Historia al azar: Leyenda Para Muggles
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Marte 3: nuevo mundo » Capítulo 15
Historia terminada Marte 3: nuevo mundo (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 12 de Julio de 2017, 07:25
Actualizada el Miércoles 27 de Septiembre de 2017, 07:33
[ Más información ]

Capítulo 15

−La verdad es que si. −Le dijo el capitán riéndose y se sentó en su sitio. −Primero avisaremos al capitán Orión.

−Sí señor. −Y se puso a trabajar. −Aquí la moon, ¿aurora nos escucha?

Os escucho, moon, ¿todo bien?

−Hemos encontrado una estación espacial habitada.

¿En serio está habitada? −Les pregunto Orión.

−Lo está. −Le dijo Remus. −Salen y entran naves.

¿A cuánto estáis?

−Una semana de vuestra posición.

Eso es lejos, quiero que intentes comunicaros con ellos, y entréis.

−Lo haremos, ¿vendrás?

Sí que lo haré, igual entrar.

−Sí, no me puedo esperar a que estés aquí.

No tendrás que esperar, haz fotos.

−Las haremos y las enviaremos. −Colgando miro a su gente. −Intentar comunicaros con ellos.

−Sí. −Y envió señales y pronto recibieron una señal y colocándola en la pantalla vieron a una mujer con su aspecto.

−Buenos días. −Les saludo Remus esperaba que los entendieran.

Buenos días, por vuestras naves veo que sois nuevos.

−Lo somos, teníamos miedo de que no nos entendierais.

Tenemos traductores y vuestro idioma es extraño para nosotros pero aun así lo podemos traducir, ¿quieren subir?

−Sí, ¿tenemos que llegar algo?

Algo de valor, para comprar lo que necesiten, y pagar su tiempo en el hangar ¿tienen?

−Tenemos algunas cosas.

Si suben lo miraremos haber cuanto valor tienen.

−Gracias, ¿podríamos conseguir un traductor?

Sin problemas, les esperamos.

−Gracias. −Colgando miro a sus gente. −Ya tenemos una tercera insignia.

−Si capitán. −Le dijo una chica. −¿Qué llevaremos para cambiar?

−Joyas. −Le dijo Remus. −En nuestro almacén tenemos una cofre lleno de joyas de oro.

Ante eso todos lo miraron.

−Eso seguro que les gusta. −Le dijo un hombre.

−Seguro, de momento solo subiré yo y cuatro de seguridad, los demás estar preparados para cualquier cosa.

−Si capitán, no se olvide de la cámara.

−No lo hare. −Y se fue a coger un cofre lleno de oro, esperaba que allí costara lo mismo que en su casa o por lo menos parecido.

Con ese cargamento se fue al hangar y se encontró a sus hombres.

−Iremos tranquilos, no quiero problemas a la primera.

−No señor, estaremos tranquilos. −Le dijo uno.

−Eso espero, Tom porque si nos sale bien, podremos conseguir comida de este lugar sin tener que ir todo el tiempo a la tierra.

−¿Nos falta comida? −Le pregunto una chica.

−No, pero siempre va bien tener más hasta que tengamos nuestras cosechas.

−Sí señor, iremos tranquilos.

−Estupendo, ahora vamos. −Entrando en la nave pusieron rumbo a la estación espacial.

Al entrar y bajar, se encontraron a la mujer.

−Buenos días. −Le saludo la mujer. −Soy Jata.

−Remus. −Le dijo el capitán y le dio el cofre. −Nuestro pago.

−Vamos a verlo. −Abriendo el cofre, saco joyas doradas a ella le gustaron mucho. −Son hermosas estas joyas. −Le dijo. −Aceptamos vuestro pago.

−Gracias, ¿Cuánto cuestan?

−Ahora se lo diremos. −Y los llevo a una sala donde había gente contando dinero. −Contabiliza esto. −Y le dio el cofre.

−Si señora. −Y se puso a comprobar que las joyas fueran verdaderas.

−¿Son de oro?

−Lo son, todas y cada una, y las piedras son verdaderas, no hay ninguna falsa.

−Estupendo. −Le dijo Jata. −¿Cuánto cuestan?

−10 millones.

Ante eso Remus la miro. −¿Es mucho o es poco?

−Mucho. −colocando una tarjeta en una ranura puso la cantidad que el contable le había dicho y se la dio. −Tienen suficiente dinero para estar dos meses en el hangar incluso mas y comprar todo lo que quieran, no se lo gasten mal hay un casino a bordo.

−Gracias por el aviso, nos gustaría conseguir uno de sus traductores. −Le dijo Remus guardándose la tarjeta.

−En la estación los conseguirán a buen precio, igual aquí no lo necesitaran aquí todos nos entendemos hay una gran traductor que cubre toda la estación, lo encontraran en cualquier tienda es algo sencillo de conseguir.

−Estupendo y también comida.

−Eso en el mercado encontraran toda la comida que quieran, si tienen algún problema no duden en hablar con seguridad, somos una estación que no se ata a ningún planeta somos libres de ir y venir a nuestro antojo.

−Gracias por la información.

−De nada, ahora les dejo y disfruten de su estancia, cuando quieran salir solo tienen que hablar con la sala de control para desbloquear su nave.

−Gracias, una cosa antes de irnos, ¿siempre podemos traer oro?

−Sí, y mientras no tengan deudas les pagaremos su valor y cuando salgan no necesitan devolver la tarjeta, esa es suya y sirve en muchos planetas.

−Gracias, ahora si buenos días.

−Buenos días. −Y se fue.

Cuando el grupo se quedo a solas, les dijo: −Como solo nos han dado una tarjeta iremos juntos, e iremos comprando lo que veamos.

−Si capitán.

−Pues vamos, que seguro que tenéis muchas ganas de ver todo.

−Sí. −Los cinco se fueron a ver que podían encontrar.

Mientras miraban las cosas que comprar, el grupo se encontró a muchas razas, ellos que solo habían visto a los suyos se sorprendieron, algunos tenían forma de insectos, otros eran grises, y muchos más.

En la sala de control todos miraban la pantalla sorprendidos, jamás creyeron que hubieran tantas razas diferentes.

De nuevo en la estación, Remus por fin encontró el traductor, tras preguntar en otros comercios le dijeron donde los podían encontrar.

−Buenos días. −Saludo al dependiente que era de color marrón como si fuera una piedra.

−Buenos días, ¿quiere algo?

−Sí, cinco traductores.

−Ahora mismo. −Cogiendo una caja los puso y dándosela le dijo el precio.

Remus cogiendo la caja se la dio a uno de su equipo y al dependiente le dio la tarjeta.

Cuando termino de pagar, le pregunto si sabia donde conseguir mapas estelares.

El dependiente se lo dijo y Remus le dio las gracias, con esa compra echa se fueron a comprar los mapas.

−Esa ha sido la compra más extraña que he hecho en mi vida. −Le dijo Tom.

Remus asintió. −Estoy totalmente de acuerdo contigo, pero ya sabíamos que encontraríamos a gente así que no todos seriamos igual.

−Sí señor, pero igual ha sido extraño.

−Sí que lo ha sido, ahora vamos a comprar los mapas y seguiremos mirando. −Con esa idea siguieron mirando y comprando.

Mientras ellos seguían comprando, en Orión recibían la noticia de que la nave de Remus había encontrado vida en otra estación.

Maggie y Draco al ver las imágenes que Remus y su equipo estaban enviando se sorprendieron.

−¿Remus me escuchas? −Le pregunto Draco.

Si Draco, dime.

−Necesitamos traductores urgentemente, creemos que hay una enfermedad en este sistema y tenemos que saber lo que es para empezar a trabajar.

Ya tengo los traductores, no ha sido difícil encontrarlos.

−Estupendo, ¿han ido bien las joyas?

Muy bien, ya las hemos vendido todas nos han dado 10 millones que según la mujer que nos ha atendido dan para mucho.

−Eso es una buena noticia, también necesitamos muestras de comida para saber si son buenas para nosotros.

Comprare algunas muestras.

−Hazlo, y sé que es mucho pedir pero ¿puedes conseguirnos mapas estelares?

Ya lo estamos mirando y no es mucho.

−Gracias, creo que de momento con esto tenemos más que suficiente, esas tres cosas es lo más importante, el resto compra lo que quieras, pero deja dinero para otras ocasiones.

Mirare bien todo para que podáis trabajar en cuanto lleguemos.

−Estupendo.

Draco.

−Remus.

Queremos tres insignias.

Al escuchar eso Draco se rio. −No sé si tendréis tres, pero si dos, vuestro descubrimiento es el mejor de momento.



« Capítulo 14 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 16 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.