Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Marte 3: nuevo mundo » Capítulo 17
Historia terminada Marte 3: nuevo mundo (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 12 de Julio de 2017, 07:25
Actualizada el Miércoles 27 de Septiembre de 2017, 07:33
[ Más información ]

Capítulo 17

−Tenemos un corazón. −Y le enseño donde estaba que era donde lo tenían ellos.

−Come y luego te haremos unas pruebas así lo miraremos bien. −Le dijo Remus.

−Gracias. −Y volvió a su comida.

−Os hemos preparado lo básico, porque no sabemos qué coméis.

−Cualquier cosa.

Capitán Orión.

−Peter.

La otra nave ha sido destruida no nos ha querido escuchar, nos han enviado dos misiles.

−¿Daños en la nave?

Ninguno.

−Estupendo, sigue informándome.

Sí señor.

Orión miro a uno de los sanadores. −Cuando Alexai termine de comer, hacerle las pruebas para ver qué tipo de sistema tiene, solo para ver sus órganos, en cuanto estemos en casa ya George se ocupara bien de todo.

−Sí señor. −Le dijo el sanador y miro a Alexai. −¿Quieres té?

−¿Té?

−Si es una bebida que te ayudara mejor que el agua. −Y se fue a una mesa donde estaba la comida y puso una taza y se la dio. −Pruébalo haber que te parece.

El hombre cogiendo la taza se la llevo a los labios y frunció el ceño.

−¿Esta malo? −Le pregunto Remus.

−Un poco amargo.

−Es que hay que ponerle azúcar. −Y miro al sanador. −Ponle azúcar.

−Sí señor. −Y le puso una cucharita. −Pruébalo ahora.

−Sí. −Llevándosela a los labios lo trago y sonrió.

−El té es una bebida de nuestro pueblo, muy buena y se puede tomar tanto en frio como caliente.

−Esta buena.

−Ahora te dejamos con Klain estarás en buenas manos es un gran sanador.

−Gracias.

−De nada. −Dejándolo en manos del sanador, se fueron a comprobar a los demás.

En la estación espacial, Jata estaba paseando por el lugar para revisar la seguridad cuando le avisaron que la nueva nave había destruido a una de los malitas.

−¿Ha lanzado un misil o algún ataque?

No señora, el ataque se ha vuelto contra ellos.

−Que interesante, ahora voy. −Y se fue a la sala de control, al llegar pidió que le pusieran a Remus.

Jata, voy en cinco minutos. −Le dijo el capitán. −Lo que tengamos que hablar es mejor a la cara no tardo. −Y colgó.

En la nave Remus y Orión con un buen número de guardias se fue a la estación espacial.

Cuando Jata vio a tanto guardia miro a Remus.

−¿Por qué traen a tanta seguridad? Creí que estaba seguro aquí.

−Es por él. −Y señalo a Orión que estaba mirando todo bien. −Es uno de uno de nuestros líderes y claro hay que cuidar que no se haga daño.

El hombre en cuestión la miro. −Un placer, Orión Black. −Y le sonrió.

La mujer se sonrojo y los de la guardia suspiraron, todos los Black eran iguales, aunque no lo quisieran eran unos don juanes y soltaban sus hormonas a todos, tanto hombres como mujeres.

−Jata.

−Aparte de saber de las normas básicas de su gente, quiero saber otras cosas.

Ante eso la mujer se sorprendió ante el cambio.

−Hace unas semanas vimos una nave abandonada, también una ciudad y una estación espacial.

−Esas tres cosas les pertenecen a un pueblo que se llamaba calisos.

−¿Llamaba?

−Sí, no sabemos si siguen vivos, hace poco mas de 100 una enfermedad muy grave les afecto, en menos de cinco días morían desaparecidos.

−¿Desaparecidos?

−Sí, el primer día empezaban con fiebre alta y puntitos rojos, y al quinto día el cuerpo desaparecía los puntitos rojos eran unos bichos que se comían al individuo.

−No vimos ni sangre ni cuerpos.

−Los bichos se te comen y luego mueren y no hay rastro de la persona.

−¿Cómo se transmite?

−No lo sabemos, cuando vieron que esa enfermedad estaba en el sistema solar, los abandonaron y se prohibió que nadie fuera, ¿alguien de su gente está enfermo?

−Ninguno, todos estamos sanos. −Le dijo Orión. −¿Dónde podemos encontrar el planeta original?

−Se lo diré, en unos días se subastara.

−¿Subastara?

−Sí, si un pueblo lo quiere se pide al consejo del tratado y ellos lo ponen a subasta.

−¿Y qué pasa si está habitado?

−Si esta en el tratado se respetara sino quien quiera se lo puede quedar.

−¿Y qué pasa con la gente?

−Ellos se pueden defender si ganan son libres.

−Un poco salvajes sí que son.

−¿En su mundo no buscan lo que quieran?

−En nuestro antiguo mundo si, el más fuerte consigue lo que quiere sin importarles nada, nosotros somos poquitos ¿tendremos algún problema?

−Por cómo se han defendido no lo creo, ¿Qué tecnología tienen?

−Ninguna, solo son escudos.

−Sus escudos se venderían bien.

−Es imposible. −Le dijo Orión. −Son escudos especiales, solo mi gente los puede hacer.

−¿Y eso?

−Secreto, no puedo contar nada más.

Señor Orión. −Se escucho de pronto.

−Dime Tammy.

La nave omega está entrando en el sistema.

−Estupendo, dile a Hermione que ya voy.

Si. −Y colgó.

Orión miro a Jata. −Ya nos vamos, lo importante de momento es salvar a la gente que nos ha pedido ayuda, la nave que nos viene a buscar es bastante grande, espero que no haya problema.

−Ninguno, mientras no saquen las armas.

−No tenemos armas. −Y miro a Remus. −Nos vamos, tenemos que volver a casa cuanto antes.

−No creo que tardemos mucho en llegar.

−Tammy. −Llamo Orión mientras entraba en su nave.

¿Señor?

−Que la aurora coja todas las naves y vuelva a casa.

Sí señor, ¿todo bien en la estación?

−Perfecto, solo aclarando dudas, que vuelvan a casa.

Si. −Colgando se puso a cumplir sus órdenes.

En la omega Hermione les pedía a sus pilotos que metieran las tres naves más pequeñas en el hangar.

−¿Pueden entrar bien?

−Si señora, aunque la de ellos cubre casi todo el hangar.

−No la movamos mucho.

−Lo intentaremos.

Una vez que las naves estuvieron en el hangar, y la nave de Orión entro en otro de los hangares ya pusieron rumbo para casa.

Mientras Hermione y sus amigos sanadores se ocupaban de ellos, en la tierra un grupo se miraba.

−¿Creéis que nos ayudaran?

−Son muchos millones de habitantes, seguro que lo hacen cuando vean que su gente también se muere, no podemos hacer otra cosa, nuestra raza esta por desaparecer, no me importa que mueran unos cuantos para que nosotros vivamos, tenemos que separarnos y esperar hasta que se den cuenta de la enfermedad.

−Lo haremos. −El grupo se separo con una enfermedad que haría que la raza humana temblara.

Unos días más tarde en Orión, la omega entraba en el planeta y de inmediato se ponían a revisar a los pacientes gracias a la ayuda de Alexai.

Una vez todos los pacientes fueron dados de alta que como les dijo el sanador era más hambre que otra cosa, los llevaron a uno de los pocos polideportivos que tenían.

−Se que no es un lugar muy cómodo. −Le dijo Draco a Alexai. -Pero es el único lo suficientemente grande cubierto para todos, tendrán que estar aquí hasta que les construyamos sus nuevos hogares, nos tienen que decir como los quieren. −Y le presento a un arquitecto. −El trabajara en sus casas y otros sitios que quieran que se construya, vivían en un lado de nuestra ciudad, junto a nosotros, ¿Qué les parece?

−Nos parece bien, no queremos ser dejados de lado.

−Y no lo serán, podrán ir a cualquier lugar que quieran y relacionarse con todos, para eso estoy aquí yo, apara hablar de un tratado entre los dos pueblos.

−Gracias.

−De nada. −Y miro al pueblo de Alexai. −Me llamo Draco Malfoy, sé que no es un lugar muy cómodo, pero pronto lo solucionaremos, en cuanto nos digan cómo quieren sus casas empezaremos a trabajar en ellas.

−¿Qué pasa con los demás? −Le pregunto una mujer. −¿Los iremos a ayudar?

−Hablaremos de ello ahora mismo con Alexai, si hay una posibilidad de que los podamos ir a rescatar lo haremos.

−¿Y podrán vivir aquí con nosotros?



« Capítulo 16 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 18 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.