Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Desde siempre DM/HG (Venerable Coincidencia) » Capítulo 5. Desde Siempre
Desde siempre DM/HG (Venerable Coincidencia) (R15)
Por ashleyadri
Escrita el Viernes 16 de Junio de 2017, 21:16
Actualizada el Viernes 16 de Octubre de 2020, 03:51
[ Más información ]

Capítulo 5. Desde Siempre

Hola!

Les dejo un nuevo cap., no se olviden de dejar sus comentarios por favor, hacía tanto que no escribía. 


Saludos


CAPITULO 5. DESDE SIEMPRE

 

- Malfoy tiene una hija - murmuró Hermione para sí, mientras entraba a su despacho, aún estaba desconcertada, no podía creerlo, no recordaba haber leído nada sobre eso en "El Profeta". El resto de la mañana lo pasó pensando en lo que había sucedido, sobre todo en el comportamiento del rubio y, más aun, en la existencia de esa niña. Eso podría explicar el gran cambio actitud de su antiguo némesis, un viudo joven criando a su pequeña hija, pero ¿por qué no se había enterado antes de la existencia de una heredera del Expríncipe de Slytherin?

 

Draco, por su parte, miraba a través del ventanal de su despacho con las manos en los bolsillos, se hallaba sumamente satisfecho y no dejaba de sonreír, hacía tanto que deseaba golpear a Weasley, desde que se enteró que salía con ella, para ser exactos. Si bien era cierto que una parte de él pensaba en su hija al defender a Granger, como había dicho, la verdadera razón era que no había superado lo que sentía por ella. A pesar de las diferencias, de los prejuicios de su padre, de su matrimonio con Astoria... a pesar de que había intentado luchar con todas sus fuerzas contra lo que sentía por ella, por la impura, no había podido. Todos y cada uno de los insultos a la castaña no eran más que intentos de aproximarse a como diera lugar. Todavía recordaba con pesar aquel día en que los carroñeros habían capturado al "Trío de oro" y como, por sugerencia de su padre, su tía Bellatrix la había torturado sin que él pudiera intervenir y defenderla.

Ahora Lucius Malfoy, su padre, la única persona había conocido su secreto y que se había empeñado en luchar contra cualquier tipo de contacto afectuoso entre ellos, había muerto. Tenía el pretexto perfecto para acercarse, que orgulloso estaba de ella, de que se decidiera por fin a terminar su relación con el pelirrojo, solo le restaba encargarse de que no cediera a las suplicas de Weasley. Su chica de ojos marrón merecía alguien mejor que un tipo idiota y ebrio que se había atrevido a lastimarla, tal vez ni siquiera él mismo fuera el indicado para Granger, pero se conformaba con saber que estaría con alguien mejor que el ojiazul amigo de Potter.

 

- Adelante - ordenó, el ruido de la puerta logró sacarlo de sus pensamientos.

- Soy yo - anunció su amigo el moreno apenas entró - ¿Qué te pareció el discurso de Shacklebolt? - indagó mientras se sentaba.

- Pues… - se encogió de hombros - Es un ataque aislado, no creo que haya nada de qué preocuparse - tomó asiento detrás de su escritorio.

- Supongo que tienes razón, esperemos que no vuelva a suceder - coincidió Blaise - y entonces… ¿me dirás por qué llegaste tarde? ¿cuál fue la travesura esta vez? - curioseó, una sonrisa se dibujó en su rostro, conocía perfectamente los alcances de Cissy.   

- Ya no sé si reír o llorar - sonrió también - esa niña es todo un caso…

- Que dices, si mi ahijada es una lindura - dijo sarcástico - la imagen del buen comportamiento…

- Sí, claro - bufó el rubio - No entiendo cómo es que se le ocurren tantas cosas… a veces de verdad no sé qué hacer - se quejó.

- Lo que Cissy necesita es una madre - aseguró - han pasado tres años Draco…

 

Flashback

 

El rubio se hallaba en la ducha, cuando la pequeña intrusa apareció en su habitación, sobre la cama se encontraba la ropa limpia que usaría y en uno de los burós se hallaba la varita hecha de madera de espino, sin más, Narcisa tomó la varita mágica de su padre y salió de la habitación a toda prisa…

 

Estaba terminando de desayunar mientras leía "El Profeta", dio un último sorbo a su té de Ortiga, se levantó de la silla y, a continuación, se colocó de cuclillas frente a su hija.

 

- Pórtate bien - le ordenó - Intentaré venir a comer contigo - beso su pequeña frente.

- Si papi - respondió Narcisa con la boca llena, aun masticaba su empanada de calabaza.  

 

Sin más se encaminó a su habitación para coger su saco y su varita, pero apenas se acercó al buró, se dio cuenta que esta no estaba. - Accio varita - murmuró, pero no apareció por ninguno lado.

 

- ¿Dónde carajo la puse? - intentaba recordar - CISSY, CISSY - comenzó a llamarla mientras salía de la habitación, no sabía porque, pero algo le hacía suponer que ella estaba implicada en esto.

- ESTOY AQUI - respondió desde el comedor.  

- ¡NARCISA! - gritó su padre desde la escalera.

- ESTOY AQUÍ PAPI - repitió sin moverse de su sitio - AUN NO TERMINO MI DESAYUNO.

- ¡NARCISA ELENE MALFOY VEN AQUÍ! - vociferó Draco, espero durante algunos minutos pero la pequeña no aparecía - ¿ACASO ERES SORDA? TE ESTOY LLAMANDO - llegó aprisa hasta el comedor.

- No papi - respondió la niña sin mirarlo.

- ¿DÓNDE ESTA MI VARITA? - inquirió aun en voz alta.

- No grites papi, ya te escucho - expresó la niña.

- YA LO SÉ… TE HICE UNA PREGUNTA NARCISA - estaba molesto.

- No lo sé - se encogió de hombros.

- ESTOY SEGURO DE QUE LO SABES - se inclinó y la obligó a mirarlo - SE ESTA HACIENDO TARDE, DÍMELO - ordenó.

- No quiero que vayas a trabajar - le dijo al fin - Quiero que te quedes conmigo en casa, papi - suplicaba con su mirada mercurio clavada en él.

- ¡Oh Cissy! - bajó la voz y dio un suspiro - no hagas esto por favor… sabes qué debo ir al Ministerio, no puedo quedarme - trató de explicar a su hija.

- No sé dónde está - mintió de nuevo con la esperanza de que el rubio permaneciera en la Mansión.

- Te daré una última oportunidad Narcisa… ¿tomaste mi varita? - preguntó en tono serio - Sabes que no debes mentir, si lo haces me enojaré mucho contigo.

- Mmmm… no - trató de mantenerse firme - mmm… s-si papi, lo siento - confesó al fin.

- ¿Dónde ésta? - indagó impaciente mientras miraba su reloj.

- En mi habitación - respondió y se puso de pie para guiar a su padre.

 

Subieron las escaleras y caminaron hasta llegar a la habitación de la princesa Malfoy, quien de inmediato se dirigió al armario y, del fondo del cajón más bajo, sacó una pañoleta rosa pálido y se la entregó a su padre, la varita de espino estaba envuelta en ella.   

 

- Apenas llegue hablaremos de esto Cissy - le advirtió Draco - Por tu bien, espero que el resto del día te comportes - la levantó en sus brazos, le dio un beso y salió de la habitación camino a la chimenea. - Ayúdame… ya no sé qué debo hacer - le dijo a la enorme fotografía de Astoria que hallaba en la sala de estar, la mujer del cuadro lo miró con ternura y le dedicó una media sonrisa, después de eso tomó los polvos flu y se fue al Ministerio. Apenas llegó, su asistente le informó que había sido convocado por el Ministro a una reunión urgente, estaba retrasado.   

 

Fin del Flashback

 

- Si yo fuera tú no andaría por ahí sola - se aproximó alguien por detrás mientras aguardaba por el elevador.

- ¡Por Merlín! - se llevó las manos al pecho - Estúpido… me asustaste - dijo al reconocer la voz.   

- Ese lenguaje Granger… No porque estés fea, vas a hablar igual - sonrió él, recién terminaba la hora de la comida y había pocas personas en el Ministerio.  

- Eres un idiota, Malfoy - lejos de enojarse, no pudo evitar sonreír también.

- Y tú una mal hablada - replicó el rubio - Como sea… no debes andar por ahí sola, Weasley no se dará por vencido tan fácilmente… - le cedió el paso para que abordará y subió detrás de ella.

- Pero…

- Pero nada… y si le da por beber será peor - continuó Draco - Puede hacerte daño de nuevo - le advirtió.

- Mmmm… pues… yo… - no tenía idea de que contestar, sabía que tenía razón.

- Si yo fuera tú… se lo diría a Potter - sugirió.

- ¿Qué? - se perturbó la chica -  No… no puedo… no puedo hacer eso - expresó.

- ¡Hazlo Granger! - le ordenó y a continuación salió del elevador.



« Capítulo 4. Se Terminó Comenta este capítulo | Ir arriba Capitulo 6. Sin vuelta atrás »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.