Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Desde siempre DM/HG (Venerable Coincidencia) » Capítulo 4. Se Terminó
Desde siempre DM/HG (Venerable Coincidencia) (R15)
Por ashleyadri
Escrita el Viernes 16 de Junio de 2017, 21:16
Actualizada el Viernes 16 de Octubre de 2020, 03:51
[ Más información ]

Capítulo 4. Se Terminó

Hola a todos!

Les dejo un nuevo cap., por favor no se olviden de dejar su comentarios y agregar la historia a su favoritos.


Saludos!!


CAPITULO 4. SE TERMINÓ

 

Era lunes por la mañana, Hermione se disponía a desayunar su omelette, afortunadamente no había vuelto a escribirle Ron y, mejor aún, no se había aparecido por su apartamento durante el resto del fin de semana, pero ambos trabajaban en el Ministerio y seguro tendría que verlo en algún momento del día. Después de comer lavó y guardó los platos con algunos movimientos de su varita, fue a su habitación para tomar su abrigo y bolsa, posteriormente fue hasta la chimenea, tomó un poco de polvos flu y se dirigió al trabajo.

 

Apenas llegó al atrio del Ministerio se encaminó a los ascensores para subir con dirección a su oficina; su asistente, una señora regordeta de lentes, ya estaba ahí, ordenando unos documentos mientras la esperaba.

 

- ¡Buen día Ludmilda! - la saludó Herm mientras abría la puerta de su despacho.

- ¡Buenos días Subsecretaria! - respondió esta, al tiempo que se levantaba de su silla y caminaba detrás de ella.

- ¿Algún pendiente? - indagó la castaña mientras tomaba asiento detrás de su escritorio.

- No Srita. Granger - aseguró - pero… esta mañana, el Ministro convocó a todos los jefes de área - agregó después.

- ¿Una junta? ¿Todos? - preguntó extrañada - ¿a qué hora?

- En media hora - dijo y a continuación salió de la oficina.

- Eso sí que es raro - murmuró - ¡Osh… no! - se lamentó de pronto.

 

Tendría que ver a Ron mucho antes de lo que esperaba, al ser jefe del Escuadrón de Reversión de Magia Accidental, seguro estaría ahí; al igual que Harry, Jefe de Servicios Administrativos del Wizengamot y su esposa, encargada de la Sede de la Liga de Quidditch. Debía pensar en una excusa para sus amigos, ya que se había ido del Gran Salón sin despedirse; le apenaba tener que relatar lo sucedido con su novio y tampoco quería ocasionar problemas entre el matrimonio Potter y el pelirrojo. Miró su brazo, los moretones aún se veían, así que, sin más sacó su varita y trató de disimularlos con un hechizo, pero fue inútil así que optó por conservar el abrigo puesto.

 

- ¡Hola chicos! - saludó a sus amigos, que ya se encontraban en la sala de juntas.

- ¡Hola Herm! - dijeron los Potter al unísono.

- ¿Dónde te metiste? - preguntó Ginny mientras se acercaba para besar su mejilla.

- Si, te buscamos por todo el salón - el ojiverde también la saludó con un beso.

- ¡Lo siento chicos! - se disculpó ella - Me molesté con Ron y comenzó a dolerme la cabeza… no quise arruinarles la noche, simplemente decidí irme - mintió la chica.

- ¡Buenos días chicos! - en ese momento llegó su novio.

- ¡Buenos días! - dijeron nuevamente los Potter.

- ¡Hola! - se acercó a la castaña - ¿Cómo estás, amor? ¿Más tranquila? - indagó al tiempo que se acercaba e intentaba besarla, ella se limitó a voltear la cara.

- Hermione ¡por favor! - insistió el ojiazul, pero ella se cruzó de brazos y se negaba a saludarlo.

- ¿Cómo quieres que esté? - intervino su hermana - Si yo fuera Herm te daría una bofetada, Ronald - sentenció molesta.  

- ¿Q-qué? ¿P-p-por qué? - de pronto se puso nervioso, no recordaba a ciencia cierta lo que había pasado, solo algunas escenas venían a su mente, pero estaba seguro que la había regado.  

- Tienes un problema con el alcohol - aseveró Harry - Cómo es posible que bebas y dejes a Herm volver sola a casa - le reprochó su amigo.

- Yo… pues… solo fueron unas copas - suspiró aliviado, por un momento pensó que ella les había contado todo lo sucedido.

- Hermione ¡por favor! - suplicó el pelirrojo - No estés enojada conmigo amor, prometo que no sucederá de nuevo.  

- No Ron, no - dijo la chica por fin - Esta vez te has pasado y lo sabes - lo miró fijamente.

El joven estaba a punto de hablar, sin embargo, y para fortuna de ella, en ese momento llegó Kingsley Shacklebolt, el Ministro de Magia y pidió a los presentes que tomaran asiento, todos los encargados estaban ahí, excepto uno, el jefe del Departamento de Cooperación Mágica Internacional.

- Sonorus - conjuró Shacklebolt, para hacerse escuchar dentro de la enorme sala - ¡Buenos días a todos! - saludó - ¿Dónde está Malfoy? - indagó de pronto, al percatarse del asiento vacío, miró a Zabini.  

 

Blaise, jefe de la Confederación Internacional de Magos, simplemente se encogió de hombros, su mejor amigo no acostumbraba llegar tarde nunca. Hermione se sorprendió también, no solía prestar atención a las acciones de Malfoy, sin embargo, esta vez lo hizo.

 

- Adelante - ordenó el Ministro a la persona que acaba de llamar a la puerta.

- ¡Buenos días a todos! - saludó cortésmente el rubio, mientras caminaba a su asiento con ese porte elegante y de autosuficiencia que lo caracterizaba - Lamento el retraso - se dirigió a Kingsley.

- Está bien… comencemos entonces - dijo este restándole importancia.

- ¿Qué hizo Cissy está vez? - curioseó Zabini en voz baja, Draco acababa de sentarse a su lado.

- Ya te contaré - entornó los ojos.

 

El motivo de la reunión urgente se debía a un pequeño ataque del cual habían sido víctimas varios magos y brujas empleados del Ministerio, había sucedido en la entrada ubicada en los baños públicos del subsuelo de Londres, y Kingsley estaba inquieto por ello. Durante la junta Ron no paraba de mirar a Hermione intentando recordar todo lo que había pasado durante el baile; ella por su parte, se ocupaba de mirar hacia donde Malfoy de vez en cuando, preguntándose cuales podrían ser los problemas que él decía tener; a su vez, el rubio la miraba también intentando descifrar si había disculpado ya a su novio por comportarse como idiota, sin embargo, sus miradas nunca se encontraron.

 

- ¿Podemos hablar ahora? - preguntó Ron a su novia, la junta había terminado y todos comenzaban a salir de la sala.

- No Ronald, no me apetece hablar contigo - comentó apenas se dio cuenta que estaban solos.

- Pero amor… no puedes estar enojada conmigo siempre - intentó acariciar su mejilla pero ella se impidió.

- ¿Qué no? - explotó la chica - Mira lo que me has hecho - se corrió la manga del abrigo para mostrarle los moretones.

- ¿Qué yo qué? - palideció él - P-p-pero… no recuerdo…

- Que conveniente ¿no? - sentenció la castaña - Esta vez te excediste Ron… prometiste que no beberías y no solo bebiste… mira como me has dejado, debiste ver como estaban ayer - comenzó a llorar.

- Perdóname, por favor perdóname - le suplicó - te juro que no fue mi intención - quiso abrazarla, pero ella se alejaba.

- No Ron, esto es demasiado… jamás te he dado motivos para dudar de mí, tus celos se han vuelto enfermizos y… últimamente bebes demasiado… esto se terminó - dijo entre sollozos.   

- No Hermione… por favor no - imploró el pelirrojo - No puedes hablar en serio.

- Por supuesto que si - se mantuvo firme - Se acabó.

- No… no permitiré que me dejes, no puedes cortar conmigo - aseguró, nuevamente intentó acercársele.

- Ejem - carraspeó Draco, convenientemente (n/a a propósito) había olvidado su saco en la sala y escuchó todo.

- ¿Qué haces aquí?... ¡Lárgate Malfoy! - dijo de mala gana Ron, la castaña comenzó a secarse las lágrimas apenada.

- ¿Yo?... vine por mi saco - comentó como si nada, una sonrisa burlona enmarcaba su rostro.

- Pues tómalo y ¡Lárgate! - repitió el ojiazul.

- No me obligues a golpearte, Rata - advirtió - Mira que el sábado me quede con las ganas - dejo de sonreír.

- ¿De qué cojones hablas, Hurón? - inquirió Ron.

- Si no fueras un ebrio lo recordarías - escupió el rubio - Ya "metiste la pata"… ¿por qué no dejas a Granger en paz? - agregó después.

- ¡Malfoy, por favor! - habló por fin la chica.

- Lo que Hermione y yo hagamos no es tu asunto -  expresó Ron y cerró el puño molesto.

- Lo es desde que intervine para que no le fracturaras el brazo - comentó, también comenzaba a enojarse - Eres un bruto… una bestia.

- Y tú un maldito entrometido - enfureció y, sin más, se abalanzó sobre el rubio obligándolo a recostarse en la gran mesa.

- Golpéame, atrévete a golpearme, maldito pobretón - lo retaba este - Dame un motivo para enviarte a San Mungo - dijo arrastrando las palabras.

- Soy yo quien te mandará al Hospital por meterte en lo que no te importa - aseguró el pelirrojo sin soltarlo.  

- ¡BASTA! - sentenció ella - Ron suéltalo… vete por favor - clamó.

- Déjalo Granger… de verdad tengo ganas de partirle la estúpida cara - continuó Draco, sus ojos grises reflejaban ira aún contenida.

- ¡Que no! - en ese momento sacó su varita - Ron suéltalo - repitió Herm.

 

Al darse cuenta que Hermione empuñaba su varita el ojiazul la miró desconcertado, su oponente aprovechó el momento de distracción para tomar ventaja, lo empujó obligándolo a retroceder unos pasos, se incorporó rápidamente y le propinó tremendo revés logrando que el labio comenzará a sangrarle.

- ¡RONALD BASTA!… te dije que te fueras - señaló la chica al darse cuenta que respondería al golpe y se iniciaría una pelea.

- Está bien - accedió al fin mientras saboreaba la sangre proveniente del labio inferior - Lo haré solo porque tú me lo pides… te juró que esto no se quedará así Hurón - le dijo al otro, su cara aún estaba roja de la ira.  

- Cuando quieras Weasley… en tanto te metas con alguien de tu tamaño -  respondió Draco al tiempo que se acomodaba la camisa.

- Te has pasado Malfoy - le dijo la castaña apenas su, ahora exnovio, cruzó la puerta.

- Hubiera preferido un "gracias" - reconoció él mientras tomaba su saco - Pero da igual… se lo merecía - sonrió mientras se encaminaba a la puerta.

- ¿Por qué haces esto? - curioseó Hermione aún alterada, jamás habría imaginado a el exslytherin defendiéndola.

- Soy padre… no me gustaría ve a mi hija alguien como Weasley - y sin más salió ahí.  

- ¿Qué? - se sorprendió ella, no tenía idea de ello.



« Capítulo 3. Draco L. Malfoy Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 5. Desde Siempre »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.