Historia al azar: La confusión
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Marte 3: nuevo mundo » Capítulo 14
Historia terminada Marte 3: nuevo mundo (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 12 de Julio de 2017, 07:25
Actualizada el Miércoles 27 de Septiembre de 2017, 07:33
[ Más información ]

Capítulo 14

Al día siguiente mientras los doctores seguían dando el suero Draco se reunió con sus colegas del consejo.

−Buenos días a todos. −Les saludo. −Después de comprobar bien todos los datos de las naves ya he hecho un cuadrante. −Y lo puso en el ordenador general para que todos lo vieran. −Las cosas nos las encontramos aquí. −E hizo un zoom en general. −La siguiente misión será comprobar bien ese lugar.

−Aunque estuvieran allí, puede que no encontremos nada más. −Le dijo George.

−Lo sé, pero de momento es el primer sitio que hemos encontrado con señales de vida, así que hay que ver que no haya nada más.

−Se hará, ¿Enviaras a todas?

−No, enviare a una de mil con las naves pequeñas en su interior y cuando estén allí ya se separaran, no solo tendrán refuerzos en caso de que algo suceda sino que irán más rápido. −Les dijo Draco. −Hasta allí son unas tres semanas en las naves normales, en la de mil es apenas una semana o un poco más.

−Mejor, lo haremos así. −Les dijo Orión y miro a George. −¿Cómo están nuestros nuevos habitantes?

−Bien, pero el padre tendrá que estarse un tiempo en el hospital haciendo rehabilitación, hace cinco años que no camina.

−¿Sus hijos?

−De salud bien aunque están un poco delgados, de enseñanza mal no saben leer, ni escribir, según lo que le dijeron a Lily nunca salían de su casa y su abuelo los mantenía encerrados todo el tiempo en su habitación.

−Vaya tipo, tengo ganas de matarlo. −Les dijo Draco. −Ya trato fatal a Michael y ahora a sus propios nietos.

−Hay gente así de cruel. −Le dijo Matsumoto. −Lo importante es que ya están aquí y poco a poco se irán recuperando.

−Sí. −Le dijo George. −En cuanto terminemos de repartir el suero a todos, buscaremos la manera de buscar a la gente de la tierra que tiene plaquetas naranjas.

−Podemos usar lo que Maggie uso para buscar a los magos. −Les dijo Draco.

−¿Hablas del aparato que encuentra calor mágico?

−Ese mismo.

−Se puede probar. −Les dijo Orión. −Que lo preparen para que en vez de buscar calor mágico, busque plaquetas naranjas.

−Lo hare, aunque no será fácil.

−No hay prisa.

−Se lo diré. −Le dijo Draco. −Y tras esto ya me voy que tengo cosas que hacer. −Y despidiéndose volvió a su oficina.

Unos días más tarde, ya todos habían recibido el suero de plaquetas naranjas y la tripulación de las naves disfrutaban de sus vacaciones.

Maggie y Draco trabajaban en la nave extraterrestre y estaban descubriendo cosas muy interesantes, por desgracia el idioma que hablaban no tenía nada que ver con ningún idioma de la tierra así que de momento no sabían que había ocurrido.

Cuando las vacaciones terminaron las tripulaciones volvieron al cuartel.

−Buenos días. −Les saludo Cygnus cuando ya todos estuvieron sentados en la sala de actos. −Espero que hayáis disfrutado de las vacaciones, ya tenemos vuestra siguiente misión. −Y encendiendo la pantalla les mostro el espacio donde habían unas luces que brillaban más que otras. −Este es el espacio donde encontrasteis la estación espacial, la ciudad y la nave, vuestra siguiente misión será comprobar bien ese cuadrante.

−Cuatro naves irán a ese lugar con una las naves más grandes y allí os separareis, los demás seguirán comprobando el espacio haber si encontramos algo mas, esta vez iréis mucho más lejos, y estaréis entre seis y siete semanas viajando, eso hará que estéis más de tres meses fuera, sé que es mucho pero os apuntasteis para este tipo de trabajo en cuanto volváis tendréis las mismas semanas de vacaciones que esta vez, por mes trabajado una semana y si no se llega al mes, un día por semana y por supuesto es pagado.

−Como ha dicho Cygnus os apuntasteis a este trabajo. −Les dijo Charlus. −Y aunque son muchas semanas no estaréis solos en ningún momento, si tenéis algún problema las naves ya están preparadas para ir a ayudaros, ahora por favor que la tripulación de Lucius, Sirius y James se queden, los demás ir pasando ya para vuestras naves.

−Sí señor. −Y se fueron.

−Colocaros aquí de pie. −Les dijo Cygnus y cuando todos estuvieron colocados Cygnus, Charlus y Draco les pusieron unas pequeñas insignias en sus uniformes.

−Esto es por haber hecho tan bien vuestro trabajo, cada vez que encontréis algo importante para nuestra sociedad iréis consiguiendo una. −Les dijo Draco y al ver lo bien que quedaban sonrió. −Ya podéis ir a vuestras naves, pronto saldréis.

−Sí señor, gracias por las insignias. −Le dijeron y se fueron contentos de haberlas conseguido.

Los hombres se quedaron contentos de haberlas repartido, eso hacía que sus trabajadores estuvieran más motivados.

−Ya os dije que les gustaría. −Les dijo Draco. −Los militares humanos las reparten.

−Has tenido una gran idea. −Le dijo Cygnus. −Ahora falta escoger quien será el capitán de la nave en general.

−¿Qué os parece tío Orión? −Les pregunto Draco. −Seguro que se apunta.

−¿No quieres hacerlo tú? −Le pregunto Charlus.

−No tío, tengo mucho trabajo, tengo que comprobar cómo va la construcción de la estación espacial y seguir con la construcción de las naves para llenar las naves grandes.

−Pero eso lo puede hacer John y Maggie.

−Lo sé, pero yo prefiero quedarme aquí.

−Como quieras. −Le dijo Charlus. −Entonces hablare con Orión.

−Hazlo. −Le dijo Draco. −Ya tienen que salir.

−Sí. −Despidiéndose se fue a ver a su amigo.

Orión estaba en su despacho trabajando, aunque más que trabajar bostezaba ese trabajo era muy aburrido y mas desde que había ido al espacio y había trabajado investigando.

−Orión parece ser que te aburres. −Le dijo Charlus que había entrado sin que se diera cuenta.

−Mucho. −Le dijo y volvió a bostezar. −Ya entiendo porque no te ocupas tú de las tuyas.

−Exacto, ¿quieres hacer algo nuevo?

−¿El qué?

−Capitán de la aurora, es la nave que llevara a cuatro de nuestras naves al cuadrante donde encontramos las cosas.

−Me gusta la idea, ¿pero qué hago con mis empresas?

−Dáselas a Abraxas, el seguro que se apunta a llevarlas.

−Se lo tengo que preguntar. −Encendiendo el holograma le llamo, aunque tenían teléfonos también tenían hologramas para llamar y era mucho mejor, cada casa tenia uno y en las oficinas igual.

Hola Orión. −Le saludo Abraxas. −¿Todo bien?

−¿Quieres llevar mis empresas?

¿Dónde te vas?

−A pilotar la aurora es una de las grandes naves de nuestra frota.

Por lo que veo a ti también te han liado.

−Sí, ¿entonces?

Claro no me importa, al contrario que vosotros yo estoy muy contento de mi trabajo.

−Pero si eres uno de los mandamases del ministerio sin contar con llevar tus empresas.

Por eso, mando y no tengo que salir de casa. −Y le sonrió. −Ves a jugar con la aurora yo llevare tus empresas.

−Gracias amigo, te debo una muy grande.

Ya pensare en que cobrártela. −Y le colgó.

Charlus miro a su amigo. −Ya puedes venir a jugar.

−Sip. −Levantándose salió y diciéndole a su secretaria que a partir de ese momento Abraxas Malfoy se ocuparía de sus empresas se fue con Charlus.

Al llegar a la nave, vieron que la estaban terminando de cargar con cajas de comida y otras cosas.

−¿Cuánto falta? −Les pregunto Orión.

−Ya hemos terminado. −Le dijo el encargado. −Como seréis tantos, tenernos que estar seguros de que tenéis suficiente comida.

−Gracias. −Y miro a Charlus. −¿Estamos bien de provisiones?

−Lo estamos, hasta que recojamos nuestras cosechas, iremos cada cierto a la tierra a buscar comida, yo me traje más de cinco toneladas, y ya una de las naves será enviada a la tierra a buscar más.

−Mejor, no quiero a nadie con hambre.

−Y no pasara. −Y vio que los cuatro capitanes se acercaban, entre ellos Remus. −¿Estáis?

−Estamos.

−Pues vamos. −Les dijo Orión y miro a su amigo. −Espero volver con respuestas satisfactorias.

−Yo también lo espero. −Y miro a los capitanes. −Suerte en esta misión.

−Gracias.

−De nada, ahora subir.

−Sí. −Entrando en la aurora, encendieron los motores y una vez estuvieron en el espacio, las cuatro naves más pequeñas entraron en la aurora y ya las tripulaciones se desperdigaron tenían casi dos semanas hasta llegar, así que podían relajarse.

Una vez la aurora se perdió en el espacio, Charlus miro a su hijo. −James tu misión esta vez es ir a la tierra y cargar la nave de comida y traerla.

−Que aburrido. −Se quejo.

−No siempre vas a buscar naves.

−Prefiero esa, ya voy, pero que sepas que si me duermo es tu culpa.

−Lo tendré en cuenta, ahora ves.

−Sí. −Despidiéndose se fue a su nave.

Dos semanas más tarde la aurora llegaba al cuadrante y ya se separaban por zonas.

−Remus te toca la zona norte. −Le dijo Orión. −Revísala bien.

−Lo hare. −La moon salió de la aurora y se fueron a la zona que le habían designado.

Una semana más tarde, Remus estaba durmiendo, cuando le llamaron de la sala de control, el capitán vistiéndose se fue corriendo y entro.

−¿Qué pasa?

−Eso capitán. −Dijo un controlador y le mostro una estación espacial y esta tenia naves que entraban y salían.

−Hemos ganado dos insignias. −Le dijo otro hombre.

Remus lo miro. −¿Dos?

−Sí, una por la estación y otra porque hay gente. −Y lo miro feliz. −Capitán queremos dos, las tripulaciones del capitán James, de Sirius y de Lucius se pavoneaban por haberlas conseguido, cuando vean que nosotros tenemos dos, se quedaran a cuadritos.



« Capítulo 13 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 15 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.