Historia al azar: ¿De quien me enamore?!!
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
¿Serpientes sin veneno? Eso no existe » Prologo
¿Serpientes sin veneno? Eso no existe (ATP)
Por saru granger
Escrita el Lunes 26 de Junio de 2017, 13:27
Actualizada el Lunes 26 de Junio de 2017, 23:00
[ Más información ]

Prologo

Capítulos
  1. Prologo
  2. Heartattack
Hola queridos lectores y lectoras, espero que os guste mi historia y agradecería mucho que en los comentarios me dijeseis que tal ha estado el capitulo y si hay algún error ortográfico o de otro tipo, me encantaría que me lo hicierais saber para así mejorarlo. 

CAPITULO 1: Prologo

 

Eran las 6:00 de la mañana y en una de las habitaciones de una gran mansión, una elfina aparecía y abría un poco las cortinas dejando que la luz pase a aquella lúgubre estancia. Esto provocó que el bulto que se hallaba en la cama empezara a moverse, dejando ver a un muchacho de unos 17 años.

-Señorito amo, la señora ama le dijo a Trinky que despertarse al señorito amo, para que se arreglarse y bajarse a desayunar- dijo la pequeña elfina mirando a su amo con sus grandes ojos saltones.

-Dile…- el joven carraspeo- Dile a madre que no tengo hambre- a pesar de todo, su voz siguió sonando ronca.

-La señora ama le dijo a Trinky que, si el señorito amo le decía eso, Trinky le dijese que la señora ama subiría a por el señorito amo-

-Está bien, dile a madre que bajaré-la elfina asintió exageradamente y desapareció en un puff.

El muchacho se levantó, entro al baño y al encender la luz, está lo cegó. Tuvo que esperar a que su vista se acostumbrase a tanta luz. En el momento en que por fin pudo recuperar su vista, se miró al espejo.

-Si madre hubiese subido, me mataría…-pensó el joven con sorna y es que el que le devolvía la mirada en el espejo definitivamente no era él. Se veía enfermo, estaba más delgado y su pelo, antes de un sedoso rubio platino, ahora estaba enredado y había perdido el brillo que tanto le caracterizaba.

Después de observar el patético estado en el que se encontraba, empezó a desvestirse y se metió en la ducha. Aquello le sentó muy bien, ya que recupero un poco de vitalidad y también le relajó mucho. Después de la ducha, se secó un poco con la toalla y se la puso alrededor de sus caderas. Salió del baño encontrándose con que la cama estaba hecha, todas las cortinas estaban descorridas y que a los pies de su cama había ropa perfectamente doblada. Dio interiormente las gracias a Trinky, se puso la ropa y abrió la puerta para dirigirse a paso lento al comedor donde le esperaría su madre.

Al llegar al comedor vio a su madre sentada presidiendo la mesa mientras tomaba un café y leía el Profeta. Se acercó a ella y se sentó a su lado y de la nada apareció su desayuno; un café y un plato de tostadas con mantequilla y mermelada. A pesar del hambre que tenía, solo le dio un sorbo al café. -Buenos días, madre-.

En ese momento, Narcissa levanto su mirada gris-azulada del Profeta y le dijo -Buenos días, Draco- Hubo una lucha de miradas; gris-azulado vs gris. Una de ellas reflejaba tristeza, arrepentimiento y valentía. En cambio, la otra reflejaba cansancio, rendición y desesperación. Estuvieron así unos segundos y después cada uno siguió con lo que estaba haciendo antes.

De repente por la ventana se coló una lechuza y se posó encima de la mesa. Narcissa cogió la carta y miró a su hijo, que simplemente siguió comiendo sin darle importancia a nada, así que ella abrió la carta y cuando la leyó volvió a mirar a su hijo -Draco… Tenemos que hablar de Hogwarts…-

En ese momento el joven mago levantó la cabeza y miro a su madre -Ya te he dicho que no hay nada de que hablar, porque no voy a ir-

-Draco las cosas no son así, he estado hablando con McGonagall y el que vayas es una orden expresa del ministerio de magia, si la incumples podrían encerrarte en Azkaban- Narcissa estaba desesperada, no sabía cómo hacerle entender a su hijo que debía ir a Hogwarts. Además, no quería que Draco siguiera encerrado en su cuarto, a oscuras y casi sin comer- Es mas, si terminas Hogwarts tienes muchas más posibilidades de encontrar trabajo después. - estaba muy preocupada, pero haría lo que sea por la felicidad de su pequeño y aunque él ahora mismo no lo entendiese, sabía que lo mejor para él era terminar el colegio.

-Estoy cansado madre, cansado de todo…. Además, en serio crees que si acabo Hogwarts las cosas se solucionaran, nadie va a querer contratar a un sucio mortifago como yo- dio un suspiro- El apellido Malfoy está por los suelos, todos nos odian… Además, me da igual ir a Azkab- Pero fue interrumpido por la señora Malfoy

-DRACO LUCIUS MALFOY BLACK!! No te permito volver a decir algo como eso!! Ya he perdido mucho con esa estúpida guerra y tú eres lo más valioso que tengo… no quiero perderte a ti también…-a medida que hablaba, su voz se iba convirtiendo en un susurro y se iba sentando. En ese momento a los ojos de su hijo, su madre parecía mucho mayor de lo que era, tenía ojeras y se había puesto más blanca todavía.

Después de escuchar lo que dijo su madre, Draco apretó los puños debajo de la mesa y se lamentó por haber sido tan egoísta y no darse cuenta de que su madre también estaba sufriendo -Soy una mierda- pensó él con rabia- Lo siento madre, tienes razón… Mañana iré al callejón Diagon para comprar los materiales para Hogwarts- Narcissa asintió más calmada y siguieron con lo suyo en silencio.

 -----------------------------------------------------------------------------------------

En la madriguera no todo eran risas y diversión, los Weasley aún no se habían recuperado por la muerte de Fred, pero trataban de seguir adelante como podían.

La mayoría de ellos ya habían echado a volar; Bill se fue a Francia a vivir con su esposa Fleur, Charlie estaba en Rumania con sus dragones, Percy se fue a vivir con su novia Penelope Clearwater a un pisito cerca del ministerio, ya que ambos trabajaban allí y por último estaba George, que gracias a la ayuda de Angelina trataba de seguir adelante. Los únicos que aún seguían en la madriguera eran Ron y Ginny.

Por otra parte, Harry se había convertido en el propietario de todo el patrimonio Black, según el testamento de Sirius, él sería el cabeza de la familia Black, aquello le hizo gracia porque ya no quedaba familia Black a la que dirigir, pero bueno, ese fue el último deseo de su padrino, así que lo aceptaría con sumo gusto.

Entre todo el patrimonio Black, Harry había querido reformar la casa Numero 12 de Grimmauld Place para hacerla habitable. Según él era una forma de honrar la memoria de Sirius. Es por eso que mientras se hacen las reformas, el-niño-que-vivió decidió aceptar la propuesta de los Weasley y quedarse en la madriguera hasta que se termine.

Como cada año, Hermione se reunió en la madriguera para pasar las dos últimas semanas de vacaciones con sus amigos. Acababa de aparecerse por red flu, cuando una mota roja hiperactiva la placó, provocando que ambas cayeran al suelo.

-Ginny!!- le recriminó Hermione algo molesta por el placaje, ni que fuera un pokemon por Merlín, pensó la morena. Ambas chicas se miraron serias unos segundos hasta que no pudieron más y estallaron a carcajadas. En ese momento apareció Harry y al verlas en esa situación sonrió con ternura.

-Ginny, no crees que estas acaparando demasiado a Hermione? -le pregunto Harry divertido.

-Nop! Es mía, la voy a secuestrar- y la abrazó más fuerte.

Los tres siguieron con a broma un rato más, hasta que apareció la señora Weasley riñendo a Ginny por tirar a Hermione al suelo. Cuando por fin se vio liberada de la mota roja hiperactiva, abrazó a Harry y a la señora Weasley.

-No está el señor Weasley? - pregunto la recién llegada- No querida, se ha tenido que ir por un problema en la oficina, pero me ha dicho que para la cena seguro que está- le aclaro la señora Weasley mientras se iba a la cocina para seguir guisando.

Los tres subieron al cuarto de Ginny y hablaron sobre las reformas en Grimmauld Place -Por cierto… Donde esta Ronald? -tenía curiosidad, puesto que no lo había visto y estaba más que segura que él habría bajado a saludarla.

Ginny y Harry se miraron sin saber muy bien que hacer; decirle o no decirle, esa es la cuestión -Chicos…- insistió la castaña.

Harry suspiro -Está en una de sus entrevistas, últimamente no para de hablar de eso- Hermione asintió y se formó un silencio, cada uno metido en sus propios pensamientos.

Al final fue Ginny quien cambió de tema- Y bueno, que tal tus vacaciones Hermione?-

-Fantasticas, aunque bueno después de devolverles la memoria a mis padres, se enfadaron mucho…(Harry: -Normal-)… Sí, pero después nos pusimos al día y pase casi un mes en Australia con ellos, me lo pasé muy bien- recordó sonriendo- Además me dieron una noticia genial- dijo muy alegre.

-Cual? -preguntaron a la vez Harry y Ginny- Voy a tener una hermanita!!!- Harry y Ginny se alegraron mucho por Hermione, felicitándola y diciendole que sería una hermana mayor ejemplar. También estuvieron hablando sobre la posibilidad de que sea una bruja y bueno ahí, Ginny ya se motivó, empezó a divagar y a hablar sola.

Siguieron hablando un poco más hasta que la señora Weasley les dijo que ya estaba la cena y los tres como alma que lleva el diablo bajaron, puesto que conocían el carácter de Molly Weasley y eso es algo que no había que tomarse a la ligera. Se sentaron a cenar y Hermione saludo a Arthur. Ambos mantenían una conversación sobre el funcionamiento de la tostadora, cuando apareció Ron. El pelirrojo recibió una enorme bronca por parte de la pelirroja mayor. Este no le hizo mucho caso y simplemente se sentó al lado de Harry, engullendo como siempre la comida.

-Hola Ron, sí, yo estoy muy bien, gracias por preguntar- saludo irónicamente Hermione.

-Osja Gerfon (Traducción: Hola Hermione)- saludo Ron- Juantro mjas vebilo?

-Ron que asco!! Primero traga y luego habla! -le riño Ginny y como le había dicho su hermana trago con un sonoro glummp!

-Preguntaba, que cuando has venido-

-Por la tarde… Por cierto, mañana por la mañana vamos a ir al callejón Diagon a por lo que nos falta, vendrás? -Ron solo asintió y siguió comiendo como si la vida le fuese en ello.

Después de cenar cada uno se fue su cuarto, la castaña se negaba a dormir en el cuarto de los gemelos, temía por su integridad física y Harry ocupaba el cuarto de Charlie y Bill. Así que Hermione seguía durmiendo con Ginny, estuvieron hablando sobre lo que harían en Hogwarts, hasta que les entró sueño y decidieron que lo mejor era ir a dormir.

-Buenas noches mota roja hiperactiva-

-Buenas noche biblioteca ambulante- Hermione sonrió ante el apodo, quedándose dormida.


Bueno y aquí tenéis el primer episodio :).  



Comenta este capítulo | Ir arriba Heartattack »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.