Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La Tercera Generación de Hogwarts » (V) Capítulo 37: En la Casa de los Gritos, otra vez.
La Tercera Generación de Hogwarts (ATP)
Por Carax
Escrita el Martes 6 de Junio de 2017, 16:59
Actualizada el Miércoles 27 de Enero de 2021, 11:55
[ Más información ]

(V) Capítulo 37: En la Casa de los Gritos, otra vez.

Capítulos
  1. (I) Prefacio: Rumbo a Hogwarts
  2. (I) Capítulo 1: Inicios
  3. (I) Capítulo 2: La bienvenida
  4. Bermejo
  5. Tendencia a las alturas
  6. (I) Capítulo 5: El fuego nunca dice basta
  7. Bala perdida
  8. Negligencias
  9. Como pez fuera del agua
  10. Orgullo y perjuicio
  11. El baile
  12. Amarga victoria
  13. << ¿Quién es el mejor Potter?>>
  14. Invencible
  15. El poder de la ambición
  16. <<I.D.>>
  17. Las desventajas de amar
  18. Caída en picado
  19. Con los ojos cerrados
  20. No es fácil ser un Malfoy
  21. Luto
  22. Criaturas fantásticas
  23. Nyneve
  24. Emboscada
  25. Estúpidos e imprudentes
  26. Epílogo: Resurgir de las cenizas
  27. (II) Prefacio: Casus Belli
  28. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  29. (II) Capítulo 1: Al pie de la letra
  30. (II) Capítulo 2: De facto
  31. (II) Capítulo 3: Tomar al lobo por las orejas
  32. (II) Capítulo 4: Se aprende mientras se enseña
  33. (II) Capítulo 5: Erróneamente perdido
  34. (II) Capítulo 6: Abrupto
  35. (II) Capítulo 7: La sed de Ares
  36. (II)Capítulo 8: Delirium
  37. (II) Capítulo 9: Entre libros
  38. (II) Capítulo 10: Fuera de las murallas
  39. (II)Capítulo 11: Paz con esclavitud
  40. Capítulo 12: Vox populi
  41. (II) Capítulo 13: Lo que haya que cambiar
  42. (II) Capítulo 14: Testigo del tiempo
  43. (II) Capítulo 15: Caín
  44. (II) Capítulo 16: Noctámbulo
  45. (II) Capítulo 19: Torpeza propia
  46. (II) Capítulo 20: Inter arma
  47. (II) Capítulo 21: Culpa de los infortunios
  48. (II) Capítulo 22: Deus ex machina
  49. (II) Capítulo 23: Dorada mediocridad
  50. (II) Capítulo 24: Cogito ergo sum
  51. (II) Capítulo 25: Conoces la hora que vives, no la hora a la que morirás
  52. (II) Capítulo 26: Al gusto
  53. (II) Capítulo 27: Habeas corpus
  54. (II) Capítulo 28: Memento finis
  55. (II) Capítulo 29: Hacia lo profundo
  56. (II) Capítulo 30: Sine die
  57. (II) Epílogo: La suerte está echada
  58. (III) Prefacio
  59. (III) Capítulo 1: El conocimiento es poder
  60. (III) Capítulo 2: Luchar con todos los huesos rotos
  61. (III) Capítulo 3: La peor parte es decir adiós
  62. (III) Capítulo 4: El tiempo es una pistola cargada
  63. (III) Capítulo 5: La felicidad duele como una bala en la cabeza
  64. (III) Capítulo 6: Un precio que pagar
  65. (III) Capítulo 7: Sensación de impotencia
  66. (III) Capítulo 8: Verdades y Mentiras
  67. (III) Capítulo 9: Latidos
  68. (III) Capítulo 10: Lo que está muerto no puede morir
  69. (III) Capítulo 11: Nieve cálida
  70. (III) Capítulo 11 bis: El baile
  71. (III) Capítulo 12: Un paso atrás
  72. (III) Capítulo 13: Y si no hay cielo.
  73. (III) Capítulo 14: En el andén.
  74. (III) Capítulo 15: Turbulencias.
  75. (III) Capítulo16: Delirium
  76. (III) Capítulo 17: La suerte está echada.
  77. (III) Capítulo 17: Grata sorpresa
  78. (III) Capítulo 18: De las palabras a los golpes.
  79. (III) Capítulo 19: Crueldad incansable
  80. (III) Capítulo 20: Ad astra
  81. (III) Capítulo 21: Per aspera
  82. (III) Capítulo 22: La unión hace la fuerza
  83. (III) Capítulo 23: Non desistas
  84. (III) Capítulo 24: El fuerte puede caer pero nunca rendirse
  85. (III) Capítulo 25: El lobo ataca con el diente
  86. (III) Capítulo 26: Por la valentía se conoce al león
  87. (III) Capítulo 27: In fraganti
  88. (III) Capítulo 28: In memoriam
  89. (III) Capítulo 29:
  90. (III) Capítulo 30: Criaturas fantásticas y dónde encontrarlas
  91. (III) Capítulo 31: Sin esperanza, sin miedo.
  92. (III) Capítulo 32: Intolerancia
  93. (III) Capítulo 33: De vez en guando, incluso el genial Harry se equivoca
  94. (III) Capítulo 34: El águila no caza moscas
  95. (III) Capítulo 35: Circo de niños
  96. (III) Capítulo 36: Nadie puede escapar de la muerte
  97. (III) Capítulo 37: En igualdad de circunstancias
  98. (III) Capítulo 38: Criaturas fantásticas y cómo huir de ellas
  99. (III) Capítulo 39: Sangre de mi sangre
  100. (III) Capítulo 40: Alter ego
  101. (III) Epílogo: Y por los siglos de los siglos
  102. (IV) Prefacio
  103. (IV) Capítulo 1: Resquicios
  104. (IV) Capítulo 2: Carpe Diem
  105. (IV) Capítulo 3: Fraternidad
  106. (IV) Capítulo 4: Errando se corrige el error
  107. (IV) Capítulo 5: Homo homini lupus
  108. (IV) Capítulo 6: Beatus Ille
  109. (IV) Capítulo 7: Ex libris
  110. (IV) Capítulo 8: Quo vadis
  111. (IV) Capítulo 9: La naturaleza de las cosas
  112. (IV) Capítulo 10: La mentira oculta
  113. (IV) Capítulo 11: La ira es una locura breve
  114. (IV) Capítulo 12: Un alma sana…
  115. (IV) Capítulo 13: Alma mater
  116. (IV) Capítulo 14: La inexistencia del término medio
  117. (IV) Capítulo 15: Todo ser humano es mentiroso
  118. (IV) Capítulo 16 : Lealtad
  119. (IV) Capítulo 17: Fidelidad
  120. (IV) Capítulo 18: Persona grata.
  121. (IV) Capítulo 19: La insoportable levedad de lo imposible
  122. (IV) Capítulo 20: Ensayo y error
  123. (IV) Capítulo 21: El número de los imbéciles es infinito
  124. (IV) Capítulo 21: Lección de una madre
  125. (IV) Capítulo 22: La verdad engendra odio.
  126. (IV) Capítulo 23: El ruido de la miseria en silencio
  127. (IV) Capítulo 24: Abrir las alas
  128. (IV) Capítulo 25: De leyenda a promesa
  129. (IV) Capítulo 26: Los fuegos artificiales de Susan Jordan
  130. (IV) Capítulo 27: Los verdaderos héroes de la historia
  131. (IV) Capítulo 28: A veces hacer lo correcto no lo parece
  132. (IV) Capítulo 29: Lo que se dice
  133. (IV) Capítulo 29: Lo que no se dice
  134. (IV) Capítulo 30: Lo que no hace falta decir
  135. (IV) Capítulo 31: Dejar ir
  136. (IV) Capítulo 32: El tiempo en la palma de la mano
  137. (IV) Capítulo 33: La sede del Temple
  138. (IV) Capítulo 34: Sobre lo perdido
  139. (IV) Capítulo 35: En la Casa de los Gritos
  140. (IV) Capítulo 35: Modus operandi
  141. (IV) Capítulo 36: Con un poco de ayuda de amigos
  142. (IV) Capítulo 37: Incontrolable
  143. (IV) Capítulo 38: Draconiano
  144. (IV) Capítulo 39: Herir, matar o salvar.
  145. (IV) Capítulo 40: Leopold
  146. (IV) Capítulo 42: La sinfonía de la guerra
  147. (IV) Capítulo 43: Al otro lado del espejo
  148. (IV) Capítulo 43: En la superficie
  149. (IV) Capítulo 44: DestrucRose
  150. (IV) Capítulo 45: Sobre lo que les pasa a los licántropos
  151. (IV) Capítulo 46: El sol no luce para todos
  152. (IV) Epílogo: La libertad inunda todo de luz
  153. (V) Prefacio
  154. (V) Capítulo 1: Hacia los nuevos misterios
  155. (V) Capítulo 2: La Asamblea del Temple
  156. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  157. (V) Capítulo 3: La guarida del lobo (I)
  158. (v) Capítulo 3: La guarida del lobo (II)
  159. (V) Capítulo 4: Las coincidencias no existen
  160. (V) Capítulo 5: Tropezar dos veces con la misma piedra
  161. (V) Capítulo 6: Una nueva forma de vida
  162. (V) Capítulo 7: El problema de los prejuicios
  163. (V) Capítulo 8: Ser el héroe del día
  164. (V) Capítulo 9: Carne de mi carne
  165. (V) Capítulo 10: Sangre de mi sangre
  166. (V) Capítulo 11: Permiso indirecto
  167. (V) Capítulo 12: Lo bien aprendido, para siempre es sabido.
  168. (V) Capítulo 12: Explosión mental (I)
  169. (V) Capítulo 12: Explosión mental (II)
  170. (V) Capítulo 13: Cómo salvar un alma
  171. (V) Capítulo 14: La pesadilla
  172. (V) Capítulo 15: Espíritu Slytherin
  173. (V) Capítulo 16: El boggart
  174. (V) Capítulo 17: La promesa de Luperca
  175. (V) Capítulo 18: Nadie escapa al destino
  176. (V) Capítulo 19: Alfa
  177. (V) Capítulo 20: Deseos mundanos
  178. (V) Capítulo 21: Sobre el peligro del amor
  179. (V) Capítulo 22: Una bruja corriente
  180. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (I)
  181. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  182. (V) Capítulo 23: Los perjuicios de la Navidad (II)
  183. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (I)
  184. (V) Capítulo 24: La elegancia de los Malfoy (II)
  185. (V) Capítulo 25: Un pensamiento contra natura
  186. (V) Capítulo 25: Pensamiento contra natura (II)
  187. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (I)
  188. (V) Capítulo 26: Sobre secretos inefables (II)
  189. (V) Capítulo 31: Escrito en las estrellas (I)
  190. (V) Capítulo 27: Escrito en las estrellas (II)
  191. (V) Capítulo 28: 14 de febrero
  192. (V) Capítulo 29: El dolor es inevitable
  193. (V) Capítulo 30: Otra ronda más
  194. (V) Capítulo 31: Acción y reacción
  195. (V) Capítulo 31: Acción y reacción (II)
  196. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados
  197. (V) Capítulo 32: La independencia de los soldados (II)
  198. (V) Capítulo 33: Siempre en la memoria
  199. (V) Capítulo 34: Las posibles posibilidades
  200. (V) Capítulo 35: El tiempo es oro.
  201. (V) Capítulo 36: Cruce de caminos
  202. (V) Capítulo 37: En la Casa de los Gritos, otra vez.
  203. (V) Capítul 37: En la Casa de los Gritos, otra vez (II)
  204. (V) Capítulo 38: En el momento oportuno
  205. (V) Capítulo 39: Naturalidad
  206. (V) Capítulo 40: Amantes de la ira.
  207. (V) Capítulo 41: Lo que vence a la oscuridad
  208. (V) Capítulo 42: Furiosamente
  209. (V) Capítulo 43: La ignorancia protege y daña
  210. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (I)
  211. (V) Capítulo 44: Otro secreto más (II)
  212. (V) Capítulo 45: Impulsos (I)
  213. (V) Capítulo 45: Impulsos (II)
  214. (V) Epílogo: Y te sacarán los ojos
  215. (VI) Prefacio
  216. (VI) Capítulo 1: Mal que no tiene cura
  217. (VI) Capítulo 2: En ruinas
  218. (VI) Capítulo 3: Hogar es un lugar seguro
  219. (VI) Capítulo 4: Los estorbos que se quedan atrás
  220. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  221. (VI) Capítulo 5: Amor no correspondido
  222. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (I)
  223. (VI) Capítulo 6: Pequeños grandes detalles (II)
  224. (VI) Capítulo 6: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (I)
  225. (VI) Capítulo 7: Lo que pasa en Hogwarts se queda en Hogwarts (II)
  226. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (I)
  227. (VI) Capítulo 8: No hay descanso para los héroes (II)
  228. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (I)
  229. (VI) Capítulo 9: Más allá de tu oscuridad (II)
  230. (VI) Capítulo 11: La sala que viene y va (I)
  231. (VI) Capítulo 10: La sala que viene y va (II)
  232. (VI) Capítulo 11: Lo que somos, lo que hemos sido, lo que seremos (I)
  233. (VI) Capítulo 11: Lo que hemos sido, lo que somos, lo que seremos (II)
  234. (VI) Capítulo 11: Lo que somos, lo que hemos sido, lo que seremos (III)
  235. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones
  236. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones (II)
  237. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones (II)
  238. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones (II)
  239. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones (III)
  240. (VI) Capítulo 12: La sutileza de evitar confrontaciones (IV)
  241. (VI) Capítulo 13: Mediadores
  242. (VI) Capítulo 13: Mediadores
  243. (VI) Capítulo 13: Mediadores (III)
  244. (VI) Capítulo 13: Mediadores (IV)


En menos de un mes, se decidió la Copa de Quidditch. Cualquiera que conociera lo básico del Quidditch, habría apostado todos los galeones que tuviera a que la Copa la iba a ganar Hufflepuff aquel año. Había destrozado a Slytherin -pobre Albus Severus Potter. Nunca tendría una posibilidad de ganar si se enfrentaba a Lyslander Scarmander. Pero, ¿entre mentor y aprendiz? Aquel día todos estaban ansiosos por saber quién vencería. El Premio Anual, James Sirius Potter, o Lyslander Scarmander.

Era el último partido que James había jugado en Hogwarts. Y, por supuesto, buscar la Snitch junto a Lyslander había sido todo un honor. ¿Quién sabría cuándo podría a volver a jugar al Quidditch? ¿O si volvería a hacerlo? Había dado todo su potencial. Sintió el apoyo, en todo momento, de sus compañeros de equipo. Vio la complicidad entre los mejores cazadores que Hogwarts tenía en ese instante. Los siguió varias ocasiones, mesmerizado por su estrategia. Por cómo estaban compenetrados Rose Weasley y Scorpius Malfoy -mientras eran asistidos en todo momento por Rick Carter. Vio a Camrin Trust proteger las quaffles. A Sebastian McKing batear con solo un poco de menos intensidad que Lily Potter, mientras hacían bromas.

James no les había dicho que, en unos días, todos los miembros de su equipo serían llamados para proteger a Londres del Ojo. Les había dejado los días que les quedaban en paz. Les había dejado disfrutar de un último juego. Había hecho prometer a Frank Longbotton que no les dijera nada.

Gryffindor había ganado. Otra vez. Y James sabía que sería la última vez que lo haría hasta que Lyslander Scarmander se fuera de Hogwarts. Porque él era el único buscador que podía superarla... Solo porque tenía unos años más de experiencia y su escoba era de mejor calidad. Sabía que los cazatalentos de las Harpías Hollyhead tenían pensado en comprarle una escoba a Lyslander... Pues le habían preguntado a él por consejo. Eran las antiguas compañeras de trabajo de su madre, después de todo.

Como era tradición para los Guardianes de Hogwarts,  la fiesta de celebración... Acabó en la Casa de los Gritos. Sí. Aquel año no la utilizaron tanto... Pero Peter Greenwood ya había planeado todo sin consultárselo al dueño -el profesor Edward Lupin, por cierto -y nadie iba a decirle que no. Es decir, ¿qué joven entre once y diecisiete años diría que no a una fiesta?

Habían invitado a más personas que no eran del Temple, ni conocían nada, pues... Era una fiesta, ¿no? Además de los de siempre... Que no eran pocos y se habían desmadrado rápidamente... ¿Qué había pasado con la resistencia al alcohol en Hogwarts? Lily y Lys estaban literalmente intentando colgándose de una lámpara. Su hermano Albus se había unido al grupo que estaba bailando en el centro -y tenía todas las dotes de su padre para bailar... Por tanto, sí, daba vergüenza ajena verlo bailar con Scorpius Malfoy, Peter Greenwood, Sebastian McKing, junto con Bárbara Coleman, Janet Rossen y Ellie Coleman. Rose Weasley estaba bailando con Lola Brooks. Y bebiéndose todas las reservas que había proporcionado Peter Greenwood misteriosamente. Cantaban y chillaban la canción muggle que fuera.  Lorcan Scarmander y Hugo Weasley estaban jugando a un juego muggle de bebidas que había propuesto Camrin Trust. Rick Carter parecía ir ganando al juego... Probablemente por que el equipo opuesto de Lorcan y Hugo no eran ni atléticos ni estaban en sus mejores condiciones. Los hermanos McGregor estaban hablando con los recién llegados y ofreciéndoles bebidas. Tim Marrs seguía con su traje de Inefable. Había traído a Monique Jordan, a Chris Nott y a David Morrit. Decía que eran los únicos que se encontraban disponibles. Hasta que Rogers entró con Bea Fenwick con más botellas para vaciar. También estaba Bella Zabini, quien se había sumado al baile de Lola Brooks y había dejado a Rose Weasley deambular de nuevo hacia las bebidas. Callan Morrit se estaba escondiendo de su hermano. Frank Longbotton se estaba riendo con Cornelia Brooks de Lily y de Lyslander.

Les estaba dejando ser feliz. Por lo que había decidido observarles desde el porche. En la distancia. El conocimiento les separaba. Estaba preocupado por todos ellos. Estaba preocupado por el hecho de que Theia Daphne Malfoy hubiera ido a avisarles de que estaban en peligro. De que, en su futuro, Morgana volvía... Y si no había mencionado nada más era porque no había logrado cumplir con su misión. Había tantas cosas que tenía que preguntarle.  Otra cosa que le preocupaba era el hecho de que Remus Lupin también hubiera vuelto del futuro para asesinarles a todos -o algo más suave le había contado su padre.

-No has bebido nada -Observó Cornelia Brooks.

Había salido al porche para acompañarle. Hacía un año también estaban allí. Él se preguntaba que era exactamente lo que sentía por Cornelia. Ahora estaba enamorado hasta las trancas.

Merlín, le estaba sonriendo y creía que se había acostumbrado ya a su sonrisa. Pero no era así. Porque le hacía sentir un nudo en el estómago. Sus mejillas sonrojadas. Sus ojos de color celeste. Se le formaba una sonrisa en su propio rostro solo al verla. Era un estúpido. Se sentía un idiota.

-Me he vuelto abstemio como tú -Contestó con una sonrisa.

No fue respondida con una sonrisa como esperaba. Cornelia Brooks se acercó a él y le frotó la frente. James parpadeó varias veces sorprendido. Vio que tenía un brillo divertido en sus ojos.

-Deja de preocuparte tanto, James, se te van a quedar las arrugas marcadas en tu frente...

-¿Has bebido alcohol? -Se rio. No hacía falta que respondiera. Sabía la respuesta. Para delatarse aún más, se sonrojó y disimuló una sonrisa. Era la primera vez que veía a Cornelia así. Lo cierto era que nunca la había visto en ninguna fiesta de Quidditch hasta el año anterior. Quizás porque habría preferido ir a la de Ravenclaw en vez de a su propia Casa. Tal vez la culpa la tenía él. Despejó esos pensamientos de su cabeza conforme le indicó que se acercara a él. -Quitando el hecho de que hemos ganado a Hufflepuff, este es el segundo momento más interesante de todo el día... -La acogió en sus brazos. -Es una pena porque quería contarte algo para lo que te necesito en todas tus facultades -Le susurró al oído.

-¿Me vas a contar la razón por la que no te has unido a la fiesta? -Musitó con el ceño fruncido.

Él asintió. Era cierto. Quería contarle lo de Theia. Lo de Remus. Lo del ataque de Londres. Pero, sobre todo, iba a contarle que había visto unos recuerdos de su padre. Ya tenían el resultado negativo gracias a Theia. Quizás si ella también conocía qué había descubierto Adam Brooks... Quizás podían cambiar el destino del mundo.

No lo haría. No aquella noche cuando ella podía ser siendo feliz y divirtiéndose por primera vez en mucho tiempo. No le arrebataría ese momento. No, porque aquella noche, incluso si ella descubría aquello,no podrían hacer nada para arreglarlo.

-¿Bailamos? -Le señaló el interior de la Casa de los Gritos.

La contempló sonrojarse.

-No soy como Lola... No bailo así.

James se rio al ver a Lola moverse como si fuera experta. No lo dudaba.  Y menos mal que no lo hacía. No sabía si podría controlar sus hormonas de dieciocho años si Cornelia se ponía a bailar como su hermana. Ni si Cornelia llevara la ropa que llevaba Lola. Godric Gryffindor, si llevaba solo unos vaqueros y una sudadera de Gryffindor para apoyarle en un deporte que ella encontraba tedioso y sentía su corazón latir en el pecho como si fuera a desbocarse.

Se encogió de hombros.

-Da igual... Era solo una excusa para acabar besándote.

Y eso hizo.

Él también se merecía paz aquella, ¿no? Había cogido la Snitch. Iban a ganar la Copa de las Casas con total seguridad. Había sido un año repleto de patrullas como Premio Anual. Estaba hasta las cejas de las pequeñas misiones y reuniones del Temple que arruinaban la idea del último año de su vida en Hogwarts.

Era el momento de besar a la chica de la que se había enamorado mientras miles de Snitch se desataban en su interior.

En unos segundos, perdió el control e intensificó el beso de Cornelia.

Albus Severus Potter entró al baño de la Casa de los Gritos, tras finalmente conseguir girar el picaporte. Cualquier mago habría conseguido hacer un Alohomora. Suerte que cualquier mago no estaba tan afectado como Albus Severus Potter. Se rió al encontrarse con la melena pelirroja de su hermana.

-¿Es sangre eso de ahí? -Señaló la ceja de su hermana.

-¿No? -Inquirió ella, mientras se echaba agua en la cara.

- No es una pregunta a la que se supone que debes responder con otra pregunta.

-Me he caído del techo -Susurró Lily Luna Potter entre risas.

Se las contagió al joven Potter.

-No se lo digas a James o se peleará con el suelo por hacerte daño -Se rio Albus.

Ambos soltaron una carcajada. Ambos no estaban en su sano juicio.

-Oh, no, está muy ocupado metiéndole la lengua a Brooks -Su hermana hizo muecas de asco y fingió que iba a vomitar.

-Lily, Lily... Solo tienes envidia de que tus hermanos tengan novia y tú no -Se mofó Albus. Le despeinó la coronilla a su hermana. -Y así es como debe ser, Lils -Le apuntó con un dedo. -Escúchame -Cerró los párpados varias veces para focalizar su mirada. Iba a matar a Peter Greenwood por haberle emborrachado. Otra vez. -Nunca... Tengas... Novio...

Albus no supo entender -ni siquiera si hubiera bebido ni una pizca de alcohol -la mirada indescifrable que le ofreció Lily Potter. ¿Estaba bien? ¿Necesitaba un Sanador? ¿Por qué parecía que las cejas se le estaban juntando?

-¿Y si soy lesbiana? -Inquirió, finalmente, con una risita.

-No lo eres -Dijo como si fuera obvio. -Todo el mundo sabe que te gustaba Scorpius Malfoy cuando entraste a Hogwarts...

Escuchó la patada que dio en el suelo con tanto ímpetu que tuvo que admitir que se sentía intimidado por Lily Luna Potter. ¿En serio? ¿Después de todo el verano en misiones con Whitehall su hermana le imponía más respeto que el ejército de Inferi? Wow, Lily. Era muy parecida a su madre, desde luego.

-¡Es mentira, Al!

Le dio un puñetazo amistoso en el hombro. Todo lo amistoso y para nada terrible viniendo de la Bateadora de Gryffindor. Fingió que no le había dolido.

-...Pero no está destinado a pasar...-Continuó él. Quería dejar aquello claro. No quería que a su hermana le rompieran el corazón.- Verás a Scor le gusta alguien y no eres tú -Le dijo como si fuera una disculpa. ¿Era él o su lengua pesaba demasiado? -No es que quisiera que fueras tú... Urgh, no... ¿Te imaginas? El tío Ron te deshedararía... Aunque igual él lo prefiere -Se rio. Se tapó la boca rápidamente.

Abrió los ojos lentamente. Parpadeó. Oh, no. Gran amigo para guardar un secreto era él.

-Al, estoy en el mismo equipo de Quidditch que Scor... -Rodó los ojos. -Es muy evidente quién le gusta.

Albus alzó las cejas horrorizado. El apocalipsis iba a llegar antes de lo que tenía previsto. Porque tenía previsto rescatar a Alice y dejarle a ella el marrón. Era Slytherin. Nadie podría juzgarle por no desear la muerte de su mejor amigo en manos de su prima favorita.

-¡No es verdad! ¡Nadie lo puede saber!

-Oh, bueno, no sé quién lo sabe... -Se encogió de hombros. -Pero sí que sé que Carter dejó de ser tan pesado con ella porque se dio cuenta de que a su amigo Scor también le gustaba...

-¡NO! -Exclamó sorprendido Albus. -¿¡Carter lo sabía?! -Atónito. El alcohol incrementó su sorpresa. -Wow, yo creía que Carter no era listo...

¿Richard Carter? ¿El mismo Rick Carter que Albus conocía? ¿Cómo era posible que él lo hubiera descubierto y Albus, inseparable de los aludidos, no?

 -Lleva el periódico de Hogwarts con Marrs y Coleman desde antes de que yo llegara, Al, ¿en serio creías que no iba a ser suceptible a comprender esas cosas? Además, por Merlín, es cazador con ellos... Lo que me sorprende es que no te hayas dado cuenta antes...

Quizás lo escondía bastante bien peleándose con ella, quejándose de ella y jurando que era la persona más inmadura y visceral que jamás había conocido. Albus confiaba en todo momento en que Scorpius Malfoy siempre decía la verdad. ¿Cómo iba a saber que eso encubría sus estúpidos e indescifrables sentimientos? ¡Albus era un chico simple! Emociones fuertes y decisiones estúpidas... Pero todo el mundo sabía leerlas.

-Pero... Pero... ¡Lily! ¿Cómo no me lo has dicho antes?

-Yo que sé, Al -Arrastró sus palabras con lentitud. -No es como si tú me contaras a mí nada...

Le lanzó una mirada acusadora. Albus tropezó con sus palabras. ¿Contarle a su hermana pequeña que Alice Longbotton le había traicionado para protegerle y que él no había sabido perdonarle por su orgullo? Sí, no necesitaba que su hermana creyera que era un imbécil. Ya se lo habían dicho todos sus amigos, gracias.

-¡No hay nada que contar! ¡Todo el mundo sabe lo de Alice!

Era cierto. Todo el mundo siempre había sabido que a Albus le gustaba Alice, ¿no? Incluso cuando estuvo dos años peleado con ella antes de ir a Hogwarts... Porque el motivo había sido, en el fondo, que se había enamorado de su mejor amiga y no sabía cómo comportarse alrededor de ella. De nuevo, emociones fuertes y decisiones estúpidas.

-¡Y todo el mundo sabe que a Scor...! -Albus rápidamente le tapó la boca con las manos. Lily le mordió la mano. -Patético, de verdad, patético...

-¡Rose te puede oír! -Siseó con urgencia.

-Pues debería oírme y meterle la lengua en la garganta de...

-¡Oh, Lils! ¡Deja de hablar! -Se tapó los oídos. -No quiero escuchar nada de eso... ¡No! ¡No! ¡Ahora tengo las imágenes en mi cerebro! ¡Quítamelo, Lils! ¡Qué has hecho con mi inocencia!

Lily, en su estado de ebriedad, le dio un puñetazo entre la nariz y su frente. Albus, en su estado de ebriedad, cayó de espaldas al suelo y perdió la conciencia.



« (V) Capítulo 36: Cruce de caminos Comenta este capítulo | Ir arriba (V) Capítul 37: En la Casa de los Gritos, otra vez (II) »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.