Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Marte 3: nuevo mundo » Capítulo 13
Historia terminada Marte 3: nuevo mundo (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 12 de Julio de 2017, 07:25
Actualizada el Miércoles 27 de Septiembre de 2017, 07:33
[ Más información ]

Capítulo 13

−Sí, ahora veremos porque aunque sois gemelos solo Jayce tiene la magia fuerte. −Les dijo George y coloco las muestras de sangre en el microscopio.

Una vez la tuvieron se levanto y miro la pantalla. −Que interesante.

−¿Qué es lo interesante? −Le pregunto Michael mirando la pantalla. −No veo nada.

George se lo dijo: −La sangre de la derecha es de Jayce y tiene muchas plaquetas mágicas. −Y señalo la otra muestra. −La de la izquierda es la tuya y son casi inexistentes. -Entonces los miro. −Creo que Michael solo puede hacer magia cuando sus plaquetas mágicas se juntan.

−¿Cómo un cortocircuito? −Le pregunto Hermione.

−Sí, así que si ponemos más en la sangre de Michael ya podrá hacer magia sin problemas.

−Estupendo. −Le dijo el chico emocionado. −¿Nos necesitáis para algo más?

−No, ya podéis ir a jugar, recordar que mañana tenéis escuela. −Les dijo Hermione. −No lleguéis tarde a casa.

−Estaremos pronto. −Despidiéndose se fueron.

Cuando los doctores se quedaron a solas George miro a su hija. −Estos eran los últimos estudios, ahora tenemos que ver que sobreviva la muestra de sangre.

−Espero que lo haga.

−Yo también. −Con la esperanza de que sobreviviera volvieron a su trabajo.

Tres días más tarde la muestra de sangre ya tenía resultados, las plaquetas naranjas habían sobrevivido y ahora tenían que trabajar en el suero pero para eso necesitaban grandes cantidades de sangre pues la plaqueta naranja no la podían crear de la nada.

Buenos días a todos. −Saludo la periodista por el holograma. −Se necesitan magos sin antecedentes no mágicos en el laboratorio, repetimos se necesitan magos sangre limpia en el laboratorio. −Y tras decir eso los hologramas se apagaron.

Los sangres limpias de la ciudad con curiosidad se acercaron al laboratorio.

Hermione y su padre al ver tantos sonrieron.

−Hermione. −Theo, Daphne, Blaise y Pansy se acercaron. −¿Por qué nos necesitáis?

−Para cogeros sangre para hacer el suero mágico.

Ante eso todos la miraron. −¿Quiere decir que ya habéis terminado de hacer todas las pruebas?

−Sí, así que veniros. −Y se los llevo a una sala donde habían muchos sillones. −Sentaros e iros remangando.

−Sí. −Haciéndole caso se remangaron.

Hermione miro a sus compañeros. −Antes de sacarles sangre comprobar que sus plaquetas naranjas son en gran cantidad.

−Si doctora. −Y les sacaron sangre.

−¿Herms plaquetas naranjas? −Le pregunto Theo. −Nunca lo había escuchado.

La mujer lo miro. −Esa es la magia de nuestro cuerpo, en plaquetas naranjas, los squib las tienen grises.

−¿Cómo si se hubieran apagado?

−Exacto.

−Doctora ya hemos terminado con la revisión. −Le dijo la enfermera.

Ante eso todos la miraron.

−¿Cómo es su sangre?

−Con muchas plaquetas naranja, mas de mil por muestra.

−Estupendo. −Y miro a sus amigos. −Como veis os hemos sacado poca sangre y tenéis una gran cantidad de plaquetas naranjas, así que imaginaros cuantas plaquetas debe de haber en una gran muestra, por eso os sacaremos sangre.

Diez minutos más tarde ya las bolsas se estaban llenando de sangre.

−Cuando terminéis tomar algo de comer. −Y les enseño una mesa llena de zumos y otras cosas.

−Lo haremos.

−Bien, yo tengo que ir a ver a otros donantes. −Y se fue a la entrada donde había más gente y vio a sus amigos.

−Ron, Ginny. −Hermione se acerco y los abrazo. −Gracias por venir.

−De nada. −Le dijo el hombre. −Queremos ayudarte.

−Y yo os lo agradezco, venir.

−Sí. −Y se los llevo a otra sala.

Dos días más tarde, los médicos tenían más de cincuenta bolsas de sangre con cientos de millones de plaquetas naranjas.

−Ahora a trabajar en el suero. −Les dijo George y miro a sus trabajadores. −Cada una de las bolsas es importante así que no la malgastéis.

−No lo haremos. −Le dijo un doctor y ya se pusieron a crear el suero.

Una semana más tarde ya tenían el suero preparado, no había sido difícil todos los médicos que estaban trabajando en ese proyecto eran grandes médicos con muchos años de experiencia.

George se reunía con el consejo que sin Draco y Orión que seguían en la estación espacial eran tres.

−Ya tenemos el suero y lo hemos probado en un squib, no solo ya no tiene células grises sino que puede usar sus poderes.

−Estupendo. −Le dijo Matsumoto. −Llamaremos a todas nuestras naves y en cuantos todos estén aquí empezaremos a repartirlo.

−Lo haremos y de paso miraremos la sangre de todos.

−Hazlo, así aprovecharemos para ver si alguien está enfermo.

−Sí, voy a decirle a Cygnus que llame a todos. −Les dijo George y se fue a ver al jefe espacial.

Diez minutos después, Cygnus pedía a la sala de control que se conectara con todas las naves.

−Buenos días a todos. -Les saludo. −Se pide a todas las naves que dejen lo que estáis haciendo y volváis a casa, repito dejar lo que estáis haciendo y volver. −Y miro a los trabajadores. −Quiero respuestas de todos los capitanes.

−Sí señor. −Viendo como se iba, llamo a todos los capitanes.

En la estación espacial, Draco, Sirius y Orión llevaban casi dos semanas revisándola cuando escucharon la voz de Andrew.

Todos volver a la nave, el señor Cygnus pide que todos volvamos a casa.

−¿Andrew que pasa? −Le pregunto Orión. −¿Por qué nos piden que regresemos?

Nos tienen que dar un suero mágico para prevenir los squib.

Al escuchar eso Draco sonrió. −Hermione y George han encontrado la solución.

−Parece ser que sí. −Le dijo Sirius. −Entonces volveremos aquí no creo que encontremos nada, llevamos dos semanas revisándola de arriba abajo, vamos.

−Sí. −Volviendo a la nave, Draco se fue a la sala de control. −¿Han llegado todos?

−Sí.

−Entonces nos vamos, máxima potencia.

−Sí señor. −Dejando atrás la estación espacial volvieron a casa.

Lucius y Maggie que solo habían estado cuatro días revisando la ciudad y al no encontrar nada ya volvían al escuchar lo del suero pusieron la nave a máxima potencia para regresar cuanto antes.

En su nave James miro a Oliver.

−¿Podemos ir más rápidos?

−No, sin saber si nos desmontaríamos. −Le dijo el chico que iba pilotando. −Estamos a tres días de casa así que llegaremos pronto.

−Bien, tengo ganas de ver el resultado de Hermione y George.

−Eso todos, jamás hubiera pensado que estarían trabajando en un suero para que no tuviéramos squib.

−Ya lo ves, en esta ciudad estamos haciendo muchas cosas que antes ni lo hubiéramos imaginado, ahora no hablemos mas y a casa.

−Sí. −Y volvió a prestar atención a pilotar la nave.

Las otras naves que no habían encontrado nada aun seguían revisando su trozo de espacio lo dejaron y pusieron rumbo a casa.

Varias semanas más tarde, ya todos habían llegado antes de que se fueran a sus casas, Cygnus les dijo:

−Por cada mes de trabajo tenéis una semana de fiesta y lo que no llega al mes son un día por semana, tenéis diez días así que aprovecharlas, mientras disfrutáis de vuestras vacaciones nosotros os prepararemos vuestra siguiente misión.

−Sí señor.

−Ahora iros.

−Sí. −Y se fueron.

Al día siguiente y por turnos se iban al laboratorio tras sacarles una muestra de sangre para comprobar cómo la tenían y les daban el suero, que consistía en una inyección en el brazo.

−Ya está. −Le dijo Hermione a Orión. −Aunque tienes cientos de millones de plaquetas naranjas, este suero te servirá tan bien para que nunca te fallen.

−Gracias. −Le dijo. −¿Tenéis suficiente suero para todos?

−Sí. −Y le enseño un pote. −Con uno de estos, inyectamos a tres.

−Si necesitas mas no dudes en pedirlo.

−Gracias lo tendré en cuenta.

−Hazlo. −Despidiéndose se fue.

El siguiente de la lista fue su marido.

−Draco. −Y lo beso.

−Hola hermosa, ¿me dolerá?

−Que va. −Le dijo la mujer y riéndose le saco sangre y tras comprobarla le dijo: −Tienes muchas plaquetas naranjas, igual te pondremos el suero.

−Tú eres la experta.

−Sip. −Y tras ponérselo le dijo: −Ya esta, ¿te ha dolido?

−Para nada, ahora que ya está hecho esto, tengo que ir a trabajar.

−¿Tardaras?

−No, llegare pronto a casa.

−Entonces te espero. −Besándolo atendió al siguiente.

Mientras su mujer estaba ocupada dándole el suero a todos, Draco iba a su oficina y se ponía a comprobar el espacio especial, tenía que saber exactamente por donde habían pasado las naves y como todas tenían un gps no le fue difícil.

Al ver que tanto la nave, la estación espacial y la ciudad habían estado en el mismo cuadrante aunque con muchos kilómetros de distancia sonrió, en la próxima expedición enviaría naves allí.



« Capítulo 12 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 14 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.