Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Reyes de Slytherin » 5. Encuentro de una noche
Reyes de Slytherin (R15)
Por tiffany_malfoy
Escrita el Sábado 12 de Agosto de 2017, 02:03
Actualizada el Lunes 22 de Febrero de 2021, 18:18
[ Más información ]

5. Encuentro de una noche

El ruido de la puerta lo molesto pero no se inmutó hasta que alguien cayó en su estómago haciendo que perdiera el aire, al abrir los ojos se encontró con Olive que lo miraba sonriente, eso lo irritó 
-¿Que quieres Rata?- le preguntó molesto 
-Gane- canto victoriosa 
-¿que ganaste?-
-la apuesta teñido-
-ah, esa estupidez-
-no decías que era estúpida- Olive se incorporó hacia un lado dejando a Draco solo en el sofá- igual gane-
-si... ¿Que quieres entonces?- a Draco le molestaba perder pero esa vez no se había esforzado por ganar. 
-te veré en el baño de prefectos el próximo martes, a las 9:00-
-¿el baño de prefectos?-
-solo ve y no preguntes- Olive se despidió así dejando con la intriga al chico. 
Durante la semana no veía a Olive más que en las clases. Al parecer la chica lo evitaba para así evadir las preguntas que este le haría sobre su extraña petición. 
El mismo día de la cita se decidió por no ir, al terminar las clases se dirigió a su habitación para encerrarse ahí lo que restaba del día pero al entrar se encontró con una nota en su cama.
"Pobre de ti si no vas. 
O. M. H"
Draco no sabía si sentirse amenazado, trataba de recordar si la chica sería problema para el si decidía no ir. Un recuerdo del curso pasado le surgió, un chico de Ravenclaw había perdido el cabello súbitamente, antes de que eso pasara se le había visto por última vez con Olive. 
Draco apreciaba su cabello y su cuerpo para que algo malo le pasara, resignado decidió cumplir su palabra y encontrarse con la chica donde le había citado. 
Pronto el reloj marcaría las nueve así que sin más fue hacia el baño de prefectos. 
Llegó justo a la hora exacta y entró al gran cuarto de baño, estaba vacío aunque la bañera ya alcanzaba su límite, un olor a fresa y vainilla invadía el cuarto. 
Con paso lento se acercó a la bañera, se encontraba confundido ¿cual era el juego de esa chica? 
Miró alrededor en busca de ella sin ninguna pista hasta que divisó otra nota cerca de las toallas. 
"Lo que quiero es que tomes un baño y te relajes. No pienses solo hazlo"
Aquello solo le pareció mas extraño, ¿solo quería que tomara un baño? El podía hacer eso cuando fuera, por un momento solo pensó en irse e ignorar aquello mientras veía el agua cristalina esperando a que alguien entrará en ella. No tenía nada que perder, sin mencionar que ya se encontraba ahí. 
Comenzó a sacarse la ropa y la arrojo a un lado para poder sumergirse en el agua, aún estaba caliente y perfecta. Como lo pedía en la nota se relajo, cerró los ojos y se dejo llevar por el agua que pasaba entre su cuerpo, no pasaron ni tres minutos cuando alguién lo abrazo por la espalda causando un sobresalto de su parte. Se apartó y giró para encontrarse con aquellos ojos grises que le habían pedido verse ahí. Olive se encontraba a pocos metros de el completamente desnuda y con el cabello pegado a la cara a causa del agua. 
-¿tu que haces aquí?- pregunto con enfado.
-es parte del trato-
-eso no decías en la nota-
-factor sorpresa- Olive se acercaba hacia Draco mientras este retrocedía- ¿me tienes miedo?-
-nunca- aunque eso tenía algo de mentira, chocó con el borde de la enorme bañera y se dispuso a irse pero la chica le cerró el paso con los brazos, a pesar de que esta estuviera desnuda, el solo podía ver sus ojos grises que le imploraban una caricia. 
-Solo dejate llevar- Olive le tomó la cara para después besarlo con gran intensidad despertando el deseo en Draco. 
Aquel beso no duro más de diez segundos porque Olive se separo para observar a Draco quien la Miraba agitado y con un lleve sonrojo. 
-¿Lo haras?- pregunto Olive en una susurro cerca de sus labios, esta vez, sin pensarlo, Draco dió el siguiente beso aun mas intenso que el de la chica. 
El deseo que en el había despertado era fuerte, se dio cuenta que Olive era una mujer con un cuerpo envidiable, pero su odio hacía ella lo había cegado por años. 
El no debía dejarse llevar por los placeres carnales y menos estando preocupado por matar a Dumbledore. Una noche no cambiaría nada, la misión estaría ahí el día siguiente pero Olive solo estaría con el esa noche...
Simplemente se relajo y disfruto de la chica hasta el amanecer. 



« 4. A Weasley Vamos a Coronar Comenta este capítulo | Ir arriba 6. Deseada Por Todos, Amada Por Nadie »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.