Historia al azar: Romeo y Julieta, James y Lily
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Marte 3: nuevo mundo » Capítulo 30
Historia terminada Marte 3: nuevo mundo (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 12 de Julio de 2017, 07:25
Actualizada el Miércoles 27 de Septiembre de 2017, 07:33
[ Más información ]

Capítulo 30

En ese planeta habían vuelto a los gremios, habían de todo y para todos, pescadores, alfareros, panaderos, el mínimo de trabajadores que se pedían eran de cinco, una vez tenían esa gente el ministerio lo aceptaba y le daba un pequeño presupuesto y ya podían empezar.

−Buenos días señor Orión. −Le saludaron. −¿Ha venido a ver cómo va la pesca?

−Me interesa, quiero saber si este océano ofrece peces para nuestro consumo.

−Sí que los tenemos. −Le dijo el jefe. −¿Quiere verlos?

−Los quiero ver.

−Venga con nosotros. −Los pescadores lo llevaron a la lonja no era muy grande pero estaba lleno de vida.

Orión nada más llegar sintió el intenso olor de pescado y entrando vio a la gente comprando.

−No solo vendemos a las tiendas, puestos del mercado y a los restaurantes también vendemos a los privados, por la mañana salimos y durante dos horas se puede pescar todo lo que se quiera y ya se regresa.

−¿Lo hacéis todos los días?

−No señor, cinco días de los ocho días.

−Estupendo, ¿Cuántas barcas salen?

−Tenemos 20, en un principio teníamos cinco, pero con tanta gente nueva vimos que no era suficiente, pescamos con red y cada barca lleva cinco personas, no usamos motores ni nada por el estilo todo es manual.

−Mejor, no por coger el pescado que necesitamos estropeemos el mar. −Y acercándose a un puesto se puso a revisarlo.

−¿Señor Orión quiere comprar pescado? −Le pregunto el dependiente.

−Hoy no, estoy aquí para revisarlo, ¿es muy diferente al de la tierra?

−En algunas cosas sí, pero realmente no, hay de todo desde piezas grandes hasta pequeños y minúsculas.

−¿Algún animal peligroso?

−Hemos visto algún que otro tiburón, pero no los molestamos así que no se nos acercan.

−Y hacéis bien, no quiero tiburones en la costa, en menos de tres meses será la temporada de verano y las playas se llenaran de bañistas.

−Señor tome. −Le dijo una chica y le dio un plato de pescado. −Es parecido al atún rojo de la tierra, se usa para el sushi.

−Gracias. −Orión cogiendo un trozo se lo llevo a la boca y tras probar lo bueno que estaba miro al dependiente. −Esta buenísimo.

−Mucho más que el atún, los restaurantes de sushi nos lo piden mucho, y lo mejor es que el pescado es mucho más grande que el atún rojo, ¿quiere verlo?

−Claro. −Y cogió el plato de la chica. −Me lo quedo.

−Claro que sí, es para usted. −Sonriéndole volvió a su trabajo.

Mientras Orión seguía comiendo el pescado le fueron mostrando las piezas que estaban preparando.

−Estas piezas tan grandes las cortamos nosotros mismos. −Le dijeron. −A cada restaurante le vendemos 20 kilos.

−¿Da para mucho?

−Para mucho, entre tres y cuatro días.

−Quiero que controléis bien el pescado que se pesca, no quiero que el océano se quede sin piezas.

−Para eso estamos nosotros. −Le dijo el jefe del gremio. −Nos ocupamos de que todos sigan las normas.

−Hacerlo, si algo sale mal vosotros como los lideres seréis quienes reciban el castigo.

−Y lo aceptaremos, como bien dice nosotros somos quieren lideramos este gremio.

−Cualquier cosa sabéis donde estamos. −Y miro al pescadero. −Muy bueno me lo llevo, nos vemos en otra ocasión. −despidiéndose se fue al ministerio.

Al llegar sus compañeros lo miraron.

−¿Orión porque hueles como si hubieras salido del mar?

−He ido a la lonja, me han dado esto. −Y les enseño el plato. −Probarlo.

Cada uno cogió un trozo y tras comérselo lo miraron. −Está muy bueno.

−Lo está, he ido a ver cómo iba la captura de pescados y está bien, lo que me han contado me ha gustado, pescan cinco días de los ocho que tenemos en este planeta y solo durante dos horas, después de esas horas nadie puede volver al mar.

−Estupendo, con eso no habrá problemas de que nos quedemos sin peces.

−Por eso lo he hecho, mientras venia para aquí se me ha ocurrido algo.

−¿El qué? −Pregunto Matsumoto cogiendo otro trozo.

−Concursos.

−¿Concursos?

−Sí, ahora que llega el buen tiempo tenemos que preparar cosas, los japoneses tienen su festival de verano que este año se celebrara en el gran templo.

−Ya lo estamos preparando. −Le dijo Matsumoto. −Es un templo mucho más grande y cabrán todos los invitados, durara tres días y tendremos percusión, bailes, paradas, todos lo están haciendo con gusto, sin contar que luego tendremos el festival del final de verano donde ya se está preparando los fuegos artificiales.

−Me gusta como suena. −Le dijo George y miro a Orión. −¿Qué habías pensado?

−Concursos, fiestas como la agrícola, mercados de comida artesanal.

−Ya sé lo que quiere decir Orión. −Les dijo George. −Antiguamente y aun en muchos sitios hoy se hacen, se hacen fiestas para celebrar que hemos tenido buenas cosechas, también que los animales estén sanos y se celebra con el pueblo.

−Me gusta. −Le dijo Kingsley. −¿Pero cómo lo preparamos?

−Sencillo, que las noticias lo anuncien y el pueblo decida, hemos estado tan ocupados defendiendo el planeta, haciendo tratados de paz, que apenas hemos tenido tiempo para nuestra gente.

−Tienes razón, nos ocuparemos de ello.

Al día siguiente, las noticias anunciaban que todo aquel que quisiera preparar un festival, concurso o cualquier evento que se acercara por el ministerio para hablarlo y apuntarse.

El anuncio fue tan bien recibido que durante los siguientes días la gente fue acercándose al ministerio para apuntar sus concursos y sus festividades.

Mientras ellos hacían eso, Draco y Alexai seguían ocupándose de arreglar la estación espacial, una mañana se acerco Orión.

−¿Tío que haces aquí? No tendrías que seguir apuntando lo de los festivales.

−He dejado a tu suegro y a Matsumoto, todos quieren tener su propio festival, en cuanto terminemos de apuntar todos haremos una votación para saber los más populares.

−Aun seguirá el festival japonés, ¿verdad? Los niños llevan días hablando de él, incluso les hemos comprado unos yukatas.

−Ese festival seguirá, lo quiere no solo un barrio entero sino todos los demás, en una semana ya se pondrán los carteles por la calle para que todos lo sepan, ¿Cómo va la estación espacial?

−Va bien.

−Un poco lenta. −Les dijo Orión mirando a su alrededor. −Quiero que empiece a trabajar ya.

−Aun no puede ser. −Le dijo Draco. −Aun estaremos un mes o dos trabajando en ella.

−Un mes no mas, tráete a tu ayudante y a todos los que queráis, ¿Cómo la de Maggie?

−Igual de despacio, John la está ayudando.

−De momento tenemos paz así que todos vengan aquí a ayudaros.

−Está bien, pero le dirás tu a Maggie que dejaremos su proyecto por este.

−Se lo diré. −Y mirando una última vez la estación se fue a hablar con la mujer.

Al día siguiente todos se iban a trabajar con Draco y Alexai, con el doble de trabajadores los cambios fueron mucho más rápidos.

Una semana más tarde, la nave de Argo llegaba y tras descargar todo lo que habían llevado informo al consejo lo que le habían dicho en la tierra.

−Puede que no nos llamen más. −Les dijo.

−Mejor para nosotros. −Le dijo Orión. −No te preocupes si quieren llamarnos que lo hagan sino viviremos nuestras vidas, ¿Cuánta comida has traído?

−Los almacenes llenos y también el de las naves, como no había nadie hemos llenado también los pasillos, o sea todo.

−Estupendo, con eso tendremos más comida, ahora descansa que bien te lo mereces.

−Gracias. −Y se iba a ir cuando les dijo: −Me gustan los cambios que habéis hecho.

−Gracias fue cosa de Matsumoto que no le gustaba como estaba el ministerio, lo llamo pequeño y feo.

−Perdona yo no le llame feo, pequeño sí, pero no feo.

−Ohhh perdona. −Riéndose miro a Argo. −En pocas semanas ya empezaran las festividades de verano, este año solo tendremos esas, pero ya estamos preparando las del año que viene, tendremos festividades todo el año.

−Estupendo, nos vemos pronto. −Despidiéndose se fue.

Un mes más tarde, por fin la estación espacial estaba terminada y decidieron ponerla en un sistema con más de cinco planetas de millones de personas, estaba un poco lejos de casa pero según todos era el mejor lugar y el consejo les dio permiso.

El sistema central sería llevado por gente de Orión, el resto lo alquilarían incluso lo venderían, tras el anuncio mucha gente se apuntar y tras pagar las tasas abrieron y poco empezaron a entrar y salir gente.

Una mañana Jata se presento en la estación.

−¿Necesitáis un jefe de seguridad?

−No gracias. −Le dijo Sirius que había ido para recoger los ingresos y llevarlos a Orión. −Ya tenemos ese puesto ocupado, además tú tienes trabajo.

−Lo tengo pero me aburre.

−Si buscas el trabajo por mi padre, ya te aviso que él no está interesado en ti. −Y la miro, no era la primera vez que alguien se hacía ilusiones equivocadas sobre su padre. −Siento ser tan directo y duro, pero él no piensa de la misma manera que tu, además el no viene esta demasiado ocupado con su trabajo. −Y tras esto miro a su gente. −Nos vamos, tenemos cosas que hacer.

−Sí señor. −Y mirando a Jata se fueron.

En Orión, Sirius hablaba con su padre.

−Has hecho bien. −Le dijo. −No estoy interesado en relaciones románticas, tengo demasiado trabajo del que ocuparme para jugar a las citas, mi trabajo prioritario es llevar a nuestro planeta.

−Le he dicho que no irías por la estación espacial así que ahora no me hagas quedar mal.

−No iré, tengo demasiado trabajo del que ocuparme aquí, además ese es trabajo de Cygnus y Charlus, no solo llevar las naves sino también controlar la estación espacial, ¿quieres un refresco?

−Claro que sí. −Y se fueron a una terraza del paseo marítimo para tomar un refresco y comer y se encontraron con Regulus y su familia.

−Reg, Dorcas. −Sirius les saludo. −¿Habéis venido a comer?



« Capítulo 29 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 31 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.