Historia al azar: Virgin crisis
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Tercera Generación de Hogwarts » (III) Capítulo 12: Un paso atrás
La Tercera Generación de Hogwarts (ATP)
Por Carax
Escrita el Martes 6 de Junio de 2017, 16:59
Actualizada el Miércoles 27 de Enero de 2021, 11:55
[ Más información ]

(III) Capítulo 12: Un paso atrás

Capítulos
  1. (I) Prefacio: Rumbo a Hogwarts
  2. (I) Capítulo 1: Inicios
  3. (I) Capítulo 2: La bienvenida
  4. Bermejo
  5. Tendencia a las alturas
  6. (I) Capítulo 5: El fuego nunca dice basta
  7. Bala perdida
  8. Negligencias
  9. Como pez fuera del agua
  10. Orgullo y perjuicio
  11. El baile
  12. Amarga victoria
  13. << ¿Quién es el mejor Potter?>>
  14. Invencible
  15. El poder de la ambición
  16. <<I.D.>>
  17. Las desventajas de amar
  18. Caída en picado
  19. Con los ojos cerrados
  20. No es fácil ser un Malfoy
  21. Luto
  22. Criaturas fantásticas
  23. Nyneve
  24. Emboscada
  25. Estúpidos e imprudentes
  26. Epílogo: Resurgir de las cenizas
  27. (II) Prefacio: Casus Belli
  28. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  29. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  30. (II) Capítulo 2: De facto
  31. (II) Capítulo 3: Tomar al lobo por las orejas
  32. (II) Capítulo 4: Se aprende mientras se enseña
  33. (II) Capítulo 5: Erróneamente perdido
  34. (II) Capítulo 6: Abrupto
  35. (II) Capítulo 7: La sed de Ares
  36. (II)Capítulo 8: Delirium
  37. (II) Capítulo 9: Entre libros
  38. (II) Capítulo 10: Fuera de las murallas
  39. (II)Capítulo 11: Paz con esclavitud
  40. Capítulo 12: Vox populi
  41. (II) Capítulo 13: Lo que haya que cambiar
  42. (II) Capítulo 14: Testigo del tiempo
  43. (II) Capítulo 15: Caín
  44. (II) Capítulo 16: Noctámbulo
  45. (II) Capítulo 19: Torpeza propia
  46. (II) Capítulo 20: Inter arma
  47. (II) Capítulo 21: Culpa de los infortunios
  48. (II) Capítulo 22: Deus ex machina
  49. (II) Capítulo 23: Dorada mediocridad
  50. (II) Capítulo 24: Cogito ergo sum
  51. (II) Capítulo 25: Conoces la hora que vives, no la hora a la que morirás
  52. (II) Capítulo 26: Al gusto
  53. (II) Capítulo 27: Habeas corpus
  54. (II) Capítulo 28: Memento finis
  55. (II) Capítulo 29: Hacia lo profundo
  56. (II) Capítulo 30: Sine die
  57. (II) Epílogo: La suerte está echada
  58. (III) Prefacio
  59. (III) Capítulo 1: El conocimiento es poder
  60. (III) Capítulo 2: Luchar con todos los huesos rotos
  61. (III) Capítulo 3: La peor parte es decir adiós
  62. (III) Capítulo 4: El tiempo es una pistola cargada
  63. (III) Capítulo 5: La felicidad duele como una bala en la cabeza
  64. (III) Capítulo 6: Un precio que pagar
  65. (III) Capítulo 7: Sensación de impotencia
  66. (III) Capítulo 8: Verdades y Mentiras
  67. (III) Capítulo 9: Latidos
  68. (III) Capítulo 10: Lo que está muerto no puede morir
  69. (III) Capítulo 11: Nieve cálida
  70. (III) Capítulo 11 bis: El baile
  71. (III) Capítulo 12: Un paso atrás
  72. (III) Capítulo 13: Y si no hay cielo.
  73. (III) Capítulo 14: En el andén.
  74. (III) Capítulo 15: Turbulencias.
  75. (III) Capítulo16: Delirium
  76. (III) Capítulo 17: La suerte está echada.
  77. (III) Capítulo 17: Grata sorpresa
  78. (III) Capítulo 18: De las palabras a los golpes.
  79. (III) Capítulo 19: Crueldad incansable
  80. (III) Capítulo 20: Ad astra
  81. (III) Capítulo 21: Per aspera
  82. (III) Capítulo 22: La unión hace la fuerza
  83. (III) Capítulo 23: Non desistas
  84. (III) Capítulo 24: El fuerte puede caer pero nunca rendirse
  85. (III) Capítulo 25: El lobo ataca con el diente
  86. (III) Capítulo 26: Por la valentía se conoce al león
  87. (III) Capítulo 27: In fraganti
  88. (III) Capítulo 28: In memoriam
  89. (III) Capítulo 29:
  90. (III) Capítulo 30: Criaturas fantásticas y dónde encontrarlas
  91. (III) Capítulo 31: Sin esperanza, sin miedo.
  92. (III) Capítulo 32: Intolerancia
  93. (III) Capítulo 33: De vez en guando, incluso el genial Harry se equivoca
  94. (III) Capítulo 34: El águila no caza moscas
  95. (III) Capítulo 35: Circo de niños
  96. (III) Capítulo 36: Nadie puede escapar de la muerte
  97. (III) Capítulo 37: En igualdad de circunstancias
  98. (III) Capítulo 38: Criaturas fantásticas y cómo huir de ellas
  99. (III) Capítulo 39: Sangre de mi sangre
  100. (III) Capítulo 40: Alter ego
  101. (III) Epílogo: Y por los siglos de los siglos
  102. (IV) Prefacio
  103. (IV) Capítulo 1: Resquicios
  104. (IV) Capítulo 2: Carpe Diem
  105. (IV) Capítulo 3: Fraternidad
  106. (IV) Capítulo 4: Errando se corrige el error
  107. (IV) Capítulo 5: Homo homini lupus
  108. (IV) Capítulo 6: Beatus Ille
  109. (IV) Capítulo 7: Ex libris
  110. (IV) Capítulo 8: Quo vadis
  111. (IV) Capítulo 9: La naturaleza de las cosas
  112. (IV) Capítulo 10: La mentira oculta
  113. (IV) Capítulo 11: La ira es una locura breve
  114. (IV) Capítulo 12: Un alma sana…
  115. (IV) Capítulo 13: Alma mater
  116. (IV) Capítulo 14: La inexistencia del término medio
  117. (IV) Capítulo 15: Todo ser humano es mentiroso
  118. (IV) Capítulo 16 : Lealtad
  119. (IV) Capítulo 17: Fidelidad
  120. (IV) Capítulo 18: Persona grata.
  121. (IV) Capítulo 19: La insoportable levedad de lo imposible
  122. (IV) Capítulo 20: Ensayo y error
  123. (IV) Capítulo 21: El número de los imbéciles es infinito
  124. (IV) Capítulo 21: Lección de una madre
  125. (IV) Capítulo 22: La verdad engendra odio.
  126. (IV) Capítulo 23: El ruido de la miseria en silencio
  127. (IV) Capítulo 24: Abrir las alas
  128. (IV) Capítulo 25: De leyenda a promesa
  129. (IV) Capítulo 26: Los fuegos artificiales de Susan Jordan
  130. (IV) Capítulo 27: Los verdaderos héroes de la historia
  131. (IV) Capítulo 28: A veces hacer lo correcto no lo parece
  132. (IV) Capítulo 29: Lo que se dice
  133. (IV) Capítulo 29: Lo que no se dice
  134. (IV) Capítulo 30: Lo que no hace falta decir
  135. (IV) Capítulo 31: Dejar ir
  136. (IV) Capítulo 32: El tiempo en la palma de la mano
  137. (IV) Capítulo 33: La sede del Temple
  138. (IV) Capítulo 34: Sobre lo perdido
  139. (IV) Capítulo 35: En la Casa de los Gritos
  140. (IV) Capítulo 35: Modus operandi
  141. (IV) Capítulo 36: Con un poco de ayuda de amigos
  142. (IV) Capítulo 37: Incontrolable
  143. (IV) Capítulo 38: Draconiano
  144. (IV) Capítulo 39: Herir, matar o salvar.
  145. (IV) Capítulo 40: Leopold
  146. (IV) Capítulo 42: La sinfonía de la guerra
  147. (IV) Capítulo 43: Al otro lado del espejo
  148. (IV) Capítulo 43: En la superficie
  149. (IV) Capítulo 44: DestrucRose
  150. (IV) Capítulo 45: Sobre lo que les pasa a los licántropos
  151. (IV) Capítulo 46: El sol no luce para todos
  152. (IV) Epílogo: La libertad inunda todo de luz
  153. (V) Prefacio
  154. (V) Capítulo 1: Hacia los nuevos misterios
  155. (V) Capítulo 2: La Asamblea del Temple
  156. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  157. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  158. (v) Capítulo 3: La guarida del lobo (II)
  159. (V) Capítulo 4: Las coincidencias no existen
  160. (V) Capítulo 5: Tropezar dos veces con la misma piedra
  161. (V) Capítulo 6: Una nueva forma de vida
  162. (V) Capítulo 7: El problema de los prejuicios
  163. (V) Capítulo 8: Ser el héroe del día
  164. (V) Capítulo 9: Carne de mi carne
  165. (V) Capítulo 10: Sangre de mi sangre
  166. (V) Capítulo 11: Permiso indirecto
  167. (V) Capítulo 12: Lo bien aprendido, para siempre es sabido.
  168. (V) Capítulo 12: Explosión mental (I)
  169. (V) Capítulo 12: Explosión mental (II)
  170. (V) Capítulo 13: Cómo salvar un alma
  171. (V) Capítulo 14: La pesadilla
  172. (V) Capítulo 15: Espíritu Slytherin
  173. (V) Capítulo 16: El boggart
  174. (V) Capítulo 17: La promesa de Luperca
  175. (V) Capítulo 18: Nadie escapa al destino
  176. (V) Capítulo 19: Alfa
  177. (V) Capítulo 20: Deseos mundanos
  178. (V) Capítulo 21: Sobre el peligro del amor
  179. (V) Capítulo 22: Una bruja corriente
  180. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (I)
  181. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  182. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  183. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (I)
  184. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (II)
  185. (V) Capítulo 25: Un pensamiento contra natura
  186. (V) Capítulo 25: Pensamiento contra natura (II)
  187. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (I)
  188. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (II)
  189. (V) Capítulo 31: Escrito en las estrellas (I)
  190. (V) Capítulo 27: Escrito en las estrellas (II)
  191. (V) Capítulo 28: 14 de febrero
  192. (V) Capítulo 29: El dolor es inevitable
  193. (V) Capítulo 30: Otra ronda más
  194. (V) Capítulo 31: Acción y reacción
  195. (V) Capítulo 31: Acción y reacción (II)
  196. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados
  197. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados (II)
  198. (V) Capítulo 33: Siempre en la memoria
  199. (V) Capítulo 34: Las posibles posibilidades
  200. (V) Capítulo 35: El tiempo es oro.
  201. (V) Capítulo 36: Cruce de caminos
  202. (V) Capítulo 37: En la Casa de los Gritos, otra vez.
  203. (V) Capítul 37: En la Casa de los Gritos, otra vez (II)
  204. (V) Capítulo 38: En el momento oportuno
  205. (V) Capítulo 39: Naturalidad
  206. (V) Capítulo 40: Amantes de la ira.
  207. (V) Capítulo 41: Lo que vence a la oscuridad
  208. (V) Capítulo 42: Furiosamente
  209. (V) Capítulo 43: La ignorancia protege y daña
  210. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (I)
  211. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (II)
  212. (V) Capítulo 45: Impulsos (I)
  213. (V) Capítulo 45: Impulsos (II)
  214. (V) Epílogo: Y te sacarán los ojos
  215. (VI) Prefacio
  216. (VI) Capítulo 1: Mal que no tiene cura
  217. (VI) Capítulo 2: En ruinas
  218. (VI) Capítulo 3: Hogar es un lugar seguro
  219. (VI) Capítulo 4: Los estorbos que se quedan atrás
  220. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  221. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  222. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (I)
  223. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (II)
  224. (VI) Capítulo 6: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (I)
  225. (VI) Capítulo 7: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (II)
  226. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (I)
  227. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (II)
  228. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (I)
  229. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (II)
  230. (VI) Capítulo 11: La sala que viene y va (I)
  231. (VI) Capítulo 10: La sala que viene y va (II)
  232. (VI) Capítulo 11: Lo que somos, lo que hemos sido, lo que seremos (I)
  233. (VI) Capítulo 11: Lo que hemos sido, lo que somos, lo que seremos (II)
  234. (VI) Capítulo 11: Lo que somos, lo que hemos sido, lo que seremos (III)
  235. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones
  236. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones (II)
  237. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones (II)
  238. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones (II)
  239. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones (III)
  240. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones (IV)
  241. (VI) Capítulo 13: Mediadores
  242. (VI) Capítulo 13: Mediadores
  243. (VI) Capítulo 13: Mediadores (III)
  244. (VI) Capítulo 13: Mediadores (IV)

-¿Te gusta Annie Gallagher, Hugo?

Justo en ese instante, el joven Weasley se dio cuenta de hasta dónde había llegado su patética situación.

El séquito de Lorcan había decidido saltarse aquel baile como acto de rebeldía ante las convenciones sociales con las que no se sentían cómodos. ¿Cómo iba a rechazar Hugo aquel evento, siendo sus padres los protagonistas? No era solo una falta de respeto, sino, más bien, prevenir un posible castigo. La búsqueda de pareja fue la primera tarea que le hizo plantearse si realmente aquello merecía la pena. Fue dura, sobre todo, si para Hugo aquello era lo más tedioso que había tenido que hacer para asistir al Baile con objetivo de no fastidiar a sus padres y, como plus, protegerles de lo que fuera que iba a pasar esa noche. Breedlove le había avisado por Polvos Flú en su chimenea que se guardara de asistir al Baile. Solo hizo que Hugo Weasley tuviera ganas de ir. Breedlove no aprobó su decisión, pero no estaba allí para detenerle, ¿no? ¡Quería volver a la acción! Y solo tenía que buscar pareja para el Baile.

Parecía que el hecho de ser Ravenclaw le asignaba el calificativo de raro de por vida. Habría ido con ganas de la mano de Lyslander, pero, al parecer, tenía a Hufflepuff y Gryffindor a sus pies. Y quería estar más tiempo  con gente que acababa de conocer. No deseaba desperdiciar su simpatía con Hugo, claro estaba. Y Lily parecía estar en una maldita película Disney con Malfoy.

Así que ahí estaba Hugo, cuya pareja, Serena Cadwallade, una  Ravenclaw -a la que sí le hacía justicia el calificativo "rarita"-, había desaparecido nada más entrar. Y no la encontraba por ningún sitio. Y tampoco tenía mucho interés en ella. Como ambos habían acordado, lo suyo era pura y simple conveniencia. De hecho, Serena estaba demasiado enamorada de Lorcan y Hugo solo tenía ojos para proteger a todo el mundo. Objetivos diferentes para aquella noche. No solo esa era la razón por la que no congeniaban.

Debido al aburrimiento que estaba suponiendo aquel tedioso Baile, el joven había decidido acomodarse entre sus padres, algunos de sus tíos -tan solo Ginny y Harry-, y varios miembros de la política de Inglaterra. No estaba mal. Verdaderamente, aquel sitio era en el que más cómodo se sentía.

-¿Qué?- el muchacho hizo como si no lo hubiese escuchado. Y lo había hecho perfectamente. Así como todos los alumnos en un diámetro de dos metros. Al parecer, Ronald Weasley también estaba aburrido y quería sonsacar algo a su hijo. Si su padre supiera…

-Oh, vamos, Hugo… ¡No me digas que estás enamorado!

-¡Papá! ¿De qué estás hablando?

Dejar en evidencia a Hugo era un proceso tan natural en su padre, que parecía no tener otra forma de demostrarle cariño. Hugo se habría ruborizado, de no ser por su fijación en analizar la zona.

-No es nada malo, créeme.

-Papá… Al menos podrías bajar el tono…- eso pareció causar algo de risa en el hombre, que se calló por un segundo. Un bendito segundo. Probablemente solo le estaba dando razones a su padre para confirmar su disparatada teoría.

¿Cómo esperaba su padre que estuviera enamorado? ¿Él? ¡Su matrimonio sería el conocimiento! Bufó ante la idea del estúpido romance que su padre estaba maquinando. Y, puesto que no tenía nada mejor que hacer, le siguió la historia. Quizás su padre era más feliz creyendo que su hijo estaba ausente por motivos del corazón, en lugar de por el miedo a que aquel Baile se tornara en una pesadilla.

-¿Y de qué Casa es esa tal Annie?

Hugo resopló.

-Gryffindor.

Ronald se asombró del gusto de su hijo. Creía que al ser Ravenclaw acabaría dejándose llevar por las excentricidades esas suyas y se enamoraría de alguna persona de Slytherin. Su sobrino era de Slytherin y la hija de Longbotton, pero aquello era una extraña excepción.

-Vaya, buena elección.- su hijo le respondió con una mirada de desdén. No habría día que Ronald Weasley no se cuestionara si su hijo realmente era suyo. ¿Qué había heredado del pelirrojo? Hugo también se lo cuestionaba. Afortunadamente, los genes de Hermione Granger habían sido superiores. No era como si fuera una sorpresa. - Quiero decir, no es que sea la mejor Casa… Claro que no, todas son iguales excepto Hufflepuff…

-Lys es Hufflepuff.

-Lys no cuenta, mírala, es un prodigio del Quidditch…Eso fue un error del Sombrero. -Por si no había tenido bastante, Annie Gallagher, cuya sonrisa se extendía así como la longitud de su vestido burdeos, se acercó a ellos arrastrando consigo a Sebastian McKing, quien había sido,  no sorprendentemente, su pareja. Por su parte, Hermione también entró en escena. - Las dos mujeres de nuestras vidas.- susurró ganándose un leve pisotón.

-¡Hugo! Te he estado buscando… Creía que venías con la chica esa, pero no estabas con ella…-comentó por encima Gallagher.

Hugo la miró de reojo. No quería más distracciones además de su padre. Además, no confiaba en Gallagher. ¿Por qué había sido la única persona que se había acercado a él? ¡Precisamente a él! Él era una persona interesante, desde luego; pero no para la media intelectual de allí. No para ella. Y, sospechosamente, su mejor amigo era el hijo del Primer Ministro.

-La he estado buscando pero me he rendido, hay demasiada gente aquí.- mintió descaradamente.

-Soy Ronald Weasley, señorita.- se presentó, disfrutando el momento, su padre.- Un placer conocerla, he oído hablar muy bien de usted.

Los ojos de la joven brillaron. Por supuesto, era mentira. Solo había dicho aquello porque Rose Weasley le había preguntado con su padre presente si no iba a ir con Gallagher, en base a que los había visto hablar en alguna ocasión. El hecho de que Hugo hablara con alguien del sector femenino era un hito para su familia. Rodó los ojos. ¿No tenían otro momento para maquinar sobre su absoluta carencia de intención con respecto a ese tipo de emociones?

 Sebastian McKing optó por irse a tomar algún vaso de ponche. Odiaba aquellas situaciones. Al menos no había ido su padre para recriminarle su falta de motivación. Con suerte, tenía a Gallagher que respondía por él en las ocasiones en las que se quedaba mirando a un punto fijo y no atendía a lo que le estaban preguntando.

Echó el ponche y observó cómo Lily Potter le miraba fijamente y se acercaba a él rápidamente. La joven parecía angustiada y le apretó el brazo con fuerza. La conocía de haber coincidido con ella en la Sala Común. Y de que ambos eran Gryffindor que no querían saber mucho de sus compañeros de Casa.

-¿Has visto a Albus Potter?

Aquella pregunta le hizo preguntarse si la joven sabía algo realmente acerca de su personalidad o si estaba tan desesperada por buscar a su hermano que no se había parado a pensar en que Sebastian McKing siempre estaba ausente. Nadie le daba crédito.

-Está dónde ponen el trifle.- y lo cierto era que aquel joven era un excelente observador. La joven asintió y le dio las gracias con la mirada.

Siguió apartando gente hasta llegar a la mesa donde aquel pudding lleno de fruta parecía atraer a todo aquel cuyo peso corporal superase la media. Por suerte Rose no lo había visto todavía.

Se centró en la búsqueda de Albus.

No tuvo que poner mucho empeño. Estaba sentado en una silla observando detenidamente las burbujas del ponche.

-¡Albus!-el joven dio un brinco.

-¿Lily?

-¡Rápido! Es James…- su hermano no tardó en seguirle, aun sin pensar exactamente qué demonios quería su hermano ahora. -¿Y Greenwood?

-Esto… No lo sé… Con su pareja, tal vez…

-No pasa nada, no hay tiempo, ¡vamos! -apremió Lily Potter. Si tardaban un segundo más, probablemente se perderían lo que su hermano quería enseñarles. Y ella quería estar presente.

Antes de desaparecer del Gran Comedor, Rose Weasley captó su huida desde el rabillo del ojo. Había visto como James se llevaba Scorpius. Y ahora… ¿Lily y Albus? Por pura intuición, asegurándose de que Peter Glyne no se percatase de que estaba algo nerviosa por los extraños movimientos de sus amigos, buscó con la mirada a Fred y Susan Jordan. Ni rastro de ellos. Aquello olía a que estaban tramando algo que no saldría bien.

-Glyne…- el joven paró de relatar el motivo por el que no se había presentado a las pruebas de Quidditch. Rose había dejado de escucharle. Tan sólo quería tener una pareja de baile para no decepcionar a su madre. Después de saber que esta le  había dicho a sus amigos del Ministerio que estaría allí y se la presentarían, Rose no había querido desperdiciar la oportunidad de conocer a personajes importantes del mundo mágico con vistas a un futuro en el que ella fuera la persona a la que todo el mundo admiraría.- ¿Te importa si voy al baño un segundo…?

El joven se extrañó. Había ido al baño hacía unos minutos.

-Te acompaño.

-¿Cómo me vas a acompañar al baño de chicas? -preguntó incrédula. -Puedo ir sola, ahora vengo…

En realidad, iba a perseguir a sus primos porque no sabía qué se traían entre manos. Había visto sus miradas asesinas desde que entró con Glyne. Ella nunca había tenido problemas con aquel muchacho. Sí, bueno era un poco insolente con Malfoy. Pero, en los inicios de Hogwarts, había acompañado fielmente a Rose Weasley en su odio hacia Malfoy.

Su huida del Gran Comedor fue la menos disimulada de todas. Es más, muchos de los alumnos pensaron que algo le pasaba por las prisas que llevaba arrastrando su vestido entre ellos. Atisbó a Greenwood con su pareja, pero decidió no decirle nada. Justo en ese momento estaba llegando a la garganta de su pareja ante todos. No quería ser partícipe de aquel escándalo.

Los pasos de Albus y Lily se escuchaban en las escaleras que conducían al segundo piso. Ella, quizás con un físico más entrenado, les alcanzó casi al entrar al baño de las chicas. Había que tener en cuenta que Albus estaba en rehabilitación de los cien huesos rotos que le habían dejado en la prueba de Quidditch -a pesar de que estuviese mejorando gracias a los entrenamientos.

-¿Qué pasa aquí?- exigió saber Rose Weasley bajo la mirada asesina de Albus y Scorpius.

Ante Rose, se encontraban Albus, James y Lily Potter, junto con Scorpius Malfoy, Fred Weasley, Susan Jordan y Cornelia Brooks. El hecho de que Greenwood y Longbotton no estuvieran allí fue lo único que la atenuó de sentirse traicionada. Pero no era todo. Quizás lo que más les impactó fue el hecho de que la Cámara de los Secretos estuviese abierta. Y Rose lanzó un grito, no sabía si de sorpresa o de miedo.

-Rose...- intentó tranquilizarla su primo James.

-¡Avisad a papá!- la joven Weasley, que conocía de primera mano la violencia de aquellos que estaba segura de que la habían abierto, prefería que fuesen combatidos por verdaderos expertos, y no simples amateurs.

-Weasley, tranquilízate. - Pidió Brooks mientras miraba detrás de ellos asegurándose de que no hubiese nada más.- No ha salido ningún basilisco ni ninguna otra criatura de ahí.

-Eso no es cierto, Brooks.- rebatió Susan Jordan señalando con el índice un punto en el suelo.- Ahí hay varias huellas de barro.

-¡Hay dos zapatos!- aseguró Scorpius Malfoy acercándose más al suelo para comprobarlo.- Y uno es demasiado pequeño y delgado como para ser de un hombre.

-No vimos ninguna mujer cuando conocimos a los encapuchados, Malfoy.- le recordó James.

Entre ellos, comenzó a surgir una avalancha de suposiciones y conjeturas que se sostenían en un vacío dotado por el desconocimiento.

-Yo sé perfectamente quién es esa mujer.- sentenció Rose creando un silencio extraño.- Gwendoline Cross.

- Esas dos personas que han entrado deben de estar dentro del Gran Comedor, camuflados por cualquier poción multijugos...- Acertó a decir Scorpius Malfoy.- Así que, mejor avisamos a los superiores de que hay alguien dentro del castillo que es…

No le dio tiempo a acabar.

La puerta del cuarto de baño se cerró de sopetón.

Lily lanzó un aullido. ¿En qué diantres estaban metidos sus primos y sus hermanos? Rose y James corrieron a la puerta. Tiraron con todas sus fuerzas de ella. Fred, Susan, Albus y Scorpius acudieron a su ayuda.

-Estamos jodidamente jodidos…- recalcó Albus Potter.

El tic-tac de un triste reloj colgado en la triste y gélida pared de una silenciosa habitación marcaba los latidos de un hombre, cuyos ojos rasgados por la cicatriz de una zarpa miraban atentamente a un espejo. Su corazón estaba siendo marcado por las agujas de aquel antiguo mecanismo. Con suerte, lograría estabilizar sus nervios en unos minutos.

Montdark, como le conocían todos desde hacía mucho tiempo, hacía crujir los nudillos de sus manos con el fin de causar alguna clase de perturbación en el joven que le observaba detrás del cristal del espejo. Mantenían una mirada tensa. Probablemente, jamás habían estado tanto tiempo en silencio.

El joven bufó, con frustración. Su expresión de estar harto de algo de lo que Montdark también parecía estar nervioso, acabó por romper el hielo que se había formado en aquel rincón del Palacio de Loring.

- deberías de estar impidiéndolo…-soltó el joven. Montdark le fulminó con la mirada y se mofó de su propuesta.- McGonagall lo hubiese hecho por ti.- le acusó deliberadamente.

-McGonagall no me recuerda.

-No es su culpa. De hecho, tú fuiste el que te encargaste de borrar tu huella de todo registro mágico, ¿recuerdas? - le respondió un sonido gutural. - Va a morir por tu culpa.

Se levantó del banco de madera desde el que observaba a su acompañante y cerró los puños. Dejaba escapar el aire por la nariz a trompicones, como si la rabia fuese superior a él.

-Cállate, Celius. - Cogió el marco dorado con sus mugrientas manos mientras acercaba su rostro al del joven atrapado allí.- no eres nadie para juzgar. ¿Recuerdas quién es el culpable de todo esto?- el joven bajó la mirada, sin dejar de mostrar la misma furia que parecía correr por la sangre de Montdark.- Si no hubieses cometido semejante estupidez, quizás McGonagall no habría muerto. - escupió las palabras con saña, abriendo sin mediación una herida que sangraba en los pensamientos de aquel joven con mirada melancólica.

-¿Crees que no me culpo? ¿Crees que no sé que soy yo la razón por la que Ivonne ha tenido que huir toda su vida de…Nosotros? ¡Claro que me culpo! ¡Llevar encerrado más de medio siglo aquí no es suficiente castigo para mí!

-Créeme que propuse métodos más crueles para torturarte. Si no te maté aquel día, fue por ella. Para mí, estás más que muerto.

Celius le miró con tristeza. Reconociendo su error, sus errores. Aceptando con desgana el odio que le profesaba aquella persona desde hacía tanto tiempo que apenas recordaba las sonrisas afables que Montdark sabía esbozar.

-La traerán de vuelta. Seguro que lo estás deseando - Admitió el joven mientras sus ojos se achinaban a causa de la furia que volvía a emerger.- ¡Joder, Adolf, después de tanto tiempo aun no te das cuenta! ¡Sí que te han frito el cerebro! Le harán daño. Todo el mundo. Tantos aquellos que se creen buenos, como los que son nombrados como malos. Los héroes la temerán y los villanos querrán tanto su poder que acabarán destruyéndola. ¡Ivonne debe seguir estando lejos de su alcance!

-Debe de estar donde le corresponde.- sentenció Montdark.- Este es su lugar. Aquí sabemos cómo tratarla y aquí reside su destino. No podrá cambiar eso. Nadie podrá hacerlo. Las profecías son inquebrantables…

-¡No sabes de qué estás hablando, Adolf! ¡¡Pareces un autómata- los puños del aludido se cerraron fuertemente sobre el marco del espejo.- Te han comida la cabeza … Te dije que no podías confiar en nadie, pero claro… Los hermanos mayores siempre llevan la razón, ¿no? ¡Mira en lo que te has convertido! ¡Eres su Cancerbero! ¡Eres un asesino sin piedad al que todo el mundo teme! Te aseguro que ella no estaría orgullosa de ti.

-No busco su aprobación.

-Oh, por supuesto que no.  Pues te recordaré una cosa, Adolf: Tú eras el niño que quería salvar vidas cuando éramos pequeños, no el que las arrebataba con los dientes.

Montdark le miró con desprecio. Escupió en el espejo manchándolo y haciendo borroso el rostro de Celius.

-No sabes nada- Celius se burló de sus enigmáticas palabras.

-¡Tú sí que no sabes nada! ¡Maldito el día en el que…!

Un silencio se propagó por la habitación. De nuevo, tan solo se escuchaba el tic-tac del reloj. Celius seguía siendo una imagen difuminada por la saliva impregnada en el espejo. Montdark se había vuelto a sentar en el banco.

De pronto, soltó una risa de suficiencia.

-Te estás perdiendo muchas cosas desde que estás ahí metido- acto seguido, miró hacia arriba para comprobar la hora.- A Minerva McGonagall le queda media hora de vida. Media hora menos para sus restos se los coman los gusanos.

-¿Cómo puedes vivir siento tan semejantemente inhumano?

 

Algo devastador se estaba acercando. No se había dado cuenta del gran error que estaba cometiendo aquella noche hasta que oyó el aullido. Le encantaban las noches de Luna Llena, el lago era especialmente misterioso. Las criaturas reaccionaban ante ella de forma extraordinaria. Acogían en sus brazos aquella luz como si les renovase las fuerzas. Por supuesto, tenía otros efectos no tan admirables en otras criaturas mágicas. Cuando Dominique Weasley decidió salir aquella noche para abrazar la luz de la luna, no pensó en la posibilidad de encontrarse con algún peligro en el Lago. De hecho, llevaba zapatillas de correr, solo en caso de emergencia extrema.

Había ido cientos de veces a ver los centauros por la noche. Era el momento más mágico. Sus cuerpos resplandecían ante la luz de la luna. Pero, sobre todo, le apasionaba sus rituales astronómicos. Las estrellas. Para los centauros, sus dioses. Había escogido aquella noche porque no quería asistir a un estúpido Baile y prefería sentir la magia con Firenze. ¿Qué podría ocurrir?

Al haber oído el aullido, su vello se erizó y comenzó una carrera sigilosa de vuelta al castillo. Aún quedaba un largo trayecto hasta su encuentro y, si algo pasaba, estarían bastante lejos como para protegerla. Un pitido continuo sonaba en sus oídos avisándole de exceso de adrenalina. Sus pies se convirtieron en torpes extremidades cuando se acercó a la orilla del Lago. Pensaba bordearlo y llegar más fácilmente al castillo. Cuando Dominique Weasley decidió salir aquella noche, no pensó en la posibilidad de que Alexander Moonlight decidiese convertirse en hombre lobo en mitad del bosque.

En realidad, tenía sentido.

Todo el mundo acudiría a una cita en el baile. Y aquel muchacho probablemente necesitaba también despejar sus pensamientos después del asesinato de su amiga Hegarty. Habría sido la oportunidad perfecta para Moonlight. Todos los alumnos estarían seguros tras las murallas de Hogwarts. A nadie se le ocurriría dar un paseo por el Bosque Prohibido a altas horas de la noche. Excepto a ella. Y estaba segura de que Moonlight no había pensado en ella como una excepción a la regla.

 Los alumnos de su edad estarían sorprendidos al descubrir la ausencia de la Reina del Baile por excelencia. Algunos la acusarían de cobarde por temor a no encontrar pareja. O por tener que enfrentarse a las miradas de odio de Nicholas Woods. Nadie optaría por suponer que simplemente tenía otros planes más importantes. Sobre todo, algo que la distrayera cuando su hermana mayor podría estar dando a luz a su primer sobrino. No tenía permiso para salir de Hogwarts -lo que realmente le fastidió, tanto a ella como a Louis.

Necesitaba despejar su mente.

Nunca pensó que la relación de su hermana con Ted Lupin llegase tan lejos. ¿Un hijo? ¿Se habrían planteado el aborto o era su hermana demasiado tradicional? ¿No era acaso condicionar sus vidas con apenas 20 años? Dominique aparentaba aceptar, e incluso acoger, aquella decisión de su hermana mayor. Pero, en realidad, no estaba para nada de acuerdo. En ocasiones, se sentía algo egoísta por desear un conflicto en la relación. Victoire y Ted no se complementaban tan bien como todo el mundo creía. Sin embargo, el hecho de tener un hijo les uniría de por vida. No había vuelta atrás, nadie daría un paso atrás. Ted Lupin jamás la vería como una joven a la que conquistar. Era su cuñada. Y punto. Sí, aquella noche los más turbios pensamientos de Dominique salieron a la luz. Así como la Luna Llena.

El castillo parecía cada vez más lejos, y el temblor de los árboles detrás de ella más cerca. La pesadilla de su infancia que la había estado persiguiendo por años se repetía. Solo esperaba que aquella vez la transformación voluntaria que había aprendido Moonlight funcionase.

El sonido cesó.

Dominique se paró en seco. Aterrorizada. Una brisa movió las hojas de los árboles suavemente. Solo escuchaba su propia respiración entrecortada y las olas del lago acariciando la orilla.

-¡AAAARGH!

El rugido partió dos árboles en dos dejando ver la figura de un hombre lobo que se acercaba a toda velocidad hacia ella. Sus pies, que parecían paralizados, lograron reaccionar y corrió mientras un grito de horror surgía desde su garganta. En apenas unos segundos, el hombre lobo ya la había alcanzado y tiró de ella. Cayó de bruces en el suelo lleno de piedras y musgo, abriendo varias heridas por todo su cuerpo. La sangre que brotó hizo salivar la dentada boca del hombre lobo, que la acercó hasta situarla bajo sus patas.

La saliva le caía en el pelo, y el maloliente hedor de su aliento se metía con fuerza por los recovecos de su nariz. Su corazón palpitaba tan fuerte que creyó que se le iba a salir del pecho.

Mientras el hombre lobo la observaba como a una presa, Dominique soltó una lágrima. Tenía el cuerpo completamente tenso, y se sacudía con temblores involuntarios. La joven quería estar lo más calmada posible. Había aprendido cómo era una transformación voluntaria de un hombre lobo. Habían tardado décadas en perfeccionarla. Se había desarrollado en un pueblo de Estados Unidos en el que había numerosos casos de hombres lobos y vieron necesario hacer algo al respecto. Había sido su tío, Charlie Weasley, uno de los expertos llamados a ese suceso. Tenían que recibir un estímulo exterior. Algo que les recordase a quién exactamente eran. Al verlo, su subconsciente cómo hombre lobo entraría en contacto por tan solo unos segundos con su parte humana. Si el estímulo era el correcto, el humano dentro de aquella criatura tomaría el control. Y bien podría ser un hombre lobo controlado, o volver a su cuerpo humano. Les aconsejaron llevar una pulsera que con algún colgante que les provocase ese estímulo.

Comprobó las muñecas del hombre lobo. Vacías. Tampoco poseía colgante alguno. Miró de nuevo el pelaje negro y abundante de la criatura. Jamás olvidaría a aquel hombre lobo. Estaba muy segura de que era Moonlight. Y también estaba convencida de que alguien le había arrebatado su sistema de seguridad.  Un diente de tiburón. La joven, desde aquel accidente de su infancia, se había percatado de que Moonlight llevaba siempre consigo un diente de tiburón colgado al cuello o en alguna pulsera. Tardaría años en saber que era su estímulo. Aquel día, estaba completamente vacío.

Su hocico se acercó al rostro de Dominique y sus babas la habían impregnado.

-Moonlight…- le llamó. Quizás había más estímulos externos que despertasen su lado humano.- No me hagas daño, por favor…- susurró entre lágrimas que acudían a sus ojos. El hombre lobo no reaccionó seguía atrapando a su presa y observando a su futura cena.- Alex…- volvió a sollozar mientras las babas llenaban su rostro. Aquel momento estaba siendo una tortura. Una idea surcó su mente. Una idea estúpida pero ante la cual no tenía nada que perder. -¡Recuerda quien eres, Alexander! -le gritó recibiendo un gruñido feroz. -¡Alexander sé que estás ahí….! -volvió a gritarle. Entonó mejor su voz. Y se centró en su interior. Olvidando que la saliva del licántropo impregnó su cara. Y que sus garras comenzaron a hacer brotar sangre sobre sus brazos. Se centró en el interior de ella misma. En la naturaleza que tenía escondida. -Vuelve a ti, Alexander…- Su voz sonó como una melodía. Era distinta. Era como un pájaro que trinaba.

Los ojos del lobo se irritaron. No gruñó.

Una luz salió de la piel del licántropo, centelleando y fundiéndose con la piel de Dominique.

El hombre lobo ya no generaba saliva. Se irguió y dejó de estar encima de Dominique, liberándola.

La luz dejó de brotar como un hechizo que se rompía.

Soltó un rugido mientras se transformaba dolorosamente en un cuerpo musculoso y afortunadamente humano. Las ropas hechas girones tapaban algo de su cuerpo, pero dejaba entrever los abdominales y los músculos que poseía. Su mirada sagaz estaba clavada en el cuerpo de la joven que yacía en el suelo.

Alexander Moonlight se acercó a ella y le tendió una mano llena de cicatrices. La joven aún estaba algo en shock y tardó en alzarla para ayudarse a levantar.

-Gracias.- la voz del auror sonaba más propia de un hombre lobo.

-No sé cómo…. - Sus mejillas se ruborizaron. Intuía lo que había podido pasar pero se negó a pensar si quiera en ello.

-Oh, yo creo que es lo que siempre ha dicho tu tío….- su voz se naturalizó poco a poco.

-¿No se suponía que debías llevar siempre tu diente de tiburón?- preguntó acusadoramente Dominique. Cambiando de tema.

El joven reaccionó de forma brusca y agarró con fuerza sobrenatural a la joven pelirroja de la mano en una carrera hacia el castillo.

-¡Vamos! ¡Están todos en peligro!- por su rostro cruzó una expresión de terror que intensificó la adrenalina que estaba sufriendo la joven. Se olvidó por completo de que había sido la primera vez que había utilizado su naturaleza veela. La primera vez que despertaba. Se quedó paralizada por un momento mientras Moonlight luchaba por tirar de ella en mitad del bosque.-¡Vamos, Weasley! ¡Hay que salvarles!

La joven no permitió que se le moviese. Se llevó las manos con horror a la boca y respiró profundamente varias veces. Tenía los ojos como platos mirando hacia la nada. Aprovechó que Moonlight tenía un brazo extendido hacia ella para apretarlo con fuerza.

-He visto a Gwendoline Cross en el pasillo.- volvió a temblar con fuerza y a sollozar.- Iba con un hombre. - miró expectante a Moonlight.- Cross ya no está en Hogwarts.

Moonlight asintió. Y, al ver que aquella muchacha estaba en shock, decidió cogerla en brazos y comenzar su carrera a Hogwarts convertido en un hombre lobo domado por la voz de la joven, que repetía en voz baja que protegiese a su hermano.

 

-¿Sorpresa?

Un círculo de barrera mágica separaba en el centro del Gran Comedor a Gwendoline Cross y su acompañante, Octavio Onlamein, del resto de invitados al baile. McGonagall, en el centro de aquella barrera se mantenía con calma mientras observaba los rostros expectantes y horrorizados de todos aquellos que se sorprendieron de aquella intrusión en el castillo.

Eran sus últimos minutos de vida.

Le gustaría dedicar sus pensamientos a todas las personas que habían significado algo realmente importante para ella. A su padre Robert McGonagall, quien aceptó sus talentosas habilidades como bruja desde pequeña. A su madre Isobel Ross, cuyo amor era la magia más poderosa que jamás conoció. A Dougal McGregor, el amor de su vida que rechazó por vivir una vida rodeada de magia, pero a quién seguía amando y protegiendo en la oscuridad durante todo aquel tiempo. El hombre al cual visitó en el hospital cuando murió hacía una década y el destinatario del último beso que dio en el cual depositó todos sus pensamientos hacia él. A Albus Dumbledure, el sabio más vulnerable que jamás conoció y su compañero de guerras del que nunca dudó. A Rubeus Hagrid, por ser el afable amigo que siempre le protegería. Y a los niños que vio crecer y a quienes crio como sus propios hijos, a quienes dedicó sus últimos años y quienes en ese momento la verían morir sin poder evitarlo. Pero no se lo dedicó a Ivonne. Porque la había abandonado.

Cuando Gwendoline Cross le tatuó con un cuchillo en el brazo desnudo y huesudo el nombre de su antigua amiga, Minerva clavó sus ojos en el niño al que profesó su protección. Harry Potter gritaba el nombre de la mujer que le había tratado como la madre que nunca pudo tener. Él sufría más que la torturada. Él lloraba las lágrimas que Minerva no dejaba escapar.

Las varitas lanzaban hechizos inútiles ante la barrera de defensa que alzaba Octavio. Todos los rostros se debatían nerviosos y frustrados entre miles de hechizos. Gwendoline Cross disfrutaba ante la impotencia de todos ellos.

El brazo de McGonagall sangraba y escocía. Dolía. Pero lo más doloroso era el sentimiento y todos los cabos sin atar que les dejaría. La guerra empezaría con su asesinato. Y ella no podía hacer nada para evitarlo. Tan solo morir sin ofrecer una visión de llanto.

-¡AVADA KEDAVRA¡

Todos se horrorizaron ante aquella maldición letal. Los alumnos lloraban y los más grandes ahogaban gritos y blasfemias. Las lágrimas se apoderaron de los ojos de Harry Potter. Se arrodilló ante el dolor que desgarró su corazón.

Murió como la Minerva que emanaba constantemente la magnanimidad y la severidad, cuyo respeto era bien recibido, que todo el mundo mágico conocía. Su rostro se apagó con la serenidad que siempre hacía sentir a los demás. Protegiendo, como siempre, a todas aquellas personas que amaba. Esperando a que la paz llegase a todo aquel que la mereciese.



« (III) Capítulo 11 bis: El baile Comenta este capítulo | Ir arriba (III) Capítulo 13: Y si no hay cielo. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.