Historia al azar: Por primera vez
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La ciudad mágica » Capítulo 01
Historia terminada La ciudad mágica (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 29 de Septiembre de 2017, 07:45
Actualizada el Miércoles 20 de Diciembre de 2017, 09:07
[ Más información ]

Capítulo 01

En una habitación, dos chicas estaban durmiendo cuando el gallo empezó a cantar.

Una de ellas, se despertó y miro hacia la otra cama.

−Sara despierta.

−No quiero Hermione, déjame dormir un poco más.

−Ya sabes que no se puede, tenemos muchas que hacer antes de que te vayas al centro de costura.

−Lo sé, pero quiero dormir más, ¿podemos comernos al gallo?

−Lo puedes intentar, haber que dicen nuestros padres, me voy a vestir. −Y saliendo de la cama se fue a vestir.

Quitándose su camisón, se puso un vestido y encima el delantal y empezó a peinarse.

−¿Herms ya estás? −Le pregunto Sara que ya se había lavado la cara.

−Si Sara, estoy intentando peinarme sin quedarme calva.

La chica riéndose le cogió el cepillo y le ayudo. −Esta tarde cuando salga del centro, me pasare a comprarte un jabón.

−No gracias, no quiero que te gastes tu dinero en mí.

−No seas tonta, no me importa comprártelo, además no somos ricas pero no nos falta dinero.

−La verdad es que no, y gracias.

−De nada. −Y terminándole de cepillar le puso una cinta para que el cabello no le molestara y le dijo: −Ya estas, ves pasando hoy te toca ordeñar y coger los huevos.

−Ya voy, no tardes.

−No lo hare, ahora ves.

−Sí. −Y bajando al piso de abajo, abrió las ventanas para que el aire de la mañana entrara y cogiendo la cesta y el cubo para la leche se fue al cobertizo a coger los huevos que sus gallinas habían puesto durante la noche.

Tras recoger los huevos, miro la incubadora y vio que los diez huevos aun seguían enteros, esperaba que no tardaran mucho en nacer.

También cogió los huevos de pato y los de codorniz, con eso hecho se puso a ordeñar las cabras.

Llevaba dos cabras ordeñadas cuando la puerta se abrió.

−Buenos días Hermione.

−Buenos días Mark. −Le saludo. −¿Te toca limpiar hoy?

−Sí, ¿ya has recogido los huevos?

−Lo he hecho y he puesto los de pato y codorniz en la bolsa para llevarlos al mercado.

−Estupendo, ¿Cuántas cabras te falta para ordeñar?

−Tres.

−Entonces me pongo a limpiar los gallineros.

−Si gracias. −Y sonriéndole volvió a su labor.

Una vez las cabras estuvieron ordeñadas, las dejo salir al patio para que tomaran el sol, los animales también tenían que pasar el día fuera.

−Mark ya estoy.

−Entonces ves, ya Sara estaba haciendo pan.

−Voy, no tardes.

−No. −Y viendo como volvía a la casa él siguió limpiando.

Cuando Hermione llego a su casa, vio que sus padres, sus tíos, sus abuelos y su primo ya se habían despertado.

−Buenos días. −Les saludo.

−Buenos días hija. −Le saludo su padre. −¿Cuántos huevos has recogido?

−Muchísimos. −Y le enseño la cesta. −Hoy estaban productivas.

−Estupendo. −Y miro a su padre. −¿Papa quieres algún huevo para la posada?

−No hijo, tengo los de ayer, mejor llevarlos al mercado.

−Los llevaremos. −Y miro a su mujer. −¿Qué te parece?

−Seguro que los vendemos todos. −Y le sonrió.

−Seguro. −Y miro a su sobrina. −¿Sara cómo va el pan?

−Muy bien tío, he hecho cinco pequeños, para la cena ya haremos mas.

−Mejor. −Y miro a su hija. −Hermione ya Sara me ha dicho que tienes muchos enredos en el cabello y que te va a comprar el jabón que tan bien te va, ya le he dado el dinero.

−Gracias, no quería que se gastara su dinero en mi.

−Lo sé, igual el dinero es de todos, y tu también te lo mereces.

−Gracias.

−De nada, ahora pon la leche a hervir.

−Si papa. −Y se fue a hacer la leche para el desayuno.

No mucho tiempo después desayunaban, leche, pan, embutidos, queso y huevos, ellos eran muy afortunados, tenían mucha comida que comer, sabían que otra gente no se podía permitir tanta.

−Hermione hoy te toca quedarte en casa. −Le dijo su padre. −Tienes que limpiar la casa, recoger las verduras del jardín, hacer queso y la colada, y si te da tiempo ir al bosque con el buen tiempo que hace esperamos que encuentres algo.

−Iré.

−Esperamos que encuentres frutas para hacer mermelada.

−Las buscare.

−Lo esperamos. −Le dijo su abuelo y miro al resto de la familia. −Tenemos que terminar de desayunar que tenemos un largo día por delante.

−Tienes razón. −Le dijo su hijo y terminando de desayunar, se despidieron de Hermione y se fueron.

Cuando Hermione se quedo a solas, limpio la casa y tras recoger la ropa sucia hizo la colada y una vez estuvo secándose, se puso a hacer el queso con la leche que había sobrado del desayuno.

Una vez lo tuvo hecho, lo dejo reposar y se fue al jardín a recoger las verduras.

Tomates, lechugas, pimientos, cebollas, pepinos, ajos y patatas, con la cesta llena entro en la casa y tras lavarlo lo dejo en sus cestos correspondientes.

Contenta de tener tantas verduras se puso a comer y cuando termino cogió de nuevo su cesta y se fue al bosque.

Tras caminar un rato, encontró moras acercándose miro bien que no hubieran bichos y cogiendo las piezas que no estuvieran verdes, pronto tuvo dos recipientes llenos, también encontró frambuesas, su familia estaría contentos con tantas cosas que estaba encontrando.

Tras caminar un rato más encontró fresas, era su día de suerte, las fresas eran una de las primeras cosas que se llevaban, no solo estaban muy buenas sino que se podían vender a precios caros.

Tras llenar los tarros que le quedaban de fresas, siguió caminando y cada vez que encontraba algo lo guardaba en el cesto.

Iba a volver a su casa cuando encontró piñas piñoneras, feliz de haberlas encontrado, cogió todas las que en cabían en su cesta, estaba recogiendo una cuando escucho cascos de caballo y no mucho tiempo después veía a un chico.

Hermione que sabia quien era, dejo la cesta en el suelo y se arrodillo. −Su majestad.

−Te puedes levantar.

Hermione haciéndole caso se levanto y lo miro, era muy guapo rubio con ojos grises y todo el mundo lo quería, era un gran rey. −Buenos días su majestad.

−Buenos días, ¿Cómo te llamas?

−Hermione señor.

−¿A qué has venido?

−A recoger frutas y otras cosas que me han pedido en casa. −Y le enseño la cesta.

−Es mejor que vuelvas a la ciudad han visto un dragón.

−Sí señor, ya me voy, gracias por su aviso. −Y cogiendo la cesta le acerco una fresa. −Espero que le guste esta recién recogida.

−Gracias. −Y tras darle un mordisco asintió. −Sí que esta buena, gracias.

−De nada mi señor. −Y tras hacer otra reverencia se fue a su casa.

Al llegar vio que su padre y su tío ya habían regresado, cosa extraña porque trabajaban cortando leña, para ese trabajo se necesitaba gente fuerte que no se cansaran rápidamente y no regresaban hasta el anochecer.

−Papa, tío. −Hermione les saludo. −¿Por qué habéis llegado tan rápido? ¿Ha pasado algo?

−Un dragón y claro hemos tenido que irnos rápido.

−Yo me he encontrado con el rey, me ha dicho lo del dragón así que he venido rápidamente.

−¿Herms has sido amable?

−Si papi y incluso le he dado una de tus valiosas fresas. −Y le enseño la cesta. −He encontrado muchas cosas.

El hombre la miro. −¿Le has dado una fresa al rey?

−Sip, siempre me dices que tengo que ser amable si me lo encuentro.

−Sí pero no para darle una fresa, son mías, eres mala. −Y ante eso su hermano se puso a reír.

−George no compartes con nadie tus fresas.

−Claro que no, ahora veremos lo que Herms nos ha traído. −Y quitando el trapo que protegía las cosas lo miraron bien.

−Herms has traído muchas cosas.

−Si tío, fresas, moras, frambuesas, setas, algunas hierbas y piñas.

−Piñas, George las prepararemos y mañana se pueden llevar los piñones al mercado y a la posada.

−Sí que los prepararemos. −Y miro a su hija. −Herms has traído muchas gracias.

−De nada, me voy a lavar y me pondré con las mermeladas.

−No uses todas las frutas.

−No lo hare. −Y dándoles un beso a cada uno se fue a lavar y volviendo se puso a preparar las mermeladas mientras su padre y su tío preparaban los piñones para su venta.

A Hermione le gustaba mucho la familia que le había tocado, sus abuelos tenían una posada y habían tenido dos hijos varones y cuando ellos se casaron decidieron vivir juntos no solo para tener más dinero sino para no separarse se llevaban muy bien y no les importaba vivir juntos y gracias a ello, su casa que un día solo tuvo un piso ahora tenía dos, también tenían unos 50 animales y un pequeño jardín para sus verduras.

−¿Herms en que piensas tanto? −Le pregunto su padre. −Llevas un rato en silencio.

−En lo mucho que me gusta esta familia.

Ante eso los dos hombres sonrieron.

−A nosotros también nos gusta mucho la familia. −Le dijo su tío y miro a su hermano. −Gracias a que estamos todos juntos, no tenemos problemas de dinero y podemos comprar las cosas que queremos.

−Sí que podemos. −Le dijo George. −Eric somos muy afortunados.



Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 02 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.