Historia al azar: El Hada y el Mago
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Desde siempre DM/HG (Venerable Coincidencia) » Capitulo 6. Sin vuelta atrás
Desde siempre DM/HG (Venerable Coincidencia) (R15)
Por ashleyadri
Escrita el Viernes 16 de Junio de 2017, 21:16
Actualizada el Viernes 16 de Octubre de 2020, 03:51
[ Más información ]

Capitulo 6. Sin vuelta atrás

POR FIN!!!


LES DEJO UN NUEVO CAP., ESPERO QUE AUN LES GUSTE MI HISTORIA. NO SE OLVIDEN DE DEJAR TOOOODOS  SUS COMENTARIOS


CAPITULO 6. SIN VUELTA ATRÁS  

 

Se encontraba en su despacho pensativo, sí que se había pasado esta vez, ahora podía entender porque Hermione estaba tan molesta, no solo había bebido a pesar de prometerle que no lo haría y la había dejado marcharse  a casa sola, además se había atrevido a lastimarla, a dañar a la mujer que tanto decía amar. Ahora si la había perdido para siempre, seguro la castaña no lo perdonaría nunca y si lo hacía, no sería fácil lograrlo.

Por otro lado estaban Harry y Ginny, no lo sabían, de ser así su amigo el pelinegro se habría molestado mucho también, al igual que su hermana que seguro hubiera ido de inmediato a contárselo a sus padres. Para colmo estaba el imbécil de Malfoy, de todas la personas en el mundo tenía que ser precisamente él, el maldito hurón, ya habría momento para devolverle el golpe que le había dado, las cosas no se quedarían así.

 

- Adelante - indicó a la persona que llamó a su puerta.

- Harry y yo los estuvimos esperando para comer - le dijo su hermana apenas entró.

- ¿Herm no fue con ustedes? - indagó dándole aun la espalda.

- Pues… no, supuse que estaría contigo… nunca la había visto tan molesta - se acercó a él y lo tomó del hombro - ¿lograste conversar con ella? ¿arreglaron las cosas?

- No - respondió cabizbajo - Me ha botado.  

- ¡Oh Ron, lo siento! - se lamentó Ginny y con un movimiento lo obligó a mirarla - ¡Por Merlín! - se sorprendió  al ver su labio inflamado - ¿Qué fue lo que te paso? - inquirió preocupada.

- ¿E-e-esto? P-p-pues… - de pronto se puso nervioso, con tantos pensamientos rondando su cabeza se había olvidado de inventar en una excusa - Me golpeé por accidente cuando analizaba uno de esos estúpidos objetos muggle - dijo al fin.

- Menos mal - suspiró la pelirroja aliviada - Por un momento pensé que Herm te lo había hecho.

- ¿Acaso estás loca Ginevra?... Herm sería incapaz - aseguró él.

- Lo sé, es que la vi tan enojada está mañana... además no olvides que ya una vez le dio tremenda bofetada a Malfoy - de pronto comenzó a reírse al recordar aquello.

- ¿Qué no tienes que ir a trabajar? - enfureció de pronto, la sola mención del rubio hizo que se le crispara la cara - Vete.  

- Si… simplemente quería saber cómo estabas - sentenció y a continuación salió del despacho sumamente ofendida por la actitud de su hermano.

 

Algunos pisos más arriba la castaña se hallaba tras su escritorio revisando algunos documentos, de cuando en cuando venía a su mente el encuentro en el elevador con Malfoy, odiaba reconocerlo pero, él tenía razón, Ron no se daría por vencido tan fácilmente y muy en el fondo temía que pudiera lastimarla nuevamente al no estar en sus cabales.

 

- ¿En qué piensas? - preguntó de pronto alguien, la puerta se hallaba abierta y sin darse cuenta la chica frotaba sus sienes con ambas manos.

- Harry… me asustaste - le dedicó una sonrisa y le hizo una seña para que tomara asiento pues el pelinegro permanecía parado en la entrada de su despacho.

- Lo siento, Herm - se disculpó, dio unos cuantos pasos y se sentó frente a la chica, cerrando la puerta con un movimiento de varita - Vi que la puerta estaba abierta… supongo que debí carraspear o llamar - sonrió también.

- No te preocupes… ¿Qué te trae por aquí? - indagó aun imaginando la respuesta.

- Ginn y yo los esperamos para comer juntos… - comenzó el pelinegro - ¿está todo bien entre ustedes? - la miró a los ojos.

- Es tan obvio ¿no? - de pronto se puso seria - Yo… amo a Ronald, pero…

- Ni lo digas, sé que es así - tomó una de sus manos - Yo también lo desconozco, he intentado conversar con él tantas veces…  

- Yo… me he cansado de intentarlo, Harry - sutilmente ocultó su otra mano para evitar que sus amigo mirara las marcas - Ya no solo es su problema con el alcohol… se ha vuelto sumamente celoso, yo… nunca le he dado motivos - sus ojos se tornaron cristalinos.

- Lo sé y… honestamente Ginn y yo estamos preocupados - confesó el ojiverde - Temo que pueda faltarte al respeto cuando bebe, por eso estoy aquí… Herm, debes saber que yo los quiero a ambos, nada me daría más gusto que verlos casados muy pronto para que apadrinen a mi hijo - sonrió tiernamente - Pero, si decides terminar tu relación con Ron, yo te apoyaré.

- ¡Oh Harry! - las lágrimas comenzaron a brotar y rodar por sus mejillas - esta mañana terminamos y no tienes idea de cómo me siento - gimió. 

El pelinegro se puso de pie obligando a Hermione a que hiciera lo mismo y a continuación la abrazó fuertemente, la castaña sollozaba pegada al pecho de su amigo, permanecieron así hasta que ella logró calmarse, se soltó de los brazos del chico y comenzó a secarse las lágrimas. 

- Lo siento, debo lucir horrible - sonrió apenada - ¡Muchas gracias Harry!

- No tienes nada que agradecer… es bueno que te desahogues de vez en cuando - sonrió también - Supongo que esta vez va en serio lo de terminar.

- Si - dijo con firmeza - Es cierto que lo quiero pero, también estoy muy molesta con él… no habrá marcha atrás.

- Estoy seguro de que para Ron tampoco será fácil pero al final tendrá que aceptarlo - comentó su amigo - Creo que es lo mejor para ambos.

- Por supuesto que no será fácil, solo espero que él lo entienda - dio un suspiro.

- Bueno… tengo que regresar a trabajar - caminó hacia la puerta - Toma las cosas con calma - le aconsejó - no olvides que puedes contar conmigo para lo que necesites… seguro que el resto de los Weasley entenderá el porqué de tu decisión - diciendo esto salió camino al segundo piso.

- Gracias - alcanzó a decir nuevamente Hermione.

 

Eran cerca de las 6:30 cuando el rubio salió de su despacho, tan solo unos cuantos magos y brujas permanecían en el Ministerio, la mayoría se había marchado ya. Bajó a través del elevador hasta el atrio y caminó con pesadez hacia el área de chimeneas, la sola idea de llegar a la Mansión y enterarse de las travesuras de su pequeña lo turbaba, entornó los ojos y dio un suspiro, aún estaba pendiente el castigo que le daría por esconder su varita.

 

- Expelliarmus - dijo una voz detrás de él, en el instante en que se disponía a tomar los polvos flu.

- ¿Qué? - musitó sorprendido, iba tan absorto en sus pensamientos que no se percató de que alguien lo seguía; su varita se hallaba en el piso, fuera de su alcance - ¿Weasley? - sonrió maliciosamente y a continuación se giró para mirar a su agresor, el pelirrojo empuñaba su varita amenazadoramente.

- ¿Acaso creíste que me olvidaría de esto? - inquirió Ron haciendo referencia al golpe en su labio.

- Vaya que eres cobarde, mira que atacar por la espalda - comentó aun sonriendo - Pues claro ¿Qué más podría esperar de ti si eres capaz de agredir a una mujer? - escupió Malfoy, su mirada mercurio destellaba la furia.

- Cállate - ordenó iracundo - Desmaius - conjuró, logrando que el rubio saliera expulsado y callera bruscamente unos metros más allá.  

- Accio varita - murmuró Draco desde piso  un instante después - Expelliarmus - dijo rápidamente para desarmarlo pues se acercaba peligrosamente a él - Levicorpus - conjuró esta vez, se valió de que su oponente flotaba por los aires para incorporase, pronto lo dejo caer con fuerza.

- No necesito mi varita para partirte la cara - sentenció el pelirrojo mientras lograba ponerse de pie, bastaron esas palabras para hacer explotar a Malfoy, quien inesperadamente dejo caer su varita al piso y se abalanzó sobre Ron.

- Perfecto… ni el estúpido de Potter podrá reconocerte después de esto - vociferó este, en el momento justo en que lo golpeaba en la cara con el puño.

- Te enseñare a no meterte en lo que no te importa - clamó el ojiazul también golpeándolo.

 

Pronto comenzaron a tirar golpes a diestra y siniestra uno en contra del otro, la sangre no se hizo esperar, ambos tenían laceraciones y moretones, en el rubio no quedaba rastro de ese porte elegante e impecable que lo caracterizaba, pues su vestimenta, al igual que la de su oponente, lucía desarreglada y con motas de rojo vinoso. Permanecían en el piso luchando, ambos golpeándose con los puños o agarrándose con fuerza por el cuello, Draco en posición vertical encima del pellirrojo, aunque de cuando en cuando se intercambiaban los papeles, hacía ya un rato que se habían olvidado de sus varitas.   

 

- RON… MALFOY… BASTA - Seamus corría hacia ellos.

- Petrificus Totalus - conjuró Luna, se dirigía con Finnigan a las chimeneas cuando se percató de la pelea.

 

Ron, quien en ese momento tenía la posición de ventaja, cayó con un ruido sordo al lado de su oponente, ambos quedaron ahí, inmóviles y sumamente golpeados, uno junto al otro.


« Capítulo 5. Desde Siempre Comenta este capítulo | Ir arriba Capitulo 7. ¿Sorprendida? »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.