el castillo estaba abierto para todos, y como eran tantos habitantes, solo los primero podían pasar al interior, el resto se tenía que quedar en las plazas, igual nadie se quejaba no solo repartían comida sino que el rey salía y pasaba tiempo con ellos.

Cuando la fiesta empezó, el rey los saludo y comenzó el baile.

−Herms vamos a bailar. −Le dijo su hermano y cogiéndole de la mano se fueron al centro con los demás. −Me gusta tu broche.

−Es que esta muy bonito. −Su madre le había regalado un hermoso broche en forma de mariposa y con él se podía recoger bien su cabello.

Desde su trono Draco vio como todos se lo pasaban bien y vio que Hermione estaba bailando con su hermano, levantándose se acerco para bailar.



« Capítulo 09 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 11 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.