Historia al azar: Ángel Caído
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Tercera Generación de Hogwarts » (V) Capítulo 45: Impulsos (II)
La Tercera Generación de Hogwarts (ATP)
Por Carax
Escrita el Martes 6 de Junio de 2017, 16:59
Actualizada el Domingo 17 de Enero de 2021, 16:45
[ Más información ]

(V) Capítulo 45: Impulsos (II)

Capítulos
  1. (I) Prefacio: Rumbo a Hogwarts
  2. (I) Capítulo 1: Inicios
  3. (I) Capítulo 2: La bienvenida
  4. Bermejo
  5. Tendencia a las alturas
  6. (I) Capítulo 5: El fuego nunca dice basta
  7. Bala perdida
  8. Negligencias
  9. Como pez fuera del agua
  10. Orgullo y perjuicio
  11. El baile
  12. Amarga victoria
  13. << ¿Quién es el mejor Potter?>>
  14. Invencible
  15. El poder de la ambición
  16. <<I.D.>>
  17. Las desventajas de amar
  18. Caída en picado
  19. Con los ojos cerrados
  20. No es fácil ser un Malfoy
  21. Luto
  22. Criaturas fantásticas
  23. Nyneve
  24. Emboscada
  25. Estúpidos e imprudentes
  26. Epílogo: Resurgir de las cenizas
  27. (II) Prefacio: Casus Belli
  28. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  29. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  30. (II) Capítulo 2: De facto
  31. (II) Capítulo 3: Tomar al lobo por las orejas
  32. (II) Capítulo 4: Se aprende mientras se enseña
  33. (II) Capítulo 5: Erróneamente perdido
  34. (II) Capítulo 6: Abrupto
  35. (II) Capítulo 7: La sed de Ares
  36. (II)Capítulo 8: Delirium
  37. (II) Capítulo 9: Entre libros
  38. (II) Capítulo 10: Fuera de las murallas
  39. (II)Capítulo 11: Paz con esclavitud
  40. Capítulo 12: Vox populi
  41. (II) Capítulo 13: Lo que haya que cambiar
  42. (II) Capítulo 14: Testigo del tiempo
  43. (II) Capítulo 15: Caín
  44. (II) Capítulo 16: Noctámbulo
  45. (II) Capítulo 19: Torpeza propia
  46. (II) Capítulo 20: Inter arma
  47. (II) Capítulo 21: Culpa de los infortunios
  48. (II) Capítulo 22: Deus ex machina
  49. (II) Capítulo 23: Dorada mediocridad
  50. (II) Capítulo 24: Cogito ergo sum
  51. (II) Capítulo 25: Conoces la hora que vives, no la hora a la que morirás
  52. (II) Capítulo 26: Al gusto
  53. (II) Capítulo 27: Habeas corpus
  54. (II) Capítulo 28: Memento finis
  55. (II) Capítulo 29: Hacia lo profundo
  56. (II) Capítulo 30: Sine die
  57. (II) Epílogo: La suerte está echada
  58. (III) Prefacio
  59. (III) Capítulo 1: El conocimiento es poder
  60. (III) Capítulo 2: Luchar con todos los huesos rotos
  61. (III) Capítulo 3: La peor parte es decir adiós
  62. (III) Capítulo 4: El tiempo es una pistola cargada
  63. (III) Capítulo 5: La felicidad duele como una bala en la cabeza
  64. (III) Capítulo 6: Un precio que pagar
  65. (III) Capítulo 7: Sensación de impotencia
  66. (III) Capítulo 8: Verdades y Mentiras
  67. (III) Capítulo 9: Latidos
  68. (III) Capítulo 10: Lo que está muerto no puede morir
  69. (III) Capítulo 11: Nieve cálida
  70. (III) Capítulo 11 bis: El baile
  71. (III) Capítulo 12: Un paso atrás
  72. (III) Capítulo 13: Y si no hay cielo.
  73. (III) Capítulo 14: En el andén.
  74. (III) Capítulo 15: Turbulencias.
  75. (III) Capítulo16: Delirium
  76. (III) Capítulo 17: La suerte está echada.
  77. (III) Capítulo 17: Grata sorpresa
  78. (III) Capítulo 18: De las palabras a los golpes.
  79. (III) Capítulo 19: Crueldad incansable
  80. (III) Capítulo 20: Ad astra
  81. (III) Capítulo 21: Per aspera
  82. (III) Capítulo 22: La unión hace la fuerza
  83. (III) Capítulo 23: Non desistas
  84. (III) Capítulo 24: El fuerte puede caer pero nunca rendirse
  85. (III) Capítulo 25: El lobo ataca con el diente
  86. (III) Capítulo 26: Por la valentía se conoce al león
  87. (III) Capítulo 27: In fraganti
  88. (III) Capítulo 28: In memoriam
  89. (III) Capítulo 29:
  90. (III) Capítulo 30: Criaturas fantásticas y dónde encontrarlas
  91. (III) Capítulo 31: Sin esperanza, sin miedo.
  92. (III) Capítulo 32: Intolerancia
  93. (III) Capítulo 33: De vez en guando, incluso el genial Harry se equivoca
  94. (III) Capítulo 34: El águila no caza moscas
  95. (III) Capítulo 35: Circo de niños
  96. (III) Capítulo 36: Nadie puede escapar de la muerte
  97. (III) Capítulo 37: En igualdad de circunstancias
  98. (III) Capítulo 38: Criaturas fantásticas y cómo huir de ellas
  99. (III) Capítulo 39: Sangre de mi sangre
  100. (III) Capítulo 40: Alter ego
  101. (III) Epílogo: Y por los siglos de los siglos
  102. (IV) Prefacio
  103. (IV) Capítulo 1: Resquicios
  104. (IV) Capítulo 2: Carpe Diem
  105. (IV) Capítulo 3: Fraternidad
  106. (IV) Capítulo 4: Errando se corrige el error
  107. (IV) Capítulo 5: Homo homini lupus
  108. (IV) Capítulo 6: Beatus Ille
  109. (IV) Capítulo 7: Ex libris
  110. (IV) Capítulo 8: Quo vadis
  111. (IV) Capítulo 9: La naturaleza de las cosas
  112. (IV) Capítulo 10: La mentira oculta
  113. (IV) Capítulo 11: La ira es una locura breve
  114. (IV) Capítulo 12: Un alma sana…
  115. (IV) Capítulo 13: Alma mater
  116. (IV) Capítulo 14: La inexistencia del término medio
  117. (IV) Capítulo 15: Todo ser humano es mentiroso
  118. (IV) Capítulo 16 : Lealtad
  119. (IV) Capítulo 17: Fidelidad
  120. (IV) Capítulo 18: Persona grata.
  121. (IV) Capítulo 19: La insoportable levedad de lo imposible
  122. (IV) Capítulo 20: Ensayo y error
  123. (IV) Capítulo 21: El número de los imbéciles es infinito
  124. (IV) Capítulo 21: Lección de una madre
  125. (IV) Capítulo 22: La verdad engendra odio.
  126. (IV) Capítulo 23: El ruido de la miseria en silencio
  127. (IV) Capítulo 24: Abrir las alas
  128. (IV) Capítulo 25: De leyenda a promesa
  129. (IV) Capítulo 26: Los fuegos artificiales de Susan Jordan
  130. (IV) Capítulo 27: Los verdaderos héroes de la historia
  131. (IV) Capítulo 28: A veces hacer lo correcto no lo parece
  132. (IV) Capítulo 29: Lo que se dice
  133. (IV) Capítulo 29: Lo que no se dice
  134. (IV) Capítulo 30: Lo que no hace falta decir
  135. (IV) Capítulo 31: Dejar ir
  136. (IV) Capítulo 32: El tiempo en la palma de la mano
  137. (IV) Capítulo 33: La sede del Temple
  138. (IV) Capítulo 34: Sobre lo perdido
  139. (IV) Capítulo 35: En la Casa de los Gritos
  140. (IV) Capítulo 35: Modus operandi
  141. (IV) Capítulo 36: Con un poco de ayuda de amigos
  142. (IV) Capítulo 37: Incontrolable
  143. (IV) Capítulo 38: Draconiano
  144. (IV) Capítulo 39: Herir, matar o salvar.
  145. (IV) Capítulo 40: Leopold
  146. (IV) Capítulo 42: La sinfonía de la guerra
  147. (IV) Capítulo 43: Al otro lado del espejo
  148. (IV) Capítulo 43: En la superficie
  149. (IV) Capítulo 44: DestrucRose
  150. (IV) Capítulo 45: Sobre lo que les pasa a los licántropos
  151. (IV) Capítulo 46: El sol no luce para todos
  152. (IV) Epílogo: La libertad inunda todo de luz
  153. (V) Prefacio
  154. (V) Capítulo 1: Hacia los nuevos misterios
  155. (V) Capítulo 2: La Asamblea del Temple
  156. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  157. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  158. (v) Capítulo 3: La guarida del lobo (II)
  159. (V) Capítulo 4: Las coincidencias no existen
  160. (V) Capítulo 5: Tropezar dos veces con la misma piedra
  161. (V) Capítulo 6: Una nueva forma de vida
  162. (V) Capítulo 7: El problema de los prejuicios
  163. (V) Capítulo 8: Ser el héroe del día
  164. (V) Capítulo 9: Carne de mi carne
  165. (V) Capítulo 10: Sangre de mi sangre
  166. (V) Capítulo 11: Permiso indirecto
  167. (V) Capítulo 12: Lo bien aprendido, para siempre es sabido.
  168. (V) Capítulo 12: Explosión mental (I)
  169. (V) Capítulo 12: Explosión mental (II)
  170. (V) Capítulo 13: Cómo salvar un alma
  171. (V) Capítulo 14: La pesadilla
  172. (V) Capítulo 15: Espíritu Slytherin
  173. (V) Capítulo 16: El boggart
  174. (V) Capítulo 17: La promesa de Luperca
  175. (V) Capítulo 18: Nadie escapa al destino
  176. (V) Capítulo 19: Alfa
  177. (V) Capítulo 20: Deseos mundanos
  178. (V) Capítulo 21: Sobre el peligro del amor
  179. (V) Capítulo 22: Una bruja corriente
  180. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (I)
  181. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  182. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  183. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (I)
  184. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (II)
  185. (V) Capítulo 25: Un pensamiento contra natura
  186. (V) Capítulo 25: Pensamiento contra natura (II)
  187. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (I)
  188. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (II)
  189. (V) Capítulo 31: Escrito en las estrellas (I)
  190. (V) Capítulo 27: Escrito en las estrellas (II)
  191. (V) Capítulo 28: 14 de febrero
  192. (V) Capítulo 29: El dolor es inevitable
  193. (V) Capítulo 30: Otra ronda más
  194. (V) Capítulo 31: Acción y reacción
  195. (V) Capítulo 31: Acción y reacción (II)
  196. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados
  197. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados (II)
  198. (V) Capítulo 33: Siempre en la memoria
  199. (V) Capítulo 34: Las posibles posibilidades
  200. (V) Capítulo 35: El tiempo es oro.
  201. (V) Capítulo 36: Cruce de caminos
  202. (V) Capítulo 37: En la Casa de los Gritos, otra vez.
  203. (V) Capítul 37: En la Casa de los Gritos, otra vez (II)
  204. (V) Capítulo 38: En el momento oportuno
  205. (V) Capítulo 39: Naturalidad
  206. (V) Capítulo 40: Amantes de la ira.
  207. (V) Capítulo 41: Lo que vence a la oscuridad
  208. (V) Capítulo 42: Furiosamente
  209. (V) Capítulo 43: La ignorancia protege y daña
  210. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (I)
  211. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (II)
  212. (V) Capítulo 45: Impulsos (I)
  213. (V) Capítulo 45: Impulsos (II)
  214. (V) Epílogo: Y te sacarán los ojos
  215. (VI) Prefacio
  216. (VI) Capítulo 1: Mal que no tiene cura
  217. (VI) Capítulo 2: En ruinas
  218. (VI) Capítulo 3: Hogar es un lugar seguro
  219. (VI) Capítulo 4: Los estorbos que se quedan atrás
  220. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  221. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  222. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (I)
  223. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (II)
  224. (VI) Capítulo 6: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (I)
  225. (VI) Capítulo 7: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (II)
  226. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (I)
  227. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (II)
  228. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (I)
  229. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (II)
  230. (VI) Capítulo 11: La sala que viene y va (I)
  231. (VI) Capítulo 10: La sala que viene y va (II)
  232. (VI) Capítulo 11: Lo que somos, lo que hemos sido, lo que seremos (I)
  233. (VI) Capítulo 11: Lo que hemos sido, lo que somos, lo que seremos (II)
  234. (VI) Capítulo 11: Lo que somos, lo que hemos sido, lo que seremos (III)

La Granja. Así se llamaba la colonia de dragones de Rumanía. Ya no era solo eso. No solo había dragones. También se habían unido vampiros, licántropos y veelas. Era un campamento improvisado para el Temple. Muchos de los magos y brujas que tenían residencia en Londres y había sido estruida en la Caída se refugiaron allí. 

Era una transición. Hasta que Alexander Moonlight no preparase a su manada y fortaleciera un territorio para el Temple en Inglaterra, todos se quedarían allí. Moonlight recibía ayuda de todos. Inglaterra había sido el lugar elegido para el Temple. Era el inicio de todo, ¿no? También sería el final. Qué dramático todo, solía pensar Fred Weasley.

Habían dado la bienvenida también a las hermanas Brooks. Fred Weasley agradecía la presencia de Lola de manera infinita. Se había convertido en rutina practicar con ella sus nuevos poderes. Estaba demasiado emocionada con la forma en la que hacía revertir los hechizos sobre el resto. Aunque la agotara después. Tío Charlie les dijo que era porque no estaba acostumbrada. Newt Scarmander y la Sanadora Bell estaban fascinados con su poder. Que Lola fuera la única bruja de la historia en hacer algo así solo hacía que chillara de la emoción y, bueno, la contagiara. 

Lo alucinante era ver a las dos hermanas practicar sus poderes. Mientras que Lola rebotaba todos los hechizos, Cornelia podía absorver la magia de los demás. Simplemente wow, ¿verdad? La señora Breedlove explicó que aquello era una particularidad de la sangre de Morgana. ¿Cómo había conseguido hacer eso? Exacto. Magia negra. ¿Y quiénes alteraron la sangre de Morgana para hacerla sumamente poderosa e invencible? ¡Sí, seguidores de los fundadores de Hogwarts, Salazar Slytherin! No solo se aseguró de dejar un basilisco que se comiera a los nacidos muggles, sino de crear un arma que dominara el mundo muggle y mágico. Por supuesto, Morgana estaba de acuerdo. Gran historia que contó Breedlove y que dejó petrificados a todos. Fred estaba ya acostumbrado a todas aquellas paranoias. 

Dejó a Lola practicar con los hechizos que le lanzaba Gwendoline Cross. Aquello también era increíble, por cierto. Lola erea un desafío para Gwen… Y, para los más curiosos, por supuesto que todas las veces Lola acababa comiendo barro, porque Cross aprovechaba que los hechizos rebotaban sobre ella para lanzarse hechizos como Levitacorpus y saltar por los aires para noquear a Lola. Todos eran fans ocultos de Cross. No se extrañaba ahora en absoluto por qué Longbotton se convertía en un adorable pagafantas a su alrededor.

Se alejó y se aproximó a los nuevos dragones que habían traído. Hacía unos noches, Norberta había dado a luz a una dragona. Era preciosa. Con escamas negras como la noche. Ojos de un ambar espectacular. Charlie le dejó ponerle nombre. Y la bautizó como Susan. Sip, aún estaba un poco prendado de su novia. ¡Eh! ¡No hacía falta que nadie sientiera pena por él! Nunca la olvidaría -eso fue lo que le pidió. Pero ya era más fuerte. Había pasado un año y… Aún la echaba de menos dolorosamente, ¿a quién quería engañar?

-¿Crees que Susan es este animal? -Preguntó Monique Jordan detrás de él.

Había llegado con otros Sanadores y con varios pacientes a la Granja el día anterior. Fred le había enseñado a Susan. Y la vio acercarse a la pequeña dragona a lo largo del día en varias ocasiones. 

-Las tribus africanas creen en la reencarnación -Respondió Fred.- Se lo pregunté a una de sus líderes. Me dijo que lo sería si yo lo creía. 

Se rascó la nuca. Las tribus africanas que había allí no eran su parte favorita del Temple. Le daban miedo, ¿vale? Con sus ojos desorbitados y sus historias de fantasmas. No lo que le gustaba escuchar justo antes de dormir. 

-¿Y lo crees? -Cuestionó Monique.

-No -Dijo, después de una breve pausa. - Si creyera que Susan está ahí dentro, me volvería loco -Dejó escapar una risa triste. -Necesito seguir adelante con mi vida. Es lo que ella hubiera querido -Suspiró. -Me ha costado entenderlo. 

Vio a Monique Jordan asentir vehementemente por el rabillo de su ojo.

-Eso es muy maduro por tu parte, Fred.

Él se rio. Supuso que si ni su hermana ni su novia estuvieran muertas, Fred realmente no tendría ningún motivo para hablar con Monique Jordan. No tenían absolutamente nada en común. Pero, ¿en aquel momento? Monique era la única que podía entenderle perfectamente. 

-Sí, sé que para ti siempre voy a ser el hermano pequeño de tu mejor amiga, pero… Uno puede crecer -Se encogió de hombros.

Le indicó a la muchacha que volvieran a la zona de las carpas donde los magos y brujas dormían y hacían su vida normal. Estaba anocheciendo y quería dar una vuelta por el cielo antes de ir a dormir, pero tendría que avisar antes a Charlie.

-Creo que has llevado esto mejor que yo -La vio sonreír.

-¿Bromeas? -Inquirió, incrédulo. -¿Has encontrado una cura con Nott para los experimentos de Schneider? 

-Bueno, ha sido el equipo… -Se excusó humildemente.

-¡Has sido tú! ¡Una aprendiz! ¡Es increíble! -Exclamó con los brazos abiertos.

No pasó desapercibido cómo la mirada de Monique se tornó unos tonos más tristes. Decidió ignorar lo que, más que probablemente, estuviera pensando sobre él. O sobre lo que podría haber sido. Él y Susan. Serían increíbles. Estaban siempre llenos de felicidad. Hasta que no quedó ni rastro de ella. Wow, Fred, tenía que dejar de hablar con Dominique o escuchar hablar a Breedlove. Menuda intensidad.

-Tengo que pedirte un favor, Fred -Dijo en voz baja.

No le dio tiempo a preguntarle qué quería. Monique Jordan lo introdujo rápidamente en la carpa de los Sanadores. Más bien, la de los pacientes. Había camillas. Y personas postradas en ellas atadas a estas. ¿Los pacientes? Sí, eran aquellos que Jordan y Bell habían identificado como posibles "cigarras". ¿Qué por qué los habían llevado allí? Por el fuego de dragón. Por el fuego de veela. Y porque no pondrían en peligro a inocentes.

Chasqueó la lengua.

-¿Pensé que ya te iba a ayudar con esto? -No estaba seguro de qué más podía pedirle, además de fuego. No era como si tuviese el componente espiritual para nadie más que para Sue.

Se detuvieron en una camilla. Fred disparó sus cejas hacia arriba. Sentada allí, con cadenas en sus muñecas y bebiendo un zumo de calabaza, se encontraba la Slytherin que había sido aquel año Premio Anual, Claire Jenkins.

-Oh, hola, Weasley -Le saludó con una sonrisa. 

Fred se dirigió con una ceja alzada a Monique Jordan.

-¿Cuál es el favor exactamente? -Susurró.

-Hacerle compañía -Suspiró en voz baja. -Su familia no ha funcionado como componente espiritual… Y estamos probando a ver si puede dominar a su… ¿Alma interior?

El joven lanzó una bocanada de aire frustrado.

-No soy el mejor para hacer compañía a nadie… ¿Por qué no se lo dices a Lola?

-Porque, Fred, si su cigarra despierta y está al lado de las Brooks… ¿Crees que sería una buena idea? -Fred rodó los ojos. -Además, ¿no eras de su curso?

-No me digas que tú hablabas con todos los de tu año, Monique -La acusó. Fred arrugó la frente. -¿No era novia de Morrit? ¿No habéis probado con él o Marrs?

Monique tensó los labios.

-No quiere preocuparles.

-Qué estúpida… Si muere es cuando se preocuparán -Espetó ácidamente.

-¡Fred! -Le regañó Monique. Por suerte, estaban a cierta distancia de Jenkins y no estaría escuchando su conversación. -Ella es la que tiene que tomar la decisión…

Entonces, Fred supo cuál era realmente el favor. 

-Quieres que la convenza -Dijo en voz alta. -Porque crees que estaré deseando ayudar a alguien con las mismas características que tu hermana para no sentirme tan mal -Controló su enfado, para no asustar a Jenkins. -Vaya, vaya, Jordan… Tanto tiempo con Nott te ha convertido en toda una Slytherin…

-¿La vas a ayudar entonces? -Insistió Monique.

Fred bufó y resopló.

-¿Por qué no la ayudas tú que eres la que tiene más contacto con Marrs y el resto de sus amiguitos? -Un poco enfadado sí que se notaba que estaba. 

-Fred…

-No pienso ayudarla porque sea igual que Susan… Porque no es Susan… Porque si Susan hubiera tenido esa oportunidad nunca la desaprovecharía… Lucharía hasta el final… -Fred no se dio cuenta, pero comenzó a detestar la actitud de Jenkins en aquel instante. -No me extraña que sea Slytherin -Siseó. Se dirigió a Monique Jordan. -No pienso ayudar a nadie que tenga un deseo de muerte.

-No quiere preocupar a sus amigos, Fred, porque no sabe si funcionará con ellos… El componente espiritual puede ser… Complicado… 

-Si quiere morir sin intentarlo, que lo haga -Espetó, en unos decibelios más altos.

Que por supuesto, llegaron a los oídos de Jenkins. Dejó de escucharla beber zumo. La fulminó con la mirada. Monique Jordan lo cogió del antebrazo.

-Te recuerdo que Susan no nos dijo nada tampoco a nosotros -Insistió Monique Jordan.

-Y mira en lo que nos ha convertido -Siseó Fred. -Nos ha arrebatado la oportunidad de ser felices por su estúpida decisión, Jordan -Soltó por primera vez. -Te equivocas -Alzó la voz. -No ayudaré a Jenkins porque me recuerda a Sue… Si ella no ve que puede destrozar las vidas de sus amigos… Es que quizás no lo sean para ella.

Aquello último lo dijo mirando fijamente a Claire Jenkins. 

-Vete a la mierda, Weasley -Siseó Clarie Jenkins. 

Se limpió un líquido azul que le salió de la nariz con el puño de su camiseta. Sin perder la misma mirada de odio que Fred Weasley le estaba dirigiendo a ella.

Escuchó a Monique Jordan resoplar.

-Bueno, Freddie, si no vas a ayudar a mis pacientes, puedes largarte de…

Fred ya se había marchado de allí lanzando humo por la nariz. 

Llevaban solo una semana de vacaciones de verano y ya estaban inmersos en su nuevo objetivo. Debían salvar el mundo mágico. No había pócima ni hechizo para salvarles de Morgana. Pero… Eso era lo que Hugo Weasley sabía desde el principio. Debían entender las profecías como historias. Como personas. No como problemas matemáticos. Sí, tenía sentido aplicar la estadística en algunos ejemplos… Más necesitaban entender todo aquello como voluntades humanas. El destino, después de todo, era una suma de decisiones de almas conectadas.

Lorcan había salido del baúl a por una serie de libros que se encontraban en Hogwarts. Habían suplicado a Madame Pince acceso a la biblioteca en verano. Ella les había dado un catálogo encantado en el que podían obtener cualquiera a distancia. Al parecer, tan solo Lorcan Scarmander se había ganado el respeto de la bibliotecaria para ello. 

El Ravenclaw y la Hufflepuff se quedaron a solas en el baúl que había sido un regalo de ella a él. Lo habían convertido en su sala de investigación. Su laboratorio. Y era el primer hogar que Hugo Weasley consideraba suyo. 

No habían hablado de lo que ocurrió en la Casa de los Gritos hacía semanas. Hugo recordaba trozos que habían sido completados gracias a otras personas que no estuvieron tan perjudicadas como él. Un Peter Greenwood encantado de rellenar todas sus lagunas. Lo más importante: había besado a Lyslander y a Seb. Lo que aprendió después -gracias, Greenwood, por tu gran aporte -era que Lyslander y Seb ya se habían besado antes. Aquello solo hizo que a Hugo le gustaran más. No tenía una explicación lógica. Como el destino, se trataba de algo humano. No era posible medirlo en números.

Y tampoco era como si pudieran hablar de aquello sin preocuparse por Sebastian McKing. Hugo Weasley no lo veía desde que intentó protegerle de sus amigos en la Caída de Londres. Nunca había visto a su amigo tan vulnerable. Y quiso hacer todo lo posible para evitar volver a hacerlo. Trust les había mandado una carta a Lys y a él reconfortándoles y diciéndoles que ella se encargaría de cuidarle el verano. Que les avisaría cuando pudieran visitarle. 

Lyslander había sido más fuerte que Hugo en eso. Estar en el baúl e investigar desde el primer día les obligaba a distraerse. Y no era como si pudiera hacerlo teniendo a Lyslander en frente.

Recogió las cartas que le habían llegado aquel día y las reposó sobre su regazo. Contempló a Lyslander fruncir el ceño mientras leía una de las cartas que se habían repartido para acelerar el trabajo.

Se encontró a sí mismo contemplándola. Mesmerizado. Era un poco estúpido hacerlo. La había visto billones de veces. Y, en cambio, ella parecía mucho más madura. Era, incluso, un poco intimidante. Es decir, sí, claro, Lyslander era…Adorable. Pero se percató de que comenzaba a convertirse en una joven extraordiariamente atractiva. 

-Deberías leer esta carta de Rogers, Hugo -Le comentó, sacándolo por completo de sus pensamientos. 

Se la tendió. 

-¿Me haces un resumen?

-Si te hago un resumen, me vas a decir que me detenga, porque vas a querer leerlo tú -Consideró su amiga. -Creo que… No sabemos nada, Hugo… Las profecías… Morgana… Hay algo más que se nos escapa.

Hugo Weasley asintió. Estaba completamente de acuerdo con Lyslander. Había llegado a aquella conclusión hacía unos meses, cuando se desesperó por no entender a qué se referían las profecías con la "magia original". No venía en ningún sitio. Ningún libro. Nada. La Guardiana de la Magia le había dicho que no sabían a que se referían. Pero, oh, debía ser importante. Porque todo parecía girar en torno a eso. La Guardiana de la Magia, había descubierto, quería que Morgana volviera solo porque así hallarían la magia original. 

Comenzó a leer la letra obstusa de Rolf Rogers. Recordó que no había estado presente en la Batalla de Londres, como el resto de Guardianes de Hogwarts de su edad. No se había parado a pensar en aquello hasta que estuvo a mitad de la carta. Donde la información importante se encontraba.

Aguantó la respiración.

"…Y entramos al antiguo Oráculo. La maldición que había que romper, bueno, era un sello que algunos rompemaldiciones ya se habían encontrado por todas partes del mundo. De origen nórdico, por cierto. Lo cual indica que el cierre de ese oráculo fue mucho tiempo después de su inauguración. Según lo que hemos podido recabar, creemos que el oráculo no se utiliza desde la última bruja, Safo. 

Hemos podido analizar los restos de rituales que se llevaban a cabo allí. Había restos de hierbas, líquidos, runas… Y, déjame decirte, Weasley, pero vas a flipar. ¡Son los mismos rituales que llevaban a cabo los celtas para la diosa Coventina! ¡Ya sabes! ¡La Dama del Lago! ¿Sabías que Nymue era una de las Guardianas de la Magia? ¡Es una pasada!

Pero, con lo que nos quedamos flipando nosotros fue con otra cosa que estaba oculto en ese oráculo… Bastante inquietante… A los menos valientes les produciría pesadillas. Pero, ¡eh! ¡Soy un Gryffindor! Era una cabeza de un hombre con los ojos abiertos… ¡No una calavera, sino una cabeza con carne y… viva! Bueno, no viva exactamente, sino… No muerta. No responde a nada. No sabemos cuántos años puede tener, y ¡déjame decirte! ¡No podemos acercarnos a ella! Una banda de hadas del bosque se pusieron a lanzarnos maleficios en cuanto lo intentamos… ¿De dónde salían? Llevaban custodiando a esa cabeza desde que se tapó el oráculo al exterior. 

Volviendo a la cabeza, estaba intacta. Por cierto, algunos magos han dicho que debe ser la cabeza de Orfeo, el dios ese de los muggles. Ya sabes, porque supuestamente fue decapitado en las orillas de esta isla. No sé qué opinar. ¿Existieron los dioses griegos? No creo que fuera Orfeo, si soy sincero. Pero así lo llamamos. Y la magia que lo mantiene vivo… ¡Demonios! Aún no hemos conseguido descifrarla. Es como si mantuviera viva a esa cabeza… Como si no hubieran pasado miles y miles de años por él. Su alma reside en él, está claro. Debe ser una magia antigua si tiene tanto poder. Los magos expertos que hemos llamado en confidencia… ¡ni idea de lo que puede ser! Nada similar en ningún sitio del mundo. Déjame decirte, alucinante. El agua recorría su cabeza y emitía luz. 

También hemos encontrado algo que nos ha descolocado un poco… Sobre todo desde el punto de vista histórico… ¡Hemos encontrado piedras vikingas por todo el templo! No las hemos querido mover… ¿Y si aún pueden llevarse rituales allí? No sabemos nada de nada… ¡La primera vez que vemos unas piedras así también! 

Siento no concretar nada en absoluto… Todo es demasiado nuevo… ¿Pero tal vez tú podrías conectarlo con algo de tus profecías y todas tus movidas? Sobre todo, porque es similar a la Dama del Lago. ¿Tu amiga Breedlove podría echarnos una mano?

Son muchas cosas… ¡Y quizás no tenga relación con nuestra guerra! Aunque sabes, tan bien como yo, que no puede ser una coincidencia que sea un ritual similar al de la Dama del Lago.

Espero ayudar a tu cerebro a echar más humo.

Marrs me mantiene al tanto de lo que ocurre. Es una pena lo de McKing… ¿Las Brooks están bien? Dale un abrazo a todos. 

Un saludo desde Grecia,

R.R"

Hugo sonrió. Si Safo había mantenido el alma viva de Orfeo durante milenios… ¿Cómo no iban a haber mantenido unos simples siglos el Ojo al alma de Morgana? 

Como había apuntado Rogers, había algo que conectaba todo. Solo que aún no habían descubierto que era. Y el tiempo estaba en su contra. El Ojo ya sabía que quiénes eran los instrumentos principales. Solo necesitaban descubrir que Nott era el canal… Y lo harían. Morgana volvería. 

Hugo se había planteado en numerosas ocasiones si era algo inevitable. Si volvía Morgana, ¿no tendrían el futuro oscuro del que Remus Lupin y Theia Malfoy procedían? ¿No era su deber evitarlo? Resopló. Alzó la vista de la carta. Y se frotó los dedos sobre la frente. 

-¿Tú qué opinas, Lys? -Le preguntó a la muchacha que, pacientemente, había esperado a que llegara al final de la carta.

La muchacha sonrió tímidamente. Por supuesto que tenía una opinión al respecto. Era Lyslander. Trastocaría todo lo que había pensado hasta aquel momento. 

-Debemos ordenar nuestras prioridades, Hugo -Asintió ante su propia declaración. Hugo suspiró. -Ahora mismo debemos encargarnos de que adelantar una solución para acabar con Morgana si vuelve… Y proteger a Cornelia al mismo tiempo. 

-¿Y si todo esto…? ¿Es la clave para acabar con Morgana?

Ella ladeó la cabeza.

-No lo sé, Hugo -Confesó. -Pero pienso que, si tienen relación, lo descubriremos… Pero debemos centrarnos en Morgana…

-¡Nymue tiene relación con Morgana!

Quizás había sonado mucho más exasperado de lo que estaba. Lyslander se quedó enmudecida por un momento. Desgraciadamente, estaba acostumbrada a lo susceptible que podía llegar a ser Hugo Weasley en mitad de un debate similar.

-Hugo -Dijo detenidamente. -Sé que estás absorbido por todos estos misterios -De nuevo, su tono era suave. Hugo chasqueó la lengua. -Sé que todo esto tendrá relación al final… Pero… Me has pedido mi opinión -Concluyó con franqueza. -Y prefiero asegurarme de que mis amigos están a salvo antes de resolver los misterios del universo.

Le miraba con firmeza. Esa era la diferencia entre Hugo y ella. Y, por esa razón, muchas veces no la quería a su lado. Le recordaba el lado humano de aquellos enigmas. Le recordaba que aquello no era un juego. Un misterio que resolver. Sino una cuestión de vida o muerte. Y, al mismo tiempo, la necesitaba a su lado para que se lo recordara. 

-¿Y si resolver esos misterios… resuelven nuestros problemas, Lys? -Insistió Hugo Weasley.

No pareció convencerla. Algo que le frustraba y le fascinaba al mismo tiempo. 

-No podemos tener cientos de frentes abiertos -Repitió. -Acabemos un problema y después empecemos otro…

-Pero, Lys, tenemos mil problemas… ¿Cómo pretendes priorizar? ¿Por favoritismo…? ¿Por quién menos ganas tienes de que lo pase mal…?

-¡Hugo! -Exclamó horrorizada. El muchacho frunció el ceño. -¡Cómo vamos a…! ¡Hugo! ¿Cómo puedes pensar así? -Se levantó de repente. 

Y se acercó a las escaleras con pasos pesados. Oh, no. No sabía qué había dicho exactamente para hacerla enfurecer así -con Lyslander nunca estaba seguro. Algo en su interior le dijo que debía perseguirla. Hugo no solía escuchar a ese tipo de señales, tan solo si había alcohol de por medio.

Oh, mierda, Lys comenzó a subir las escaleras sin mirar atrás.

-Lys… -Arrastró su nombre entre dientes. -Lys, espera, no te vayas.

-No, Hugo, vine a ayudarte para salvar a mis amigos, no para sentirme inteligente por resolver tus malditas profecías -Dijo la muchacha.

Oh, ¿Lys maldiciendo? 

-¡Pero es así como los vamos a salvar! ¿No lo ves? ¡La respuesta se esconde detrás de todo lo que estamos haciendo…! ¡Por favor, Lys! Siento si parece que no tengo en cuenta que se trata de vidas de personas que nos importan… Por eso te necesito conmigo…

La muchacha se giró hacia Hugo con una triste sonrisa pintada en su rostro.

-Ojalá mostrases tus sentimientos más a menudo -Dijo simplemente. 

-Siempre muestro mis sentimientos -Replicó el muchacho.

Ella se rió. 

-¿Es…? ¿Es cierto que me necesitas?

Hugo pausó un momento para pensar, exactamente, qué demonios había soltado por su boca en un intento de detener a Lyslander Scarmander. ¿En serio le había dicho que la necesitaba? ¿Por qué? ¿Qué clase de persona decía algo así? Arrugó la nariz, indignado con su propio comportamiento. Se suavizó cuando vio la mirada divertida de su amiga sobre él.

-Pues claro que te necesito, estúpida -Siseó, aunque el humor bailó en sus ojos castaños. -¿Cómo piensas salvar a los que quieres sin mi intelecto y sin tu humanidad? 

Eso la hizo feliz. Y a él le transmitió aquella felicidad. 

Ella bajó corriendo las escaleras y se abalanzó a sus brazos. Y lo abrazó. Hugo respiró profundamente sobre su cabello dorado. Su calidez le hacía sentirse como en casa. Ella se separó y sonrió de manera radiante. Si solo pudiera capturar ese momento para siempre…

-¿Vas a besarme o qué? -Inquirió la muchacha.

Hugo tartamudeó. Parpadeó varias veces y, antes de que pudiera replicar, Hugo sintió los labios de Lyslander Scarmander posarse sobre los de él. Fue un gesto pequeño. Minúsculo y breve. Un instante en el que Hugo Weasley supo que no era solo que encontrara a Lyslander bonita, sino que estaba perdido con ella. 

Se separó de él y lo miró con curiosidad.

-Besas mejor que Seb -Logró decir.

Y ella se rio con su cantarina voz.

-¡Eso es porque estabas borracho! -Se mofó. -Seb besa muy bien… Cómo te agarra del cuello y cómo te acerca… -La vio morderse el labio y quiso hacerlo él.

-Nos tendrá que dar clases entonces -Sugirió Hugo.

-También lo necesitamos a él, ¿no?

En lugar de asentir, Hugo la besó. 

Lyslander tenía razón, desde luego. Ambos necesitaban a Sebastian McKing. Se necesitaban los unos a los otros. Los tres arreglarían aquello. La despreocupación y la valentía de Seb; la humanidad y la alegría de Lyslander; el ingenio y el intelecto de Hugo. No había profecías sobre ellos. Más Hugo intuía que serían importantes.

Se reunieron en las ruinas del Ministerio de Magia. Al estar debajo del Parlamento británico, también había sufrido daños. Los empleados habían sido desalojados. Magos y brujas trabajaban juntos para crear un nuevo Ministerio. Un nuevo Parlamento. Que uniera al mundo mágico y al mundo muggle. Ese era el nuevo objetivo.

Pero, antes de nada, necesitaban a un nuevo Primer Ministro. A alguien que les representara a todos. Alguien con experiencia. Que entendiera los problemas de los muggles, de los magos, de las brujas, de las diferentes criaturas mágicas. Alguien fuerte. Alguien a quien todos pudieran admirar. Que llevara al Ministerio a buen puerto.

Ella se alzó ante todos los magos y brujas allí reunidos. Prensa. Políticos de otros países y comunidades aliadas. Criaturas mágicas. De todos los rincones. Amigos. Familia. Sus hijos, compartiendo la admiración hacia su madre a su lado. Su marido, detrás de ella, sonriendo tan orgulloso como cada vez que la veía hablar en público. Como cada vez que la sorprendía. Sabía que nunca dejaría de hacerlo. 

Porque era Hermione Granger. 

Y estaba destinada a aquello.

-Las cosas más importantes son aquellas que más trabajo cuesta decir -Comenzó a decir en su voz segura. Transmitiendo seguridad y templanza. -Las palabras en voz alta las apagan. Las palabras encogen las cosas que parecen no albergar límites en la mente y que se convierten en meros hechos cotidianos cuando salen a la luz -Prosiguió. -Richard McKing fue uno de nuestros mejores Ministros. Y hoy le rendimos homenaje siguiendo su creación. Un mundo mágico unido. Un mundo mágico que tiene en cuenta a todos sus miembros… Sin clasificaciones, sin restricciones… Un mundo mágico libre que pretende unirse con el muggle -Suspiró. -Hoy me presento ante vosotros como vuestra Ministra de Magia -Anunció. -No voy a hacer promesas que no vaya a cumplir. Por lo que os anuncio hechos que van a ocurrir. Seré la última Ministra de Magia que no hayáis elegido. Nos uniremos a la democracia de los muggles… A su estado de Derecho. A sus cartas de libertades y derechos fundamentales y las adaptaremos a todos nosotros… Será un proceso difícil en una guerra… Pero no somos guerreros. Somos ciudadanos que van a proteger lo que quieren… Vamos a proteger a Inglaterra, amigos -Tragó saliva. -Y esta vez… Vamos a hacerlo unidos.

El aplauso retumbó por todo el Atrio.



« (V) Capítulo 45: Impulsos (I) Comenta este capítulo | Ir arriba (V) Epílogo: Y te sacarán los ojos »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.