Historia al azar: Me enseñaste
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Reyes de Slytherin » 10. Memorias de Hogwarts - Parte I
Reyes de Slytherin (R15)
Por tiffany_malfoy
Escrita el Sábado 12 de Agosto de 2017, 02:03
Actualizada el Lunes 22 de Febrero de 2021, 18:18
[ Más información ]

10. Memorias de Hogwarts - Parte I

Se sentía extraña por pagarle a Draco con la misma moneda, lo merecía ¿no era así? No podía evitar el sentimiento, la soledad se aferraba a ella ahora mas que nunca, aun cuando se perdía entre los dedos de Theo, su piel se mezclaba con la de el mientras perdían el aliento por ultima vez aquella noche. No importaba cuantas veces Theo llenara de caricias a Olive, nunca serian suficientes en comparación con los delicados toques de Draco Malfoy sin embargo se habían arruinado lo suficiente para no volver a estar juntos aunque fuese algo que ambos desearan. Olive se hundía en su mentira y miseria, envuelta entre los brazos del engaño que hacia pasar por amor, mientras que para el verdadero sentimiento de amor se empeñaba en decir que era un error.

-¿Todo bien? -pregunto Theo a su lado, tratando de controlar la respiración después de embriagarse con el cuerpo de Olive.

-Simplemente repaso mentalmente los deberes de Herbología -mintió la chica sin prestarle mucha atención a su acompañante-. Trato de recordar si escribí todas las propiedades de la Belladona.

-¿Bromeas? -exclamo Theodore con enfado.

Olive lo observo anonadada, no entendía el motivo de aquello, ¿acaso sabia que mentía?

-Estoy aquí tratando de que ambos pasemos un buen rato -explico Theo mientras comenzaba a vestirse-. Quiero que olvides el estrés de este maldito colegio y te concentres solo en disfrutar pero aunque este aquí llenándote de caricias, solo piensas en las clases.

-¿Por qué te molesta? -pregunto Olive aun si entender-. No pensaras en verdad esas idioteces que dijiste en la mañana.

-No son idioteces para mi, de verdad me gustas.

-Theo, también me gustas -Olive se levanto de la cama para quedar frente a Theo-. Pero conoces el trato.

-Si, ese maldito trato que te impide estar con alguien de forma sentimental -bufo Theo-. ¿Dime con cuantos te has acostado esta semana?

-Solo contigo -dijo Olive, sin embargo no le importaba salvar la situación-. Creí que tal vez me enseñarías a confiar en el amor, ahora no estoy segura de ello, lárgate.

-Espera, ¿lo dices enserio?

-Claro, lárgate -Olive saco su varita mientras sonreía-. Hazlo antes de que te lance una maldición.

-Olive... -Theo quería continuar la oración, quería estar con la chica, tal vez cuando se calmaran-. De acuerdo, te veré mañana.

Theo salió dando un portazo, Olive se lanzo a su cama, apretando su pecho desnudo con sus manos, ¿Debía estar triste? porque en ese instante le parecía mas un alivio quitarse a Theo de encima con sus anhelos de estar juntos como pareja, no negaría que la idea le había resultado provocativa en su momento, pertenecer a alguien que la amara y olvidar al único chico que se creía capaz de querer, era lo correcto, dejar que alguien tomara su corazón y la elevara tan alto que no habría nadie capaz de no alabarla, ni Draco ni Theo eran los indicados, quizá solo necesitaba amarse antes de que alguien mas la amara.

Así paso al día siguiente, donde nuevamente nadie la esperaba en la sala común, Daphne se encontraba en el Gran Comedor con Zabini a un lado y Pansy y Draco frente a ellos, Theo no figuraba por ninguna parte, aunque estaba mas nerviosa por enfrentar a Malfoy que a Theo, debía demostrarle que no le tenia miedo, que después de tantos años no podía intimidarla.

-¿Por que los chicos son tan imbéciles? -pregunto mientras se hacia espacio entre Daphne y Zabini.

-Eso es ofensivo -se quejo Zabini-. Cuida tus palabras Olive.

-Tu eres el mas imbécil de todos -dijo Pansy metiéndose en la conversación-. ¿Tiene que ver con que Theo este con Tracey Davis?

-Sinceramente no me interesa con quien este -contesto con franqueza-. Pero al parecer a el si, lo cual es simplemente molesto.

-¿Por qué te molestaría que pensaran que es tu novio? -pregunto Daphne-. ¿No era lo que querías?

-Tal vez me equivoque y el amor no es para mi -bufo Olive sin dejar de mirar sus dedos-. Estoy acostumbrada a vivir sin afecto, no creo morir por ello.

-¿Quién podría amarte, Hawk? -se burlo Draco sarcásticamente-. La ultima vez que alguien parecía quererte murió, yo también preferiría morir.

-No es gracioso, Draco -se apresuro a decir Daphne-. El no lo dice enserio, sabes que le gusta gastar bromas...

-Si, lo se - Olive miraba con odio puro al chico frente a ella preguntándose una y otra vez como era posible que hubiera sentido algo por el, en ese instante le daba asco solo verlo, sin embargo se mantuvo firme en su asiento, nada mas que una sonrisa se asomaba por su rostro aunque por dentro el furor crecía junto con el fuerte deseo de golpear a Draco en su perfecta nariz-. Aunque si de amor hablamos tu eres un experto en el tema ¿no?

La tensión comenzaba a desbordarse, Pansy y Zabini habían permanecido al margen, Daphne estaba completamente lista para tomar de los brazos a Olive por si la situación de verdad lograba descontrolarse, mientras ellos solo atinaban a mirarse con repulsión, retando al otro a dar el primer golpe.

-¿Podemos hablar? -pregunto Theo a Olive inconsciente del inconveniente, logrando que la presión aumentara sin saberlo.

-No, por el momento no -se levanto del comedor sin haber tocado su desayuno-. Tengo clase.

De nuevo mentía sobre ello, no quería seguir involucrada con ningún Slytherin, al menos lo que quedaba del día, deseaba un tiempo fuera, deleite que no podría complacer, Snape ya le había dado un ultimátum por faltar a clases un día entero, no podía volver a desaparecer, por primera vez quería estar sola dándose cuenta que lo que odiaba era sentirse sola, sabia que ahora tenia amigos que no la abandonarían aun si ella los alejaba para darse un respiro, algo que termino bastante rápido cuando vio a Ron Weasley dirigirse a ella agitado, había dejado a Potter y Granger atrás para alcanzarla.

-Olive ¿Podría pedirte un favor?

-No estoy de humor Weasley -contesto tratando de continuar su camino.

-No ese tipo de favor -musito Ron pues sus amigos comenzaban a acercarse a ellos-. Necesito asesoría con ciertas materias... creí que podrías ayudarme.

-Déjame entender, Weasley -una sonrisa burlona se asomo en sus labios-. ¿Creíste que porque nos acostamos seriamos amigos? Que Granger te ayude, es la mejor bruja de la generación ¿o quieres una segunda opinión? Tal vez Malfoy acepte con gusto.

-Hermione no ha querido ayudarme -confeso apenado por si quiera considerar que Olive pudiese ayudarlo-. Y no estoy loco para pedirle ayuda a Malfoy.

-No es mi problema.

-Ron te dije que no aceptaría -dijo Hermione cuando estuvo junto a ellos-. Ningún Slytherin tiene corazón para ayudar a alguien.

-Oh Granger olvidaba que tu eres tan buena -se burlo Olive, aun contenía la rabia por culpa de Theo y Draco, no creía poder seguir aguantando mas-. Porque un Gryffindor es completa honestidad y lealtad cuando en realidad es arrogancia maquillada de valentía, así que puedes irte a la mierda con tu idea de que un Slytherin no pueda tener sentimientos.

-Vámonos Hermione -Harry tomo a su amiga por el brazo alejándose de ahí.

Sin embargo, Hermione hizo un comentario en voz alta que fue el punto de escape para la furia de Olive.

-No creo que la chica que se acuesta con todos en Hogwarts tenga sentimientos.

Antes de que pudiera reaccionar, Olive ya la acorralaba en una pared, sosteniéndola con el brazo en su garganta y la varita en la punta de su nariz, Harry y Ron sacaron de inmediato sus varitas quedando a la defensiva. Olive actuaba por impulso, ni siquiera le caía mal Hermione para hacerle algo, sin embargo en ese momento la ira era quien controlaba las acciones de la chica.

-No trates de entenderlo, maldita sangre sucia -exclamo Olive enterrando mas su varita, Hermione la miraba desafiante, sin miedo. Sus amigos tampoco habían bajado las varitas, buscando un momento en el cual atacar. 

-¿Qué sucede aquí? -la gélida y pausada voz de Snape hizo que los cuatro sufrieran un pequeño susto, todos bajaron las varitas, Olive retrocedió dejando libre a Hermione-. Peleando en los pasillo, podría esperar esa conducta de ustedes tres -continuo señalando a los Gryffindor's-, pero usted señorita Hawk siempre ha sido una alumna ejemplar, 10 puntos menos para cada uno.

-Ella inicio esto -replico Ron-. No es justo que nos castigue a nosotros también.

-Señor Weasley si no cierra la boca de verdad lo voy a castigar -lo amenazo Snape con la mirada mas fría que podría dar.

-Pero es cierto -suspiro Olive guardando su varita lentamente, Snape tenia razón, era la primera vez que causaba problemas con alumnos de otras casas, solo había dejado hablar a la cólera, desquitándose con la primera persona con la que encontró escape a aquellos sentimientos retenidos y que se desbordaron al primer soplo-. Yo reaccione primero y lo siento ¿puedo irme?

-La veré mas tarde en mi despacho -dijo Snape mirándola con desaprobación-. Lárguense todos.

Olive no espero a que terminara la frase para irse del lugar, corrió a la sala común de Slytherin para poder arrojarse sobre su cama, aventando su mochila lejos de ella. Odiaba las sensaciones que poco a poco conquistaban sus sentidos, culpaba a Draco Malfoy pero también se culpaba a ella misma ¿Cómo podía querer a alguien que la había humillado por años? y había llegado a creer que era reciproco. Estaba perdiendo todo lo que era o lo que había sido, buscando llenar su vacío y soledad con cualquier encuentro casual, esperando que Theo fuese su salvación, un error que no volvería a cometer, primero Cedric, luego Draco y ahora Theo, comenzaba a sentirse estúpida al pensar que cualquiera de ellos seria su rescate. No quería llorar, ya no era la niña que se escondía detrás de la túnica de Snape cuando tenia problemas, sin embargo no dejaba de sentirse así.

(***)

Las lagrimas resbalaban desde sus ojos, dibujando surcos sobre sus rosadas mejillas, estaba acostumbrada a los desplantes de su madre, a su constante abandono y uno que otro golpe cuando no obedecía, aun así era su madre, la mujer que le había dado la vida, la amaba aunque Elizabeth Hawk no demostrara lo mismo, mas concentrada en fiestas y tertulias que en educar a su hija, Olive deseaba tanto la aprobación de su madre que se había sobre exigido a si misma para tratar de complacerla o ver un gesto de aceptación de su parte, con tan solo once años sobresalía en todo lo que se proponía, desde las artes como danzar, instrumentos como piano y violín hasta aprender tres idiomas diferentes, estudiando cualquier hechizo, poción, planta, criatura mágica esperando solo un abrazo de su exigente madre. No solo eso, era una pequeña dama, modales impecables y educada, aun así nada era suficiente, no había sido suficiente para que su madre la acompañase a King's Cross y la despidiera en su primer año en Hogwarts, parecía disfrutar la idea de deshacerse de la pequeña.

Mientras que su padre mostraba poco mas de consideración por Olive, nunca pasaba más de dos horas en casa, trabajando demasiado temprano y regresando cuando la noche caía, Olive lograba verlo pocas veces a la semana si tenía suerte, su padre llenaba esos vacíos con regalos que creían comprarían la felicidad de su única hija, lo único que Olive pedía era amor, saber que de verdad sus padres la querían. Snape había cumplido mas como padre que los suyos, su padrino era un rayo de esperanza en su vida, alguien que la amaba de verdad.

Secaba sus lagrimas por ultima vez antes de llegar a la estación, aunque debería estar emocionada solo podía pensar lo desagradables que eran sus padres, llegaba a pensar que no merecían que ella los quisiera aun así fueran sus padres, Snape le dio un pañuelo sabiendo con exactitud lo que pensaba Olive, habría dado todo lo que tenia para confesarle la verdad, para que fuese feliz sin importar que, pero era lo menos sensato que podría hacer. Olive subió al tren sin despedirse, vería a Snape en Hogwarts aunque como su profesor, de nueva cuenta se tallo las mejillas esperando que cualquier rastro de llanto se borrara, aun resaltaba la nariz y las mejillas rosadas sobre su pálida piel. Debía animarse, busco un compartimiento vacío, o con alguien de primer año, por desgracia solo conocía a Draco Malfoy y no lo recordaba de buena forma, fue cuando tenían ocho años, su padre había llevado a su familia a la mansión Malfoy de mala gana para hablar de negocios, no era un secreto para la comunidad mágica que los Hawk y los Malfoy se odiaban desde hacia generaciones por lo que cuando llegaron y conoció a Draco Malfoy este se burlo de ella haciendo ruidos de ave burlándose de su apellido y emblema de su familia, Olive trato de ser educada con el a pesar de sus mofas lo cual no le agrado al pequeño de los Malfoy, pareciéndole una buena idea tomar unas tijeras del jardinero y cortarle el cabello a la pequeña, aquel día termino con hechizos y maldiciones por parte de ambas familias.

Ella no odiaba a Draco a pesar de que sus padres la educaran para ello, pero tampoco le agradaba, quería tener con el lo menos posible de comunicación, si podía ser cruel con unas simples tijeras no llegaba a imaginarse que podría hacer con una varita y miles de hechizos. Por suerte no se cruzo con él en su búsqueda por un compartimiento, llegando a sentarse con una niña y un niño que hablaban animadamente.

-Hola -saludo Olive tímidamente cuando tomo asiento.

-Hola -la niña le devolvió el saludo amistosamente-. Soy Hermione Granger y el es Neville Longbottom. 

-Olive Hawk -contesto ella comenzando a sentirse cómoda.

-¿No es emocionante? -continuo hablando Hermione-. He memorizado todos los libros y he practicado unos cuantos hechizos, fue una sorpresa para mi familia porque ninguno es mago...

Hermione seguía hablando mientras Olive se encogía poco a poco, Hermione era hija de muggles, algo que sus padres no aprobaban, la pureza de la sangre era lo mas importante en su familia, ver a su única hija hablar con una sangre sucia le traería problemas, claro que sus padres no se encontraban en el tren con ella para reprochar sobre aquella conducta desaprobatoria, así que Olive tomo valor queriendo hacer amistad con cualquiera que la aceptara aun si eso desafiaba a sus padres, en ese momento no le importaba hasta que Malfoy se asomo por la puerta con dos chicos detrás de el, nuevamente solo hizo un sonido burlón y salió riendo del compartimiento. Ese chico era desagradable

No volvió a verlo por el tren, paso todo el trayecto junto a Hermione, habían conocido a Harry Potter, el niño que vivió, era una leyenda pero el parecía no saberlo, cualquiera admiraba al niño y Olive no era la excepción, todo parecía ser agradable, nadie la molesto aquel día en el tren, la llegada a Hogwarts fue excepcional, el sorteo de las casas estaba en progreso, ella seguía justo cuando Daphne Greengrass era seleccionada para Slytherin.

Tomo asiento mientras la profesora McGonagall le colocaba el sombrero seleccionador quien comenzaba a indagar en su mente.

-Estas llena de ambición -dijo una vocecita en su oreja-. Tu mente esta llena de ideas, eres inteligente, puedo verlo serías una perfecta Ravenclaw, dispuesta a hacer lo que sea para destacar, es difícil, muy difícil. Noto valentía, Gryffindor podría ayudarte a explotarla pero posees un fuerte impulso por triunfar, creo que te pondré en ¡Slytherin!

Olive se encamino a la mesa de las serpientes con cautela ¿Había sido la decisión correcta? Claro que se alegraba de estar en Slytherin, algo que sus padres aprobarían pero hasta ese momento no había pensado la posibilidad de estar en otra casa, mucho menos en Gryffindor lo cual lamento cuando al estar en su habitación de Slytherin Pansy Parkinson se burlo de que Snape la había llevado a la estación, dando a entender que sus padres no la querían. Mientras Olive lloraba escondida bajo sus sabanas solo podía recordar la canción del sombrero seleccionador: O tal vez en Slytherin, harás tus verdaderos amigos. Una completa mentira...





« 9. Odio Comenta este capítulo | Ir arriba 10. Memorias de Hogwarts - Parte II »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.