Historia al azar: Solo un capricho más
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Tercera Generación de Hogwarts » (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
La Tercera Generación de Hogwarts (ATP)
Por Carax
Escrita el Martes 6 de Junio de 2017, 16:59
Actualizada el Sábado 23 de Enero de 2021, 18:38
[ Más información ]

(II) Capítulo 1: Al pie de la letra

Capítulos
  1. (I) Prefacio: Rumbo a Hogwarts
  2. (I) Capítulo 1: Inicios
  3. (I) Capítulo 2: La bienvenida
  4. Bermejo
  5. Tendencia a las alturas
  6. (I) Capítulo 5: El fuego nunca dice basta
  7. Bala perdida
  8. Negligencias
  9. Como pez fuera del agua
  10. Orgullo y perjuicio
  11. El baile
  12. Amarga victoria
  13. << ¿Quién es el mejor Potter?>>
  14. Invencible
  15. El poder de la ambición
  16. <<I.D.>>
  17. Las desventajas de amar
  18. Caída en picado
  19. Con los ojos cerrados
  20. No es fácil ser un Malfoy
  21. Luto
  22. Criaturas fantásticas
  23. Nyneve
  24. Emboscada
  25. Estúpidos e imprudentes
  26. Epílogo: Resurgir de las cenizas
  27. (II) Prefacio: Casus Belli
  28. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  29. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  30. (II) Capítulo 2: De facto
  31. (II) Capítulo 3: Tomar al lobo por las orejas
  32. (II) Capítulo 4: Se aprende mientras se enseña
  33. (II) Capítulo 5: Erróneamente perdido
  34. (II) Capítulo 6: Abrupto
  35. (II) Capítulo 7: La sed de Ares
  36. (II)Capítulo 8: Delirium
  37. (II) Capítulo 9: Entre libros
  38. (II) Capítulo 10: Fuera de las murallas
  39. (II)Capítulo 11: Paz con esclavitud
  40. Capítulo 12: Vox populi
  41. (II) Capítulo 13: Lo que haya que cambiar
  42. (II) Capítulo 14: Testigo del tiempo
  43. (II) Capítulo 15: Caín
  44. (II) Capítulo 16: Noctámbulo
  45. (II) Capítulo 19: Torpeza propia
  46. (II) Capítulo 20: Inter arma
  47. (II) Capítulo 21: Culpa de los infortunios
  48. (II) Capítulo 22: Deus ex machina
  49. (II) Capítulo 23: Dorada mediocridad
  50. (II) Capítulo 24: Cogito ergo sum
  51. (II) Capítulo 25: Conoces la hora que vives, no la hora a la que morirás
  52. (II) Capítulo 26: Al gusto
  53. (II) Capítulo 27: Habeas corpus
  54. (II) Capítulo 28: Memento finis
  55. (II) Capítulo 29: Hacia lo profundo
  56. (II) Capítulo 30: Sine die
  57. (II) Epílogo: La suerte está echada
  58. (III) Prefacio
  59. (III) Capítulo 1: El conocimiento es poder
  60. (III) Capítulo 2: Luchar con todos los huesos rotos
  61. (III) Capítulo 3: La peor parte es decir adiós
  62. (III) Capítulo 4: El tiempo es una pistola cargada
  63. (III) Capítulo 5: La felicidad duele como una bala en la cabeza
  64. (III) Capítulo 6: Un precio que pagar
  65. (III) Capítulo 7: Sensación de impotencia
  66. (III) Capítulo 8: Verdades y Mentiras
  67. (III) Capítulo 9: Latidos
  68. (III) Capítulo 10: Lo que está muerto no puede morir
  69. (III) Capítulo 11: Nieve cálida
  70. (III) Capítulo 11 bis: El baile
  71. (III) Capítulo 12: Un paso atrás
  72. (III) Capítulo 13: Y si no hay cielo.
  73. (III) Capítulo 14: En el andén.
  74. (III) Capítulo 15: Turbulencias.
  75. (III) Capítulo16: Delirium
  76. (III) Capítulo 17: La suerte está echada.
  77. (III) Capítulo 17: Grata sorpresa
  78. (III) Capítulo 18: De las palabras a los golpes.
  79. (III) Capítulo 19: Crueldad incansable
  80. (III) Capítulo 20: Ad astra
  81. (III) Capítulo 21: Per aspera
  82. (III) Capítulo 22: La unión hace la fuerza
  83. (III) Capítulo 23: Non desistas
  84. (III) Capítulo 24: El fuerte puede caer pero nunca rendirse
  85. (III) Capítulo 25: El lobo ataca con el diente
  86. (III) Capítulo 26: Por la valentía se conoce al león
  87. (III) Capítulo 27: In fraganti
  88. (III) Capítulo 28: In memoriam
  89. (III) Capítulo 29:
  90. (III) Capítulo 30: Criaturas fantásticas y dónde encontrarlas
  91. (III) Capítulo 31: Sin esperanza, sin miedo.
  92. (III) Capítulo 32: Intolerancia
  93. (III) Capítulo 33: De vez en guando, incluso el genial Harry se equivoca
  94. (III) Capítulo 34: El águila no caza moscas
  95. (III) Capítulo 35: Circo de niños
  96. (III) Capítulo 36: Nadie puede escapar de la muerte
  97. (III) Capítulo 37: En igualdad de circunstancias
  98. (III) Capítulo 38: Criaturas fantásticas y cómo huir de ellas
  99. (III) Capítulo 39: Sangre de mi sangre
  100. (III) Capítulo 40: Alter ego
  101. (III) Epílogo: Y por los siglos de los siglos
  102. (IV) Prefacio
  103. (IV) Capítulo 1: Resquicios
  104. (IV) Capítulo 2: Carpe Diem
  105. (IV) Capítulo 3: Fraternidad
  106. (IV) Capítulo 4: Errando se corrige el error
  107. (IV) Capítulo 5: Homo homini lupus
  108. (IV) Capítulo 6: Beatus Ille
  109. (IV) Capítulo 7: Ex libris
  110. (IV) Capítulo 8: Quo vadis
  111. (IV) Capítulo 9: La naturaleza de las cosas
  112. (IV) Capítulo 10: La mentira oculta
  113. (IV) Capítulo 11: La ira es una locura breve
  114. (IV) Capítulo 12: Un alma sana…
  115. (IV) Capítulo 13: Alma mater
  116. (IV) Capítulo 14: La inexistencia del término medio
  117. (IV) Capítulo 15: Todo ser humano es mentiroso
  118. (IV) Capítulo 16 : Lealtad
  119. (IV) Capítulo 17: Fidelidad
  120. (IV) Capítulo 18: Persona grata.
  121. (IV) Capítulo 19: La insoportable levedad de lo imposible
  122. (IV) Capítulo 20: Ensayo y error
  123. (IV) Capítulo 21: El número de los imbéciles es infinito
  124. (IV) Capítulo 21: Lección de una madre
  125. (IV) Capítulo 22: La verdad engendra odio.
  126. (IV) Capítulo 23: El ruido de la miseria en silencio
  127. (IV) Capítulo 24: Abrir las alas
  128. (IV) Capítulo 25: De leyenda a promesa
  129. (IV) Capítulo 26: Los fuegos artificiales de Susan Jordan
  130. (IV) Capítulo 27: Los verdaderos héroes de la historia
  131. (IV) Capítulo 28: A veces hacer lo correcto no lo parece
  132. (IV) Capítulo 29: Lo que se dice
  133. (IV) Capítulo 29: Lo que no se dice
  134. (IV) Capítulo 30: Lo que no hace falta decir
  135. (IV) Capítulo 31: Dejar ir
  136. (IV) Capítulo 32: El tiempo en la palma de la mano
  137. (IV) Capítulo 33: La sede del Temple
  138. (IV) Capítulo 34: Sobre lo perdido
  139. (IV) Capítulo 35: En la Casa de los Gritos
  140. (IV) Capítulo 35: Modus operandi
  141. (IV) Capítulo 36: Con un poco de ayuda de amigos
  142. (IV) Capítulo 37: Incontrolable
  143. (IV) Capítulo 38: Draconiano
  144. (IV) Capítulo 39: Herir, matar o salvar.
  145. (IV) Capítulo 40: Leopold
  146. (IV) Capítulo 42: La sinfonía de la guerra
  147. (IV) Capítulo 43: Al otro lado del espejo
  148. (IV) Capítulo 43: En la superficie
  149. (IV) Capítulo 44: DestrucRose
  150. (IV) Capítulo 45: Sobre lo que les pasa a los licántropos
  151. (IV) Capítulo 46: El sol no luce para todos
  152. (IV) Epílogo: La libertad inunda todo de luz
  153. (V) Prefacio
  154. (V) Capítulo 1: Hacia los nuevos misterios
  155. (V) Capítulo 2: La Asamblea del Temple
  156. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  157. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  158. (v) Capítulo 3: La guarida del lobo (II)
  159. (V) Capítulo 4: Las coincidencias no existen
  160. (V) Capítulo 5: Tropezar dos veces con la misma piedra
  161. (V) Capítulo 6: Una nueva forma de vida
  162. (V) Capítulo 7: El problema de los prejuicios
  163. (V) Capítulo 8: Ser el héroe del día
  164. (V) Capítulo 9: Carne de mi carne
  165. (V) Capítulo 10: Sangre de mi sangre
  166. (V) Capítulo 11: Permiso indirecto
  167. (V) Capítulo 12: Lo bien aprendido, para siempre es sabido.
  168. (V) Capítulo 12: Explosión mental (I)
  169. (V) Capítulo 12: Explosión mental (II)
  170. (V) Capítulo 13: Cómo salvar un alma
  171. (V) Capítulo 14: La pesadilla
  172. (V) Capítulo 15: Espíritu Slytherin
  173. (V) Capítulo 16: El boggart
  174. (V) Capítulo 17: La promesa de Luperca
  175. (V) Capítulo 18: Nadie escapa al destino
  176. (V) Capítulo 19: Alfa
  177. (V) Capítulo 20: Deseos mundanos
  178. (V) Capítulo 21: Sobre el peligro del amor
  179. (V) Capítulo 22: Una bruja corriente
  180. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (I)
  181. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  182. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  183. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (I)
  184. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (II)
  185. (V) Capítulo 25: Un pensamiento contra natura
  186. (V) Capítulo 25: Pensamiento contra natura (II)
  187. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (I)
  188. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (II)
  189. (V) Capítulo 31: Escrito en las estrellas (I)
  190. (V) Capítulo 27: Escrito en las estrellas (II)
  191. (V) Capítulo 28: 14 de febrero
  192. (V) Capítulo 29: El dolor es inevitable
  193. (V) Capítulo 30: Otra ronda más
  194. (V) Capítulo 31: Acción y reacción
  195. (V) Capítulo 31: Acción y reacción (II)
  196. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados
  197. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados (II)
  198. (V) Capítulo 33: Siempre en la memoria
  199. (V) Capítulo 34: Las posibles posibilidades
  200. (V) Capítulo 35: El tiempo es oro.
  201. (V) Capítulo 36: Cruce de caminos
  202. (V) Capítulo 37: En la Casa de los Gritos, otra vez.
  203. (V) Capítul 37: En la Casa de los Gritos, otra vez (II)
  204. (V) Capítulo 38: En el momento oportuno
  205. (V) Capítulo 39: Naturalidad
  206. (V) Capítulo 40: Amantes de la ira.
  207. (V) Capítulo 41: Lo que vence a la oscuridad
  208. (V) Capítulo 42: Furiosamente
  209. (V) Capítulo 43: La ignorancia protege y daña
  210. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (I)
  211. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (II)
  212. (V) Capítulo 45: Impulsos (I)
  213. (V) Capítulo 45: Impulsos (II)
  214. (V) Epílogo: Y te sacarán los ojos
  215. (VI) Prefacio
  216. (VI) Capítulo 1: Mal que no tiene cura
  217. (VI) Capítulo 2: En ruinas
  218. (VI) Capítulo 3: Hogar es un lugar seguro
  219. (VI) Capítulo 4: Los estorbos que se quedan atrás
  220. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  221. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  222. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (I)
  223. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (II)
  224. (VI) Capítulo 6: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (I)
  225. (VI) Capítulo 7: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (II)
  226. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (I)
  227. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (II)
  228. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (I)
  229. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (II)
  230. (VI) Capítulo 11: La sala que viene y va (I)
  231. (VI) Capítulo 10: La sala que viene y va (II)
  232. (VI) Capítulo 11: Lo que somos, lo que hemos sido, lo que seremos (I)
  233. (VI) Capítulo 11: Lo que hemos sido, lo que somos, lo que seremos (II)
  234. (VI) Capítulo 11: Lo que somos, lo que hemos sido, lo que seremos (III)
  235. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones
  236. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones (II)
 

 Distinguir la felicidad de los nervios era una cuestión de perspectiva en el último día de julio. Para la mayoría de los que se mantenían encerrados en esa confusión de sentimientos, significaba que quedaba exactamente un mes para dar comienzo a su nuevo año en el Colegio de Magia y Hechicería. Incluso los jóvenes que ya llevaban seis años experimentando la espera del verano, aún sentían el aletear de las criaturas que parecían habitar su estómago en aquella época.

 

La Madriguera, el cálido hogar de los Weasley, albergaría en horas más de una docena de almas condenadas a un tedioso verano en el que no habían podido ejercer ningún conjuro por orden directa del Ministro de Magia. Y aún no había acabado la espera.

 

En efecto, por orden del anticuado Decreto para la Prudente Limitación de la Magia en Menores de Edad, escrito en 1875, se prohibía el uso de la magia menor de edad fuera de la escuela. La restricción era para los magos y brujas que estaban bajo la edad de diecisiete años, y que aún tenían esa dichosa traza que operaba en ellos. Era cierto que, aunque a los jóvenes magos y brujas no se les permitía usar magia fuera de la escuela, el Ministerio reconocía que podía ser que existieran ciertas situaciones en las que el veto se levantara.

 

Albus Severus Potter sabía de la existencia de aquella prohibición antes de entrar en Hogwarts y, sin embargo, hasta aquel verano no había sido consciente de su verdadera naturaleza. ¡Era un castigo! Particularmente aquel verano que su padre estaba hasta arriba de trabajo y su madre había decidido no irse de vacaciones sin él. ¡Era el verano más aburrido del mundo! Desde el primer día, le habían mandado a la Madriguera de los Weasley para «estar con sus primos». Más todos sus primos estaban de vacaciones y sólo tenían pensado volver aquel 31 de julio por el cumpleaños de su padre. ¡Y se volverían a ir! ¿Quién quería pasar el verano en la desértica Madriguera? Si al menos le hubiesen dejado ir con Scorpius o con Rose, como había hecho James al escaquearse como siempre y visitar alguna playa europea con su primo Fred. Pero, claro, ni le iban a dejar pasar las vacaciones de verano con un Malfoy, ni Rose tenía ganas de aguantarlo todo el verano. Podía ser peor, se dijo para sus adentros. De hecho, Lily estaba aún peor que él. Estaba desarrollando una personalidad un tanto conflictiva desde que la castigaron con ir a un internado femenino en Exeter por haber desaparecido para su degenerada aventura.

 

Sin lugar a dudas, Harry Potter no iba a recibir aquel día ningún regalo de sus hijos más jóvenes.

 

Albus y Lily estaban sentados en las escaleras interiores de la Madriguera, uno al lado del otro, esperando que una persona de sus diferentes particulares intereses entrara por la puerta principal. Lily había crecido, pese a sus diez años, era una figura alta y delgada. Su rostro fruncido la hacía parecer mayor de lo que realmente era. Albus seguía teniendo la cara aniñada, más se había cortado su pelo azabache y le habían comenzado a salir algún que otro signo de la adolescencia en la cara. Casi superaba en delgadez a Lily y había pegado un pequeño estirón que le había pasado factura a través de una semana con fiebre.

 

El pomo de la puerta se giró.

 

Su abuela Molly probablemente sabría quién era.

 

Harry Potter apareció por la puerta, seguido de Ginnevra Potter. Llevaba una gran sonrisa e iban comentando algo para sólo ellos dos. La reacción de sus hijos fue sorprendentemente silenciosa.

 

Lily se levantó bruscamente.

 

-Felicidades, Harry -dijo, enfurecida, como si el hecho de que precisamente fuera su padre el primero en abrir la puerta aquel día hubiese sido lo peor del verano. Albus estaba acostumbrado a que, desde aquel verano, Lily llamase a su padre por su nombre; como si así evidenciara su rabia hacia él.

 

-¡Lily! -le regañó Lily.

 

-Hija, ven aquí -pidió Harry, dejando las bolsas de la compra en el suelo y  abriendo los brazos con intención de atrapar a su hija.

 

-¡Ja! -se burló la muchacha mientras se dirigía escaleras arriba a encerrarse, como cada vez que veía a sus padres, en el antiguo cuarto de su madre.

 

-Felicidades, papá -musitó Albus.

 

Su padre le miró aún con el gesto preocupado, lo cambió hacia una barata sonrisa y le sacudió el poco pelo que tenía en la cabeza.

 

-Gracias, hijo -Harry suspiró. -Hoy ha sido un día duro en el Ministerio…-hizo amago de sacar algo de una de las bolsas y cogió el periódico enrollado de El Profeta. -Mira, Albus,…Sé que no estás muy contento conmigo por no haberte dejado ir con Scorpius Malfoy este verano…

 

-Papá, es tu cumpleaños, podemos hablar de eso en otra ocasión -razonó Albus, mientras su madre se dirigía a la cocina y se oían los gritos de su madre por no haberla visto en un mes.

 

-Bueno, pero creo que deberías ver leer la zona de la prensa rosa… Aún hay personas que no han avanzado después de la guerra y no quiero que te hagan daño, hijo.

 

-Pues bien podrías mirarte en el espejo -su padre le ofrecía El Profeta y vio cómo su comentario le habría dolido más que cualquier bofetada. Parecía cansado, tenía ojeras y Albus no tenía ni idea de qué era lo que había mantenido ocupado a su padre tanto tiempo. No obstante, sí que sabía que los fantasmas del pasado habían vuelto a él. -Lo siento, no quería…

 

Su padre le tiró el periódico y se dirigió a la cocina sin mediar una palabra más. Molly le cantó cumpleaños feliz. Ginny se unió. Al parecer, el abuelo Arthur aún no había llegado de recoger a los Weasley-Granger de la estación.

 

Albus posó su mirada sobre el titular que era enfatizado en la portada de aquella edición de El Profeta: «La incompetencia del Ministro McKing tan preocupante como los rumores de dimisión».  Aquello llamó su atención y se dispuso a leerlo.

 

«No sólo ha sido su falta de comparecencias desde el ataque a Hogwarts y el triste fallecimiento de su primogénito lo que nos mantiene en un constante hilo de expectación con respecto a nuestro querido Primer Ministro, sino la falta de una actuación efectiva para dar seguridades de no repetición que garanticen la salvaguardia de sus alumnos lo que ha llevado a muchos a direccionarse sobre su posible retiro de la carrera política.

 

Hoy, 31 de julio de 2018, McKing ha pedido a la población ante el Ministerio de Magia que se calme. También ha alabado la labor llevada a cabo por aurores contra las fuerzas malignas que ocuparon Hogwarts hace solo unos meses. Y, en cambio, ¡sigue sin decirnos qué ocurrió! ¿Qué será lo que está ocurriendo en la política maga que nos impide saber qué fue lo que dejó paralizados a varios alumnos de Hogwarts y asesinó a su propio hijo? ¿Dónde están las máximas de transparencia cristalizadas con Shacklebolt? ¿Significa que estamos en peligro y por eso prefieren que habitemos la ignorancia?

 

Ante la incertidumbre, un grupo de magos ha acudido al héroe Harry Potter para que nos aclare la situación: 'Todo lo que puedo decir es que confiéis en que este es un nuevo Ministerio que hace las cosas bien'. ¡Que tiemblen los inadaptados a la Nueva Era de transparencia!

 

Para llegar a la confianza es esencial la información, queridos Potter y McKing.

 

Y para eso El Profeta siempre está a vuestra disposición.

 

Aaron P. Holden»

 

Albus suspiró. Entendió que su padre estuviera molesto por su deformación a través de El Profeta. Sobre todo en su cumpleaños. Después de todo lo que había hecho por aquella estabilidad. Se sintió culpable por acrecentar esa desazón.

 

-¡Papá! -la voz de su hermano James sonó a la vez que el claxon de George Weasley que indicaba que el sector más ruidoso de la Madriguera había llegado.

 

Albus observó cómo su hermano abrió la puerta, alzó las cejas a modo de saludo y se dirigió corriendo a darle la caja envuelta en papel de regalo del aeropuerto que llevaba en su mano. Fred y Roxanne le siguieron dando brincos. Albus se acercó a la cocina, curioso por el regalo que James Sirius Potter le podía hacer a su padre.

 

-¡James! ¡Vaya bronceado! -le cumplimentó su abuela Molly. -¡Fred! ¿Desde cuando tienes esos pómulos tan bonitos? ¡Y Roxanne! ¡Estás hecha una mujercita!

 

-¡Abuela, sólo ha sido un mes! -se rio la joven mientras dirigía su mirada a Albus. -Hola, Al, no te había visto.

 

-Ah, hola, Albus -le saludó su primo Fred con una palmada en la espalda.

 

Redirigieron su atención a la entrega del regalo. Aquello le causó aún más curiosidad.

 

-¡Ábrelo ya, papá!

 

Harry, visiblemente abrumado por todos los jóvenes a su alrededor, comenzó a rasgar torpemente el papel de regalo. Cuando lo hubo despedazado ante los ojos brillantes de su hijo mayor, extrajo una cajita en la que rezaba: «Lentes de contacto».

 

Fred no pudo evitar la risa. Roxanne sonrió tímidamente. James parecía ser el recibidor del regalo por la ilusión en su rostro.

 

-¡Pero bueno! -Harry se rio, y la pequeña carcajada fue un alivio para Albus, al ser sincera y calmada. -¡No me lo puedo creer!

 

-¡Es para que te adaptes a los nuevos tiempos, papá! -dijo James con toda la inocencia del mundo.

 

Entonces fue Albus el que soltó una leve carcajada que, afortunadamente, pasó desapercibida.

 

El día transcurrió entre anécdotas de las vacaciones de verano y expectativas del año que estaba por llegar cuando zarpase el Hogwarts Express. La calidez que emitía el amor familiar era contagiosa. Era una estampa que se repetía con cierta frecuencia en aquel lugar, como si fuera un santuario para la familia.

 

También habían llegado amigos, que para los Weasley siempre serían alguien más de la familia. Con Percival Weasley, habían llegado su mujer y sus hijas Molly, quien iba a cursar su penúltimo curso en Hogwarts; y Lucy, quien se adentraba en el tedioso quinto curso. Con Bill Weasley, el cuarto de los hermanos en llegar, arribó su hermano Charlie y su esposa Fleur, así como la pareja de Victoire Weasley y Ted Lupin, que había sido formalizada y normalizada y a la espera de conocer qué les iba a deparar el futuro. Dominique Weasley, por su parte, no había traído a Nicholas Wood como había prometido, pues, al parecer, la muchacha no se sentía cómoda con que su novio estuviese con tanta familia. Louis Weasley no mencionó que le gustaría haber invitado a su amigo Nott, pues no sabía si los Weasley lo verían con buen ojo o si en verano se había enfriado la relación con su prima Lucy, y podía meter la pata.

 

Los últimos en llegar fueron los Weasley-Granger, con unos Rose y Hugo eufóricos por sus vacaciones en Australia. Junto a ellos, caminaron por la puerta los Scarmander y los Longbotton, que completaban el elenco familiar de la Madriguera.

 

-Ni se te ocurra acercarte a mí -pidió Albus entre risas mientras salía al jardín de la Madriguera y se acomodaba en la hierba junto con Alice Longbottom.

 

La muchacha, que se había cortado el pelo sobre la altura de sus hombros, le miró con desgana. Tenía el semblante serio desde que llegó y su rostro estaba cubierto de llagas como si tuviera una enfermedad terminal.

 

-Es una enfermedad transmitida por un hongo y no es tan contagiosa.

 

-Tu padre no ha dicho lo mismo.

 

-Ya, bueno, Rose se lo ha tomado muy a pecho… ¡Ni si quiera es capaz de salir de la cocina para estar conmigo! -su amiga estaba en la ventana de la cocina. Rose Weasley saludó de forma nerviosa a sus amigos. -¡Que te den, Weasley! -le levantó el dedo de en medio y bufó.

 

Rose volvió a sonreir e hizo como si le llamasen del salón.

 

La situación era demasiado cómica como para no esbozar una sonrisa.

 

-Yo creo que no es una enfermedad, sino que se está desvelando tu verdadera identidad…

 

-¡No estoy para bromas, Albus! -Alice volvió a bufar, cansada de todas las bromas que había recibido por el sector Weasley. -Además, ¿tú que haces conmigo si tanto miedo tienes de que se te contagie?

 

-Oh, es que yo soy inmune a ti, Longbotton.

 

-No eres inmune a la torta que te vas a llevar.

 

Existía un dicho, en casi todas las lenguas del mundo, que aseguraba la calma después de una tormenta. De ser así, Fred Weasley, tras haber sido paralizado por un basilisco y encamado durante meses, debería estar en la calma más apaciguada de su vida. Más el universo no siempre atendía a proverbios.

 

Después de haber estado encamado durante meses, los profesores contemplaron dos opciones: que repitiera tercero o aprendérselo todo en verano. Puesto que al joven Weasley no le apetecía ser el repetidor de su clase y, aún menos, separarse de sus amigos para el resto de su vida en Hogwarts, eligió la segundo opción. Sabía que muchos muggles estudiaban en verano. Y, sin lugar a dudas, no había sido algo que él, promotor de los avances muggles en su familia, quisiera experimentar. Al parecer el universo le estaba tomando el pelo por todas aquellas veces que había sido él el bromista.

 

Para colmo, no tenía mejor institutriz que su aburrida prima Molly. En sus catorce años de vida, jamás había mediado más de un saludo o un «feliz cumpleaños» con aquella muchacha de ojos marrones y mirada taladradora. Muchas veces, durante sus clases particulares, se había preguntado quiénes eran los amigos de su prima, pues para él le resultaba invisible en el castillo. Después de todo, era la que peor había sabido aprovechar la fama de su apellido.

 

Desde su prima Victoire hasta los últimos en llegar al castillo, los Weasley eran el caldo de cultivo de cotilleos. No sólo por su apellido, pues ellos también habían contribuido. Uno a uno se había hecho un hueco en el boca a boca de los alumnos. Su prima Victoire empezó siendo la «diva» -como decía su hermana -de Hogwarts, quizás la primera que vio el castillo. Todos intuían que iba a acabar con Teddy. Cuando Dominique llegó al Sombrero Seleccionador, su hermana ya le había labrado camino y solo tuvo que dejarse llevar y codearse con Teddy y Victoire los primeros meses para que su fama se tradujera en incansables rumores sobre sus posibles relaciones. Con la llegada de los siguientes tres, el mundo Weasley se desestabilizó. Ya no reinaba la elegancia y la corte de las que tenían descendencia veela. En ese momento, Roxanne Weasley revolucionó el mundo del Quidditch, Lucy Weasley y Louis Weasley se convirtieron en un posible cotilleo, acrecentado desde que hablaban con Christopher Nott -lo cual, desde luego, fue una conmoción para los alumnos. Al año siguiente, llegaron los que definitivamente harían de Hogwarts una fiesta: James Sirius Potter y él mismo. No se convertirían en los aclamados héroes hasta la llegada de Rose y Albus, porque hasta entonces no sucedió ningún acontecimiento tan memorable como el hecho de que su primo se cargase a un maldito basilisco. ¿Y qué aportaba Molly Weasley a aquella fama de los Weasley? Absolutamente nada.

 

-¿Has entendido entonces por qué un material como el acero fue tan importante para finales del siglo XIX y  principios del XX? -preguntó su prima Molly sacándole de sus pensamientos.

 

Volvió a la realidad de su primer agosto desperdiciado. ¿Por qué habría escogido Estudios Muggles si era cómo Historia de la Magia pero sin magia?

 

-Sí -mintió descaradamente. Sinceramente, le importaba un bledo el acero y los siglos que se escribían con números romanos.

 

-Mira, Fred, sé que prefieres estar fuera dando escobazos en el Quidditch… -aquello había dañado su percepción auditiva, pero asintió como si, de algún modo, Molly tuviera autoridad sobre él. -Pero cómo no apruebes estos exámenes, repetirás curso y no podrás estar con tus amigos.

 

Fred se detuvo a mirar a su prima. Su ceño estaba fruncido y esperaba su respuesta con atención. Parecía cómo si realmente estuviera preocupada por su primo. ¿Qué sacaba ella de todo aquello? ¿Le comprarían libros sus padres a cambio? ¿Era tan inteligente como predicaban o era solo que no tenía nada mejor que hacer?

 

-Tienes razón…-musitó Fred. En aquel momento, quizás por primera vez en su vida, sentía empatía por su prima Molly. -Y no, no sé por qué el acero era tan importante para los muggles entonces.

 

Molly Weasley sonrió aliviada.

 

 

-No puedo creer que tu debilidad haya llegado tan lejos -sentenció el hombre mientras agarraba con más fuerza su bastón. -De esto no hay vuelta atrás, hijo.

 

-Lo sé -afirmó Draco Malfoy. Astoria le paso el brazo por detrás de su espalda y le agarró con fuerza para demostrar su apoyo. -Pero no puedo permitir que sigas utilizando a mi familia para tus negocios… ¡Ni que castigues a mi hijo como si tuvieras alguna autoridad sobre él!

 

Los ojos de Draco llameaban. Scorpius Malfoy aguantó la respiración al otro lado de su padre. La corbata le apretaba más de lo normal. Y sentía un miedo indescriptible en el estómago.

 

-¡Simplemente hago lo que su padre no es capaz de hacer! ¡Dejarle formar amistades con unas sangres sucias y destructores de la magia como los Potter y los Weasley…! ¡¿En qué te has convertido?!

 

- Haec verba opprimere te. Interdictum de me -conjuró Draco mientras una línea amarilla divisoria separaba a Lucius Malfoy de su hijo, nuera y nieto. La línea se elevó hacia la altura de la fachada tras la cual se hallaba él.

 

Draco Malfoy acababa de vetar la entrada a su padre.

 

 

 

 



« (II) Prefacio: Casus Belli Comenta este capítulo | Ir arriba (II) Capítulo 1: Al pie de la letra »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.