Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Desde siempre DM/HG (Venerable Coincidencia) » Capitulo 7. ¿Sorprendida?
Desde siempre DM/HG (Venerable Coincidencia) (R15)
Por ashleyadri
Escrita el Viernes 16 de Junio de 2017, 21:16
Actualizada el Viernes 16 de Octubre de 2020, 03:51
[ Más información ]

Capitulo 7. ¿Sorprendida?

Hola!!

Les tengo un nuevo capitulo, traté de actualizar pronto.

Por favooooor comenten este capitulo, haganme saber si les gusta como va las historia, recuerden que el saber de ustedes es lo que nos mantiene aqui. 

Muchas gracias a Camilalupin y natascha por sus comentarios.


Saludos a todos.


CAPITULO 7. ¿SORPRENDIDA?

 

Pasaron unos minutos antes de que Ron y Malfoy se recuperaran del hechizo que había conjurado Luna, ambos se hallaban sentados en el piso, recargados en la pared, respiraban agitadamente, sangraban a través de las múltiples heridas que cada uno tenía en el rostro y se dirigían miradas llenas de ira uno a otro. Tanto la rubia como Seamus se mantenían frente a ellos, ambos sostenían sus varitas  en posición de ataque, listos para lanzar más hechizos si era necesario.

 

- ¡Por Merlin! - habló Seamus después de un momento, aun sorprendido por la escena que acababa de presenciar - ¿Se puede saber por qué peleaban de esa manera?

- No es de tu incumbencia Finnigan - respondió inmediatamente Draco mientras comenzaba a ponerse de pie, repasó la lengua saboreando la sangre proveniente de las heridas en sus labios. 

- Seamus, dame mi varita - le ordenó Ron poniéndose también de pie - Déjame matar a este imbécil - colocó una mano es su nariz que aun sangraba.  

- No - respondió este, apretando más la mano que sostenía la varita del pelirrojo que, hasta hace un momento, se hallaba tirada a unos pasos ahí.

- Lovegood, dámela - el rubio se dirigió a la chica y extendió una de sus manos, pues ella ocultaba la varita de espino tras su espalda, la había cogido del piso mientras se recuperaban del hechizo - Dámela ya.

- No, no te la daré Draco Malfoy - dijo con firmeza.

- Entonces solo váyanse y dejen que continuemos… dejen que nos matemos a golpes -  expuso él, altanero e impaciente.

- Estoy de acuerdo con el "Hurón"… déjenme golpearlo en paz - coincidió Ron rabioso, el color rojo tomate permanecía en todo su rostro.

- Como me vuelvas a llamar así, estúpida comadreja… - el aludido, colérico, clavó su mirada mercurio en el pelirrojo.  

- BASTA - gritó la chica - ya no son unos adolescentes… dejen de pelear - su voz no tenía en tono soñador y dulzón de siempre, los miraba con severidad.

- Luna, Seamus… por favor - Ron miró a sus amigos y dio un gran suspiró - No se metan es esto.

- Demasiado tarde, ya lo hicimos - comentó Seamus, a diferencia de Luna, parecía nervioso, temeroso de que apuntar a los chicos con su varita no fuera suficiente y que se abalanzasen uno contra el otro en cualquier momento - Así que anda Ron… nos iremos contigo para evitar que continúen peleando… si Shacklebolt los ve…

- Si nos ve o no… no es tu problema Finnigan - apuntó Draco, arrogante.

- Es inútil hablar con ellos Seamus- reconoció la rubia, que no bajaba la guardia ni un ápice - Ve con Ronald y yo iré con Malfoy… así evitaremos que continúen con la pelea y se maten uno al otro - decidió.

- Pero… Luna… ¿estás segura? - indagó él, mirando al exslytherin con desconfianza, temiendo que dañara a la ojiazul en afán de recuperar su varita, el rubio no dijo nada, se limitó a entornar los ojos imaginando lo que estaría pensando el chico. 

- Si, estaré bien - aseguró ella levantando la barbilla, segura de sí, y a continuación, guardó la varita de espino en uno de sus bolsillos - Anda.  

- Ven Ron, te acompañaré a casa - le dijo Seamus acatando la resolución de Luna.

- No necesito que lo hagas - dijo de mala gana el pelirrojo mientras él y Draco sostenían un duelo de miradas furibundas.

- Acéptalo, la pelea terminó… vamos - le dijo su amigo, guardó ambas varitas, colocó su mano en el hombro de Ron y le dio un par de palmadas - Anda, vamos.

 

Desarmados y seguros de que Seamus y Luna no se irían sin ellos, rubio y pelirrojo no tuvieron más opción que aceptar. Los primeros en partir a través de la red Flu fueron Ron y su acompañante. Malfoy y la rubia, por otro lado, permanecieron unos minutos más en el Ministerio.

 

- Muy mal, Draco Malfoy - lo miró con sus enormes ojos azules - No debes pelear con la gente… y menos a golpes - lo reprendió como si hablara con un niño pequeño.

- Ya lo sé… anda, ya se fueron… dame mi varita - solicitó al tiempo que sacaba del bolsillo de su pantalón un pañuelo de seda y comenzaba a limpiar la sangre proveniente de su labio inferior herido con suaves toques.

- ¿Por qué peleabas con Ronald? - curioseó - Sé que no son amigos pero…

- No sabía que fueras tan entrometida Luna - una sonrisa pícara se dibujó en su pálido rostro - Ya te contaré después - aseguró y extendió una de sus manos esperando aquello que le pertenecía.

- Está bien… solo no pelees con mis amigos - sacó la varita de su bolsillo y se la entregó dedicándole una hermosa sonrisa, de esas que solo ella sabía - Aquí la tienes.

- ¿Y qué me dices de Weasley? ¿A él también vas a reprenderlo? - fingió ofenderse mientras guardaba la varita y trataba de ajustarse la corbata - yo también soy tu amigo ¿o no?

- Si, lo eres… Hermione, Harry Potter o Ginny se encargarán de Ronald cuando vean como ha quedado - reconoció la rubia mirando al techo con aire distraído   -  ¿Qué le dirás a Cissy cuando te vea? - pareció reaccionar de pronto y lo miró preocupada.

- ¡Oh Cissy! - dio un suspiro - ya pensaré en alguna historia… no te preocupes, vamos… ¿quieres que te acompañe a casa de tu padre? - comenzaron a caminar hacia las chimeneas.

- No… y si me prometes que no iras a la madriguera te dejo en paz - propuso Luna.

- ¿La qué? - pareció no entender a qué se refería la chica, no sería la primera vez que eso le sucedía -  Ah… sí… así llaman a la casa de los Weasley ¿no? - recordó e hizo una mueca de aversión.

- No comiences - lo regañó ella.

- Ok, ok… solo porque tú lo pides - concedió con una sonrisa - Y dime… - comenzó Draco con polvos Flu en mano, cuando se disponía a entrar a una de las chimeneas - ¿hay algo entre Finnigan y tú? - curioseó divertido.

- ¿Qué? - se sonrojó Luna, abrió sus enormes ojos platos - Pensé que la entrometida era yo.

- ¡Jajaja! Ya… Si me lo dices tal vez te cuente el motivo de mi pelea con la comadreja - rio él, después hizo una mueca de dolor, la heridas comenzaban a doler. 

- Por supuesto que no hay nada - aseguró después de un momento - Y anda vete antes de que me arrepienta de haberte dado la varita Draco Malfoy.

- Esta bien, ya hablaremos de eso… gracias - y diciendo esto entró a la chimenea y se fue, no sin antes dirigirle un gesto de despedida y una sonrisa a su amiga la rubia…  

 

La castaña se encontraba en su apartamento, hacía un rato que había llegado, afortunadamente no se había encontrado con Ron durante el resto de la tarde. Se hallaba sentada en el sofá mirando hacía ningún lado, pensando en todo lo que había pasado, venían a su mente las vivencias a lado del pelirrojo; si bien estaba decidida a no volver con él, eso no significaba que fuera fácil olvidarlo. De cuando en cuando algunas lágrimas rodaban por sus mejillas. De pronto el ruido de la tetera la sobresalto, se puso de pie para apagar el fuego, sus pasos eran lentos y cansinos, preparó el té y apenas se disponía a beberlo en la sala cuando llamaron a la puerta del apartamento. Hermione palideció imaginando quien podría ser, probablemente un Ron ebrio, furioso y empeñado en continuar su relación con ella, no obstante, se encaminó a abrir, temerosa y asegurándose de traer consigo la varita.

 

- ¡Por Merlín! - exclamó sorprendida, jamás imaginó la escena que encontraría al otro lado de la puerta, pues el visitante se hallaba sumamente golpeado, tenía heridas y moretes por todo el rostro, algunas de ellas cubiertas por un par de mechones de cabello que caían por su frente y en su vestimenta, normalmente pulcra, se apreciaban múltiples manchas de sangre.

- ¡Hola! - dijo simplemente él.    



« Capitulo 6. Sin vuelta atrás Comenta este capítulo | Ir arriba Capitulo 8. Visita inesperada »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.